Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
17 Tishri 5779 | miércoles septiembre 26, 2018
donativo

La gran victoria de Assad y lo que significa para Israel


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

La caída de Daraa marca el comienzo del final de la guerra civil, pero aún no ha terminado. Hay consecuencias positivas y negativas para Israel y los rusos son receptivos a las preocupaciones de Israel, a pesar de algunos desacuerdos sobre la retirada del afianzamiento iraní. Israel debe comenzar a prepararse para el día después de la guerra.

La captura de áreas en la provincia de Daraa y el cruce de la frontera con Jordania al sur de la misma sirven como una importante victoria psicológica para el presidente sirio Bashar Assad y los rusos. Es importante porque es un duro golpe para la moral de los rebeldes suníes, que se retiran en casi todos los frentes, y Daraa es un símbolo para ellos. Aquí es donde comenzó la rebelión hace siete años, aquí es donde se mantuvieron firmes a pesar de los repetidos asaltos del ejército del régimen, las milicias iraníes y Hezbollah. Es por eso que la caída de la provincia debilitará la motivación de los rebeldes para seguir luchando

Sólo quedan dos provincias en Siria bajo control de los rebeldes: la provincia de Idlib en el norte, que se mantiene fuerte gracias principalmente a las fuerzas turcas cercanas que la apoyan, y el área al este del río Eufrates que los kurdos sirios controlan con fuerte asistencia estadounidense.

La provincia de Daraa duró mucho tiempo gracias al suministro y los refuerzos que recibió de las naciones árabes, entre ellas Arabia Saudita y las naciones del Golfo, a través de Jordania. Jordania también permitió que los estadounidenses y los británicos apoyaran a los rebeldes sirios con asesores y ayuda en su territorio. Ahora, todo eso ha terminado.

 (Foto: AFP)

(Foto: AFP)

El ejército sirio, que avanzaba sobre dos ejes, se hizo cargo del cruce fronterizo con Jordania, cerrando la puerta a una ruta de ayuda a la tierra, importante para los rebeldes en el sur y sudoeste de Siria. Los rebeldes en Quneitra ahora han sido aislados de su principal arteria de suministro desde Jordania, y los Altos del Golán sirio caerán como una fruta madura en las manos del régimen de Assad.

Israel continuará proporcionando ayuda humanitaria todo lo que pueda a los rebeldes y refugiados en la zona fronteriza del Golán, pero nada más. El cierre de la cadena de suministro y los refuerzos jordanos esencialmente condenaron a los rebeldes en el Golán sirio, y ellos también pronto tendrán que firmar una rendición mediada por los rusos.

 (Foto: EPA)

(Foto: EPA)

Presencia menor de Hezbollah 

Desde el punto de vista de Israel, la nueva situación creada en el sur de Siria tiene varias consecuencias, no todas ellas necesariamente negativas.

Una de ellas es el hecho que solo pequeñas fuerzas de Hezbolá y las milicias chiítas iraquíes enviadas por Irán participaron en la conquista de Daraa y las aldeas que la rodean. La milicia y los combatientes de Hezbolá que participaron en la campaña vestían uniformes del ejército sirio, pero no operaron como parte de las divisiones del ejército, sino como células pequeñas y equipos enviados a la acción cuando surgió la necesidad de cierta pericia.

Sus pequeños números muestran que los rusos estaban atentos a las demandas y advertencias de Israel, y exigieron que los iraníes tuvieran un involucramiento mínimo en la lucha adecuada. Y lo mismo se aplica a la presencia de Hezbolá en las áreas de combate.

 (Foto: AFP)

(Foto: AFP)

Al regresar por Assad y por los iraníes que están obligando a esta demanda, los rusos probablemente se comprometieron a llenar el vacío dejado por las milicias pro iraníes en el terreno con bombardeos aéreos. Los ataques fueron lo que eventualmente llevó a los rebeldes en Daraa a rendirse a las demandas de los rusos, quienes también mediaron un cese del fuego y obligaron a los rebeldes a entregar sus armas pesadas.

Otro punto que vale la pena mencionar es que el área de Daraa fue el centro de operaciones en el sur de Siria de las organizaciones afiliadas a Al-Qaeda. Primero se llamaron Jabhat al-Nusra, y ahora se llaman Jabhat Fateh al-Sham. La conquista de Daraa elimina la base de operaciones de las organizaciones afiliadas a la jihad global, que casi se hizo cargo del cruce fronterizo de Quneitra en Israel. Jabhat Fateh al-Sham aún puede tener presencia en el Golán sirio, pero ahora está aislado y probablemente enfrenta la rendición.

 (Foto: EPA)

(Foto: EPA)

También hay un bolsón de ISIS en las alturas del sur del Golán, en la zona fronteriza entre Israel, Jordania y Siria, pero ahora también está aislado  e imposibilitado de recibir refuerzos, por lo que su caída es solo cuestión de tiempo.

Todas estas son buenas noticias desde el punto de vista israelí. El IDF pudo haber disuadido a los grupos globales de jihad que se atrincheraron en el sur de Siria y en el Golán sirio, pero aún representaban una amenaza, que ahora está disminuyendo.

Preocupación que el derrame pueda llevar a una escalada 

Las malas noticias para Israel se refieren a dos aspectos. La primera es la posibilidad que el ejército sirio aproveche el hecho que las fuerzas de paz de la ONU se han retirado de varias posiciones en la zona desmilitarizada en el lado sirio de la frontera del Golán, violando el Acuerdo de Desconexión de 1974, que impide la presencia del ejército sirio y armamento pesado en la frontera.

Existe la preocupación que Assad trate de lanzar un ataque  rápido e intente ingresar a un área en la que antes no se le permitía estar con armamento pesado y tanques. Si el régimen sirio hace esto bajo los auspicios de los rusos, se crearía una nueva situación en la que las FDI se encontrarían en conflicto directo con las fuerzas sirias estacionadas a solo un kilómetro, o menos, de las comunidades israelíes.

En tal situación, Israel tendría que mantener grandes fuerzas en los Altos del Golán de forma permanente para evitar la posible infiltración de una fuerza terrorista iraní o de Hezbollah en Israel bajo los auspicios de las fuerzas del ejército sirio.

 (Foto: AFP)

(Foto: AFP)

Otro aspecto negativo es la posibilidad que cuando Assad envíe sus fuerzas para luchar en los Altos del Golán, la lucha “se extenderá” al territorio israelí. El IDF, de acuerdo con su política, responderá con fuerza por cada bombardeo de proyectiles y cualquier infiltración de aeronaves, si las hay, en nuestro territorio, y tales situaciones tienen el potencial de intensificarse.

La fricción grave siempre puede descontrolarse y convertirse en un conflicto, una campaña militar o una guerra seria. Israel no tiene interés en eso. Al mismo tiempo, Israel también tiene un claro interés en que el ejército sirio no se acerque a la frontera, con o sin un derrame.

Luego está también el aspecto humanitario. Israel tiene interés en continuar la conexión humanitaria positiva con los residentes de los pueblos y ciudades en el lado sirio de los Altos del Golán.

Israel no desea participar en la lucha, pero las FDI y el Estado de Israel tienen un claro interés en influir en la conciencia de los residentes para que dejen de ver a Israel como un elemento hostil. Esto puede tener implicaciones militares, de inteligencia y tal vez en un futuro distante.

El interés ruso

La imagen no estaría completa sin señalar que Rusia tiene actualmente un interés importante en ganarse la buena voluntad de Israel para que las FDI no lo impidan o se resistan al renovado control del ejército del régimen sirio sobre el lado sirio de los Altos del Golán. Los rusos quieren llegar a un acuerdo a largo plazo que logre el fin de la guerra en Siria, quieren renovar el control de Assad sobre su país y para ello necesitan que Israel no intervenga.

Por lo tanto, Putin se apresuró a invitar a Netanyahu a ver la semifinal de la Copa del Mundo como un gesto de honor y prestigio para suavizar la esperada resistencia israelí al control del ejército sirio de las áreas cercanas a la frontera con Israel. Putin también parece estar aceptando la demanda de Israel  que los iraníes dejen de atrincherar a su ejército en Siria. Pero a diferencia de Israel, que exige un retiro inmediato de Irán y sus representantes, Putin quiere que se lleve a cabo gradualmente.

 (Foto: AFP)

(Foto: AFP)

Mientras tanto, no hay acuerdo sobre el tema, pero los rusos creen que llegarán a un acuerdo con Israel. Saben muy bien que Israel estaría dispuesto a ofrecer mucho más que los estadounidenses y los kurdos, que ocupan una cuarta parte del territorio de Siria al este del Éufrates con los turcos que tienen una gran parte del territorio sirio, con el fin para evitar la creación del estado de Kurdistán en Siria y para evitar el colapso total de los rebeldes suníes en la provincia de Idlib.

La imagen es complicada y la guerra en Siria todavía no se ha decidido, pero la caída de Daraa fue el principio del fin e Israel debe prepararse para el día siguiente.

 

https://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-5306228,00.html

 
Comentarios

Assad nunca va tener victoria porque siria va ser destruida.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.