Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado diciembre 7, 2019
donativo

La Autoridad Palestina intenta evitar una “crisis real” con Arabia Saudita


Foto: Abbas y el rey Salman.

En medio de las crecientes tensiones entre los palestinos y Arabia Saudita, la Autoridad Palestina está considerando el envío de una delegación de alto nivel a Riad para mantener conversaciones urgentes con miembros de la familia real saudita y funcionarios del gobierno sobre la forma de evitar un mayor deterioro en las relaciones entre ambos.

Sin embargo, parece haber un problema: los saudíes no están respondiendo a las peticiones palestinas de organizar una visita de este tipo.

“Estamos en medio de una crisis real con Arabia Saudita”, dijo un funcionario de la Autoridad Palestina a The Jerusalem Post. “Parecen estar muy enojados con nosotros.”

Las relaciones entre palestinos y saudíes se complicaron hace unos dos años, principalmente por los estrechos vínculos del reino con la administración del presidente estadounidense Donald Trump y el aparente acercamiento de Riyadh a Israel.

En varias manifestaciones en Judea y Samaria y Gaza, los palestinos han quemado carteles del rey Salman bin Abdel Aziz y del príncipe heredero Mohammed bin Salman, junto con los del primer ministro Benjamin Netanyahu y Trump.

“Estamos estudiando seriamente la posibilidad de enviar una delegación de altos funcionarios palestinos a Riad para evitar que la crisis se agrave”, dijo el funcionario al Post. “Vemos a Arabia Saudita como un actor clave en la región, y su apoyo al pueblo y la causa palestinos ha sido muy apreciado desde hace mucho tiempo”.

La crisis entre las dos partes alcanzó su punto álgido el pasado mes de junio, cuando Arabia Saudí fue uno de los primeros Estados árabes en confirmar su participación en el seminario económico dirigido por Estados Unidos en Manama, Bahrein, a pesar de los llamamientos palestinos para boicotear la conferencia.

En la conferencia, la administración Trump dio a conocer la parte económica de su plan de paz para Oriente Medio.

Funcionarios y activistas políticos palestinos acusaron a los países árabes que participaron en el seminario de Bahrein de “apuñalar” a los palestinos por la espalda.

Una encuesta de opinión pública publicada por el Centro Palestino de Investigación y Políticas, con sede en Ramallah, inmediatamente después del seminario, encontró que el 80% de los palestinos ven la participación de los países árabes como un “abandono” de la causa palestina.

Además, los palestinos han acusado a Arabia Saudita y a algunos Estados árabes de promover la normalización con Israel, en violación de las resoluciones e iniciativas de la Liga Árabe, incluida la Iniciativa de Paz Árabe de 2002, en la que se afirma que los árabes sólo establecerían relaciones normales con Israel después de una retirada total a las líneas anteriores a 1967 y el establecimiento de un Estado palestino independiente y soberano.

Los informes sobre las tensiones entre Ramallah y Riad surgieron a finales de 2017, cuando se citó a funcionarios palestinos que afirmaban que el príncipe heredero saudí Mohammad bin Salman bin Abdulaziz Al Saud, conocido coloquialmente como MbS, había amenazado a Abbas durante una reunión para que fuera destituido del poder si no cooperaba con el reino.

Los informes, que no han sido negados por los palestinos y los saudíes, también afirman que el príncipe heredero ha estado tratando de presionar a Abbas para que trabaje con la administración Trump y acepte su próximo plan de paz.

Otro funcionario palestino se quejó más tarde de que el príncipe heredero, de 33 años, fue “muy grosero” con Abbas durante su reunión.

“Nos fuimos bajo la impresión de que estábamos sentados con un matón sin educación que intentaba dictarnos cosas”, dijo el funcionario al Post.

A principios de este año, un periódico afiliado a Hezbollah en el Líbano, Al-Akhbar, afirmó que el Príncipe Heredero ha ofrecido a Abbas 10.000 millones de dólares para aceptar el acuerdo de paz de Trump. Abbas supuestamente rechazó la oferta, diciendo que “significaría el fin de mi vida política”.

A pesar de las tensiones, los funcionarios y portavoces de la AP y de Arabia Saudita han tenido cuidado de no lavar la ropa sucia en público.

Sin embargo, eso no ha impedido que los palestinos y los sauditas comunes participen en campañas de difamación mutua en los medios de comunicación social.

El ataque del 23 de julio por parte de los palestinos contra un bloguero saudí durante una visita a la mezquita de Al-Aqsa en el Monte del Templo ha agravado aún más las tensiones entre Ramallah y Riyadh. El blogger, Mohammed Saud, formaba parte de una delegación de periodistas árabes invitados por el Ministerio de Asuntos Exteriores a visitar Israel.

La dirección de la Autoridad Palestina se ha abstenido de comentar el incidente, lo que ha sido interpretado por algunos palestinos y saudíes como una aprobación tácita del ataque contra el visitante saudí.

Los palestinos acusaron al bloguero y a sus colegas de participar en la normalización con Israel y de violar las resoluciones árabes y palestinas que pedían boicotear a Israel.

Los vídeos de palestinos escupiendo a la cara del bloguero, tirando sillas de plástico y lanzándole insultos fueron considerados tan humillantes que incluso los saudíes que se oponen a la normalización con Israel han salido a la luz contra los palestinos.

Muchos usuarios de los medios sociales saudíes acusaron a los palestinos de ser “ingratos” hacia el reino y otros países árabes después de décadas de ayuda financiera a la OLP (antes de la firma de los Acuerdos de Oslo de 1993).

Además, acusaron a los palestinos de hipocresía y afirmaron que los líderes palestinos se habían “vendido” a Israel hace muchos años. Otros acusaron a los palestinos, en particular a Hamás y a la Yihad Islámica, de alinearse con Irán y de “conspirar” contra Arabia Saudí y el mundo árabe.

“Ellos los palestinos dicen que Jerusalem es para todos los musulmanes, pero fueron los primeros en vender Jerusalem a Israel”, comentó la prominente activista saudita por los derechos de las mujeres y bloguera Souad al-Shammary. “Hamas ha traicionado a Arabia Saudita y a los árabes, y apoya a Irán, la fuente del terrorismo”.

En los últimos meses, varios saudíes han publicado vídeos y comentarios en los medios sociales denunciando en los términos más enérgicos posibles a los palestinos. Algunos han llamado a los palestinos “mendigos” y “sin honor”.

Rawafed bin Saeed, un ciudadano saudí que se describió a sí mismo como poeta, escritor y periodista, publicó un vídeo en sitios de medios sociales en los que lanzó un ataque mordaz contra los palestinos. “Los palestinos no son árabes”, dijo. “Son cobardes e inescrupulosos. Son restos de otros pueblos. Los judíos están más cerca de nosotros. Los judíos son más honorables que tú”.

Expresando su indignación por la quema de fotos del monarca y príncipe heredero saudí por parte de los palestinos, el hombre saudí señaló que la AP y Hamás se han culpado mutuamente de las protestas antisauditas. “¿Por qué no se manifiestan los palestinos contra Irán, Hezbolá y Turquía? “Ellos son los que pisotean a los palestinos. En cambio, los palestinos se están manifestando contra Arabia Saudí, que les ha estado ayudando. Damos a los palestinos, y a cambio nos maldicen”.

Los palestinos, por su parte, también han recurrido a los medios sociales para expresar su repulsa por las políticas pro-estadounidenses de Arabia Saudí y su supuesto acercamiento a Israel.

Decenas de vídeos y comentarios que ridiculizan a los saudíes y denuncian a la familia real como “traidores” y “títeres” en manos de Estados Unidos e Israel han llenado Facebook y Twitter en los últimos meses.

Uno de los populares puestos anti-Saudí: “Cuando los miembros descalzos de la Casa de Saud pastaban sus camellos, Hebrón fabricaba zapatos.”

La fabricación de calzado ha sido durante mucho tiempo una industria próspera en Hebrón.

Otro video que se ha vuelto viral en los medios sociales muestra a una mujer, que se cree que es palestina, pisoteando una bandera saudita. Añadiendo el insulto a la herida, la bandera está inscrita con el credo islámico, o shahada: “No hay más dios que Alá; Mahoma es el Mensajero de Dios”.

Más recientemente, otro vídeo en el que cantantes palestinos se burlaban de la familia real saudí fue objeto de fuertes condenas por parte de muchos saudíes. “Maldita Arabia Saudita, y que Dios le queme el cerebro a[el príncipe heredero] bin Salman”, cantaron los palestinos. También denunciaron a Bahrein como un “agente” de los Estados Unidos.

En respuesta, los ciudadanos saudíes y de otros Estados del Golfo lanzaron una campaña antipalestina sin precedentes titulada “Vendieron su causa y nos maldijeron”, en referencia a las acusaciones de hace décadas de los árabes de que los palestinos fueron los primeros en renunciar a sus derechos y hacer concesiones a Israel.

En un intento de aliviar las tensiones entre las dos partes y distanciarse de la campaña de desprestigio contra Arabia Saudí, los líderes de la AP en Ramallah emitieron una declaración rechazando las “voces disonantes” contra los saudíes y otros países árabes. La declaración condenaba los ataques contra los países árabes y expresaba “agradecimiento” por las posiciones del rey saudí y su príncipe heredero en apoyo a los palestinos.

Sin embargo, el esfuerzo de la AP por poner fin a la crisis con Arabia Saudí no ha tenido éxito hasta ahora. El fin de semana pasado, la cadena de televisión Al-Arabiya, de propiedad de Arabia Saudita, entrevistó a Fadi Elsalameen, un activista político palestino radicado en Estados Unidos y crítico de Abbas y de la dirección palestina desde hace mucho tiempo.

La decisión de entrevistar a un palestino y proporcionarle una plataforma para hablar sobre la corrupción y el mal gobierno en la Autoridad Palestina fue probablemente el resultado de las instrucciones de miembros de la familia real saudí.

El sábado, la facción gobernante de Abbas, Fatah, condenó al canal de noticias panárabe saudí por entrevistar a un “personaje dudoso” y permitirle atacar a la dirección palestina. En un comunicado, Fatah acusó a la red de “poner en duda la posición de la dirección palestina, que se enfrenta a la conspiración del Tratado del Siglo”, y exigió que Al-Arabiya se disculpara públicamente por su “error inmoral”.

Los palestinos dijeron el sábado que el ataque de Fatah contra Al-Arabiya se dirigió principalmente contra la familia real saudí.

“Obviamente, nos dirigimos hacia una gran crisis entre Arabia Saudita y los palestinos”, dijo un académico palestino retirado que trabajó durante más de tres décadas en varios estados del Golfo.

“Hay una sensación de que las cosas se están saliendo de control. Si no arreglamos la situación, los palestinos de Arabia Saudita y otros países árabes pagarán un alto precio. No debemos olvidar lo que sucedió después de la invasión de Saddam Hussein a Kuwait”, dijo, refiriéndose a los 200.000 palestinos que huyeron o fueron expulsados de Kuwait en 1990-1991. “Pagamos un alto precio después de la liberación de Kuwait por nuestro apoyo a la invasión. Asegurémonos de no repetir los errores del pasado”.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.