Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
12 Kislev 5779 | martes noviembre 20, 2018
donativo

La presión global debe apuntar a Irán


Traducción para Porisrael.org por Dori Lustron

El informe de Fox News sobre la construcción de una nueva base de misiles iraníes, además de las otras 20 bases o bases que los iraníes ya han construido en toda Siria, eclipsó temporalmente los informes sobre la guerra de exterminio del régimen de Assad, con ayuda de Rusia, contra los residentes del este de Ghouta, al este de Damasco.

Parece, sin embargo, que el mundo se ha vuelto apático y posiblemente acostumbrado a las horribles imágenes que emanan de la guerra en Siria y, por lo tanto, a otros cientos de civiles muertos, en su mayoría mujeres y niños, o a más relatos de la inmensa devastación siria y rusa de aviones que han atacado a la infraestructura civil y que, en realidad, ya no mantienen a nadie despierto por la noche.

El ataque total que el régimen está librando en Ghouta, con la ayuda de sus aliados de Teherán y Moscú, es simplemente una promoción de lo que planea hacer en Idlib en el norte, seguido por el sur y los Altos del Golán. Un paso tras otro, un cuerpo tras otro, Assad y sus aliados avanzan lentamente hacia la victoria final en la batalla por Siria.

Los acontecimientos en Siria no solo exponen la hipocresía y el cinismo en nuestro mundo, sino también que la comunidad internacional, la misma que a menudo predica moralidad a Israel, es ficticia y no se puede confiar en cumplir sus promesas relacionadas con la seguridad de Israel. Este hecho está vinculado clara y directamente a la expansión en curso de la presencia militar de Irán en Siria. Sin duda, a pesar de las advertencias de Israel, los iraníes continúan estableciendo su presencia en Siria, construyendo bases y fortaleciendo sus posiciones. Nadie se opone a ellos y nadie se interpone en su camino, no Bashar Assad, que todavía depende por completo de la asistencia militar iraní o el presidente ruso, Vladimir Putin, que ve a Irán como un aliado estratégico  y, aparentemente,  no a los Estados Unidos.

Mientras Assad masacra lo que queda de su pueblo, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan continúa su ataque contra los kurdos. Como siempre, sin embargo, hay una brecha gigante entre la retórica beligerante de Erdogan y sus acciones reales. Además, sus políticas megalómanas de Medio Oriente parecen carecer del apoyo de su opinión pública militar y nacional, que no está encantada de hundirse en el barro sirio. Las medidas de Ankara, por lo tanto, están restringidas al área fronteriza sirio-turca y Erdogan es incapaz de afectar ninguno de los eventos que se desarrollan actualmente en el país. A lo sumo, él está empujando a los kurdos a los brazos del régimen de Damasco, y en lugar de la limitada autonomía kurda, podría conseguir a Assad y a los iraníes en su frontera.

Washington, mientras tanto, ha mostrado inesperadamente signos de despertar. La semana pasada recibimos informes de un abrumador ataque estadounidense contra una fuerza de mercenarios rusos que operaban en nombre de Assad y que intentaron ingresar al territorio kurdo en ese sector, en un aparente esfuerzo por apoderarse de los abundantes campos petrolíferos allí ubicados. La respuesta estadounidense fue desmesuradamente agresiva y dejó cientos de mercenarios rusos, e incluso sirios muertos. Moscú se apresuró a minimizar el incidente, esencialmente señalando que acepta las reglas del juego que los estadounidenses dictan. Esta es una lección importante que ilustra una vez más que cuando se trata del equilibrio del poder militar, Washington tiene una ventaja significativa sobre Moscú. Sin embargo, inclinar la balanza a favor de Putin es su deseo, determinación y disposición para realizar movimientos audaces;

Washington tiene que demostrar que sus intereses se extienden más allá de los meros yacimientos de petróleo y gas. También debe mostrar una voluntad de defender a sus aliados que se sienten amenazados por Irán. Hace apenas dos semanas, el Secretario de Estado Rex Tillerson visitó Beirut. Al igual que en visitas pasadas, este también no abordó la cuestión de Hezbolá, sino que se enfocó en resolver la disputa fronteriza terrestre y marítima entre Israel y Líbano para que las compañías estadounidenses de petróleo y gas puedan continuar sin obstáculos sus intereses en ambos países.

Sin embargo, el que cuenta sus pollos antes de nacer podría descubrir que Irán, con una presencia militar en el terreno, una visión más amplia y una mayor determinación, podría emerger de la guerra en Siria como el gran ganador, no solo militarmente sino también económicamente.

Eyal Zisser es profesor en el Departamento de Historia de Medio Oriente de la Universidad de Tel Aviv.

http://www.israelhayom.com/opinions/global-pressure-must-target-iran/?redirected=239323

 
Comentarios

Pienso que Occidente podrá empezar a estar mas tranquilo en el momento que se decida poner freno a Irán. Lo incomprensible es que aun se le permita hacer lo que les venga en gana. Verdaderamente no creo que sean tan leones como quieren aparentar.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.