Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado octubre 12, 2019
donativo

No hay documentos que amedrenten antisemitas


Hace ya varios días, poco antes de comenzar la ronda de discursos en la Asamblea General de Naciones Unidas cuyo formato fue muy gráficamente calificado de obsoleto por el Presidente de El Salvador, la Organización dio a conocer un informe del vocero del grupo de trabajo sobre  libertad de religión, en el cual dicho vocero, Ahmed Shaheed de Moldavia, 55 años, diplomático de carrera dentro de ONU, señaló: ”Estamos profundamente preocupados por el creciente antisemitismo de grupos supremacistas y nazis y por miembros del Islam radical, que utilizan consignas, imágenes y estereotipos conspiratorios que no hacen otra cosa que incitar a la hostilidad, discriminación y violencia contra los judíos”.

 

Shaheed, un experto en derechos humanos fue designado para hacer su trabajo sobre libertades religiosas por el Consejo de DDHH de la ONU, y a este organismo entregó su informe. El mismo ha sido catalogado como “sin precedentes” por la delegación de Israel en ONU y por organizaciones judías, ya que denuncia antisemitismo desde todos los ángulos y además exige que se tomen acciones para prevenirlo.

 

No es muy habitual, por no decir inexistente, que en un informe de la ONU, se escriba:” Expresiones que estereotipan a los judíos, que rechazan el derecho de Israel a su existencia, y que abogan por la discriminación anti judía, deben ser claramente condenadas”.

 

Shaheed es muy contundente al rechazar la banalización del Holocausto, al condenar las comparaciones de Israel con el nazismo señalando que eso es antisemita y además niega la existencia del sionismo como movimiento nacional del pueblo judío,” Shaheed subraya que la ONU tiene un rol vital en el combate contra el antisemitismo y en la protección de las comunidades judías en el mundo.Shaheed señala que la violencia, la discriminación, y las expresiones de hostilidad motivadas por el antisemitismo son un serio obstáculo contra la libertad de religión o cualquier creencia. Agrega que el antisemitismo crece, y no sólo en países con comunidades judías grandes sino en todos lados incluyendo países donde casi no viven judíos.

Shaheed advierte que si los gobiernos no combaten el antisemitismo, no sólo desprotegen a sus ciudadanos judíos sino a las minorías en general. Cuando no se combate el antisemitismo, éste se convierte en tóxico para la democracia y para toda la sociedad. La sociedad civil, los medios de difusión y la ONU deberán tomar en serio esta amenaza, combatirla con educación adecuada, y asumir que el antisemitismo es un problema de todos. Y para cerrar, Shaheed considera necesario e imprescindible que todos los Estados asuman la definición de antisemitismo adoptada por el IHRA (Organismo Internacional de Investigación sobre Antisemitismo), un tema que abordamos hace poco en esta columna de Radio JAI.

 

Shaheed ha sido honesto y valiente. Denuncia realidades que rompen los ojos y sobre las cuales la propia ONU tiene un doble discurso. Va a entregar este contundente informe a un Consejo de DDHH que hace lo que Shaheed condena en su trabajo. En el Consejo de DDHH de la ONU se estereotipa a Israel, se demoniza a Israel, se mantiene un auto denominado ítem 7 que es un conjunto de resoluciones anuales contra Israel sin análisis serio ni por casualidad y violando las normas del Consejo de no singularizar países, y es en el Consejo de Seguridad donde dictaduras aberrantes como Venezuela, Cuba, Irán y tantas otras hacen alegatos de odio tal cual los describe Shaheed.

 

Así que por un lado, es alentador que al menos haya un funcionario de ONU que escriba con honestidad sobre antisemitismo. Pero no seamos ingenuos: lo que él pide que no se haga y que se combate, lo hacen todos los días sus colegas.

 

Muy pocos días después comenzó el festival anual de discursos que no escucha nadie. Es lo que se llama reunión anual de la Asamblea General de Naciones Unidas número 74.

 

El dictador turco Erdogan expuso mapas sobre Israel y la Autoridad Palestina. Erdogan no habló de la negativa de los países árabes a aceptar la Resolución 181 de la Asamblea General de la ONU, el plan de partición de 1947 que había creado tanto el Estado judío como uno árabe. Ni habló de las agresiones posteriores para “echar a los judíos al mar”. Tampoco mencionó que Turquía asesina a la minoría kurda, que no reconoce haber hecho el primer genocidio del siglo 20 contra los armenios. Hizo lo anunciado por Shaheed en su informe: incitar a la violencia a través de un mensaje de odio para crear en lo posible una ola de antisemitismo mayor a la ya existente. La ONU de Shaheed no es la ONU de Erdogan.

 

Fuera del recinto de la Asamblea General, este lunes pasado, el comandante en jefe de la Guardia Revolucionaria de Irán, Hosein Salamí dijo sobre Israel: “Este régimen siniestro  debe ser eliminado de la geografía mundial y esto ya no es un sueño sino un objetivo alcanzable”.Salamí hizo hincapié en que la Revolución Islámica  ha conseguido “la capacidad de destruir el régimen sionista”.

 

Al fin y al cabo, el informe de Shaheed quedará como antecedente de una acción de buena fe de un honesto diplomático maldivo. Mientras tanto, la impunidad para la incitación y agresión antisemita seguirán su camino. Y cuidado con las expresiones aparentemente inocentes. Con tal de atacar a Estados Unidos, el enemigo latinoamericano por excelencia, varios representantes de la región que hablaron esta semana en la ONU no olvidaron decir que el Tratado Nuclear con Irán es importante para la paz mundial.

 

¿Ah sí? El Irán que destruyó la AMIA, el Irán que se jacta que va a borrar del mapa a un miembro de la ONU, el Irán que ataca a Arabia Saudita, el Irán que financia a Hamas para matar civiles judíos, el Irán que respalda a Hizbollah para secuestrar Líbano, ese Irán que jamás cumplió lo que exige la agencia atómica y sigue tras sus bombas nucleares ¿es importante para la paz mundial? Sí, eso es lo que tienen que sostener Venezuela y Cuba por recibir el apoyo iraní. Pero no es lo que uno esperaría de los pocos países que todavía en esta región apoyan a Maduro y ya que estamos, dicen esas barbaridades amparando a Irán.

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.