Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
9 Nisan 5779 | domingo abril 14, 2019
donativo

Una Intifada en el Futuro de Fatah


Aymenn Jawad Al-Tamimi

The American Spectator

2 de Agosto, 2012

http: //www.meforum.org/3296/fatah-intifada

¿Pronto podríamos comenzar a ver el final de Al-Fatah y la Autoridad Palestina (AP) como un movimiento nacional palestino coherente?

Hay muchas evidencias que parecen apuntar en esa dirección.

Para comenzar, es evidente que existe una profunda contradicción en la postura de Al Fatah y la Autoridad Palestina. Como subraya Avi Issacharoff en sus notas, ellos sienten la necesidad de glorificar a los terroristas como Dalal Mughrabi, quien fue uno de los autores de una masacre que asesinó a 37 israelíes en 1978.

Al mismo tiempo, las fuerzas de seguridad de la AP liderada por Fatah, continúan su exitosa y estrecha relación con el FDI (Fuerza de Defensa de Israel), iniciada en el verano del 2007, para evitar el mismo tipo de operaciones de los militantes, que son idealizadas, tanto en los medios de comunicación y la cultura, en la Ribera Occidental como en Gaza.

Por una vía similar, el liderazgo de Fatah y la AP prometen a la población un “derecho inalienable de retorno” a Israel propiamente dicho, pero las revelaciones de los “Documentos de Palestina” muestran que en conversaciones privadas con funcionarios del gobierno israelí, los negociadores palestinos han declarado su voluntad de compromiso sobre estos temas.

¿Por cuánto tiempo pueden mantenerse estas posiciones esencialmente absurdas?

Issacharoff además señala: “muchos de los funcionarios de seguridad israelíes advierten que sin un horizonte político, las fuerzas de seguridad palestinas, finalmente, se derrumbarían”.

Este escenario- junto con la desaparición de Fatah y la AP- no es inverosímil, si se consideran otras presiones que pesan sobre el liderazgo palestino en la Ribera Occidental.

Como Salam Fayyad ha indicado a Donald Macintyre en una reciente entrevista para el Independent, que, una de las consecuencias del más amplio malestar regional ha sido el  aumento de la marginación de la causa palestina, de tal manera que el liderazgo palestino está viajando en un “camino de insostenibilidad creciente ”.

En efecto, el Primer Ministro de la AP aclaró sus ansiedades declarando qué, “cuando usted deja de hacerse una fuente creíble y convincente para su pueblo…eso es realmente una zona de peligro. Yo no tengo que especular si habrá una intifada hoy,  mañana o pasado mañana, porque tarde o temprano, ustedes serán total y políticamente insostenibles”

El hablar de una ‘intifada’ aquí, no es hablar de una lucha armada contra Israel, sino contra la propia AP. En los hechos, la Radio Pública Nacional (RPN) informó recientemente sobre una protesta menor en el puesto de control de Kalandia, entre Jerusalem y Ramallah, en la Ribera Occidental, pero el objetivo de la ira de los manifestantes era el Presidente de la AP, Mahmoud Abbas.

Como dijo un manifestante anónimo de la concentración “creo que habrá una intifada o levantamiento, no contra los israelíes, pero sí contra Abbas y la gente corrupta que lo rodea”.

Los comentaristas como Michael Weiss han elogiado el programa de construcción estatal encabezado  por Fayyad y han llamado la atención sobre los beneficios económicos experimentados en Ramallah, que actualmente hospeda a una creciente industria de la tecnología de las comunicaciones, que actualmente representa más del 5% de la economía palestina.

Un cuadro más sobrio lo ofrece el académico palestino Bashir Rayes, quien le declaró a la RPN que el desempleo en la Ribera Occidental se sitúa actualmente entre el 24 o 25 %. Mientras tanto, la AP se enfrenta en la actualidad a una crisis financiera, siendo incapaz de pagar en su totalidad los sueldos de los empleados gubernamentales, que requieren un importe de $200 millones de base mensual.

Volviendo a la entrevista conducida por Macintyre, cabe señalar que la crisis financiera se conoce como una”función de una comunidad internacional distraída”.

Esto pone de relieve un problema central en la economía de la AP: a saber una dependencia masiva de la ayuda externa. Por lo tanto, no sorprende que Rayes haya señalado a la RNP que la AP carece de un plan económico real para estimular el crecimiento y no puede permitirse solo la creación de puestos en el gobierno.

Sí, como señala un informe del Banco Mundial, las restricciones israelíes son un obstáculo significativo para el crecimiento del sector privado, pero está claro que ha habido una mala administración por parte de los dirigentes palestinos, habiendo hoy un número creciente de palestinos en la Ribera Occidental que son conscientes de este hecho.

Un levantamiento palestino dirigido a Fatah y a la AP en la Ribera Occidental-más bien que contra Israel- es una significativa posibilidad en el futuro cercano. Desde que tal desarrollo de los acontecimientos podrían conducir al colapso de las fuerzas de seguridad palestinas, ’una tercera intifada’ plantearía un riesgo a la seguridad de Israel, aunque los israelíes no fueran los objetivos primarios de los agravios por parte de los manifestantes.

Como mínimo, uno podría esperar la fragmentación de Fatah y la AP, con el surgimiento de facciones más abiertas al rechazo y la hostilidad contra Israel.

Desde entonces, como señala en sus notas Jonathan Spyer, la ‘Primavera Árabe’ está llevando efectivamente a la desaparición de los regímenes árabes nacionalistas y Fatah representa una perspectiva nacionalista árabe, las nuevas fracciones podrían tomar un sabor mas pan-islamista, esperando conseguir el soporte de la talla de Qatar, que ha estado persiguiendo,sin duda, una agenda islamista-pro suní, mientras que la Hermandad Musulmana en Egipto, afirma lazos con Hamas en Gaza, con los resultados conocidos, en los alivios a las restricciones en el cruce fronterizo de Rafah .

En efecto, según un funcionario de Hamas, Gaza podría pronto estar conectada a la red eléctrica nacional y los gasoductos, de gas natural, provenientes de Egipto. Esto pone de manifiesto una brecha creciente entre la Ribera Occidental y Gaza en referencia a un gobierno de unidad entre Hamas y Fatah. Mientras Hamas ha consolidado su poder en Gaza, Fatah y la AP se encuentran sobre cimientos cada vez más inestables. En resumen, el movimiento nacional palestino se muestra en camino a la agonía.

Aymenn Jawad Al-Tamimi es un estudiante en el Colegio Brasenose de la Universidad de Oxford  y un Asociado Shillman-Ginsburg en el Foro del Medio Oriente.

Traducido para Porisrael, por Carlos Alberto Vainberg.

Difusion: www.porisrael.org 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.