Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
11 Iyyar 5778 | jueves abril 26, 2018
donativo

Palestinos: licencia para matar a los estadounidenses


El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, llamó a David Friedman, embajador de Estados Unidos en Israel, un “hijo de perro” en un discurso televisado, el 19 de marzo de 2018. (Fuente de la imagen: captura de pantalla del video MEMRI)

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

El discurso del odio y la incitación constituyen el núcleo de la narrativa palestina.

Desde hace varias décadas, los palestinos llevan a cabo una campaña masiva y despiadada de incitación contra Israel. Esta campaña ha hecho que sea imposible para cualquier árabe siquiera pensar en las perspectivas de paz con Israel. En particular, el odio palestino contra Israel no está vinculado a nada que Israel haga o deje de hacer. Por el contrario, el odio palestino hacia Israel se basa en la existencia de IsraelLos palestinos odian a Israel porque creen que los judíos no tienen derecho a un país soberano en Medio Oriente.

El discurso de odio palestino contra Israel es parte del panorama global: por ahora, nadie espera nada más de ellos. Un predicador de la mezquita palestina que llama a los judíos “descendientes de monos y cerdos” no es una historia en absoluto, sino más de lo mismo. Del mismo modo, una palestina mutilando o asesinando a un judío se ha convertido en la norma.

Llegará el día, y no está muy lejos, cuando informes de palestinos que no inciten contra Israel y los judíos serán extraordinarios. Llegará el día en que la única historia que vale la pena informar es cuando un palestino no llevó a cabo un ataque terrorista contra un judío ese día.

Se ha derramado mucha tinta sobre los esfuerzos continuos de los palestinos para deslegitimar a Israel y demonizar a los judíos. Cientos, si no miles, de tales casos han sido documentados en las últimas décadas. Nos hemos acostumbrado tanto a esta campaña palestina de incitación y adoctrinamiento que consideramos que no es diferente de un crucigrama diario en el periódico.

Esta campaña de odio e incitación siempre ha servido como catalizador para los ataques terroristas contra judíos, miles de los cuales han sido asesinados y heridos desde el establecimiento de Israel hace 70 años.

En los últimos meses, hemos sido testigos de un nuevo giro en la campaña palestina de enemistad. Israel ya no es el único objetivo de esta campaña. Para los palestinos, hay un nuevo enemigo en la ciudad: los Estados Unidos y el presidente Donald Trump y su administración.

La campaña antiestadounidense de los palestinos no tiene precedentes, por su tono y por su terminología. Nunca antes los palestinos se han atrevido a expresar desprecio, hostilidad y repulsión hacia un presidente de los EE. UU. y sus altos funcionarios.

Israel ahora puede sentirse reconfortado por el hecho  que ya no está solo en la parte superior de la lista de enemigos más buscada por los palestinos.

La retórica despiadada que los palestinos están usando contra los EE. UU. Sugiere que han decidido poner a los estadounidenses en igualdad de condiciones con Israel. La retórica abusiva también muestra que los palestinos se pierden los “viejos tiempos” de la administración Obama, que admiraban por lo que percibían como su apoyo a todo lo que los palestinos decían o hacían y sus posiciones antiisraelíes.

Los palestinos se pierden los días en que la administración Obama solía salir en público contra Israel en todos los podios disponibles, especialmente en las Naciones Unidas. Se pierden las reuniones informativas periódicas de los funcionarios estadounidenses que mostraron “corrección política” al hablar mal de los asentamientos y sentirse en apuros para decir una palabra en contra de los abusos palestinos. Echan de menos los días en que los funcionarios de la administración de Obama arremeterían, dentro y fuera del registro, contra Israel y su primer ministro, Benjamin Netanyahu. Echan de menos los días en que el Departamento de Estado a veces parecía ser más pro-palestino que los propios palestinos.

Desde diciembre de 2017, cuando el presidente Trump anunció su decisión de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, los palestinos han estado llevando a cabo una campaña sistemática de odio e incitación contra la administración estadounidense y sus altos funcionarios. A medida que pasan los días, esta campaña se intensifica en su tono difamatorio.

Difícilmente transcurre un día sin que la Autoridad Palestina (AP) o uno de sus principales representantes inicie un ataque mordaz contra la administración Trump en particular y contra los Estados Unidos en general.

Solo un recordatorio, por favor: estamos hablando de la misma Autoridad Palestina que continúa recibiendo millones de dólares en ayuda estadounidense anualmente. También estamos hablando de la misma AP cuyas fuerzas de seguridad están entrenadas y equipadas por estadounidenses y europeos. Estamos hablando de la misma AP que tiene una “misión diplomática” en Washington que participa activamente en la campaña de incitación contra los EE. UU. y su líder.

El silencio y la indiferencia de la comunidad internacional hacia la convocatoria de la ofensiva palestina sirve para animar a los líderes palestinos a intensificar sus agresiones retóricas.

Y, como es la situación con Israel, esta incitación y adoctrinamiento se está traduciendo en actos de violencia y exhibiciones de odio hacia los Estados Unidos. Las efigies ardientes de Trump y las banderas de EE. UU. se han convertido en la norma en Cisjordania y la Franja de Gaza. Atacar e intimidar a los ciudadanos estadounidenses que visitan ciudades y pueblos palestinos también se han vuelto familiares en el paisaje palestino.

Cantar eslóganes antiestadounidenses se ha vuelto tan común que a uno le queda la impresión  que los estadounidenses son responsables de la suma total de la miseria palestina, árabe y musulmana. Es solo cuestión de tiempo antes que un ciudadano o funcionario estadounidense que visite una ciudad palestina sea perjudicado o, Dios no lo quiera, asesinado. Los ciudadanos estadounidenses ya no son diferentes a un soldado o colono israelí; ellos también se han convertido en blancos legítimos de la violencia palestina. Esto es lo que la campaña de odio e incitación ha hecho al público palestino.

Cuando el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, llama al embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, “hijo de perro”, les está diciendo a los palestinos que deberían tratar a este estadounidense como tratan a los animales: sin respeto y con desdén y desprecio. En el Islam, los perros tradicionalmente se consideran ritualmente impuros.

Para muchos musulmanes, la simple vista de un perro durante la oración tiene el poder de anular las súplicas de un piadoso musulmán.

El comentario despectivo de Abbas envía un mensaje a los palestinos que no hay diferencia entre un perro “sucio” y el embajador de Trump en Israel. Abbas, que está lejos de ser ingenuo, sabe muy bien la fuerza de este insulto en el Islam: nunca lo usaría contra sus rivales en Hamas o cualquier árabe o musulmán.

Saeb Erekat, el principal funcionario de la OLP, no tiene problemas para decirle a Haley que tiene que “callarse”. ¿Erekat alguna vez se atrevería a insultar a una mujer árabe o musulmana en público? Las consecuencias serían desastrosas. La familia de la mujer nunca lo dejaría pasar, y si Erekat tuviera suerte, le dispararían solo en una extremidad. Friedman no es el único alto funcionario estadounidense que es blanco de la viciosa campaña de odio y desprecio de los líderes palestinos. La embajadora de los Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley, también encabeza la lista. El hecho de que ella es una mujer la hace aún más fácil presa.

La organización que representa a Erekat, la OLP, por cierto, a menudo es referida por los palestinos como la Organización de mentirosos profesionales.

La semana pasada, la Autoridad Palestina llevó la campaña anti-Haley a nuevas alturas de hipocresía al denunciarla como “embajadora de odio, animosidad e ideología oscura”.

El enviado estadounidense de Medio Oriente Jason Greenblatt es otro blanco frecuente de la campaña palestina de odio e incitación. Los palestinos lanzan insultos a Greenblatt prácticamente todos los días, aunque aparentemente todavía no han decidido si él también es un “hijo de un perro”.

Ahora sus líderes les dicen a los palestinos que Estados Unidos es “cómplice” de los “crímenes” israelíes. Los palestinos están furiosos  que Estados Unidos no haya condenado a Israel por defender su frontera con la Franja de Gaza contra los intentos de infiltración de Hamas en las últimas dos semanas.

Los palestinos están aún más enfadados con la administración Trump por bloquear resoluciones recientes contra Israel en el Consejo de Seguridad. Se suponía que las resoluciones condenaban a Israel por frustrar los intentos de miles de partidarios de Hamas de infiltrarse en la frontera y matar judíos. Atrás quedaron los días en que el gobierno de Obama permitiría la aprobación de tales resoluciones anti-Israel en la ONU.

Digámoslo claramente: la campaña antiestadounidense allana el camino para que los terroristas maten a los estadounidenses. Se alimenta de la ideología del grupo terrorista Estado Islámico, Al Qaeda, la Hermandad Musulmana e Irán, que considera a los Estados Unidos como el “Gran Satanás”.

La campaña palestina es una licencia para matar a ciudadanos y funcionarios estadounidenses. Sin embargo, la comunidad internacional una vez más está fallando en llamar a los palestinos por su instigación despiadada.

Ayer fue Israel. Hoy, son estadounidenses. ¿A los europeos les importaría adivinar a quién le toca el turno?

Bassam Tawil es un musulmán radicado en el Medio Oriente.

 

https://www.gatestoneinstitute.org/12147/palestinians-kill-americans

 

 
Comentarios

otra vez este personaje caradura y cinico aparece con su moral

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.