Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 18, 2020
donativo

Allá lejos y hace tiempo en Israel: Una cabaña pobre y 480 libras, así vivía el Presidente de Israel


Introducción de Hatzad Hasheni – La modestia exhibida en este artículo también lo podemos ver, aún más extrema, en los días del gobierno del Primer Ministro Menajem Beguin. En los últimos años, Primeros Ministros como Ehud Barak, Ehud Olmert y Binyamín Netanyahu (estos dos últimos los más destacados) han propiciado la antítesis de dicha modestia. Exactamente lo mismo podríamos afirmar de Shimón Peres, cuyos gastos en la oficina del Presidente se alejaba mucho de la modestia ofrecida por Itzjak Ben-Tzvi.

 

Hubo días en que la Knesset tuvo que enfrentarse con Itzjak Ben-Tzvi para que aceptase condiciones financieras acordes a su estatus. Una lección de historia para el primer ministro israelí actual.

El debate público de esta semana sobre los beneficios para los primeros ministros recuerda el hecho que hubo un presidente de Israel cuyo nombre era Itzjak Ben-Tzvi. Como ex soldado del ejército británico, recibió dos chozas austriacas tomadas por el ejército británico como botín de guerra. Estaban unidas por un cobertizo de una habitación y contaba con seis habitaciones donde Ben-Zvi vivía con su esposa Rachel Yanai, con sus hijos y los padres de Rachel. Después de ser elegido presidente, tras la muerte de Weizman, el gobierno israelí intentó comprar la elegante Casa Shocken en Jerusalén para albergar a la pareja Ben-Tzvi al tratarse de jefes de estado. Itzjak y Rachel, nada desprevenidos, rechazaron la idea.

“Somos personas del pueblo”, argumentaron. “Siempre hemos vivido con la gente, con sus alegrías y nos hemos entristecido con su dolor. No nos gusta el lujo y queremos continuar con el estilo de vida al que estamos acostumbrados. No dejaremos este rincón donde se encontraba nuestra cabaña. Nuestro deseo es continuar con nuestra simplicidad”.

Y no solo la residencia de la pareja presidencial. Cuando Itzjak Ben-Tzvi se negó a mudarse a una residencia designada para él, el gobierno compró la casa de Beit Veliru y albergó allí la oficina del presidente con un segundo piso destinado a la residencia del presidente y su esposa. Sin embargo, el edificio no era lo suficientemente grande para las actividades del presidente. El gobierno intentó expandirlo, pero, de acuerdo con la demanda de Itzjak Ben-Tzvi, en vez de eso se utilizaron dos cabañas suecas para servir como salas de recepción para embajadores, estadistas y el pueblo.

El argumento de Itzjak Ben-Tzvi aquí también fue que, a la luz del hecho  que la mayoría de los nuevos inmigrantes en los pasillos vivían en barracas y chozas, no es apropiado que el presidente construya un impresionante hall de recepción, necesitando y conformándose con una cabaña modesta.

Una historia igualmente fascinante gira en torno al salario del presidente. Weizman, a quien Itzjak Ben-Tzvi heredó, era un hombre rico que se ganó bien las regalías por sus inventos científicos y no necesitaba un salario. Como tal, su salario, establecido en el momento de su elección para presidente en 1949, era casi simbólico y era de £ 450 al mes. ¿Cuánto era realmente su salario? Era un 31% más bajo que el salario del conductor de Ben-Tzvi y, por supuesto, era más bajo que los salarios de otros funcionarios del gobierno.

Esto no le pareció a la Knesset siendo que sus diputados buscaron aumentar el salario del Presidente, pero se encontraron con una fuerte oposición de Itzjak Ben-Tzvi. El portavoz de la Knesset, Kaddish Hazel, argumentó que el deseo de Ben-Tzvi no debía tomarse en cuenta: El salario del presidente debería ser el más alto del país por la función simbólica que ocupa.

Luego de la decisión, Itzjak Ben-Tzvi convocó al presidente del comité Israel Gauri y expresó su vigorosa protesta: “Anuncio que me opongo a cualquier aumento en el salario del presidente”, dijo. Debido a su oposición, el comité decisión llevar el tema a decisión del Ministro de Economía de entonces Levy Eshkol, quien rechazó su solicitud alegando que estaba obligado a respetar las decisiones de la Knesset. Pero Ben-Zvi se mantuvo en sus trece y se negó a recibir el aumento salarial, y durante un cierto período de tiempo no recibió ningún salario. Cuando se conoció todo este tema, Eshkol se vio obligado a cumplir con la solicitud de Itzjak Ben-Tzvi, que continuó recibiendo su salario histórico.

Ben-Zvi también insistió en que el presupuesto de su oficina sea lo más bajo y modesto posible. Un intento de aumentar el presupuesto de la Casa del Presidente en 1960 lo llevó a reprender al presidente del comité, pero aquí es donde hay un claro giro en el tema.

En 1962, Ben-Zvi realizó una gira por los países africanos. El Comité de Finanzas aprovechó la oportunidad y volvió a debatir el presupuesto y el salario de la Cámara del Presidente. Los miembros del comité quedaron atónitos al descubrir el monto del salario del presidente, que fue definido por uno como “ridículo”. Guri dejó en claro que esta era la demanda del presidente, pero fue precisamente el miembro de la oposición John Bader que “el presidente del estado es la última persona que puede decidir sobre su propio salario”.

Cuando Itzjak Ben-Tzvi regresó de su viaje, se le informó sobre el “golpe” que se llevó a cabo en su ausencia y expresó su resentimiento, pero se le aclaró que, de conformidad con la ley sobre la determinación del salario del presidente, los miembros del gobierno, los jueces estatales y el ontralor estatal, 1950, el Knesset determina su salario. Además, la determinación de la Comisión ya estaba consagrada en la Ley de Presupuesto y, por lo tanto, el Presidente debe respetarla (al final del período, se planteó la posibilidad de no cumplir con la ley y ni siquiera requerir juicios).

Pero esa no fue la última palabra. En una carta que envió al presidente del Comité de Finanzas, Ben-Zvi escribió: “Decidí usar la mitad del salario como máximo para necesidades privadas, y dedicar la segunda mitad a un fondo especial para la capacitación de manuscritos históricos originales de acuerdo con los días del pueblo de Israel y la Tierra de Israel para investigación y publicación”.

 

 

El Prof. Asher Maoz es Decano de la Facultad de Derecho del Centro Académico Peres y Vicepresidente de la Asociación Internacional para la Libertad Religiosa.

 
Comentarios

Aquellos primeros «pádres» del Estado de Israel, se movian mas por convicciones que por apégo al cárgo, o a un provecho personal, mas por sentido de servicio a una causa comun, y a un proyecto compartido, que por tacticimos politicos hoy tan en voga, y no solo en Israel ….
aquellos estaban entonces cerca del pueblo, por la simple razon que núnca dejaron de formar parte de él, el espiritu «kibutz» anidaba en ellos, asi como el sentido de lealtad a unos principos inegociables , sobre los cuales se funamentó finalmente, la nacion de Israel que hoy conocemos
la renuncia a los personalismos, en beneficio de un objectivo comun, y en el que todos pudieran reconocerse , era a la vez su seña de identidad y su linea de conducta …al hilo de lo cual cabriá preguntarse;
¿que queda hoy de todo ello, en el actual establisment israeli?

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.