Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes agosto 4, 2020
donativo

Manifestante chiita en Beirut destruye su documento membrecía de Hezbolá quejándose: Nos estamos muriendo de hambre; a Hezbolá y a Amal no les importa; sus críticos están acusados ​​de colaborar con Israel


Para ver el video del manifestante chiita libanés Hussein Ali Matar en el portal MEMRI TV, pulse aquí o debajo.

«Soy chiita de Baalbek-Hermel… me muero de hambre, todos nos estamos muriendo de hambre allí»

Hussein Ali Matar: «Pedí hablar con la Red Al-Arabiya para transmitirles mi mensaje. Soy chiita de Baalbek-Hermel. En resumen, me estoy muriendo de hambre. Todos nos estamos muriendo de hambre allí. Estamos dispuestos a hacer cualquier trabajo. Les digo, solicité trabajo en el Hospital Dar Al-Amal, pero uno necesita tener contactos con el Movimiento Amal. Solicité trabajo en una fábrica, pero de nuevo, necesitas tener conexiones con el Movimiento Amal. Para cualquier trabajo al que me postule, necesito tener conexiones con Hezbolá o con Amal.

«Soy chiita y tengo una deuda de 2 millones de libras libanesas debido a la renta del alquiler. Ayudo a cuatro hermanas y a un hermano y no he tenido un trabajo desde hace ya más de seis o siete meses. Voy a todas partes, pero nadie me ayuda. «Dicen que no hay nada que puedan hacer».

«¿Creen que estoy bien alimentado solo porque pertenezco a Hezbolá? Estoy en la misma situación que todos los demás»

«Solía ​​trabajar para Hezbolá y me dejaron ir. ¿Y ahora qué? Este es mi documento membrecía del partido. Este documento muestra que soy voluntario de la organización de salud islámica de Hezbolá – Yo, hijo de Hezbolá – me estoy muriendo de hambre. Los otros siguen hablando de las armas de la resistencia. Nadie toca las armas de la resistencia. Todos apoyamos la resistencia contra Israel, pero nos estamos muriendo de hambre. Uno necesita alimentarse para combatir.

[…]

«¿Creen que estoy bien alimentado solo porque pertenezco a Hezbolá? Estoy en la misma situación que todos los demás.

[…]

«Durante las elecciones, el Consejo para el Desarrollo y la Reconstrucción nos prometió sobre Baalbek-Hermel. Ellos deberían ir hacia Baalbek-Hermel y ver cómo la gente se está muriendo de hambre. Con mis propios ojos, vi gente comiendo de la basura. Hay gente en Baalbek-Hermel que come de la basura. Lo vi con mis propios ojos. La gente está enferma y cansada de aguantar hambre».

[…]

«Usted se ofreció como voluntario por Hezbolá, ¿por qué no le ayudaron?»

Reportero: «Usted se ofreció como voluntario por Hezbolá. ¿Por qué no le ayudaron?»

Matar: «No lo sé, pregúnteles. Toqué a su puerta 100 veces. Le digo que fui a la oficina de Hashim [Safi Al-Din] en el suburbio de Dahieh. No me quiso atender. Envió a su asistente. Le dije que quería trabajar y este me dijo: ‘¿Qué quiere que haga? No hay trabajo en el país».

«¿Qué quiere usted decir con que no hay trabajo? Cuando me pidió que votara por usted, lo hice. ¿Cómo es que no hay trabajo en el país? Ahora le dicen a la gente que se marchen de [la manifestación]. ¿Por qué se irían? [Cada uno de los que están en el poder] cobran entre $1.000 y $1.500, mientras que yo no cobro nada, ni siquiera una libra libanesa al mes».

[…]

«Si alguien que no pertenece a Hezbolá o al Movimiento Amal quiere ayudarnos, ellos lo convierten en un colaborador de Israel»

«Si no pueden ayudarnos, deberían renunciar y dejar que otros nos ayuden. Si alguien que no es de Hezbolá o del Movimiento Amal desea ayudarnos, lo convierten en un colaborador de Israel. Estoy hablando con usted ahora y mañana dirán que soy un traidor, que traicionó a la resistencia y se convirtió en un aliado de Israel».

[…]

Reportero: «¿Qué está usted haciendo?»

Matar muestra su documento de identificación de Hezbolá a la cámara,

Matar: «Voy a despedazar este documento. No lo quiero.

[…]

«Eso es. Soy un traidor…»

Matar destruye su documento de identificación de Hezbolá,

Dirigiéndose a Nabih Berri: «¿Cómo es que sus hijos se marchan para los Estados Unidos y eso está bien, pero si nosotros decimos una sola palabra, nos hace ser colaboradores [de Estados Unidos e Israel]?»

«Que me llamen traidor, no me importa, mientras viva con dignidad en lugar de llamar a las puertas de gente, buscando un pedazo de pan. Los altos mandos deberían tener esto en cuenta. Al presidente del Parlamento Nabih Berri, seré honesto con usted: Berri, usted ha sido presidente del Parlamento durante 30 años. Usted posee billones de dólares y sus hijos viven en los Estados Unidos. ¿Cómo es que sus hijos van a Estados Unidos y eso está muy bien, pero si nosotros decimos una sola palabra, nos convertimos en colaboradores? La gente en Estados Unidos es honorable, pero cuando nosotros, en el Líbano, buscamos nuestro pan de cada día, nos señalan como colaboradores de Estados Unidos e Israel? Basta. Estamos cansados de escuchar que cuando alguien busca su pan de cada día, es colaborador de Israel. Nadie es colaborador de Israel. Todos los libaneses están en contra de Israel. Todo el pueblo libanés luchó contra Israel, no fueron solo los chiitas».

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.