Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
24 Kislev 5778 | martes diciembre 12, 2017
donativo

Imanes héroes


Hassen Chalghoumi the imam of Drancy Mosque in suburban Paris

Traducido para Porisrael.org por Yetty Blum

 

  • Más de 60 líderes islámicos e imanes – de Francia, Bélgica, Gran Bretaña, Túnez y de diferentes religiones islámicas – en un movimiento que no tiene precedentes, están recorriendo Europa para denunciar el terrorismo islámico y rendir homenaje a las víctimas del terror en Europa visitando muchos de los sitios de los ataques terroristas.

 

  • La idea parece haber sacudido a los extremistas hasta el núcleo. Han estado enviando a estos imanes amenazas de muerte.

 

  • Por lo tanto, ya es hora de que la humanidad se enfrente a un punto crucial, que la gente se reúna y apoye cualquier voz de paz, como esta de los imanes en marcha, y detenga las manos que traten de sabotear su noble misión.

*******

Más de 60 líderes islámicos e imanes – de Francia, Bélgica, Gran Bretaña, Túnez y de diferentes religiones islámicas – en un movimiento que no tiene precedentes, están recorriendo Europa para denunciar el terrorismo islámico y rendir homenaje a las víctimas del terror en Europa visitando muchos de los sitios de los ataques terroristas.

 

Es irónico que mientras el mundo “liberal” ha estado ocupado en Canadá prodigando millones a el “Combatiente Terrorista Extranjero” Omar Khadr, y en Estados Unidos mimando a extremistas como Linda Sarsour – una apologista de ISIS y el terrorismo islamista que pide una “Jihad” contra el presidente, y cuyos tweets incluyen comentarios racistas como “¿Cuántas veces tenemos que decirles a las mujeres blancas que no necesitamos ser salvadas por ellas? ¿Hay un lenguaje de código que necesito usar para obtener eso? ” – que la prensa haya ignorado en gran medida a estos valientes líderes islámicos.

Han viajado desde seis importantes países  europeos y lanzado una marcha de paz en Europa para mostrar a las masas que algunos musulmanes, al menos, condenan el terrorismo y no quieren tener nada que ver con terroristas que asesinan en nombre del Islam.

Muchos consideran que sus esfuerzos son una valerosa instancia para recuperar la confianza de los occidentales que están justificadamente enojados por la reciente oleada de ataques terroristas en el Reino Unido, Francia, Bélgica, Israel, Alemania, Estados Unidos y en gran parte del mundo.

Estos imanes, de diferentes confesiones islámicas, han hecho un trabajo extraordinario en la denuncia inequívoca de los terroristas visitando los sitios de los ataques terroristas para rendir homenaje a las víctimas del terrorismo en Europa.

La idea parece haber sacudido a los extremistas hasta el núcleo. Han estado enviando a estos imanes amenazas de muerte.

Sin embargo, no son sólo extremistas violentos los que representan una amenaza para los esfuerzos de paz y Occidente. Por lo menos lo que hacen se puede ver. Posiblemente más dañinos son los musulmanes no violentos, como Linda Sarsour, que, para atrapar a admiradores ingenuos de otras culturas, continúan alimentando al mundo una narración de la victimización musulmana, aparentemente para intentar apoderarse de sentimientos hostiles.

Sarsour, por ejemplo, recomienda lanzar una yihad contra la actual administración estadounidense llamando a sus miembros a “nacionalistas blancos”, “fascistas” y “islamófobos”. También ha enviado sus cálidos deseos a Assata Shukar, una mujer que asesinó a un policía estadounidense, luego, después de escapar de la prisión, huyó a Cuba.

Es doloroso ver a esas personas alimentando el fuego para apoyar a los extremistas – especialmente mientras los imanes heroicos van a una misión de paz, sólo para hacer frente a las amenazas de los extremistas.

También es doloroso ver a tales extremistas invocar palabras tan usadas como la jihad y la sharia – palabras cuyo significado se conoce muy bien en el mundo musulmán – y luego tratar de pintar estas palabras – presumiblemente para los occidentales crédulos – como símbolos de “resistencia” no violenta cálida y difusa.

Aunque es parcialmente cierto que en el Islam, la jihad es considerada una lucha contra uno mismo para eliminar los males dentro de uno, si usted habla con cualquier persona en el mundo musulmán y pregunta qué es la jihad, esa no es la respuesta que obtendrá.

Hay hadices (los hechos y las palabras del Profeta Muhammad), tomadas literalmente por musulmanes de línea dura, que ordenan la necesidad de la yihad contra los infieles:

  • La última hora no vendrá a menos que los musulmanes luchen contra los judíos y los musulmanes los mataran hasta que los judíos se escondieren detrás de una piedra o un árbol y la piedra o el árbol dijere: musulmán, o el siervo de Alá, allí hay un judío detrás de mí; Ven y mátalo …. (Sahih Muslim Book 041, Número 6985)

o:

  • Me han ordenado luchar contra las personas, hasta que no declaren que no hay más dios que Alá, y el que profesó al que se garantizó la protección de su propiedad y la vida a mi favor, excepto por los asuntos correctos descanse con Alá. (Hadith Muslim 30)

Hay versículos en el Corán que declaran:

  • Y matarlos donde quiera que los alcancéis y expulsadlos de dondequiera que ellos os hayan expulsado y fitnah es peor que matar. Y no luchar contra ellos en al-Masjid al-Haram hasta que os peleen allí. Pero si os pelean, matadlos. Tal es la recompensa de los incrédulos. (Corán 2: 191-193)
  • Así que los que luchan en la causa de Alá que venden la vida de este mundo para la otra vida. Y el que pelea en la causa de Alá y es asesinado o logra la victoria – Le otorgaremos una gran recompensa. (Corán 4:74)

Lo que no se aborda es cómo la mayoría de los musulmanes se han radicalizado a través de los años por los clérigos extremistas que no saben nada de la paz. Aparentemente han adoptado una interpretación literal de muchos versículos para tomar el mundo no musulmán e imponer a la humanidad una versión islámica de la religión.

También es irónico que los extremistas puedan tomar tiempo de sus horarios ocupados para enviar amenazas de muerte a estos imanes pacíficos, pero nunca tienen ningún problema con personas como Sarsour – tal vez porque no están en su cruce y posiblemente comparten la misma ideología.

Organizaciones que son supuestamente “no violentas”, como la Hermandad Musulmana, el Consejo de América-islámico (CAIR) y la Sociedad Islámica de América del Norte (ISNA), sin embargo, representan una ideología, cuyo único propósito es imponer la Sharia de Arabia, Talibán o Irán al mundo.

Tanto la Hermandad Musulmana como el CAIR así como el socorro islámico de Gran Bretaña y otras 80 organizaciones, por ejemplo, se añadieron a la lista de organizaciones terroristas designadas por los Emiratos Árabes Unidos en 2014. Presumiblemente, todas son las fuentes de las que crece el Islam violento.

Muchos de los que figuran en la lista, como Hezbollah y Boko Haram, ya son violentos.

Estas opiniones en el Islam ya no tienen nada que ver con los grandes filósofos místicos, como Rumi, Saadi y Ibn el Arabi, que consideraban incluso al alma más débil una extensión de Alá, exigiendo así el amor y el respeto por todos y sin ambiciones de gobernar a nadie o tomar el control del mundo. Cualquiera que esté tratando de vender el islam y la sharia, que representan una ideología extremista, como algo no militante, sólo se expone a sí mismo como tratando de engañar al mundo.

También es importante tener en cuenta que los extremistas consideran a los pacíficos como apóstatas musulmanes. Por ejemplo, Mansoor Hallaj, que fue brutalmente torturado y ejecutado, es un símbolo de cómo estos musulmanes extremistas han destratado salvajemente a cualquier persona que trató de ofrecer una versión “más amable y suave” del Islam. La única razón por la que la gente moderna y al día tanto de Oriente como de Occidente – son conscientes del aspecto violento de la yihad es que han visto baños de sangre y masacres dondequiera que se escuche la frase “Allahu Akbar”, “Allah es el más grande”.

Por lo tanto, la palabra jihad en el contexto histórico actual sólo puede desencadenar sospechas y enojo contra cualquiera que anuncie la jihad como un deseo. Los musulmanes extremistas, de hecho, han jugado este juego durante décadas en Occidente y también en el mundo musulmán.

No sólo han envenenado las mentes de su propia juventud contra otras creencias, sino que también las están preparando para cometer actos de violencia contra personas de otras religiones, en un intento por tomar el mundo a través de la “jihad”. Ahora se han dado cuenta de que pueden estar empezando a perder el juego: muchos jóvenes han comenzado a cuestionar sus actividades, mientras que muchos gobiernos en Occidente están ejecutando programas para integrar a los jóvenes con el cerebro ¨lavado¨ en sus sociedades.

La noción de “nosotros frente a ellos” está empezando a desmoronarse y finalmente el mundo parece salir del caos de décadas y de la guerra fría que comienza después de 1940. Por lo tanto, es hora de que la humanidad se enfrente a un punto de inflexión crucial, que la gente se junte y apoye cualquier voz de paz, como la de los imanes que marchan, y detenga todas las manos que intenten sabotear su noble misión.

*Khadija Khan es un periodista y comentarista paquistaní, actualmente radicado en Alemania.

 

https://www.gatestoneinstitute.org/10728/hero-imams

 

 

 
Comentarios
Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.