Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
9 Sivan 5778 | miércoles mayo 23, 2018
donativo

Viejo y doloroso problema


Egon Friedler

El tema no es nuevo. Lo hemos tratado aquí hace algunos años. Pero al parecer no solo que no ha desaparecido sino que se ha agravado.

Me refiero a la dura situación de los trabajadores domésticos extranjeros de ambos sexos en los países árabes. El problema incluso ha llegado a la prensa árabe, en general reticente a tratar esta clase de problemas. Por ejemplo, en el sitio Web del diario francófono libanés “L´Orient le jour” es posible ver un pequeño video con imágenes de una manifestación de protesta de trabajadores extranjeros en Beirut. Pero donde el tema ha sido tratado más profundamente fue en la prensa británica.

          Por ejemplo, el 27 de abril pasado en el “Guardian” londinense la periodista Layla Maghribi tituló un artículo “Los trabajadores domésticos inmigrados en los países árabes están muriendo: es hora de actuar”.  Refiriéndose al incidente que llevó a la ola de protestas, escribió: “El reciente suicidio de una sirvienta etíope, Alem Dechasa que fue golpeada en público por su empleador frente al consulado de Etiopía en el cual pretendía refugiarse, produjo una corriente de indignación”. La articulista señala que en 2010 la organización de Defensa de los Derechos Humanos, Human Rights Watch, criticó al sistema judicial libanés por su inacción frente a patrones abusivos mientras el año pasado la Organización Internacional del Trabajo aprobó  una convención sobre trabajadores domésticos que establece condiciones de trabajo humanas para estos trabajadores. Lamentablemente la Convención no ha sido ratificada y mientras no lo sea,  no tiene efecto alguno.

      Layla Maghribi  denuncia el sistema de patronazgo (kafala) que obliga a los trabajadores a estar atados a un solo lugar de trabajo mientras dure su contrato. Este sistema se presta a abusos tales como la confiscación de los pasaportes que de hecho quita toda libertad a sus víctimas.

     Por su parte, el veterano experto británico en temas del Medio Oriente, Robert Fisk, escribió un artículo en “The Independent” el 7 de mayo cuyo título reza :  “La Primavera árabe ha barrido el terrible racismo de la región de las noticias “

     Fisk se queja de que “la rebelión siria, la revolución en Bahrein, el despertar árabe, simplemente dejaron la tragedia de Alem Dechasa fuera de las noticias y pregunta: ¿Cuántos lectores saben, por ejemplo, que poco antes de la muerte de la muerte de la Sra. Dechasa, una trabajadora doméstica bengalí fue violada por un policía que la custodiaba en la corte de la ciudad sureña de Nabatieh, luego de que escapara de un patrón abusivo?

     Según el periodista británico “Todo aquel que vive en el Líbano o en Jordania, en Egipto o en Siria, o incluso en el Golfo sabe de esta clase de ultrajes, que se producen ante el piadoso silencio de políticos, clérigos y hombres de negocios en esas sociedades.

   “Las sociedades árabes dependen de sirvientes extranjeros. El 25% de las familias libanesas tienen servicio doméstico extranjero, según el profesor Ray Jureidini de la Universidad Americana de Beirut. Ellos prestan un servicio muy importante no solo porque se ocupan de cuidar a sus hijos y mantener sus casas limpias, sino también por su contribución global a la economía.”

    Robert Fisk dedica la última parte de su artículo a reseñar el trato particularmente cruel a los trabajadores extranjeros en Arabia Saudita y en los Emiratos del Golfo y termina narrando el caso de Sithi Farouq. Se trata de una sirvienta de Sri Lanka de 19 años de edad que fue acusada de matar a la hija de cuatro años de su empleador.  Ella insistió en que fue la tía de su patrón quien mató accidentalmente a la niña, pero nadie tuvo en cuenta su declaración. El 13 de abril de 1995, fue sacada de su celda en los Emiratos Árabes Unidos y fue fusilada en el patio de su prisión,

Difusion: www.porisrael.org

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.