Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles agosto 5, 2020
donativo

¿Por qué los medios de comunicación occidentales están predispuestos contra Israel?

Muchos periodistas extranjeros parecen ver el conflicto en la línea de "buenos (palestinos) versus malos (Israel)". Se despiertan todas las mañanas y buscan cualquier historia que refleje mal sobre Israel. Los corresponsales extranjeros luego contratan a palestinos para ayudarlos a difundir mentiras sobre Israel.


 

  • Lo que es particularmente inquietante sobre el despido de Hamad es que Associated Press sabía que uno de sus trabajadores palestinos estaba involucrado en actividades contra Israel, pero no pudo detenerlo. Hamad incluso ignoró las reiteradas advertencias de sus empleadores contra la realización de actividades políticas.
  • Si Hamad había violado «repetidamente» las políticas de AP al participar en actividades políticas antiisraelíes, ¿Por qué se le permitió continuar cubriendo los asuntos palestinos a pesar de que sus empleadores y todos los demás conocían sus sentimientos antiisraelíes?
  • El incidente también muestra que las organizaciones de noticias internacionales evidentemente no tienen problemas para contratar activistas antiisraelíes como reporteros y camarógrafos.
  • La AP evidentemente sabía que Hamad estaba involucrado en actividades políticas. Sin embargo, eligió hacer la vista gorda porque Hamad dirigía su odio solo contra Israel. En lo que respecta a AP, en el momento en que Hamad habló en contra de la brutalidad y las medidas represivas de las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina, cruzó una línea roja. Fue entonces cuando se le informó de la decisión de terminar su empleo.
  • El problema es que hay muchos más periodistas palestinos como Hamad trabajando para los medios internacionales en el Medio Oriente. Estos periodistas se ven a sí mismos como soldados al servicio de la causa palestina y su deber de atacar a Israel a diario

 

*********************************************

Cuando el periodista palestino Eyad Hamad criticó a Israel, sus empleadores de Associated Press (AP) lo convocaron para una audiencia, que terminó solo con una advertencia.

Sin embargo, cuando Hamad criticó a la Autoridad Palestina, recibió una carta de la AP informándole que «su empleo ha finalizado».

El despido de Hamad, de 63 años, de la AP, un acto que enfureció a periodistas palestinos, así como a grupos de derechos humanos y medios de comunicación en Cisjordania y la Franja de Gaza, no sorprendió a aquellos familiarizados con la forma en que los medios extranjeros han estado cubriendo el conflicto israelo-palestino.

Muchos periodistas extranjeros parecen ver el conflicto en la línea de «buenos (palestinos) versus malos (Israel)». Se despiertan todas las mañanas y buscan cualquier historia que refleje mal a Israel. Los corresponsales extranjeros luego contratan a palestinos para ayudarlos a difundir mentiras sobre Israel. Muchos de estos palestinos no son verdaderos periodistas, sino activistas políticos que sirven como propagandistas para la OLP, Hamas y otros grupos terroristas palestinos.

Lo que es particularmente inquietante sobre el despido de Hamad es que AP sabía que uno de sus trabajadores palestinos estaba involucrado en actividades contra Israel, pero no pudo detenerlo. Hamad incluso ignoró las reiteradas advertencias de sus empleadores contra la realización de actividades políticas.

«Nos hemos visto obligados a tomar esta acción debido a sus repetidas violaciones de nuestras políticas que rigen las redes sociales, la actividad política y la conducta en el lugar de trabajo, incluso después de numerosas advertencias y a pesar de sus compromisos en el pasado de no repetir tales actividades y violaciones», Josef Federman, El Director de Noticias de la Oficina AP en Jerusalén, escribió al camarógrafo palestino el 27 de mayo.

En su carta, Federman señaló que Hamad, un palestino, había participado en protestas contra Israel mientras todavía trabajaba para AP.

«El 17 de noviembre de 2019, usted [Hamad] participó en una protesta en apoyo de un colega que resultó herido por las tropas israelíes y luego concedió una entrevista a Al-Arabiya TV», escribió el jefe de la oficina de AP . «Ni la protesta ni la entrevista fueron autorizadas por nosotros, y no solicitó nuestro permiso, violando las políticas de la AP y los compromisos anteriores».

La agencia internacional de noticias admite abiertamente que uno de sus trabajadores estaba involucrado en actividades contra Israel. ¿Qué hizo AP para detener al trabajador? Hamad recibió varias «advertencias», lo que no lo disuadió de continuar con sus actividades contra Israel.

Unas semanas después de eso, el 12 de diciembre de 2019, Hamad fue invitado a otra reunión en la oficina de AP en Jerusalén y nuevamente advirtió que había violado las políticas de la agencia de noticias sobre actividad política. Cuando le dijeron a Hamad que los altos directivos de Nueva York estarían involucrados, insistió en que no había hecho nada malo. «No me importa», dijo.

A pesar de la determinación de Hamad de realizar actividades políticas, se le permitió continuar trabajando para AP durante 20 años. Los palestinos están orgullosos de Hamad porque plataforma para difundir mentiras sobre Israel.

A pesar de la determinación de Hamad de realizar actividades políticas, se le permitió continuar trabajando para AP durante 20 años. Los palestinos están orgullosos de Hamad porque utilizó la AP durante muchos años como plataforma para difundir mentiras sobre Israel.

Las últimas actividades anti-israelíes de Hamad tuvieron lugar en noviembre de 2019, cuando él y algunos de sus colegas palestinos emprendieron una campaña anti-Israel después que un fotógrafo palestino recibió un disparo accidental en el ojo mientras cubría enfrentamientos entre soldados israelíes y tiradores de piedras palestinos cerca del West Bank de la ciudad de Hebrón

Durante la campaña, los medios palestinos citaron a Hamad acusando a Israel de perpetrar «crímenes» contra palestinos. En la entrevista que le dio a Al-Arabiya, Hamad afirmó que las Fuerzas de Defensa de Israel habían tomado la decisión de dispararle al fotógrafo palestino. Cuando Hamad incitó nuevamente al público contra Israel en un popular programa de televisión árabe, sus empleadores nuevamente solo le dieron una «advertencia».

En aquel entonces, la AP (como lo muestra la carta de Federman) no vio la necesidad de tomar una acción seria contra Hamad, quien compareció ante decenas de millones de espectadores para hablar en general sobre «crímenes» israelíes. Hamad solo fue invitado a la oficina de AP en Jerusalén y le dijo que había «violado nuestras políticas sobre actividad política, la misma política que usted ha violado en el pasado, en repetidas ocasiones».

Si Hamad había violado «repetidamente» las políticas de AP al participar en actividades políticas antiisraelíes, ¿Por qué se le permitió continuar cubriendo los asuntos palestinos a pesar que sus empleadores y todos los demás conocían sus sentimientos antiisraelíes?

¿Qué nos dice el empleo continuado de Hamad por la AP (durante dos décadas) sobre las historias, fotos y videos que produjo todos esos años?

¿La AP ahora iniciará una investigación sobre el trabajo de Hamad para ver si ha estado engañando a los lectores u organizando eventos durante todos estos años? ¿La gerencia de AP iniciará una investigación para ver por qué se le permitió a Hamad continuar trabajando para la agencia aunque sus empleadores estaban al tanto de sus actividades políticas?

Lo que es aún más preocupante es que Hamad finalmente fue despedido no por sus actividades contra Israel, sino por criticar a la Autoridad Palestina.

La AP ahora confirma que despidió a Hamad después de recibir una denuncia de la policía de la Autoridad Palestina.

«El 21 de mayo de 2020, la policía palestina envió una queja a la AP acusándote de ‘incitación, abuso y amenaza de violencia'», escribió Federman en su carta a Hamad.

«La queja se basó en parte en su amenaza de quemar neumáticos frente a un juzgado. Mientras tanto, publicaciones recientes en Facebook muestran una protesta frente al edificio del gobierno [palestino], acusando a los funcionarios palestinos de corrupción e insinuando que son colaboradores [con Israel].»

La queja fue presentada después de que Hamad y otros periodistas palestinos se manifestaron contra las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina para protestar por el arresto y la golpiza de Anas Hawwari, un periodista palestino del norte de Cisjordania que fue arrestado por presuntamente insultar a un policía palestino.

La Autoridad Palestina no quiere ver periodistas que critiquen sus acciones trabajando para los medios internacionales. La Autoridad Palestina no quiere ver a periodistas palestinos ventilando la ropa sucia en público.

Al despedir a Hamad inmediatamente después de recibir una queja de la policía palestina, la AP está enviando un mensaje a todos los periodistas de que criticar a la Autoridad Palestina es mucho más grave que participar en actividades contra Israel. Este es un mensaje que dice: «Si un periodista habla en contra de Israel, recibe una advertencia; pero si critica a la Autoridad Palestina, el periodista es despedido».

El incidente también muestra que las organizaciones de noticias internacionales evidentemente no tienen problemas para contratar activistas antiisraelíes como reporteros y camarógrafos.

La AP evidentemente sabía que Hamad estaba involucrado en actividades políticas. Sin embargo, eligió hacer la vista gorda porque Hamad dirigía su odio solo contra Israel. En lo que respecta a AP, en el momento en que Hamad habló en contra de la brutalidad y las medidas represivas de las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina, cruzó una línea roja. Fue entonces cuando se le informó de la decisión de terminar su empleo.

El problema es que hay muchos periodistas palestinos como Hamad trabajando para los medios internacionales en el Medio Oriente. Estos periodistas se ven a sí mismos como soldados al servicio de la causa palestina, y su deber de atacar a Israel a diario. Esa es al menos una de las razones por las cuales los principales medios de comunicación occidentales siguen siendo parciales contra Israel.

La AP ahora enfrenta condenas generalizadas de periodistas palestinos y grupos de medios por su decisión de despedir a Hamad. Están acusando a la AP de «capitulación» a la presión de la policía de la Autoridad Palestina. Algunos periodistas están pidiendo un boicot a la AP y el cierre de sus oficinas en Cisjordania y la Franja de Gaza.

Ahora queda por ver si otras organizaciones de medios se despertarán y echarán un vistazo más de cerca a las actividades políticas de sus empleados palestinos. ¿Permitirán esas organizaciones que estos activistas continúen engañándolos promoviendo una falsa propaganda antiisraelí?

Bassam Tawil es un árabe musulmán con sede en Oriente Medio

 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

Gatestone Institute

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.