Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes julio 31, 2020
donativo

Palestinos: acepten fondos occidentales, voten por la Jihad


  • Los palestinos estaban extremadamente felices de aceptar los miles de millones de dólares de los donantes occidentales. Sin embargo, cuando los palestinos se dirigieron a las urnas para emitir sus votos en las elecciones de 2006, no eligieron a los candidatos palestinos que hablaron sobre la paz con Israel. En cambio, la mayoría de los palestinos votaron a sabiendas y con orgullo por los candidatos de Hamas que les prometieron que nunca reconocerían el derecho de Israel a existir y continuarían participando en la Jihad (guerra santa) hasta la «liberación de toda Palestina, del   Mar Mediterráneo  hasta el río [Jordan] «.

 

  • Los donantes deberían haber entendido en 2006 que sus dólares y euros no hacen nada para moldear corazones y mentes, y que la única forma de crear un cambio es a través de la educación: educación para la paz y la tolerancia y no educación para la Yihad, el terrorismo y el lavado del cerebro anti-Israel.

 

  • Es importante señalar que Hamas y muchos palestinos no son más que honestos acerca de sus intenciones mortales. Están diciendo directamente: «Nos negamos, total e inequívocamente, a cambiar nuestras políticas o abandonar nuestras armas por el bien de su dinero. Si cree que puede sobornarnos para que cambiemos nuestro comportamiento porque eso es lo que usted hace en Occidente tan a menudo , lo siento, no funcionará «.

 

  • Mientras tanto, los palestinos continuarán tomando dinero de Occidente, si Occidente es lo suficientemente tonto como para seguir dándolo, ¿Tal vez los europeos quieren que los árabes terminen el trabajo que Hitler comenzó? – Pero la próxima vez que los palestinos se dirijan a las urnas, los donantes occidentales pueden esperar que voten nuevamente por la yihad.

 

*******************

Los palestinos en la Franja de Gaza están enojados nuevamente, esta vez, afirman, porque se les ha ofrecido miles de millones de dólares para mejorar sus condiciones de vida y construir una economía nueva y fuerte.

Ismail Haniyeh, líder del grupo terrorista palestino Hamas que gobierna la Franja de Gaza, insinuó que Estados Unidos hizo la oferta. Sin embargo, no proporcionó más detalles sobre la oferta que se rumorea y dijo que Hamas la rechazó porque estaba condicionada a desarmar a los grupos terroristas en la Franja de Gaza y reconocer el derecho de Israel a existir.

Al rechazar la oferta aparente, Hamas y sus aliados palestinos están anunciando, no por primera vez, que pensar que se puede lograr una solución al conflicto israelo-palestino a través de grandes inversiones en proyectos económicos en Cisjordania y la Franja de Gaza es engañoso y falso

Ese deseo no tiene fundamento, como lo demuestra un hecho histórico.

Después de firmar el Acuerdo de Oslo entre Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en 1993, los palestinos recibieron decenas de miles de millones de dólares de la comunidad internacional, especialmente de los Estados Unidos. Aparentemente, el dinero fue diseñado no solo para ayudar a los palestinos a construir una economía fuerte, sino para alentar la moderación y el pragmatismo entre los palestinos, en particular hacia Israel. Los fondos, en otras palabras, estaban destinados a garantizar que los palestinos no se unieran a Hamas y otros grupos terroristas que buscan la destrucción de Israel.

Más de 26 años después de «Oslo», Hamas, respaldado por Irán, y sus aliados, incluida la Yihad Islámica Palestina (PIJ), son mucho más fuertes, política y militarmente, que cuando comenzó el llamado proceso de paz israelí-palestino. Son más fuertes debido a los miles de millones de dólares que la comunidad internacional ha prodigado a los palestinos durante casi 30 años.

Gracias a la financiación internacional para los palestinos, Hamas, cuyo estatuto llama explícitamente a la eliminación de Israel, se hizo tan poderoso e influyente que incluso ganó una elección libre y justa en las elecciones parlamentarias palestinas de 2006.

Un año después, Hamas también obtuvo una victoria militar cuando sus miembros dieron un golpe de estado contra la Autoridad Palestina que había estado controlando la Franja de Gaza, y tomaron violentamente el control del área.

Los palestinos estaban extremadamente felices de aceptar los miles de millones de dólares de los donantes occidentalesSin embargo, cuando los palestinos se dirigieron a las urnas para emitir sus votos en las elecciones de 2006, no eligieron a los candidatos palestinos que hablaron sobre la paz con Israel. En cambio, la mayoría de los palestinos votaron a sabiendas y con orgullo por los candidatos de Hamas que les prometieron que nunca reconocerían el derecho de Israel a existir y continuarían participando en la jihad (guerra santa) hasta la «liberación de toda Palestina, desde el  río Jordan al Mar Mediterráneo «.

La victoria electoral de Hamas en 2006 debería haber servido de alarma para los donantes occidentales  que el conflicto israelo-palestino no se trata de dinero, empleos o proyectos económicos.

Los donantes deberían haber entendido en 2006 que sus dólares y euros no hacen nada para moldear corazones y mentes, y que la única forma de crear un cambio es a través de la educación: educación para la paz y la tolerancia y no educación para la yihad, el terrorismo y anti-Israel lavado del cerebro.

Parece imposible para los donantes occidentales comprender que unas pocas palabras de un terrorista enmascarado o un predicador odioso en una mezquita tienen más peso que todos sus dólares y euros. Al final del día, los palestinos prestarán atención a lo que el terrorista o el predicador les dice (u ordena) que hagan, y no a lo que dicen Washington, París, Bruselas o Londres.

En este contexto, es fácil entender que los palestinos ahora están elogiando a Hamas por su negativa a aceptar $ 15 mil millones en ayuda de los partidos occidentales para proyectos económicos en la Franja de Gaza. Hamas y sus partidarios incluso parecen estar ofendidos por la oferta porque les exige detener los ataques terroristas contra Israel, desarmar a todos los grupos terroristas en la Franja de Gaza y reconocer el derecho de Israel a existir.

La Franja de Gaza, hogar de unos dos millones de palestinos, necesita urgentemente proyectos económicos. Es extremadamente necesario que cada centavo aborde la alta tasa de pobreza y desempleo.

Hamas, como era de esperar, quiere que la ayuda financiera sea incondicional. Como explicó su líder, Haniyeh, Hamas no puede y no renunciará a la «resistencia» contra Israel y nunca reconocerá su derecho a existir. Para Hamas y sus partidarios, el deseo de eliminar a Israel y matar judíos es su prioridad número uno, incluso si se trata de un gasto directo y grave de su pueblo. Uno solo puede imaginar lo que $ 15 mil millones de dólares podrían haber hecho para ayudar a los dos millones de palestinos en la pequeña Franja de Gaza.

Haniyeh admitió que la oferta financiera que recibió Hamas podría haber convertido la Franja de Gaza en el «Singapur del Medio Oriente». Sin embargo, ese no es el objetivo de Hamas. En cambio, el objetivo más importante declarado por Hamas es ver desaparecer a Israel y que desaparezcan los judíos de la supuesta «Palestina ocupada», a pesar  que los judíos han vivido allí continuamente durante más de 3.000 años.

Lo más inquietante es que es difícil encontrar un palestino que tenga el coraje de enfrentarse a Hamas y proclamar que la nueva generación de palestinos merece una vida mejor. Por el contrario, algunos palestinos en la Franja de Gaza han salido a las calles para alabar a Hamas por presuntamente rechazar el «soborno» de U$s 15 mil millones de los donantes occidentales.

Durante una manifestación a favor de Hamas en la ciudad de Gaza el 27 de julio, el portavoz de Hamas, Abdel Latif Qanou, envió el siguiente mensaje a los donantes occidentales:

«Hamas sigue comprometido con el proyecto de resistencia y se está preparando para la liberación de toda Palestina, desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo. No haremos ninguna concesión y no cederemos una pulgada de la tierra de Palestina , ni siquiera a cambio de miles de millones de dólares o todos los tesoros del mundo «.

Es importante señalar que Hamas y muchos palestinos no son más que honestos acerca de sus intenciones mortales. Lo que dicen directamente es: «Nos negamos, total e inequívocamente, a cambiar nuestras políticas o abandonar nuestras armas por el bien de su dinero. Si cree que puede sobornarnos para que cambiemos nuestro comportamiento porque eso es lo que usted hace en Occidente, entonces a menudo, lo siento, no funcionará «.

Esta profunda diferencia cultural es exactamente la razón por la cual Hamas y otros palestinos rechazaron rápidamente la visión del presidente estadounidense Donald J. Trump de un acuerdo de paz integral entre Israel y los palestinos, titulado «Paz para la prosperidad».

El plan propone un fondo de inversión de $ 50 mil millones para proyectos de infraestructura y negocios, la mayoría de los cuales irían a los palestinos en Cisjordania y la Franja de Gaza. Promete crear nuevas oportunidades para las empresas palestinas, aumentar el comercio con los países vecinos y ayudar al sector privado palestino a capitalizar las oportunidades de crecimiento al mejorar el acceso a economías vecinas más fuertes.

Además, el plan apunta a reducir las restricciones al crecimiento económico palestino al abrir Cisjordania y la Franja de Gaza a los mercados regionales y globales:

«Las grandes inversiones en transporte e infraestructura ayudarán a Cisjordania y Gaza a integrarse con las economías vecinas, aumentando la competitividad de las exportaciones palestinas y reduciendo las complicaciones del transporte y los viajes …»

«Con el potencial de facilitar más de $ 50 mil millones en nuevas inversiones durante 10 años, ‘Peace to Prosperity’ representa el esfuerzo internacional más ambicioso e integral para el pueblo palestino hasta la fecha. Tiene la capacidad de transformar fundamentalmente Cisjordania y Gaza y para abrir un nuevo capítulo en la historia palestina, uno definido, no por adversidad y pérdida, sino por libertad y dignidad «.

Si bien el plan Trump y los donantes occidentales suponen que se puede lograr la «dignidad» de los palestinos mediante inversiones a gran escala en proyectos económicos, Hamas y sus partidarios dicen que es un insulto a su dignidad ofrecerles dinero a cambio de desmantelar el terror. grupos y terminando sus bombardeos de cohetes contra Israel, o incluso reconociendo el derecho de Israel a existir. Mientras tanto, los palestinos continuarán tomando dinero de Occidente, si Occidente es lo suficientemente tonto como para seguir dándolo, ¿Tal vez los europeos quieren que los árabes terminen el trabajo que Hitler comenzó? – Pero la próxima vez que los palestinos se dirijan a las urnas, los donantes occidentales pueden esperar que voten nuevamente por la yihad.

Khaled Abu Toameh, un periodista galardonado con sede en Jerusalén, es miembro del Shillman Journalism Fellow en el Gatestone Institute.

 

Tradu cido para Porisrael.org por Dori Lustron

Gatestone Institute

 
Comentarios

En este juego vil, llevan décadas imersos ellos y sus representantes, en tanto los donantes,
(la U.E y los EEUU principalmente) se presten a seguir siendolo, sufragando incomprensiblemente los gástos de este dispéndio, de esta «broma macábra» de funestas consecuencias ….

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.