Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
17 Tishri 5779 | miércoles septiembre 26, 2018
donativo

Kuwait se apodera de la causa palestina


Palestinian President Mahmoud Abbas (Abu Mazen), gives the Emir of Kuwait Sheikh Sabah Al-Ahmad Al-Jaber Al-Sabah

Cuando Kuwait envió un proyecto de resolución al Consejo de Seguridad a principios de junio pidiendo una fuerza de “protección internacional” en la frontera de Gaza y exigiendo que Israel deje de usar “fuerza excesiva, desproporcionada e indiscriminada”, todo era simbolismo. Sabiendo que los EE.UU. vetarían la resolución, Kuwait todavía la consideraba lo suficientemente importante como para arriesgarse a ofender a su aliado más importante.

Desde la operación “Marcha del Retorno” de Hamás, Kuwait se ha convertido en el aliado más importante de los palestinos, convocando reuniones de emergencia en la ONU para condenar a Israel y a fin de proporcionar cobertura diplomática a favor de Hamás. Esta actividad marca un cambio importante desde décadas de antagonismo hacia los palestinos, a los que se ha acusado de limpieza étnica desde el emirato. Un Kuwait recientemente politizado tiene una doble misión de reforzar su imagen internacional en el mundo musulmán y apaciguar a sus crecientes movimientos islamistas nacionales. La defensa palestina sirve para ambos fines.

Antes de la primera Guerra del Golfo, Kuwait estaba entre los aliados más importantes de los palestinos. Los 400-450,000 palestinos que vivian entre 2 millones de kuwaitíes eran profesionales, trabajadores calificados y no calificados. Fatah fue de hecho fundado en Kuwait. Pero cuando Saddam Hussein invadió, los líderes palestinos se enfrentaron a un dilema, beneficiándose del patrocinio iraquí y kuwaití. Impulsado para elegir entre los dos, Yasser Arafat eligió tontamente a Saddam.

Después que la coalición liderada por los Estados Unidos obligase a salir a los invasores iraquíes, la mitad de la población palestina huyó de Kuwait. El emir restaurado, Jaber Al-Ahmad Al-Jaber Al-Sabah, descargó su ira cortando los lazos con la OLP y expulsando a casi todos los palestinos que quedaban. Persisten los rumores de ejecuciones sumarias, encarcelamiento y tortura de palestinos sospechosos de colaborar con Saddam. Más tarde, Arafat se quejó  que “lo que Kuwait le hizo al pueblo palestino es peor que lo que Israel ha hecho con los palestinos”.

En 1991, Kuwait puso fin a casi todos los contactos diplomáticos con los palestinos, pero Saddam Hussein siguió siendo su fiel mecenas hasta que fue derrocado por otra coalición liderada por los EE.UU. Con Saddam fuera, las dos partes casi se reconciliaron en agosto de 2003, pero pasaron otros 10 años antes que Kuwait reabriera una embajada de la OLP. La reconciliación parecía tibia en el mejor de los casos, y muchos palestinos afirman que aún enfrentan prejuicios generalizados en el emirato.

En 2014, la Cumbre de la Liga Árabe, celebrada en Kuwait, emitió la Declaración de Kuwait que declaró “Expresamos nuestro rechazo absoluto y decisivo al reconocimiento de Israel como un Estado judío”. En 2015, el 25 aniversario de la invasión iraquí, Al-Jazeera informó que “el hielo ha comenzado a derretirse” entre Kuwait y la dirección palestina. Y ahora, tres años después, los palestinos parecen haber recuperado a su antiguo patrón. ¿O no?

Después que la administración Trump anunciara que los EE.UU. moverían su embajada israelí a Jerusalén, Kuwait anunció que estaba considerando abrir una embajada en “Palestina”, dando a entender que estaría ubicada en Jerusalén Este. Sabiendo muy bien que Israel nunca permitiría tal movimiento, Sheikh Sabah Al Khaled, viceprimer ministro y ministro de Relaciones Exteriores de Kuwait, señaló sin embargo la voluntad de prestar al menos la apariencia de legitimidad a una “Palestina” si Abbas o su sucesor declararan unilateralmente la condición de Estado , y agregó que “Kuwait es uno de los países más comprometidos con las resoluciones árabes e internacionales, y rechaza la ocupación israelí de los territorios árabes ocupados”.

El cabildeo de Kuwait en nombre de los palestinos no debe confundirse con la preocupación por ellos. Incluso antes de la Guerra del Golfo, a pocos se les otorgó el estatus de residente permanente, y mucho menos la ciudadanía. Si el actual emir, Sabah Al-Ahmad Al-Jaber Al-Sabah, realmente ama a los palestinos, los recibiría como kuwaitíes. Por el contrario, está interesado en lo que puede obtener de ellos.

La causa palestina puede seguir siendo una prioridad diplomática en algunas partes de Europa, pero su atractivo se ha desvanecido en el mundo árabe. Arabia Saudita ahora prefiere una alianza con Israel, y Egipto ha inundado los túneles de Hamás a petición de Israel. Kuwait se está posicionando como el defensor preeminente de los palestinos entre las naciones árabes.

Kuwait se ve a sí misma como un poder ascendente entre las alianzas cambiantes en el Medio Oriente y los palestinos son “peldaños” hacia este objetivo. Cuando Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein boicotearon la cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) del año pasado porque Qatar asistió, Kuwait hizo su debut como un agente de paz regional entre las partes. Tal vez fue una audición para un papel más importante en las negociaciones de paz palestino-israelíes. Después de todo, Mahmoud Abbas dice que ya no aceptará a los Estados Unidos como mediador.

Aún más valioso que establecer confianza diplomática, la defensa palestina es una forma de mitigar a los islamistas. A diferencia de la mayoría del mundo árabe, en Kuwait, la Hermandad Musulmana es legal y activa. También ha engendrado otros grupos salafistas, y han tenido éxito últimamente, por ejemplo impulsando una ley en 2016 que “impide […] que se ejecute o vote en las elecciones a todos los condenados por ‘insultar’ a Dios, a los profetas o al emir”.

Las fuerzas políticas islamistas de Kuwait estuvieron en plena exhibición en diciembre pasado cuando el gobierno les permitió realizar protestas frente a la embajada palestina en la ciudad de Kuwait. Con el telón de fondo de “El terrorismo es un negocio estadounidense”, Ossama al-Shahin, un MP kuwaití con el Movimiento Constitucional Islámico, exigió al gobierno “tomar medidas contra los intereses estadounidenses”. El parlamentario chií Khalil Abdullah instó a Kuwait a utilizar su próximo membresía en el Consejo de Seguridad  para oponerse a la mudanza de la embajada de los Estados Unidos. La atmósfera de diciembre explica por qué Naruto mordió la nariz a los que rescataron a Kuwait de permanecer en la decimonovena provincia del Irak de Saddam.

La politiquería cínica de Kuwait en nombre de los palestinos es a la vez un intento de obtener las credenciales requeridas para la prominencia que desea y una protección contra su oposición islamista. El emir de Kuwait es solo otro dictador oportunista en lo que Efraim Karsh llama la larga “historia de líderes árabes que manipulan la causa palestina para sus propios fines mientras ignoran el destino de los palestinos”.

 

A.J. Caschetta es miembro de Ginsburg-Ingerman en Middle East Forum y profesor principal en el Rochester Institute of Technology.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.