Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes julio 31, 2020
donativo

Lo que el Corán realmente dice…

El Qur'an Dice Que Dios Dió La Tierra De Israel A Los Judíos Y Los Restaurará Al Final De Los Días


Lo que el Corán realmente dice sobre Israel por el jeque y profesor de Abdul Hadi Palazzi, Abdul Hadi Palazzi (en árabe: شيخ عبد الهادي بالاتسي), (nacido el 24 de enero de 1961) es el secretario general de la Asamblea Musulmana italiana y el Khalifah para Europa de la Orden Qadiri Sufi.

 

El jeque y profesor Abdul Hadi Palazzi explica que el Corán dice que Dios dio la Tierra de Israel a los judíos y los restaurará al Final de los Días.

 

Palazzi  en 1989 fue nombrado miembro de la Junta de Directores de la Asociación Musulmana Italiana (AMI) y luego eligió a su Secretario General. En 1991 se le pidió que actuara como Director del Instituto Cultural de la Comunidad Islámica Italiana (ICCII), con un programa basado en el desarrollo de la educación islámica en Italia, la refutación del fundamentalismo y el fanatismo, y una profunda participación en el diálogo interreligioso, especialmente con judíos y cristianos.

 

El jeque Palazzi explica:

EL QUR’AN DICE: «A Moisés [Alá] le dimos nueve señales claras. Pregúnteles a los israelitas cómo apareció [Moisés] por primera vez entre ellos. Faraón le dijo: ‘Moisés, puedo ver que estás hechizado’. «Usted sabe muy bien», respondió [Moisés], «que nadie más que el Señor de los cielos y la tierra ha revelado estas señales visibles. Faraón, estás condenado».

 

«Faraón trató de asustarlos [a los israelitas] fuera de la tierra [de Israel]: pero nosotros [Allah] lo ahogamos [a Faraón] junto con todos los que estaban con él. Entonces Nosotros [Allah] les dijimos a los israelitas: ‘ esta tierra [la Tierra de Israel]. Cuando se cumpla la promesa del más allá [Fin de los Días], Nosotros [Alá] los reuniremos [a los Israelitas] todos juntos [en la Tierra de Israel]».

 

«Nosotros [Alá] hemos revelado el Corán con la verdad, y con la verdad ha descendido. Te hemos enviado a [Muhammed] solo para proclamar buenas noticias y advertir».

 

[Corán, «Viaje nocturno», capítulo 17: 100-104]

 

Palazzi comenta: “Dios quería dar a Abraham una doble bendición, a través de Ismael y a través de Isaac, y ordenó que los descendientes de Ismael vivieran en el desierto de Arabia y Isaac en Canaán.

El Corán reconoce la Tierra de Israel como herencia de los judíos y explica que, antes del Juicio Final, los judíos volverán a vivir allí. Esta profecía ya se ha cumplido.

 

 

LOS MUSULMANES DEBEN RECONOCER EL ESTADO DE ISRAEL COMO ESTADO JUDÍO

 

¿Hay alguna razón fundamental que prohíba a los musulmanes reconocer a Israel como un Estado amigo?

 

Me doy cuenta de que la opinión popular da por sentada una respuesta negativa a la pregunta anterior. Sin embargo, mi enfoque no se basa en la opinión popular o la situación política actual, sino en un análisis teológico de fuentes islámicas auténticas.

 

Ver el regreso de los judíos a Israel como una invasión occidental y los sionistas como colonizadores recientes es nuevo. No tiene base en la auténtica fe islámica. Según el Corán, ninguna persona, pueblo o comunidad religiosa puede reclamar un derecho de posesión permanente sobre ningún territorio. La Tierra pertenece exclusivamente a Dios, y Él es libre de confiar la soberanía sobre la tierra a quien quiera durante el período de tiempo que elija.

 

«Di: ‘Oh Dios, Rey del reino (1), Tú le das el reino a quien Tú quieres, y tú despojas del reino de quien Tú quieres; Tú donas con honor a quien Tú quieres, y tú bajas a quien Tú quieres. : todo lo mejor está en tu mano. En verdad, tienes poder sobre todas las cosas. «» (2) [Corán 3:26]

 

Del verso coránico anterior deducimos un principio básico de la filosofía monoteísta de la historia: Dios elige lo que le gusta en la relación entre pueblos y países. Algunas veces le da una tierra a un pueblo, y otras veces le devuelve su posesión y se la da a otra gente.

 

En general, podemos decir que Él da como recompensa por la fidelidad y toma como castigo por la maldad, pero esta regla no nos permite decir que los caminos de Dios son siempre claros y claros para nuestros ojos, ya que Sus secretos son inaccesibles para El intelecto humano.

 

Usar el Islam como base para evitar que los árabes reconozcan cualquier derecho soberano de los judíos sobre la Tierra de Israel es algo nuevo. Tales creencias no se encuentran en las fuentes islámicas clásicas.

 

Llegar a la conclusión de que el antisionismo es la consecuencia lógica de la fe islámica está mal. Esta conclusión representa la falsa transformación del Islam de una religión a una ideología secularizada.

 

Tal falsa transformación del Islam fue hecha por el difunto Mufti de Jerusalén, Haj Amin el-Husseini. Es la única persona más responsable, tanto moral como materialmente, de las repetidas derrotas árabes en su conflicto con los judíos en Israel.

 

Husseni no solo incitó a los árabes contra los judíos. También alentó la tortura y el asesinato de todos los árabes que entendieron correctamente que la cooperación árabe con los judíos era una valiosa oportunidad para el desarrollo de la Tierra de Israel. Husseini terminó su triste vida poniendo sus pervertidas enseñanzas religiosas al servicio de los malvados y paganos nazis.

 

Después de Husseini vino Jamal al-Din ‘Abd al-Nasser. Nasser basó su política en el panarabismo, el odio y el desprecio por los judíos, y una alianza con la atea Unión Soviética. Las terribles elecciones de Nasser fueron factores críticos para mantener el atraso árabe. Afortunadamente, la mayoría de los errores de Nasser fueron corregidos posteriormente por el mártir Anwar Sadat.

 

Después de la derrota del nasserianismo, los movimientos fundamentalistas islámicos hicieron del antisionismo la característica principal de su propaganda. Presentaron la negación de cualquier derecho judío a la Tierra de Israel enraizado en el Islam auténtico y derivado de principios religiosos islámicos auténticos.

 

 

LA TIERRA DE ISRAEL EN LA EXEGESIS CORÁNICA

 

El programa musulmán fundamentalista para usar el Islam como instrumento de guerra política contra los judíos encuentra un obstáculo importante en el Corán mismo. Tanto la Biblia como el Corán afirman claramente que el derecho de los israelitas a la Tierra de Israel no depende de la conquista y la colonización. Este derecho fluye de la voluntad del Dios todopoderoso.

 

Tanto las Escrituras judías como las islámicas enseñan que Dios, a través de Su siervo elegido Moisés, decidió liberar a la descendencia de Jacob de la esclavitud en Egipto y constituirlos como herederos de la Tierra Prometida. Quien afirme que la soberanía judía sobre la Tierra de Israel es algo nuevo y arraigado en la política humana niega la revelación divina y la profecía divina como se expresa explícitamente en nuestros Libros Sagrados (la Biblia y el Corán).

 

El Corán relata las palabras por las cuales Moisés ordenó a los israelitas que conquistaran la Tierra:

 

«Y [recordad] cuando Moisés dijo a su pueblo: ‘Oh pueblo mío, recuerda en memoria de ti el favor de Dios, cuando produjo profetas entre ti, te hizo reyes y te dio lo que no había dado a ningún otro entre los pueblos. Oh pueblo mío, entra en la Tierra Santa que Dios te ha asignado, y no te vuelvas ignominiosamente, porque entonces serás derrocado, a tu propia ruina. «» [Corán 5: 20-21]

 

Además, y aquellos que intentan usar el Islam como arma contra Israel siempre ignoran convenientemente este punto, el Sagrado Corán se refiere explícitamente al regreso de los judíos a la Tierra de Israel antes del Juicio Final, donde dice: «Y luego Nosotros [Alá] les dijimos a los hijos de Israel: «Permanezcan seguros en la Tierra Prometida. Y cuando llegue la última advertencia, los reuniremos en una multitud mezclada». [Corán 17: 104]

 

Por lo tanto, desde un punto de vista islámico, NO existe una razón fundamental que prohíba a los musulmanes reconocer a Israel como un Estado amigo.

 

 

ISLAM Y NORMALIZACIÓN DE RELACIONES ENTRE ESTADOS ISLÁMICOS Y ESTADO JUDÍO

 

Los documentos de la OLP no pueden considerarse de ninguna manera como islámicos. Los líderes de la OLP son una banda de delincuentes y ladrones, y los árabes serán las principales víctimas de cualquier supuesto «Estado palestino» bajo su liderazgo.

 

No creo que el Islam sea el factor que impide la normalización entre los árabes y el Estado de Israel. El verdadero problema es que los miembros de las clases dominantes en los países árabes creen que su autoridad y poder se verían amenazados por la democracia, la modernización y la educación en el mundo árabe. Utilizan una interpretación distorsionada del Islam como herramienta política, y desafortunadamente la mayoría de los árabes sin educación cree en su propaganda venenosa.

 

Creo que debemos volver a la época en que el Islam estaba a la vanguardia del progreso científico y el diálogo interreligioso. En lugar de falsos «líderes» como Gadafi, Saddam Hussein, Arafat [el-Husseini] o Yasin, los musulmanes nuevamente necesitamos verdaderos líderes como al-Ghazali, Ibn Rushd e Ibn Khaldum.

 

El rey Faysal de Irak dijo: «Los árabes, y particularmente los educados entre ellos, deben mirar al movimiento sionista con la más profunda simpatía».

 

Trágicamente, los verdaderos líderes como Faysal fueron silenciados y prevalecieron fanáticos como Haj Amin al-Husseini.

 

Las malas consecuencias de la victoria del fanatismo son claras para todos: judíos expulsados de países árabes donde vivieron en paz durante más de mil años, refugiados «palestinos», terrorismo, etc. Para evitar futuros errores, debemos aprender de los que nosotros cometimos en el pasado.

 

Desafortunadamente, hay árabes que creen que deben luchar contra Israel hasta que lo destruyan por completo (una tragedia que no creo que el Dios de Israel permita que suceda, ¡nunca más!).

 

Desafortunadamente, también hay israelíes ingenuos y tontos que creen, increíblemente para mí, que lograrán la «paz» con sus vecinos árabes al darle al asesino «Arafat» [el-Husseini] un Estado, un ejército, etc. Esto es una locura.  Se supone que vosotros los judíos sois famosos por vuestra inteligencia. ¿Cómo pueden algunos de vuestros «líderes» ser tan estúpidos?

 

Desde la perspectiva del mundo natural, no soy optimista sobre lo que depara el futuro. Sin embargo, desde la perspectiva sobrenatural de la fe, los que creemos en Dios debemos enfrentar el futuro con una actitud positiva.

 

Debemos tener fe en que veremos el día en que la paz y la prosperidad reales, que solo pueden basarse en la verdadera fe en Dios y en Su Palabra (la Biblia y la tradición rabínica para usted; la Biblia, el Corán y la auténtica tradición islámica para nosotros) se extenderá por todo el mundo. Mientras tanto, debemos trabajar juntos para prepararnos para un futuro mejor.

 

 

LOS MUSULMANES DEBEN RECONOCER LA SOBERANÍA JUDÍA SOBRE JERUSALEM

 

Desde un punto de vista islámico, ¿hay alguna razón fundamental que prohíba a los musulmanes reconocer a Jerusalem como un lugar sagrado islámico y como la capital del Estado de Israel?

 

Me doy cuenta de que la opinión popular da por sentada una respuesta negativa a la pregunta anterior. Sin embargo, mi enfoque no se basa en la opinión popular o la situación política actual, sino en un análisis teológico de fuentes islámicas auténticas.

 

JERUSALEM EN EL QURAN

 

El argumento más común contra el reconocimiento musulmán de la soberanía israelí sobre Jerusalén es que, dado que al-Quds [Jerusalem] 4] es un lugar sagrado para los musulmanes, los musulmanes no pueden aceptar que esté gobernado por no musulmanes, porque tal aceptación equivale a un traición del islam.

 

Antes de expresar nuestro punto de vista sobre esta cuestión, debemos reflexionar sobre la razón por la cual Jerusalem y Masjid al-Aqsa [la mezquita Al Aksa] mantienen una posición tan sagrada en la fe islámica.

 

Como es bien sabido, la inclusión de Jerusalén entre los lugares sagrados islámicos deriva de al-Mi’raj, la Ascensión del profeta Mahoma al cielo. La Ascensión comenzó en la Roca, generalmente identificada por los eruditos musulmanes como la Piedra Fundamental del Templo Judío en Jerusalén, referida en fuentes judías.

 

Recordar este enlace requiere que admitamos que no hay conexión entre al-Miraj [la Ascensión] y los derechos soberanos musulmanes sobre Jerusalén, ya que, en el momento en que tuvo lugar al-Miraj, la ciudad no estaba bajo el gobierno islámico, sino bajo la administración bizantina. Además, el Corán reconoce expresamente que Jerusalem juega para los judíos el mismo papel que la Meca para los musulmanes.

 

Leemos:

 

«… No seguirían tu dirección de oración (qiblah), ni serías tú quien siga su dirección de oración; ni de hecho seguirán la dirección de oración del otro …» (5)

 

Todos los comentaristas del Corán explican que «tu qiblah» [dirección de oración para los musulmanes] es claramente la Ka’bah de La Meca, mientras que «su qiblah» [dirección de oración para los judíos] se refiere al Monte del Templo en Jerusalem.

 

Para citar solo a uno de los comentaristas musulmanes más importantes, leemos en el Comentario de Qadn Baydawn: «En verdad, en sus oraciones, los judíos se orientan hacia la Roca (sakhrah), mientras que los cristianos se orientan hacia el este …» (6)

 

En completa oposición a lo que los fundamentalistas «islámicos» reclaman continuamente, el Libro del Islam [el Corán], como acabamos de ver, reconoce a Jerusalén como la dirección judía de la oración.

 

Algunos comentaristas musulmanes también citan el Libro de Daniel (7) como prueba de ello.

 

Después de revisar los pasajes relevantes del Corán sobre este asunto, llego a la conclusión de que, dado que nadie niega a los musulmanes la soberanía total sobre La Meca, desde un punto de vista islámico, a pesar de las afirmaciones infundadas y opuestas, no hay razón para que los musulmanes nieguen el Estado de Israel, que es un estado JUDÍO, completa la soberanía sobre Jerusalén.

 

 

Lugares sagrados islámicos

 

Los sentimientos antijudíos expresados por los líderes islámicos en todo el Medio Oriente no son, de hecho, de naturaleza religiosa, sino más bien política. La mejor prueba de esto es el hecho de que el antijudaísmo islámico es bastante reciente.

 

Omar puso fin a la prohibición romana que impedía a los judíos ingresar a Jerusalem, las califas omeyas de Córdoba construyeron una sinagoga para Maimónides, y Salahu-d-Din, después de derrotar a los cruzados, escribieron a los líderes judíos: «Tu exilio ha terminado. Quien quiera volver es bienvenido».

 

El difunto rey Faysal de Irak expresó abiertamente su simpatía por el movimiento sionista, mientras que el rey Abdullah de Jordania fue obligado a librar una guerra contra Israel por los otros líderes árabes.

 

Efectivamente, el Residente árabe [«palestino»] Wakf ha hecho pronunciamientos, como el Muro de los Lamentos (Kotel) no es un santuario judío, sino más bien, el muro al que estaba atado el corcel del Profeta, o, en el mejor de los casos, el muro que rodea la mezquita musulmana. El Wakf también dijo que todo Hebrón debería ser entregado a la Autoridad Árabe Residente [«Palestina»], y que a los judíos se les prohibió rezar en la Cueva de los Patriarcas.

 

Este tipo de declaraciones de los gángsters de la Organización Liberación de Palestina    [OLP] son ridículas y absurdas.

 

El Kotel (conocido en el mundo cristiano como “Muro de los Lamentos”) era efectivamente, de acuerdo con la tradición islámica, el lugar donde estaba al-Buraq [el corcel del Profeta], pero ya era una parte existente de la estructura herodiana. Los musulmanes nunca han rezado cerca de él, y nunca han tenido una relevancia especial en el Islam. Por el contrario, todos sabemos lo importante que es para los adoradores judíos.

 

Además de La Meca, ningún lugar sagrado islámico está prohibido para los no musulmanes. Fuentes históricas dicen que el profeta Mahoma entretuvo a una delegación de cristianos de Najran en la mezquita de Medina y les convocó a una misa dentro de la mezquita, un peso del hecho de que los ritos cristianos pueden incluir palabras que están en contra del Islam [como afirmar que Jesús es Dios].

 

No hay nada en el culto judío que pueda ser ofensivo para los musulmanes, y nada en la Ley Islámica impide que los judíos recen en Haram al-Sharif / Har Habayyit (el Monte del Templo), en la Cueva de Majpela o en cualquier otro Lugar que se considera sagrado por los musulmanes.

 

Cada vez que me encuentro con quienes dicen lo contrario, les pido que identifiquen una única fuente islámica autorizada como prueba legal de su reclamo. Ninguno de ellos ha respondido a tal pedido mío.

 

NOTAS

 

  1. La palabra árabe original que tradujimos como «reino» es mulk, de una raíz semítica m-l-k, que es común tanto al árabe como al hebreo. Según la terminología teológica islámica, los tres sinónimos de «reino» son mulk, malakut y jabarut. Se refieren respectivamente a los niveles de existencia físicos, psíquicos y espirituales. Por supuesto, Di-s puede llamarse Rey de todos ellos; si aquí solo se cita mulk, depende del hecho de que este versículo concierne directamente al dominio terrenal. Para denotar un reino en el sentido secular y político, el árabe comúnmente usa otra forma derivada, que es mamlakah.

 

  1. Corán 3:26. Por razones tipográficas, no es posible reproducir aquí el texto original en árabe del Corán, que sin embargo debe entenderse como citado. Así como aquí en otras citas coránicas, la traducción al inglés del significado de las palabras coránicas del árabe es mía, pero está basada en los comentarios ingleses más autorizados, como «El significado del Corán glorioso» de M. Marmaduke Pickthall (Beirut 1973 ), ‘UNA. Yusuf ‘Ali, «El Sagrado Corán – Texto, Traducción y Comentario» (Maryland 1983) y A.’ A. Maududi «El Sagrado Corán – Texto, traducción y notas breves» (Lahore 1986).

 

  1. Al usar el término «mártir» no me refiero simplemente a alguien que perdió la vida por una buena causa. Doy una traducción precisa de la palabra árabe «shahid», que identifica a un «mártir» en el sentido estrictamente religioso; es decir, alguien que pasó su vida al servicio de la causa de Di-s. Dado que hacer las paces con los antiguos enemigos es una orden coránica explícita (véase Corán 8:61), y dado que, según el Islam, la paz es Di-s mismo, cualquier creyente que sea asesinado por su búsqueda de la paz debe ser entendido como un mártir religioso. Las mismas consideraciones se aplican claramente a Itzjak Rabin. 4. Nombre árabe de Jerusalén, de la raíz q-d-s, que significa «santidad». Es una forma abreviada de Bayt al-maqdis, «la casa santificada» o «la casa del santuario», un equivalente exacto del hebreo Beth ha-mikdash. El nombre originalmente se refería solo al Monte del Templo, y luego se extendió a la Ciudad en su conjunto. Esta extensión del significado se hizo común entre los árabes desde el siglo X E.C. Las fuentes islámicas anteriores usan el nombre de Iliyia, una adaptación a la pronunciación árabe del nombre romano Aelia.

 

  1. Corán 2: 145.

 

  1. M. Shaykh Zadeh Hashiyaah ‘ali Tafsir al-Qadn al-Baydawn (Estambul 1979), vol. 1, p. 456.

 

  1. Daniel 6:10

l profesor Abdul Hadi Palazzi ha sido profesor en el Departamento de Historia de la Religión de la Universidad de Velletri (Roma, Italia).

 

En 1987, después de completar su educación secular y religiosa en Roma y El Cairo, se le pidió que sirviera como Imam (líder espiritual) para la Comunidad Islámica Italiana. Además de numerosos títulos de maestría, el Prof. Palazzi tiene un doctorado en Ciencias Islámicas por decreto del Gran Muftí del Reino de Arabia Saudita.

 

En 1989 fue nombrado miembro de la Junta de Directores de la Asociación Musulmana Italiana (AMI) y luego eligió a su Secretario General.

 

En 1991 se le pidió que actuara como Director del Instituto Cultural de la Comunidad Islámica Italiana (ICCII), con un programa basado en el desarrollo de la educación islámica en Italia, la refutación del fundamentalismo y el fanatismo, y una profunda participación en el diálogo interreligioso, especialmente con judíos y cristianos.

 

En 1997, el Instituto del Congreso Judío Mundial publicó el ensayo del profesor Palazzi titulado «El diálogo judío-musulmán y la cuestión de Jerusalén».

 

En 1997, el Prof. Palazzi se unió al Consejo Internacional de la Asociación de Raíces y Sucursales.

 

En 1998, el Prof. Palazzi y el Dr. Asher Eder (Jerusalén, Israel) cofundaron la Comunidad Islam-Israel, que promueve una actitud musulmana positiva hacia los judíos e Israel sobre la base de lo que el Prof. Palazzi cree que son las enseñanzas auténticas de Muhammed como se expresó en el Corán y Hadith (tradición oral musulmana). El Prof. Palazzi sirve como co-presidente musulmán de la Comunidad. El Dr. Eder es el copresidente judío.

 

Lo que el Corán realmente dice

http://www.templemount.org/quranland.html

 

 
Comentarios

El coran dice cosas contradictorias entre si, y cada cual pues, es libre de enfatizar o quedarse con aquello que mas le «agrade al oido» … todo radica pues en su interpretacion, la cual recae en exclusiva en los clérigos e imanes autorizados para ello, segun sea su tendencia doctrinária, dado que en el islam, a diferencia de lo que sucede en el judaismo o el cristianismo, no existe el debate teologico como tal, sino tan solo la acatacion pura y simple a su dictado…

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.