Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
27 Adar 5777 | Sábado Marzo 25, 2017
donativo

“Europa está asustada. El alcance del yihadismo es tremendo”.

Una entrevista preocupante con Eduardo Martín de Pozuelo, investigador del Islam radical en Europa.


 

Este destacado periodista español, Jefe de Investigaciones en “La Vanguardia”, se adentró en el tema del yihadismo, mucho antes de los degollamientos del Estado Islámico por televisión.  En el libro “Objetivo: Califato Universal” del que es co-autor junto con Jordi Bordas y Eduard Yitzhak, analiza la mente del yihadista y los objetivos de fondo del Islamismo extremista.

Por ello, no está sorprendido en absoluto por lo que está ocurriendo en Europa.

Este es un análisis escalofriante, pero ineludible.

ENTRE MIEDO Y ALERTA

Eduardo, te has dedicado repetidamente a investigaciones especiales desde tu posición editorial en “La Vanguardia”, pero además has plasmado tus hallazgos en libros publicados en España, y el más reciente es “Objetivo: Califato Universal”, un estudio del Islam radical que has escrito conjuntamente con Jordi  Bordas y Eduard Yitzhak. Combinamos esta entrevista al día siguiente del horripilante atentado terrorista islamista en una iglesia de Normandía, donde los islamistas asesinaron a un sacerdote. Y temo preguntarme cuántos atentados más habrán ocurrido en Francia, Alemania u otras partes de Europa, hasta que publiquemos estas líneas.

Primero, pues, una pregunta muy general… ¿cómo dirías que está viviendo Europa esta etapa en la que se ha convertido en blanco central del terrorismo fundamentalista islámico?

Europa está asustada. Las autoridades de cada país de la Unión Europea tratan de responder lo mejor que pueden, a base de contundentes promesas de seguridad al tremendo golpe a la moral colectiva que supone cada atentado yihadista. Hay una realidad innegable. Es el desasosiego y el temor generalizado que se respira entre los ciudadanos. Si ISIS o Daesh busca la desestabilización moral y anímica de un gran colectivo de europeos, lo está consiguiendo.  Esconder esa realidad es una estupidez. La gente habla con miedo y muchas veces con odio.

Desde hace meses la UE está en Alerta4, sobre una escala de 5,  que es el grado máximo de alerta de seguridad previo a la intervención de las Fuerzas Armadas en materia de Defensa y Protección ciudadana. Esta Alerta es, de facto, un reconocimiento formal al peligro potencial que experimenta la UE y que surge de ISIS o Daesh, como se le prefiera denominar.

Y todo esto influye, ineludiblemente, en el sentir  ciudadano en su vida diaria…

No hay más que escuchar a la gente que habla espontáneamente en las radios, las tv, las cartas que escriben a los diarios o seguir las redes sociales digitales para comprobar cómo está el ambiente. Y a cada ataque, a cada atentado, peor. Esto provoca el ascenso de partidos “populistas” tanto anti-sistema como fascistas, ambos con mensajes xenófobos que muchas veces también son antisemitas. El islamofascismo de Isis busca la radicalización de Europa a través del crecimiento de la xenofobia de tal suerte que las grandes comunidades musulmanas que hay por toda Europa se sientan cada vez más acosadas y así sea más sencillo que, por reacción, haya más voluntarios que se sumen a su yihad y se consideren a sí mismos “soldados del Califato”. De lo que digo ya tenemos demasiados ejemplos como para dudarlo.

EN GUERRA

¿Hay algún cambio en la percepción de los gobiernos respecto a este fenómeno? Los franceses han sido los más categóricos en llamar a las cosas por su nombre…

Hace unos años unos pocos periodistas (muy pocos) nos dedicamos, además de leer los partes oficiales de nuestros gobiernos, a leer y escuchar con atención el mensaje que surgía, primero de Al Qaeda y los Talibán y luego, más recientemente, de ISIS,  Boko Haram y tantos otros grupos del mismo signo. Entonces concluimos que estábamos ante una guerra que nos habían declarado unilateralmente los yihadistas. 

Perdona la interrupción….es importante que mencionas a estos grupos, ya que sería un craso error pensar que el problema del Islam radical viene solamente de Daesh, o sea ISIS.

Así es. Te diré pues que en  sus cuarteles generales, los servicios de Inteligencia también hablaban ya de guerra global en todos los campos, pero ante la Opinión Pública se omitía esa expresión. Hoy ya se habla de guerra mucho más abiertamente ante el disgusto de agrupaciones políticas de talante pacifista que niegan una evidencia que todos condenamos.  El conflicto existe por diversas causas, responsabilidades y errores, pero impera de forma innegable.  El reconocimiento de esta situación es un arma de doble filo, pues por una parte describe una realidad pero por otra la idea de guerra/agresión alimenta a la extrema derecha, a la xenofobia y al racismo lo en el fondo constituye otra victoria del islamofascismo.

ALTO NIVEL EN ESPAÑA      

¿Y España? Justamente en Girona, según tú me contaste y salió luego en las noticias, detuvieron a unos individuos que participan en la recolección de fondos para el Estado Islámico. ¿Cómo captan las autoridades españolas el peligro?

Estoy convencido de que en España el conjunto de Fuerzas de Seguridad del Estado son de una eficacia anti yihadista de primer orden mundial. Detectan rápidamente las radicalizaciones,  siempre hay más de un centenar de investigaciones en marcha y las unidades antiterroristas son  extraordinariamente conscientes y conocedoras del enemigo al que se enfrentan. Cualquiera que se tome la molestia y vea el número de condenas en firme de yihadistas y la  cantidad de detenciones bien probadas que se producen en España comprobará que lo que digo es sólo una descripción de hechos y no una opinión. En Catalunya se han evitado hasta atentados en el metro. Hace muy poco publiqué en La Vanguardia una relación de previsibles atentados que se han evitado en virtud de un estudio en torno a ciertas células yihadistas desarticuladas y la cifra podría rozar la veintena atentados.

En resumen, las autoridades españolas –no los policías- fueron hasta 11 de marzo de 2004 descreídas ante el peligro yihadista, obsesionadas con el terrorismo de ETA. Tras el atentado aquella fecha a los trenes de Madrid en la estación de Atocha ya nadie tiene ninguna duda. No obstante, lo sabemos: la eficacia policial no garantiza la seguridad total. España, Al Ándalus, es amenazada a diario.

Y no es mera cuestión de estilo semántico que utilizas el término Al-Andalus. Ahora mismo DAESH reitera términos que también Al Qaeda usó después de Atocha, diciendo al gobierno español que está ocupando tierras del Islam. Eduardo, me atrevo a adivinar que esto que está pasando, a ti no te sorprende en lo más mínimo… conociendo el tema a fondo, tal como manifestaste en el mencionado libro, tenías bien claro hace tiempo inclusive que el radicalismo islámico manifestado en atentados, no comenzó con las torres gemelas de Nueva York en el 2011.

En efecto. No me sorprende lo más mínimo. Tras la absurda y cruel segunda invasión de Irak se veía venir perfectamente. De hecho el libro lo escribimos los tres autores convencidos de que era necesario publicar una guía ante la oleada de violencia que se avecinaba y no sólo en Europa. Cuando presentamos la idea del libro, hubo “especialistas” que nos tildaron de exagerados y alarmistas. Nuestra editora confió en nosotros y el libro salió a la venta, por sombría coincidencia, sólo unos días antes del atentado contra Charlie Hebdo. Pero, para entonces llevábamos un año escribiendo.

¿Hay algo que no puede faltar, que consideras clave destacar, sobre lo que está ocurriendo en todo este tema en España?

Si. Se trata de algo novísimo que se está dando en Catalunya y es la colaboración intelectual entre periodistas y agentes antiterroristas para informar a otros policías menos especializados con la intención de que sean capaces de detectar conversiones o actitudes radicales. Ya he asistido a varias reuniones/conferencia en las que los ponentes somos los autores del libro y agentes antiterroristas infiltrados y los asistentes policías de otros campos y policías locales dependientes de ayuntamientos. La idea es que comprendiendo mejor al yihadista es más factible detectar cambios de actitud que probablemente note antes un policía local que se dedica a cuestiones urbanas y municipales y que constantemente está con contacto con la gente de su localidad. La otra idea base de estos encuentros es que, en contra de los que hablan de una mala integración en los valores occidentales de libertad y democracia, nosotros hablamos de desintegración. Es decir de jóvenes que habiendo recibido exactamente la misma educación escolar y ética que otros de su edad, rompen con esos valores de libertad e igualdad y se ‘desintegran’ pasándose a otros valores que hoy proceden de  Daesh, los Talibán o Al Qaeda, por citar ejemplos fáciles.

Muy importante esta vertiente de acción que mencionas sobre lo que está ocurriendo en Catalunya…es que deja en claro que se entiende bien que hay cosas que se van desarrollando, que se puede detectar un proceso en camino y así lidiar con su resultado nefasto, antes de que sea demasiado tarde.

Así es.

Y EN ISRAEL….

No te diré nada nuevo, seguramente, si te comento que cuando hay atentados en Europa, junto a la condena y al horror, en Israel hay quienes se preguntan si acaso ahora en Europa comprenderán más lo que vive Israel desde hace tanto tiempo. ¿Cómo lo ves?

Precisamente dos conocidos analistas y este periodista coincidimos, tras el atentado de Niza, en un programa de radio de máxima audiencia en Catalunya. Los tres dijimos que lo que estábamos viviendo no era nada nuevo en otros lugares del mundo y que venía de lejos. Entonces el conductor del programa preguntó ¿Sí, y dónde? Y los tres dijimos a la vez: ¡¡en Israel!!

Cualquiera que analice la realidad de Israel sin prejuicios y con objetividad (gran problema) podrá comprobar que se trata de un país que hace muchos años que sufre atentados y situaciones similares o mucho peores a las que ahora conmueven a esta miope Europa. Pero la memoria es frágil, el antisemitismo poderoso y la ignorancia grande. Un coctel difícil de digerir.

La otra noticia es que cada día hay más gente que, por temor al yihadista, comienza a comprender mejor a Israel. Sólo  “progresistas”, de esos que dicen “yo no soy antisemita, soy antisionista” y que creen que por conocer a un negro no son racistas, mantienen un discurso anti Israel que en realidad es anti judío. Son incapaces, por ejemplo, de criticar al gobierno de Israel y separar una acción gubernamental que les desagrade de su antisemitismo. Es decir, creen que el gobierno y todos los habitantes de Israel son lo mismo e iguales. Es como si los españoles todos fuéramos, del Partido Popular, católicos, delgados, morenos, con patillas, con navaja, toreros y cantáramos flamenco. Pues no. Hay de todo. Como en Israel. Ellos, no lo quieren saber.

EL OBJETIVO CENTRAL DEL ISLAM RADICAL

En el libro “Objetivo: Califato Universal”, explicas que para entender lo que pasa es imperioso ir a la terminología y conceptos del propio Islam radical. ¿De qué estamos hablando pues? ¿Es la aspiración del dominio universal por parte del Islam, tomando al pie de la letra versículos antiguos que hablan de guerra por todos los medios contra los “infieles”?

Exactamente. Ellos lo dicen cada día en sus magazines como Dabiq o Dar al Islam. Ni se ocultan ni esconden sus intenciones. Judíos y cristianos, ambos por igual, somos “cruzados” y debemos morir.  A los de otras religiones ni los consideran y los matan en el acto. Hay conceptos que la prensa europea maneja mal. Por ejemplo, el del terrorista suicida. Para nosotros puede parecer un suicida pero para un musulmán suicidarse en un gran pecado, tal vez el peor. Por eso hay que entender que lo que hacen es morir matando y que por lo tanto mueren en combate como soldados del califato o muyahidines y no como un suicida pues no irían al Paraíso. Al hablar de suicidio, las TV o las radios o los diarios buscan psicólogos que interpretan cosas que no son. Entonces se obvia el contenido profundamente religioso y fanatizado del terrorista y se pasa a no comprender nada y despistar a la ciudadanía. Su objetivo es el Califato Universal tal como ellos dicen y conduce su libro sagrado y mueren por él o conquistan países por la vía demográfica. En el libro recogemos los testimonios de sus líderes en este sentido. Sólo hay que leerles o escucharles, incluso en la ONU.

El peligro comenzó por cierto mucho antes del nacimiento de DAESH, o sea del Califato Islámico, como ya  recalcamos antes, pero esta organización tiene unas particularidades especiales que han encendido muchas luces rojas. Y lo terrible es que mientras sufre golpes militares en el lugar en el que nació, en Siria e Irak, parece reproducirse su fuerza en Occidente, porque basta con uno de estos salvajes que sale con cuchillos y ataca inocentes indefensos en un café, iglesia, supermercado, en cualquier lugar de Europa, para que el impacto sea impresionante… ¿Estamos en una encrucijada?

Estamos ante una guerra asimétrica con varios frentes. Uno es el militar clásico y evidente que podemos observar a diario en combates en Siria e Irak o en Libia, donde quieren instalarse para desestabilizar definitivamente el Magreb, el Sahel y todo lo que se ponga a su alcance, como Chad por ejemplo.  Ese frente se compone de combatientes más o menos uniformados mandados por oficiales, muchos de ellos surgidos del desatino que fue la segunda invasión de Iraq. Otro frente  de la misma guerra son las calles de Europa o los museos de Túnez o el asesinato de una niña en Israel. Este “frente líquido” se nutre de un “ejército invisible” que surge entre las comunidades musulmanas que viven en nuestras ciudades. Son el producto de la radicalización de una idea que se transmite con suma facilidad y que los convierte en horas en “soldados del Califato”.

ENTRE APOYOS Y ATAQUES

Eduardo, tú escribes sobre el yihadismo,  has condenado repetidamente el terrorismo, el radicalismo, eres considerado además un amigo de Israel… y me contabas el otro día que sufres ataques en las redes sociales por tus posturas, de carácter antisemita aunque no eres judío, ataques radicales cuya energía debería estar dirigida contra los terroristas, no contra los demócratas. ¿Me puedes dar algún ejemplo?

Debo decir que también tengo muchos apoyos y que van en aumento.

Me alegra y tranquiliza que me lo digas.

Los ataques los he tenido por e-mail, twiter y en algunas conferencias por parte de personas que confunden mi intento de ser objetivo, demócrata y antifascista con sus propios confusos planteamientos cargados de perjuicios, racismo y antisemitismo. Mayoritariamente me han llegado de grupos de ultra izquierda populista. Alguno ha creído que llamándome “amigo de los judíos” me insulta. Yo les digo “no de todos, pues sólo conozco a unos pocos…”

¿Y qué contestas? ¿Cómo lidias con esto?

No suelo entrar en debate pero algunas veces me ha sido imposible evitar la agresión verbal y ciertamente luego han quedado muy desconcertados cuando han ido siendo conscientes de que al que atacaban es autor de investigaciones publicadas acerca de los Desaparecidos en las dictaduras militares de Chile o Argentina, de las matanzas de Franco tras la Guerra Civil española, de la complicidad  de Franco con el Holocausto o de las mentiras de Bush, Blair y Aznar para invadir Iraq. Otro tipo de ataque no he tenido, aunque hay Medios de TV y radio que nunca me han invitado o lugares de España en los que prácticamente es imposible montar una conferencia.

UN DURO  RESUMEN

Y para terminar….¿Cómo resumimos cuál es el alcance del yihadismo en Europa?

Tremendo. Las calles de Europa son el frente líquido de un ejército invisible que conoce perfectamente las costumbres occidentales mientras los europeos no tenemos ni idea o no queremos saber de sus credos y objetivos. Creo que es importantísimo comprender que el fondo de la batalla es ideológico/religioso y que si Europa, Occidente, es decir, los demócratas en general, no sabemos transmitir una idea, un mensaje, que supere al de Daesh, tenemos guerra para rato.  Una guerra que no se vencerá sólo por la vía militar pues ISIS y Al Qaeda (no la olvidemos o nos equivocaremos otra vez) tienen un mensaje perfectamente elaborado, con palabas exactas que se convierten en armas y que calan en los predispuestos a creer. Todo bajo la fe absoluta en su credo y el convencimiento de que la violencia es el motor de la Historia.

 

 
Comentarios

y por algo sera, tambien propiciaron bastante esta situacion

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.