Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
3 Heshvan 5778 | lunes octubre 23, 2017
donativo

La Hermandad Musulmana, fuente de la violencia islámica – Por Cynthia Farahat 


La Hermandad Musulmana fue fundada en 1928 por Hassan Al-Banna (tercero a la izquierda). Un maestro de escuela egipcio oriundo de una ciudad rural al norte del Cairo, Banna participó en actividades islamistas desde temprana edad, uniéndose a un grupo local que intimidaba y hostigaba a cristianos y a musulmanes no observantes en su ciudad natal.

3690

¿Qué se puede decir de la Hermandad Musulmana (HM)? Durante los años de Obama, esta se convirtió en habitual en la administración estadounidense y sus lacayos occidentales al representar a la Hermandad Musulmana como una opción moderada ante los grupos musulmanes “más radicales”. De esta manera, por ejemplo, el director de los servicios de inteligencia nacional estadounidense James Clapper describió increíblemente a la organización como “mayormente laica”, mientras que John Esposito de la Universidad Georgetown afirmó que “los movimientos y partidos afiliados a la Hermandad Musulmana han sido una fuerza de democratización y estabilidad en el Medio Oriente”.

Por otra parte, en el 2014, los Emiratos Árabes Unidos designaron formalmente a la Hermandad Musulmana y a sus afiliados locales e internacionales, incluyendo al Consejo de Relaciones Americano-Islámico de sede en Estados Unidos (CAIR), como grupos terroristas internacionales. Una revisión por parte del gobierno británico, comisionado el mismo año, afirmó de manera similar que partes de la Hermandad Musulmana poseen una relación muy ambigua con el extremismo violento. Ambas, como ideología y red, ha sido un rito de iniciación para algunos individuos y grupos que se han aventurado a involucrarse más tarde en actos de violencia y terrorismo.

En los Estados Unidos, el Senador Ted Cruz (R-Tex.) y el representante Mario Díaz-Balart (R-Fla.) han introducido recientemente una legislación para designar a la Hermandad Musulmana como una organización terrorista. En febrero, 2016 el Comité Judicial de la Cámara de los Estados Unidos aprobó un proyecto de ley que le pide al Departamento de Estado que califique a la Hermandad Musulmana como una organización terrorista extranjera. En julio de 2016 el representante Dave Brat (R-Va.) introdujo la ley de “Nombrar al Enemigo dentro de la Ley de Seguridad Nacional”, un proyecto de ley que prohíbe al Departamento de Seguridad Nacional financiar o colaborar con organizaciones o individuos asociados con la Hermandad Musulmana.

La Hermandad Musulmana ha operado como una entidad terrorista durante casi un siglo

La pregunta es: ¿cual punto de vista es el correcto? Sin lugar a dudas, el segundo lo es. La Hermandad Musulmana ha sido una organización militarista desde su creación y ha operado como una entidad terrorista durante casi un siglo. Influyó en el establecimiento de la mayoría de las organizaciones terroristas sunitas más modernas, incluyendo a Al-Qaeda, Al-Gama’a Al-Islamiyya (GI) Hamás y el Estado Islámico (ISIS). Estas organizaciones han sido fundadas por miembros actuales o antiguos de la Hermandad o han sido directamente inspiradas, adoctrinadas o reclutadas por miembros y literatura de la HM. Contrariamente a lo que la HM le propaga a los occidentales, la violencia de la HM no sólo ha sido obra de su pasado, sino que es una actividad continua y presente.

Antecedentes históricos

La Hermandad Musulmana fue fundada en 1928 por Hassan Al-Banna (1906-49), un maestro de escuela egipcio y, en ocasiones reparador de relojes de una pequeña ciudad rural al norte del Cairo. Criado en un hogar profundamente devoto empapado dentro de la escuela de jurisprudencia islámica Hanbali, popular entre los wahhabitas y yihadistas salafistas, Banna participó en actividades islamistas desde temprana edad, uniéndose a un grupo local que intimidó y acosó a los cristianos y musulmanes no observantes en su ciudad natal. También le fascinaron las sociedades secretas, los cultos y las órdenes fraternales, que florecieron en Egipto para ese momento y esta obsesión lo llevó a formar la Hermandad como culto de la fraternidad con su propia milicia secreta Al-Tanzim Al-Khass (el Aparato Especial), también conocido como el Aparato Secreto) – encargado de las estrategias, financiación y ejecución del entrenamiento militar y de actividades terroristas.

La HM se infiltró dentro del ejército egipcio con un grupo que derrocó la monarquía en un golpe de estado sin sangre en julio de 1952

Durante las primeras décadas de su existencia, el Aparato Especial llevó a cabo numerosos actos de violencia política en Egipto, en particular el asesinato del Juez Ahmed Khazinder Bey en 1947 y el asesinato del Primer Ministro Mahmoud Nuqrashi Pasha en 1948, que según se dijo, consideraba prohibir a la HM. Para ese momento, según un memorando secreto de los servicios de inteligencia estadounidenses, se estimaba que las “unidades de comando” de la Hermandad poseían “escondites secretos de armas… se reportó que poseían de 60.000 a 70.000 rifles”. Esta acumulación de armamento estuvo acompañada por infiltraciones del ejército egipcio, incluyendo al grupo conspirador de Oficiales Libres, que en julio de 1952 derrocó a la monarquía en un golpe de estado sin derramamiento de sangre.

El Aparato Secreto no sólo estuvo involucrado en asesinatos, sino que también llevó a cabo una gran ola terrorista y de atentados. De esta manera, por ejemplo, en Nochebuena de 1945 bombardeó el Club Británico en Egipto y en diciembre de 1946 bombardeó ocho comisarías de policía en El Cairo. Dos años más tarde, la Hermandad bombardeó varias casas judías en El Cairo y muchos negocios y cines propiedad de judíos. La Hermandad también bombardeó los servicios de trenes en Sharqia e Ismailia, así como también el Hotel King George en Ismailia. En una incursión de 1948 a una de las oficinas de la organización en El Cairo, la policía confiscó 165 bombas.

Tras el asesinato de Banna en 1949, Hassan Hudaybi, quien le sucedió como guía general de la HM (Al-Murshid Al-Amm), afirmó haber disuelto el Aparato Secreto con el propósito de aliviar la persecución por parte del gobierno al movimiento, sólo para ser arrestado en 1965 junto a otros líderes de la HM por formar una nueva milicia que participó en entrenamientos militares con el objetivo de asesinar al Presidente Gamal Abdel Nasser. Hudaybi logró escapar con una condena de tres años en prisión (el principal ideólogo de la HM Sayyed Qutb fue ejecutado en 1966 junto a otros dos líderes); su falsa negación a la pertenencia al ala militar de la HM se convertiría en una táctica común de la Hermandad hasta la fecha de hoy.

Edificando su infraestructura

A pesar de esta negación, a finales de los años 60’ y principios de los 70’ se formaron una serie de grupos terroristas bajo estandartes aparentemente independientes. El primer grupo fue Gama’at Al-Muslimin, comúnmente conocido como Takfir wa-l-Hijra (Excomunión y Emigración), formado por dos líderes del Aparato Secreto liberados de prisión: Shukri Mustafa y el Jeque Ali Ismael, hermano del líder de la HM Fattah Ismael quien fue ejecutado junto a Qutb. Otro grupo terrorista de la época creado por la Hermandad fue Al-Gama’a Al-Islamiyya (GI, el grupo islámico), responsable del asesinato del Presidente egipcio Anwar Sadat en octubre de 1981. Ambos grupos fueron fundados por líderes activos de la Hermandad, quienes nunca afirmaron haber dejado la organización ni sus posiciones de liderazgo en esta. De hecho en su último discurso, un mes antes de su asesinato, Sadat equiparó a la GI con la Hermandad y expresó su pesar por haber liberado de prisión a muchos agentes de la Hermandad.

3691

Imagen: Omar Abdel Rahman (“El Jeque Ciego”) y otros nueve fueron declarados culpables de conspiración sediciosa en conexión al atentado a las Torres Gemelas en 1993.

Durante los años 90, las autoridades egipcias batallaron contra una permanente ola de terrorismo islamista que involucró ataques contra funcionarios gubernamentales y contra la minoría copta del país, el asesinato de turistas extranjeros y un audaz atentado contra la vida del Presidente Hosni Mubarak mientras se encontraba en Etiopía en junio de 1995. En el mismo año, el líder de GI y autoridad espiritual de la HM Omar Abdel Rahman, conocido como “El Jeque Ciego” y otros nueve individuos fueron condenados por conspiración sediciosa en conexión al atentado a las Torres Gemelas en 1993. Abdel Rahman cumple cadena perpetua en una prisión federal en Carolina del Norte y en el primer discurso de Muhammad Morsi como presidente egipcio en la Plaza Tahrir, pidió la liberación de Abdel Rahman y le otorgó un reconocimiento a la familia del jeque presente en la audiencia.

No menos importante fue la formación del Aparato Internacional del movimiento por el yerno de Banna, Said Ramadan. Luego de huir de Egipto hacia Arabia Saudita en 1954, Ramadan se trasladó a Ginebra en 1958, donde estableció el Aparato Internacional bajo la dirección de Mustafa Mashour, jefe del Aparato Secreto, futuro guía general de la HM y autor de su manifiesto militante “Yihad es el Camino”. El Aparato Internacional no estuvo totalmente operativo hasta mediados de los años 80’ cuando Mashour, quien huyó de Egipto luego del asesinato de Sadat, se estableció en Alemania Occidental en 1986 donde restauró el Aparato.

El Aparato Internacional de HM está involucrado en la operación y financiamiento de grupos terroristas responsables de ataques en suelo norteamericano

El aparato internacional no sólo es responsable de las operaciones públicas de la Hermandad, sino que también está involucrado en las operaciones y financiamiento de grupos terroristas responsables de ataques en suelo norteamericano. De esta manera, por ejemplo, Chakib Ben Makhlouf, uno de los líderes más prominentes de la oficina de la HM en Ginebra, es también el presidente de la Federación de Organizaciones Islámicas en Europa. Este ha sido descrito por el miembro egipcio del parlamento y experto en terrorismo Abdel Rahim Ali como “uno de los agentes más peligrosos del Aparato Internacional de la Hermandad”. Del mismo modo, de acuerdo al general egipcio Fouad Allam, quien investigó las operaciones de la HM en los años 60-70s, la oficina de Ginebra canalizó fondos que ayudaron a establecer al grupo Al-Gama’a Al-Islamiyya.

Influencia posterior

Sin embargo, la misión más importante del Aparato Internacional ha sido infiltrar, subvertir y reclutar agentes dentro de ejércitos, gobiernos, sistemas educativos y agencias de inteligencia de los estados en la mira de la HM, especialmente en Occidente, en lo que se denominó “civilización yihad”.

Este término data a un documento de 1991 titulado El Memorándum Explicativo, redactado en una reunión donde delineaba los objetivos estratégicos de la Hermandad Musulmana para América del Norte y entró como evidencia en el juicio de financiación del terrorismo de la Fundación Tierra Santa en el 2008, el mayor caso de financiamiento terrorista en la historia de los Estados Unidos. En el 2009, cinco líderes de la HM fueron acusados ​​de proveer apoyo material a Hamás, la filial palestina de la Hermandad y una organización terrorista extranjera.

Las décadas de 1980 y 1990 fueron las más importantes para la “civilización yihad”. Durante este tiempo, Hamás se transformó de una organización esencialmente misionera y caritativa que buscaba ganarse los corazones y mentes de los palestinos en un grupo terrorista con plenos derechos durante la primera intifada (diciembre 1987 a septiembre 1993) y las semillas fueron sembradas por el advenimiento de Al-Qaeda a través de la recién formada Maktab Al-Khidamat (MAK, la Oficina de Servicios), también conocido como Maktab Khidamat Al-Mujahidin Al-Arab (la Oficina de Servicios de los Yihadistas Árabes) y la Oficina de Servicios Afganos.

A medida que los yihadistas acudían a Afganistán y Pakistán para combatir contra la ocupación soviética, la Hermandad se encontraba ocupada trabajando dentro del área de reclutamiento y de servicios yihadistas a través de sus oficinas MAK alrededor de todo el Medio Oriente. En 1984, el agente de la HM Abdullah Azzam estableció la oficina MAK en Jordania. La filosofía de Azzam ayudó a establecer y organizar el movimiento “yihadista global” de la Hermandad, lo que le valió ser apodado “El Padre del Yihad Global”. No menos importante, esta filosofía inspiró al GI y a la Yihad Islámica Egipcia (YIE) en tratar de exportar su terrorismo e inspiró grandemente a Osama bin Laden, a quien Azzam enseñó en una universidad saudita.

3692

Imagen: En 1985 los operarios de la HM Abdullah Azzam (L), bin Laden y Ayman Zawahiri (R) fundaron MAK en Pakistán, que evolucionó en Al-Qaeda. El MAK en Amman reclutó a Abu Musab Zarqawi, quien fundó Jama’at Al-Tawhid wa-l-Jihad, el cual evolucionó en Al-Qaeda en Irak y finalmente en ISIS.

En 1985, Azzam, bin Laden y Ayman Zawahiri, líder del grupo Takfir wa-l-Hijra quienes huyeron de Egipto tras el asesinato de Sadat, fundaron MAK en Pakistán, que posteriormente se transformó en Al-Qaeda. Mientras tanto, la oficina de MAK en Amman reclutó a uno de los terroristas más brutales del mundo de la época moderna, Abu Musab Zarqawi. Entrenado por el ex-líder de la HM Abu Muhammad Maqdisi en 1999, Zarqawi fundó el grupo Jama’at al-Tawhid wa-l-Jihad (Organización del Monoteísmo y Yihad), el cual seis años más tarde evolucionó en Al-Qaeda en Irak (AQI) luego que Zarqawi jurase alianza a bin Laden a finales del 2004. Este grupo eventualmente se transformó en ISIS tras de la muerte de Zarqawi en junio de 2006. De hecho, en una entrevista del 2014 reportada en Al-Arabiya News, el guía espiritual Yusuf Al-Qardawi admitió que el líder de ISIS Abu Bakr Baghdadi fue miembro de la Hermandad Musulmana. Por su parte, varios líderes de la HM anunciaron públicamente su apoyo a ISIS, incluyendo el jeque Wagdy Ghoneim en Qatar.

La naturaleza de la relación actual de Al-Qaeda con la Hermandad es algo confusa. Mientras Zawahiri argumentó que la afiliación de bin Laden con la HM fue cortada en los años 80’ debido a las diferencias por la campaña antisoviética en Afganistán, esta demanda fue descartada por Tharwat Kherbawy, el miembro del escalafón más alto de la HM en desertar la organización y también por evidencias que sugieren que la Hermandad todavía está organizativamente involucrada con Al Qaeda. De esta manera, por ejemplo, luego de la expulsión de Morsi del poder en julio de 2013, Zawahiri emitió una declaración grabada en video en su nombre donde criticó a los yihadistas salafistas egipcios por no unirse formalmente al Partido Libertad y Justicia de la Hermandad Musulmana a fin de ayudar a mantener la ley del Shaarya. En otra declaración, Zawahiri criticó al depuesto presidente de la HM por haber jugado políticamente con sus oponentes, pero finalmente oró por su liberación y le apoyó mientras enfrentaba juicio por haber incitado el asesinato de los opositores del régimen y por espionaje a grupos militantes extranjeros incluyendo a Hamás, Hezbollah y el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán.

¿Un partido político o un grupo yihadista?

El obstinado apoyo de la administración Obama al régimen de Morsi y sus incansables intentos por convertir a la MB en una organización moderada son absurdos, no sólo porque la Hermandad es el pilar de algunos de los peores grupos terroristas del mundo de hoy día, sino también porque la violencia es endémica a la raison d’être (razón de ser) del movimiento: restaurar el califato a través del yihad violento. Si la Hermandad renunciase a esta meta fundacional, perdería su legitimidad y su sola razón de ser. Esta es la razón por la que Banna utilizó terminología militar en estructurar a la HM, llamando a la organización el “batallón de Allah”, un término utilizado hasta el día de hoy para denotar el núcleo gobernante de la HM; este es el por qué el actual liderazgo de la Hermandad incluye a agentes que participaron personalmente en actividades yihadistas y terroristas violentas tales como Abdel Moneim Abul Futuh.

3693

Imagen: Osama Yassin, ex ministro en el gabinete de Muhammad Morsi, reveló que miembros de la milicia Brigada 95 de la HM participaron en el secuestro, golpiza y tortura de “matones” durante disturbios que condujeron a la caída de Mubarak.

Además, el aparato secreto de la organización permanece intacto y operativo con nuevos reclutas necesarios para someterse a entrenamiento militar por tales milicias como la Brigada 95, establecida en 1995 y que desempeñó un papel activo en los disturbios de enero de 2011 que condujo a la caída de Mubarak. En una serie de entrevistas con Al-Jazeera TV, Osama Yassin, ex ministro del gabinete de Morsi, reveló que miembros de la brigada se dedicaban al secuestro, golpizas y tortura de “matones” y lanzaban cócteles Molotov a sus oponentes. Entrevistado por un diario egipcio para que aclare estas revelaciones, la HM las descartó como una broma. Sin embargo, los agentes de la brigada fueron luego implicados en el asesinato de los manifestantes anti-Hermandad. En marzo del 2014, por ejemplo, dos agentes fueron sentenciados a muerte luego que un videoclip en la red les mostrara como asesinaban a un adolescente arrojándolo de un edificio.

De acuerdo a los propios estándares y los estatutos internos de la Hermandad, existen diez tawabit (preceptos) sólidos e inmutables en el proceso bai’a de la organización (juramento de lealtad islámico). El cuarto de estos preceptos es la yihad violenta y el martirio, que la Hermandad afirma son obligación de todo individuo musulmán, así como también obligación colectiva de su organización.

El liderazgo actual de la Hermandad incluye a los agentes que participan personalmente en actividades violentas yihadistas y terroristas.

Desafortunadamente, muchos especialistas estadounidenses o reciben financiación extranjera o son ajenos a estos hechos y participan activamente en una campaña de desinformación. Por ejemplo, un artículo del Brookings Institute puso de cabeza el significado del “cuarto precepto” de los estatutos de la Hermandad, declarando que estipulaba que “durante el proceso de establecimiento de la democracia y la relativa libertad política, la Hermandad Musulmana está comprometida por las reglas de la democracia y sus instituciones”.

La realidad, por supuesto, fue muy diferente. Cuando tras la caída de Mubarak la Hermandad Musulmana subió al poder en unas engañosas elecciones presidenciales, que llevó a su agente Mohamed Morsi al palacio presidencial, su violento y antidemocrático mandato desencadenó, a corto plazo, protestas masivas en todo el país que llevaron a millones de manifestantes a las calles y permitió que los militares derrocaran a Morsi en un golpe de estado sin que corriese sangre.

Reformistas islámicos

De hecho, la total brutalidad de ISIS y de varios grupos terroristas afiliados o inspirados en la Hermandad alrededor de todo el Medio Oriente ha llevado al advenimiento de un movimiento reformista islámico dominante basado en un apoyo mucho más popular que la propia Hermandad. Este renacimiento sin precedentes de un movimiento orientado a la reforma ha recibido poca atención en Occidente. Por ejemplo, Islam Behery, uno de los heroicos líderes del movimiento, fue encarcelado durante un año por blasfemia por el simple hecho de insultar a la Universidad Al-Azhar y la doctrina sunita en su programa de televisión. Durante dos años, ese programa se dedicó diariamente a exponer la brutalidad y el terrorismo de la doctrina sunita, mientras ofrecía una interpretación liberal no-teocrática del Islam que impulsa la separación de mezquita y estado. Behery recibió un perdón presidencial en diciembre de 2016, sin precedentes en la historia egipcia.

Otro partidario de la reforma y la libertad de pensamiento es Ibrahim Issa, comentarista egipcio popular, presentador en televisión y propietario y editor en jefe del diario de opinión independiente Al-Maqal. A comienzos de este año Issa anunció que pondría fin a su programa de televisión debido a los “acontecimientos actuales”, dando a entender especulaciones de que la cancelación tenía relación con la presión por parte de los sauditas al régimen egipcio debido a las críticas de Issa a la violenta secta Wahhabi perteneciente al reino. La postura reformista de Issa lo ha colocado en las listas terroristas desde 1992 y ha estado viviendo bajo estricta seguridad desde entonces. Su oposición a la Hermandad Musulmana lo ha convertido en uno de los objetivos más preciados de la organización y en el 2015 se convirtió en tema de una fatwa oficial que le declaró “infiel”.

Otra figura heroica de la reforma islámica que enfrenta actualmente la posibilidad de ser encarcelado por blasfemia es el popular autor y prominente figura secular Sayyed Qemani. Su pecado: declarar que la Universidad Al-Azhar debería ser designada como organización terrorista. Behery, Qemani y similares tienen el apoyo de las figuras más importantes de los medios de comunicación en Egipto y en todo el Medio Oriente y han modificado drásticamente el discurso político islámico. Sin embargo, las audiencias en Occidente casi nunca han escuchado hablar de sus heroicos esfuerzos.

La guerra de ideas es muy dinámica en el actual Medio Oriente. La gran mayoría de los musulmanes pacíficos de la región se sienten marginados por el apoyo de Occidente a la Hermandad y la negativa de Occidente a designar a la HM como una organización terrorista.

Conclusión

El mortal culto de la Hermandad es responsable de casi un siglo de terrorismo desde que el joven Banna participó en la intimidación y hostigamiento de sus vecinos musulmanes cristianos y moderados. Desde ese entonces, la Hermandad estableció a Hamás como su ala palestina. Tres activistas de la Hermandad establecieron Al Qaeda. Líderes de la Hermandad, desde sus prisiones, fundaron Al-Gama’a Al-Islamiyya y la Yihad Islámica egipcia. Los miembros de la Hermandad reclutaron al fundador de Jama’at Al-Tawhid wa-l-Jihad, quien inició la tendencia de las decapitaciones en video y uno de sus antiguos operarios actúa hoy día como el califa del Estado Islámico. La HM también tiene otras conexiones con organizaciones de la lista de organizaciones terroristas extranjeras del gobierno estadounidense.

La mayoría de los musulmanes pacíficos de la región se encuentran marginados por el apoyo de Occidente a la Hermandad.

Ni Washington, ni ninguna capital, pueden esperar combatir exitosamente el terrorismo islámico sin aliarse con las figuras musulmanas que luchan al frente de la batalla de ideas. Washington puede darles a estos musulmanes moderados una voz designando a la Hermandad Musulmana como una organización terrorista.

La Hermandad ha declarado su intención de destruir el “miserable hogar” de Occidente infiltrándose dentro de la sociedad y las instituciones occidentales y subyugándolas desde el interior. Designar a la Hermandad Musulmana como una organización terrorista extranjera impedirá que sus agentes lleguen a posiciones delicadas en los servicios de inteligencia de la comunidad y a otros cargos de poder en el gobierno de los Estados Unidos. Esta acción también impedirá que los agentes de la Hermandad en los Estados Unidos financien operaciones de terrorismo alrededor del mundo.

 

Cynthia Farahat, escritora del Foro del Medio Oriente y columnista del diario Al-Maqal, trabaja actualmente en un libro sobre el tema de la Hermandad Musulmana.

 
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.