Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 18, 2020
donativo

La alineación BDS-Black Live Matter: Implicaciones para Israel y los judíos de la Diáspora


El asesinato de George Floyd, un estadounidense negro que fue asesinado el 25 de mayo mientras estaba bajo custodia policial en Minneapolis desencadenó las protestas con mayor carga racial en los Estados Unidos y Europa desde la década de 1960. Las protestas internacionales por la muerte de Floyd, lideradas por el movimiento Black Lives Matter (BLM), han generado expresiones de simpatía y apoyo de los primeros ministros, legisladores, funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y el gobierno local occidentales. Destacados miembros de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos “se arrodillaron” en una muestra pública de solidaridad históricamente sin precedentes para cualquier movimiento de protesta por los derechos civiles o humanos.

Los líderes judíos también han demostrado solidaridad. Bajo el espíritu de la unidad judía negra de los años sesenta en torno al movimiento de derechos civiles, los líderes judíos estadounidenses condenaron inequívocamente el asesinato de Floyd. El presidente del Congreso Judío Mundial, Ronald Lauder, lo denunció como un “acto racista horrible”. La Unión para el judaísmo reformista emitió una declaración que decía: “La materia de las vidas negras es un valor judío”. La Unión Judía Ortodoxa (UO) declaró: “El racismo no es cosa del pasado o simplemente un problema político. Es un peligro real y presente que debe enfrentarse de frente”. El director de la Liga contra la Difamación, Jonathan Greenblatt, declaró: “Nos solidarizamos con la comunidad negra, ya que una vez más están sujetos a dolor y sufrimiento a manos de un sistema racista e injusto”.

A pesar del apoyo judío universal para el BLM, no pudo evitar esto un aumento de la violencia antisemita en los Estados Unidos tras el asesinato de Floyd. Los dueños de tiendas judíos fueron asaltados; Las tiendas y restaurantes de propiedad judía fueron desfigurados y saqueados. Las redes sociales han estado plagadas de difamación antisemita denunciando al estado judío y deslegitimando a los judíos. En el vecindario Fairfax de Los Ángeles, se escuchó a los manifestantes gritar: “Mata a los judíos”. Las sinagogas fueron desfiguradas con la lectura de graffiti, “F ** ck Israel” y “Palestina libre”.

Las organizaciones BDS han explotado las tensiones raciales acusando a Israel de complicidad en el asesinato de Floyd. La estrategia BDS no es nueva. El estado judío, durante algunos años, ha sido refundido como un “opresor blanco” ilegítimo. La líder de BLM, Patrisse Cullors, trazó paralelos entre su punto de vista sobre la opresión de los negros y palestinos estadounidenses en “Palestina”, en referencia a Israel, Judea y Samaria anteriores a 1967, y la Franja de Gaza. Cullors se refirió a Palestina como “la nueva Sudáfrica”.

2020-07-20_10-04-13

Las manifestaciones en los Estados Unidos y Europa han reflejado un fenómeno más profundo y más preocupante que Steven Windmueller ha llamado “antisemitismo colectivo”, en el que el pueblo judío en su conjunto y su estado-nación han sido objeto de ataques. Estas acusaciones dirigidas por BDS se han movido desde los márgenes para ocupar el discurso principal de los Estados Unidos. Por ejemplo, las redes sociales se han visto inundadas de afirmaciones que los judíos dirigían la trata de esclavos.

El ministro Louis Farrakhan, líder de la Nación del Islam y un antisemita declarado que ha difundido regularmente propaganda nazi, ha tomado un papel principal en la difusión de estas teorías mentirosas. Sus ideas han influido en los líderes de BLM y los activistas de BDS. Por ejemplo, la cofundadora de BLM Los Ángeles, Melina Abdullah, una acólita de Farrakhan, acusó a CNN de “estar con un Israel sionista que asesina y aterroriza al pueblo palestino”.

Farrakhan no es una excepción. Linda Sarsour, una activista palestina estadounidense, ha incitado regularmente contra la existencia de Israel como un estado judío y democrático en su trabajo como líder de la Marcha de las Mujeres. Sarsour también ha establecido un paralelismo directo entre el trato de los Estados Unidos a sus ciudadanos negros con el trato “racista” de Israel a los palestinos. También ha condenado públicamente a Israel por la brutalidad policial estadounidense, alegando que la policía estadounidense fue entrenada por sus homólogos israelíes. Los activistas de BLM también han trabajado para exportar su campaña a Israel, señalando las tensiones entre la comunidad etíope y la policía como prueba de “racismo institucional” en Israel.

Las manifestaciones en curso en los Estados Unidos han revitalizado la solidaridad interseccional entre quienes protestan contra el racismo negro en Estados Unidos y las demandas de las organizaciones BDS de “liberar Palestina desde el río [Jordan] hasta el mar [Mediterráneo]”, un llamado de atención para desmantelar el Estado de Israel. La narrativa BDS-BLM renombra a Israel como lo ha hecho con Estados Unidos: como paradigma de la supremacía blanca. La convergencia BDS-BLM, entonces, en lo que se refiere al problema palestino, ha eliminado el conflicto palestino-israelí de su marco territorial y ha reformulado el estado-nación judío como un problema racial: “apartheid” e ilegítimo por definición.

La participación de BLM y BDS en las manifestaciones del “Día de la ira” del 1 de julio contra la aplicación propuesta de Israel de la ley civil en áreas de Cisjordania como parte del plan de paz de Estados Unidos ilustra el punto. Los manifestantes del “Día de la ira” en Brooklyn declararon: “Jaffa, Haifa y Tel Aviv fueron robados”. Nerdeen Kiswani, líder palestino-estadounidense de “Within Our Lifetime”, una organización de BDS, declaró: “No queremos volver a nuestros hogares en Gaza y Cisjordania. ¡Queremos todo eso! La implicación es de largo alcance. Hace que el conflicto palestino israelí sea irresoluble e irrelevante, rechazando los enfoques liberales y progresistas del estancamiento político israelo-palestino.

El llamado de BDS-BLM a desmantelar el “supremacista blanco”… Israel

La solidaridad BDS-BLM se arraigó por primera vez en 2014 y se extendió rápidamente. El grupo alineado con BLM “Dream Defenders” viajó a Israel en una misión de solidaridad palestina en 2015, provocando una amplia condena por parte de grupos judíos progresistas y liberales. La líder de BLM, Patrisse Cullors, y el profesor de la Universidad de Temple, Marc Lamont Hill, lideraron la misión junto con Carmen Pérez, copresidenta de la Marcha de las Mujeres. Mientras estaba en Israel, el grupo visitó ciudades árabes israelíes como Nazaret, donde subrayaron el apoyo al BDS que pedía la “liberación” del Israel anterior a 1967, Cisjordania y la Franja de Gaza gobernada por Hamás.

Grupos que actúan bajo el paraguas de BLM, como “el Movimiento por la Vida Negra” (M4BL), defendido por activistas como Hill, acusaron a Israel de genocidio y apartheid en sus informes de política de 2016. Estos cargos fueron archivados posteriormente en su declaración de misión 2020. En cambio, M4BL diluyó su informe de política actual, señalando que Israel contribuye a “encadenar a nuestra comunidad”. En el mismo resumen, M4BL enumera el movimiento BDS como uno de sus socios. Los líderes de M4BL no han disfrazado sus posiciones ideológicas neomarxistas que prescriben el desmantelamiento necesario de las instituciones estadounidenses y la disolución del Estado de Israel. Cullors ha admitido abiertamente que ella y la cofundadora de BLM, Alicia Garza, son “marxistas entrenados”.

Hill, profesor de la Universidad de Temple, ha definido a los Estados Unidos e Israel como ejemplos del “colonialismo de los colonos internacionales … que requieren una respuesta violenta”. Hill dijo durante un seminario web de junio de 2020 sobre el Día de la Juventud de Sudáfrica: “Estoy escuchando las llamadas radicales de Palestina y las llamadas radicales de los Estados Unidos, y eso me da mucha energía. Un amigo mío de Umm el-Fahm [una ciudad árabe en el norte de Israel] me envió un mensaje de texto y me dijo: ‘Me encanta que todos ustedes estén destrozando la mierda’. Y estoy como, sí, esto es emocionante. Y ese tipo de solidaridad revitalizada … Así que ahora estamos hablando de una lucha internacional contra el colonialismo de los colonos, el imperialismo y el autoritarismo, y no podría estar más orgulloso y feliz de ser parte de este momento porque hay muchas posibilidades frente a nosotros”.

Hill también se refirió a Israel como “’48”, para deslegitimar la fundación de Israel en 1948, y describió al estado judío en términos neomarxistas como involucrado en “violencia de estado”, calificando a Israel como “autoritario, totalitario, imperialista y colonialista”.

La dedicación de Hill y sus compañeros activistas de BLM y BDS a la visión universalista de la opresión de la política de identidad empuja a Israel a la mitad del debate interno de Estados Unidos. Las peticiones en línea de varias organizaciones estadounidenses, incluido el grupo antisionista Jewish Voice for Peace, que acusó a Israel de entrenar a las fuerzas policiales de Estados Unidos para abusar de los estadounidenses negros, se han vuelto virales.

Varios grupos prominentes de BDS, incluidos Estudiantes por la Justicia en Palestina, también redactaron una petición que vincula directamente las acusaciones de racismo en los Estados Unidos con el conflicto palestino-israelí. La petición “Justicia para las vidas negras” dice: “el estrangulamiento de rodilla a cuello que [Derek] Chauvin usó para asesinar a George Floyd ha sido utilizado y perfeccionado para torturar a los palestinos por las fuerzas de ocupación israelíes a través de 72 años de limpieza y despojo étnico”. Estas acusaciones de los grupos BDS, aunque fácilmente refutables por una revisión de las políticas y métodos antiterroristas y policiales israelíes, se han convertido en parte del discurso de los principales medios de comunicación estadounidenses.

Líderes y activistas de los grupos BDS palestinos y otros pro-palestinos con sede en Estados Unidos han aumentado las tensiones a raíz del asesinato de Floyd. Organizaciones como la Campaña de los Estados Unidos por los derechos de los palestinos, Estudiantes por la justicia en Palestina, Musulmanes estadounidenses para Palestina, Al-Awda, la Red de solidaridad de prisioneros palestinos de Samidoun y la organización Within Our Lifetime han explotado la frustración y la ira que caracterizan el estado de ánimo nacional en los Estados Unidos y Europa occidental. acusando al estado judío de ser cómplice en el asesinato de Floyd. Esta red lanzó la campaña “No podemos respirar” para demostrar su apoyo a BLM, fusionando la “resistencia” palestina y negra.

Las organizaciones BDS palestinas con sede en Estados Unidos también han explotado el impulso de protesta. Samidoun celebró un “Día de la ira” recientemente frente a lo que su cartel publicitario del evento llamó el consulado “sionista” en Los Ángeles para protestar contra el plan de Trump y el “Robo de tierras de Israel”.

El movimiento BDS ha utilizado durante mucho tiempo los argumentos de interseccionalidad para consolidar la solidaridad entre palestinos y negros al reformular a Israel como el violador de los derechos civiles del mundo. Ha equiparado el asesinato de George Floyd con la muerte accidental de Eyad Hallaq, un adolescente palestino autista que fue confundido con un terrorista armado y asesinado trágicamente por la policía israelí el 30 de mayo. Grupos antiisraelíes con sede en los Estados Unidos también han cooptado el término árabe Intifada, connotando levantamiento armado, y lo inyectó en protestas BLM.

Grupos terroristas palestinos respaldan la campaña BDS-BLM

La apropiación de BDS de las protestas de BLM también ha revelado el respaldo de las organizaciones terroristas marxistas-leninistas palestinas. Por ejemplo, el Frente Popular para la Liberación de Palestina, una organización miembro de la OLP y un grupo terrorista designado por los Estados Unidos y la Unión Europea, emitió una declaración pública de apoyo. Esta táctica no es nueva. También ocurrió en 2014 cuando la violencia de Ferguson en Missouri luego del asesinato policial de Michael Brown coincidió con la guerra entre Israel y Hamas en Gaza.

En ese momento, Khaled Barakat, miembro del PFLP, escribió en el Periódico Nacional Negro de San Francisco Bay View: “Cuando vemos las imágenes hoy en Ferguson, vemos otra intifada emergente en la larga línea de intifada y lucha que ha sido llevado a cabo por personas negras en los Estados Unidos e internacionalmente”. El cofundador de BDS, Omar Barghouti, residente de Israel, señaló que estaba “orgulloso” de que el PFLP se sienta como miembro de pleno derecho del Comité Nacional de BDS en Ramallah.

La ola actual de antisemitismo e israelofobia en los Estados Unidos a la sombra del asesinato de Floyd continúa en esta línea. En los últimos años, Sarsour y Hill han sido destacados defensores de la difamación del “apartheid de Israel”, acusando al estado judío de ser cómplice de la violación de los derechos civiles y humanos de los estadounidenses negros y culpando al apoyo militar estadounidense de Israel por desviar los fondos del gobierno de las comunidades negras.

Conflicto territorial palestino israelí refundido como una guerra racial

El objetivo de Hill, Sarsour y sus compañeros viajeros neomarxistas interseccionales es construir una base política más amplia para la narrativa racista-colonialista de Estados Unidos e Israel. Hill ha pedido “rebelión”, “revolución” y “resistencia” contra el gobierno estadounidense y sus instituciones a raíz de la muerte de Floyd. Del mismo modo, el profesor líder de BDS, Hatem Bazian, de UC Berkeley, fundador de Estudiantes por la Justicia en Palestina (SJP), ha pedido una intifada en Estados Unidos.

El infame discurso de Hill “del río al mar” en las Naciones Unidas el 28 de noviembre de 2018 subrayó su objetivo de solidaridad internacional para el vínculo radical y racial “Ferguson-to-Palestina”. Hill ha empleado la nomenclatura marxista clásica contra Israel: “colonialista”, “imperialista”, “fascista” y “racista”, formando la base para el libelo del apartheid contra Israel, más recientemente en un seminario web después del asesinato de Floyd, junto con Palestina y el Sur Activistas africanos antiisraelíes. Del mismo modo, IfNotNow, una organización judía antisionista, tuiteó recientemente un artículo que alienta la solidaridad entre los movimientos BDS y BLM, a la sombra del asesinato de Floyd.

Implicaciones para Israel y la diáspora judía

La interseccionalidad BDS-BLM, como la cara del fenómeno cada vez más profundo de la política de identidad en los Estados Unidos, moviliza a las minorías raciales contra lo que ven como un orden establecido de supremacía blanca que buscan reemplazar. Paralelamente, los movimientos BDS y BLM comparten una visión para el reemplazo de Israel, que ven como una extensión de los Estados Unidos blancos, inherentemente injustos, racistas e ilegales. Desde este punto de vista, Israel es el resultado de un pecado histórico, un error que solo puede ser corregido por el reemplazo de Israel por Palestina.

Esto profundiza el desafío para Israel y los judíos estadounidenses planteados por BDS, BLM y Antifa, que exigen el desmantelamiento de los Estados Unidos e Israel y su reconstrucción desde cero. El cambio de marca de Israel como una entidad supremacista blanca también clasifica a los judíos de la diáspora como “supremacistas blancos” por extensión, a menos que rechacen a Israel como una pieza central de su identidad judía estadounidense.

Este nuevo discurso radicalizado exige que los judíos estadounidenses sacrifiquen sus cosmovisiones liberales y progresistas. Las afiliaciones judías tradicionales aceptan la existencia del estado judío, pero son consideradas inaceptables por este diálogo estadounidense más extremo e implacable. La negativa de la Marcha de las mujeres interseccionales de 2018 para permitir que las mujeres sionistas progresistas judías marchen a pesar de su apoyo inequívoco a los derechos de las mujeres es un buen ejemplo.

Estas actitudes han comenzado a penetrar en algunos círculos judíos progresistas. En julio de 2020, Peter Beinart, ex editor de la liberal Nueva República, escribió un artículo de opinión titulado “Ya no creo en un estado judío”, que apareció en la primera página de la edición internacional de The New York Times. Esta fue una versión truncada de un tratado de 8,000 palabras que apareció en las corrientes judías, donde Beinart hoy sirve como editor senior. La denuncia de Beinart de Israel como el estado-nación del pueblo judío lo coloca en la misma órbita ideológica que Hill, Sarsour y los movimientos BLM-BDS. El adversario israelí Sarsour aplaudió el reciente rechazo de Beinart a Israel. Elogió a Beinart por legitimar el rechazo palestino de la soberanía judía y dijo: “Quizás los sionistas escuchen a uno de los suyos. Peter ha evolucionado a lo largo de los años, y agradezco su evolución”.

Este discurso de “cancelación” de Israel es un desarrollo peligroso para los judíos de la diáspora porque posiciona a Israel, no como una solución al antisemitismo, sino más bien como una causa principal del antisemitismo. La alineación BDS-BLM también borra la indigeneidad judía en el Medio Oriente y la historia judía de 3.000 años de Israel en Tierra Santa. En resumen, genera una teología de reemplazo político que los activistas palestinos han estado propagando durante años, afirmando ser descendientes de los cananeos originales, acusando a los judíos de robarles “Al-Quds” (Jerusalén) y negando que los Al-Aqsa La mezquita fue construida sobre los restos del templo judío.

Esta inversión de la historia es una reconstrucción necesaria para anclar las acusaciones contra Israel de “supremacismo blanco, imperialismo y colonialismo de colonos”. Este asalto contra la legitimidad legal histórica e internacional del estado-nación del pueblo judío también deslegitima, criminaliza y deshumaniza a los judíos de la diáspora por extensión. De acuerdo con la narrativa BDS-BLM, cualquier judío que apoya la existencia de Israel es automáticamente calificado como un “ladrón racista de la tierra palestina”. Si se deja sin cuestionar y sin corregir, esta narrativa cada vez más generalizada y radicalizada plantea uno de los peligros más graves para las comunidades judías progresistas y liberales estadounidenses y europeas desde el final del Holocausto y el establecimiento del Estado de Israel en 1948.

Dan Diker es investigador de política exterior en el Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén e investigador en el Instituto Internacional de Lucha contra el Terrorismo de IDC Herzliya.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.