Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles febrero 12, 2020
donativo

¿Resucitará el anti-sionismo árabe?

El viejo muro del anti-sionismo árabe se ha fracturado, pero la persistente hostilidad contra Israel podría explotar nuevamente


Se ha convertido en una sabiduría convencional señalar que el viejo muro del anti-sionismo árabe se ha fracturado. Lo he hecho yo mismo. Pero la persistente hostilidad contra Israel podría explotar de nuevo.

Una breve historia de las actitudes árabes hacia el estado judío pone este peligro en contexto:

Durante aproximadamente 20 años, 1910-1930, la enemistad hacia los sionistas fue una disputa local de poco interés para otros hablantes del árabe. Luego, el muftí de Jerusalén, Amin al-Husseini, el anti-sionista más tóxico e influyente de todos los tiempos, internacionalizó el conflicto enviando alarmas sobre los supuestos peligros para Jerusalén.

Los sentimientos nacionalistas panárabes llevaron a varios estados árabes a lanzarse militarmente para eliminar el nuevo estado independiente de Israel en 1948. El impacto de su derrota (la Nakba) provocó la caída de los gobiernos en Egipto y Siria y convirtió al anti-sionismo en la emoción política más potente de Medio Oriente.

Durante los siguientes 25 años, 1948-73, casi todos los estados árabes, con la notable excepción de Túnez, explotaron el problema palestino para distraer y movilizar a sus poblaciones sometidas. Nada más comparado con la toxicidad de este tema en términos de ira, irracionalismo y asesinato. A pesar de perder la guerra después de la guerra, incluida la derrota más desigual de la historia (Guerra de los Seis Días de 1967) los gobiernos se apegaron a su locura letal.

Finalmente, después de la guerra de octubre de 1973, las pérdidas acumuladas causaron un cambio en las perspectivas. La innovadora visita de Anwar Sadat a Jerusalén en 1977 manifestó la primera señal importante de que los estados árabes consideran que el conflicto militar con Israel es demasiado doloroso y peligroso. Otros siguieron: un tratado de paz fallido de 1983 con Líbano, el tratado duradero de 1994 con Jordania, varios enlaces diplomáticos menores y el reciente acercamiento con Arabia Saudita y los jeques del Golfo Pérsico. A nivel estatal, entonces, 25 años de guerra intermitente fueron seguidos por 47 años de precaución.

Las décadas de propaganda anti-sionista vitriólica, sin embargo, tuvieron un profundo efecto en las poblaciones. Si los líderes sofisticados que calculan los costos y los beneficios concluyen que confrontar a Israel es una mala idea, sus sujetos quedaron atrapados en gran medida en un estado de frenesí. En parte, esto retuvo el viejo carácter panárabe mientras se acumulaba en un nuevo veneno islamista para los judíos. Ese espíritu irredentista sigue vivo y peligroso.

El Anexo A es la reciente elección presidencial en Túnez. Túnez se destaca como el país árabe menos anti-sionista de las décadas pasadas y hoy con el sistema más abierto y democrático; por lo tanto, su elección tiene una importancia descomunal como indicador.

Para sorpresa casi universal, Kais Saied lideró las dos rondas de las elecciones, ganando el 18 por ciento de los votos de septiembre en un campo de 26 candidatos y triunfando en la segunda vuelta de octubre con un 73 por ciento. Sorpresa porque Saied, de 61 años, había pasado toda su carrera como profesor de derecho constitucional y, por lo tanto, no tenía experiencia política; sorpresa porque es una figura robótica, antiestética y desagradable, con puntos de vistas inconsistentes, severos y excéntricos. Su hablar rápido pero plácido e inusualmente formal lo convierte en una rareza. Entonces, ¿qué lo impulsó de la multitud de candidatos a una victoria masiva?

Lamine Ghanmi, con sede en Túnez, descubrió que la popularidad de Saied «se vio reforzada por su postura ardiente contra Israel», afirmando que Túnez está «en un estado de guerra» con el estado judío y calificando la normalización como «una gran traición». Miles celebraron su victoria electoral tomando las calles, levantando la bandera palestina y pidiendo la destrucción de Israel.

Otros están de acuerdo con esta evaluación. El editor del periódico tunecino Assia Atrous encuentra que Saied «expresó con fuerza su sentimiento hacia los palestinos y su lucha nacionalista. Eso marcó la diferencia para él contra su rival». El académico Abdellatif Hanachi está de acuerdo: «La causa de Palestina fue determinante para él. Cambió fundamentalmente el juego». Fuera de Túnez, el político islamista egipcio Osama Fathi Hammouda ve en la victoria de Saied «un duro golpe a la normalización árabe con Israel».

Aunque la voluntad de aceptar a Israel se ha manifestado en los estados del Consejo de Cooperación del Golfo, este cambio no ha avanzado mucho. Mientras las élites árabes sunitas vean a Israel como un aliado útil, aunque discreto, contra el peligro real que representa Teherán, estos sentimientos anti-sionistas serán controlados. Pero cuando eso se desvanezca, el odio anticuado al estilo palestino hacia Israel podría volver con fuerza, con consecuencias miserables.

Esa es una razón más para que los israelíes, con la ayuda estadounidense, cierren el conflicto buscando la victoria, haciendo que los palestinos reconozcan su propia derrota. Cuando los palestinos se rindan, es probable que otros árabes no persistan por mucho tiempo en su furia, pero eventualmente lo harán también.

El Sr. Pipes (DanielPipes.org@DanielPipes) es presidente del Foro del Medio Oriente. © 2020 por Daniel Pipes. Todos los derechos reservados.

Traducido al español por Silvana Goldemberg

Original en Inglés: Will Arab Anti-Zionism Revive?

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.