Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
22 Sivan 5779 | martes junio 25, 2019
donativo

Un dispositivo israelí dentro del corazón baja la presión en insuficiencias cardiacas graves

El Institut del Cor del hospital Germans Trias prueba en Europa el invento israelí


Entre el 10% y el 20% de afectados no responde a la medicación y su corazón se convierte en una olla de presión

Un dispositivo dentro del corazón baja la presión en insuficiencias cardiacas graves
Un implante comunica las aurículas para reducir la presión (LV)
,

Parece un diábolo de unos 12 milímetros, pero sirve para bajar la presión en corazones con graves insuficiencias cardiacas que no responden a la medicación y acaban en el hospital cada dos por tres y con grave riesgo de muerte.

El dispositivo desarrollado en Israel, y probado en Europa en dos pacientes del hospital Germans Trias de Badalona por el equipo del Institut del Cor, se coloca entre las dos aurículas de manera que pase un poco de la sangre de la aurícula izquierda a la derecha.

La insuficiencia cardiaca, cuando el corazón no puede bombear con eficacia la sangre que le entra de los pulmones para distribuirla por todo el cuerpo, provoca un almacenamiento excesivo en la parte izquierda del corazón que acaba causando el encharcamiento de los pulmones o el fallo eléctrico del propio músculo cardiaco.

“La medicación permite bajar la presión y mantener a raya esa insuficiencia, pero entre el 10% y el 20% de los pacientes no responde. El corazón entonces es una olla de presión y hay que darle salida. Es lo que hace el dispositivo de comunicación”, explica Toni Bayès, director del Institut del Cor de Can Ruti.

Las pruebas en dos pacientes –y en los otros cinco que se han hecho en CanadáEstados Unidos e Israel– han funcionado bien y el siguiente paso será un estudio con muchos más hospitales y 400 pacientes de todo el mundo. “Tenemos que determinar si realmente es mejor que lo que hay ahora”, aclara el cardiólogo.

Corazon

Corazon (Alan Jürgens)

Una de las dificultades del nuevo tratamiento es que “agujereamos la pared y eso es romper un dogma en cardiología. Hasta ahora, los orificios los cerrábamos, no los abríamos. Además hay que ser muy exactos en la colocación, si se moviera sería un problema grave, o si el paso que permite el dispositivo fuera excesivo o demasiado pequeño. Tiene que pasar la cantidad justa de sangre de un lado a otro, ni más ni menos”, explica Toni Bayès.

Participan en el ensayo de Badalona sus expertos en insuficiencia cardiaca, los de hemodinámica, que abren paso en las arterias obstruidas, los de electrofisiología, que corrigen las arritmias, y los anestesistas. El dispositivo se inserta con un catéter que llega al corazón a través de la femoral. Atraviesa el tabique entre las dos aurículas y se retira la vaina. Las dos partes del diábolo se abren y fijan el dispositivo para que la sangre pase por el orificio practicado.

Parece un invento sencillo para solucionar un problema tan complicado que es aún hoy la primera causa de ingreso y reingreso en los hospitales. “La insuficiencia cardiaca tiene cifras epidémicas. Hemos bajado drásticamente la mortalidad en pocos años, pero la padecen en Europa 10 millones de personas y sólo en Catalunya, 150.000. Hablamos de ahogarse al mínimo esfuerzo, vestirse por ejemplo. Son personas con mala calidad de vida, muchos ni salen de casa, y con un gran riesgo de mortalidad”.

Una de las pacientes que participaron en el ensayo notó una mejoría espectacular en apenas una semana. “Llevaba 10 años con el tratamiento máximo y se ahogaba al mínimo esfuerzo. Es una enfermedad muy angustiosa e invalidante”.

La mayoría se diagnostica en torno a los 65 años. Abundan fumadores y con mucha frecuencia tienen sobrepeso y, como consecuencia, probablemente diabetes.También infartados que se recuperaron perfectamente pero no cambiaron de vida y vuelven a infartarse dejando las paredes del corazón muy frágiles. O los que padecen hipertensión y acaban engrosando las paredes del corazón haciéndolo poco flexible. Y cuando hay mucho azúcar circulante, el riesgo es que se obstruyan poco a poco vasos por todo el organismo creando disfunciones en el riñón, el corazón, el cerebro.

En estas circunstancias, se convierte en una tarea difícil y poco eficaz bombear la sangre que llega cargada de oxígeno de los pulmones para distribuirla por todo el cuerpo.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.