Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 17, 2021

Las recientes peticiones en las que se señala a Israel para su condena son antisemitas


Ilhan Omar, Rashida Tlaib Alexandra Ocasio Cortez

Que no quede ninguna duda de que la reciente oleada de peticiones unilaterales que señalan a Israel para la condenación está motivada por el odio a Israel, precisamente porque es el estado nación del pueblo judío.

Los fanáticos que promueven estas peticiones, y los idiotas útiles que las firman, no pueden estar motivados por una preocupación por los derechos humanos universales. Si lo fueran, se centrarían en naciones con antecedentes de derechos humanos realmente horrendos, como Irán, que cuelga a los homosexuales, China, que encarcela a los  musulmanes, Rusia, que asesina a los disidentes, Arabia Saudita, que oprime a las mujeres, Siria, que gasta sus propios gases en su pueblo, así como palestinos y muchas otras naciones que no enfrentan amenazas externas. Israel, por otro lado, enfrenta amenazas existenciales y actúa en defensa propia. Hace más para proteger a civiles inocentes que cualquier otro país que se enfrente a amenazas comparables. Sin embargo, es el único país que está sujeto a peticiones por parte de sindicatos de maestros, senados de profesores, cuerpos estudiantiles.

No estoy hablando aquí de la crítica a las políticas israelíes, apoyo tales críticas, como lo hago con las políticas estadounidenses, pero hay una gran diferencia –en tono, contenido, maldad y sí, intolerancia– entre la crítica legítima y  la demonización que estas peticiones dirigen contra el estado nación del pueblo judío.

Como escribió Thomas L. Friedman, un crítico frecuente de las políticas de Israel :

«Criticar a Israel no es antisemita, y decirlo es vil. Pero señalar a Israel por el oprobio y la sanción internacional fuera de toda proporción con cualquier otro partido en el Medio Oriente es antisemita, y no decirlo es deshonesto».

Así que llamemos a un intolerante intolerante y a un antisemita antisemita. No nos andemos con rodeos. Desafío a cualquiera de los que han organizado estas peticiones unilaterales para justificar «¿Por qué Israel?» Hay un viejo chiste sobre un mitin de Hitler en el que el Führer grita una pregunta retórica: «¿Quién tiene la culpa de todos los males de Alemania?» Y antes de que la multitud pueda gritar «los judíos», un hombre en la primera fila grita: «Los ciclistas». Hitler se detiene, se vuelve hacia el hombre y le pregunta: «¿Por qué los ciclistas?» A lo que el hombre responde: «¿Por qué los judíos?» Ahora estoy gritando esa pregunta a los fanáticos que promueven estas odiosas peticiones: «¿Por qué el estado nación del pueblo judío?» No hay buena respuesta.

El hecho  que Estados Unidos proporcione financiación a Israel no explica el odio. Estados Unidos proporciona una financiación considerable a Jordania, Egipto y ahora a la Autoridad Palestina. Además, Israel devuelve todo lo que recibe a la seguridad nacional estadounidense. Si Estados Unidos cortara repentinamente toda la ayuda a Israel, las peticiones no se detendrían, el odio no disminuiría y la intolerancia no terminaría. Seguramente la justificación no tiene nada que ver con los registros comparativos de varios países, o con la manera en que Naciones Unidas dividió el mandato británico en estados potenciales: uno para los residentes judíos de la zona; y uno para los residentes árabes, que los judíos aceptaron y los árabes hicieron la guerra.

Tampoco se basa en el apoyo a los palestinos, como pueblo. Estos mismos escritores y firmantes de peticiones han guardado un notable silencio sobre los 4.000 palestinos que fueron asesinados recientemente por Siria. Tampoco se supo de cuando Jordania mató a miles de palestinos o cuando Hamas asesinó a miembros de la Autoridad Palestina durante su golpe en la Franja de Gaza. No se trata de los palestinos; se trata de los judíos. Y se trata del odio hacia los judíos y su estado.

Algunos de los escritores y firmantes son ellos mismos judíos, pero eso no excusa su intolerancia y odio a sí mismos. Incluso si uno pudiera argumentar que los judíos tienen la obligación especial de ser críticos con su propio estado, eso no justificaría el fanatismo mostrado por tantos no judíos, tanto en los Estados Unidos como en Europa.

Si no me cree, lea lo que un activista de derechos humanos palestino, Bassem Eid, dice acerca de «el equipo» y otros demonizers fanáticos de Israel:

«Soy un palestino que creció en un campo de refugiados de UNWRA en las afueras de Jerusalén … Permítanme decir esto tan directamente como pueda: la representante Omar no sabe de qué está hablando. Peor, durante años, la representante. Omar se ha dedicado a no argumentar ningún hecho, sino simplemente a lanzar sucios epítetos antisemitas, una imagen especular del antisemitismo de los «supremacistas blancos» que ella dice condenar.

«Políticos como Omar, Rashida Tlaib y Alexandria Ocasio-Cortez pasan una cantidad considerable de tiempo atacando a Israel por el supuesto daño que inflige a los palestinos. Si realmente se preocupan por el bienestar de los palestinos, deberían centrar su atención en otra parte. En estos días , la gran mayoría del sufrimiento que experimentan los palestinos es el resultado directo de la corrupción de la Autoridad Palestina y la influencia del grupo terrorista Hamas … «

Por lo tanto, dejemos de fingir que estas peticiones odiosas, unilaterales y mentirosas son cualquier cosa menos lo que son: fanatismo antisemita, puro y simple. La historia juzgará duramente a los fanáticos que están detrás de ellos. Así debería toda la gente decente hoy.

Alan M. Dershowitz es profesor de derecho Felix Frankfurter, emérito de la Facultad de Derecho de Harvard y autor del libro The Case Against the New Censorship: Protecting Free Speech from Big Tech, Progressives and Universities , Hot Books, 20 de abril de 2021.

Traducido para Porisrael.org y Hatzadhasheni.com por Dori Lustron

https://www.gatestoneinstitute.org/17519/israel-petitions-antisemitic

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.