Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado octubre 24, 2020
donativo

Exiliado cubano, diplomático norteamericano, experto en Medio Oriente

Vale la pena conocer a Alberto Fernández, Vicepresidente de MEMRI


MEMRI, la sigla en inglés del Middle East Media Research Institute, es una herramienta clave para todo aquel que quiera comprender realmente Oriente Medio. Gracias a esta iniciativa, se derriba la barrera del lenguaje y se puede ver, leer, comprender a fondo, qué pasa en la región, qué dicen sus protagonistas y por ende, qué procesos se están viviendo. 

En su página web (memri.org), hay traducciones de artículos, entrevistas de prensa escrita, radio y televisión, de diferentes figuras de la región y del mundo islámico en general, acompañadas por las fotos y videos originales. El material está en inglés pero parte del mismo es traducido a varios idiomas, incluyendo español.

Alberto Fernández, ex diplomático de Estados Unidos, Vicepresidente de MEMRI, a quien nos resulta un privilegio poder entrevistar, se presenta como un refugiado cubano, aunque tenía sólo 18 meses cuando su familia huyó de la revolución en 1959. “Para mí, a pesar de que mi carrera es la de un experto en Oriente Medio, soy un producto del exilio cubano.  Y estoy orgulloso de eso”, nos dice.

Esta es la entrevista que nos ha concedido.

 

Alberto Fernández en los estudios de la cadena televisiva Al Hurra

 

P: Embajador, es un gusto tener la oportunidad de entrevistar a alguien de su trayectoria y con su experiencia  en la diplomacia de Estados Unidos, además del periodismo. Más allá de la lista de cargos que ha desempeñado ¿cómo resumiría usted los puntos principales que le han acompañado en su carrera pública? Me refiero, antes de llegar a MEMRI.

R: Bueno, fui diplomático de carrera durante 32 años, en su mayoría trabajando en Oriente Medio, pero también en Africa y América Latina.  He tenido la suerte de trabajar en aquellos campos especializados de la diplomacia que más me han interesado: la coyuntura de los medios de comunicación, la cultura, la política y la religión.  Esto incluye un tema, que como refugiado cubano del régimen de Castro, siempre me ha fascinado, que es la ideología, ya sea política, como la que vi en Nicaragua bajo los sandinistas o político-religioso, como he trabajado en Oriente Medio y en la lucha propagandística contra Al-Qaeda y el Estado Islámico.

 

Tras la presentación de credenciales al Presidente de Guinea Ecuatorial Teodoro Obiang Nguema
Con Salva Kiir, Presidente de Sudán del Sur desde que el país obtuvo la independencia en el 2011

P: ¿Cuáles han sido los grandes hitos de los años en los que usted ha estado en cargos diversos en la diplomacia norteamericana? Imagino que en ese lapso acontecieron hechos históricos de esos que son hasta titulares de los diarios, y que para usted, fueron eventos cercanos a su quehacer profesional.

R: Vivir algunos de los primeros años de la Revolución Sandinista fue uno. Tuve la oportunidad de trabajar (no sólo pensar) como un contrarrevolucionario.  También la invasión iraquí de Kuwait.  Y el ascenso del movimiento yihadista global. Estoy orgulloso de mi tiempo en el Afganistán recién  liberado, ayudando a restaurar las instituciones universitarias y culturales que habían sido destruidas por los talibanes. Todos ellos fueron significativos.  También tuve la suerte de dirigir la misión diplomática de los Estados Unidos en Sudán, el país más grande de Africa, en un período clave en el proceso de paz de ese país.

 

P:  Apasionante sin duda ¿Y MEMRI? Expliquemos por favor ante todo de qué se trata. Me imagino que estar allí ya es un posicionamiento, es decirle al mundo “conozcan la verdad”.¿Estoy en lo cierto?

R: Ciertamente, MEMRI se trata principalmente de «conocer la verdad».  Pero MEMRI también se trata de investigaciones serias, utilizando fuentes primarias, para cubrir e investigar problemas que a veces son distorsionados o ignorados por los medios de comunicación.

P: Podrá haber quien diga que MEMRI solamente traduce de distintas fuentes. El lema es precisamente sobre la importancia de salvar la barrera del idioma. Pero primero hay que estar atento a todo, captar claramente lo que se piensa, se dice, se difunde en Medio Oriente y el mundo islámico, y luego está la parte técnica de la traducción y el compartir videos y audios originales, lo cual confirma la autenticidad de lo que difunden. ¿Por qué es en su opinión  es importante hacerlo?

R: El trabajo de MEMRI es tan importante porque no sólo hay una barrera del lenguaje, sino una cosa ideológica.  Como dijo un extremista, dice una cosa en árabe y usa otro idioma en inglés.  Y, por supuesto, si bien el MEMRI se centra principalmente en Oriente Medio, también cubre el entorno de los medios de comunicación en Rusia, e investiga cuestiones importantes como el antisemitismo y el desarrollo de grupos neonazis en Occidente.

 

P: ¿Qué es lo que el mundo occidental, a su criterio, no entiende? ¿O no quiere entender?

R: Occidente está distraído. Tiene una comprensión superficial de la naturaleza hostil de la ideología del Islam político.  No se trata sólo de la destrucción del estado de Israel y la persecución de los judíos dondequiera que existan.  También hay un odio existencial hacia Occidente, por el cristianismo y, de hecho, de cualquier cosa, incluso el laicismo o las formas liberales del Islam, que no son las formas aceptables del islamismo. Así que esta es una ideología agresiva y totalitaria que tiene como objetivo el dominio.  En Occidente a menudo pensamos que este tipo de pensamiento terminó ya con el fin del comunismo o el nazismo, pero está vivo y tiene el poder de cautivar a millones de personas.

 

P: Algo notorio en MEMRI es que aparecen, lamentablemente, numerosas muestras del radicalismo islámico, el odio hacia Israel y Occidente en general. Pero en los últimos años, hay mucho más autocrítica en el mundo árabe, especialmente en relación a lo que simboliza Israel.

R: Sí, y MEMRI también ha cubierto esas tendencias.  Una de las interpretaciones erróneas sobre MEMRI es que sólo cubre «lo malo» sobre la región. ¡Y sin duda hay mucho malo que cubrir!  Pero siempre nos ha interesado cubrir a reformistas, liberales y libre pensadores en la región.  También existen y a menudo sus voces son ignoradas en Occidente incluso más que en el Medio Oriente.

 

P:  Es muy cierto. Recuerdo un ejemplo puntual de estos días, cuando ustedes contaron sobre las declaraciones de Sufian Abu Zaida, un hombre de Al Fatah, que había sido una figura clave en el proceso de paz en los años 90, criticando la postura del liderazgo palestino sobre la paz entre Israel y los Emiratos Arabes Unidos. ¿Cree usted que hoy en día el mundo árabe entiende más que antes que sus problemas no derivan ni de la existencia de Israel ni de la política que su gobierno de turno lleva adelante? La inminente firma de la paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos es un gran paso. 

R: Sin duda, ha habido una evolución en el pensamiento en el mundo árabe cuando se trata de Israel.  Hay mucha más apertura y tolerancia que nunca. La mayoría de los Estados árabes ven claramente que las grandes amenazas a las que se enfrentan son la agresión proveniente de Irán y de Turquía y sus títeres y agentes islamistas en la región.  El acuerdo de paz entre Israel y los Emiratos Arabes Unidos es en parte un reconocimiento de que hay estas potencias antagónicas que amenazan a ambos, pero también un reconocimiento de que ambos países están interesados principalmente en construir un futuro mejor para sus propios ciudadanos y para la región en su conjunto.

 

P: ¿Cómo analiza usted esta buena nueva de la paz entre Israel y los Emiratos? Es clave aunque no hubo de hecho nunca guerra entre ambos países. ¿Cuán importante es?

R: Nunca hubo una guerra real entre los dos países, pero se puede decir que en cierto sentido todos los regímenes árabes estaban técnicamente en guerra con Israel.  Es muy importante y creo que habrá mucha fruta buena de ella.  Este es un paso concreto hacia un futuro diferente y mejor para la región.

 

 

P: ¿Cuál es a su criterio el mensaje central de este nuevo acuerdo de paz? ¿Cambia el mapa de la región?

R: El mensaje central es que las estrategias cansadas del pasado han terminado.  No trajeron nada bueno a nadie. La hostilidad contra Israel se utilizó como tapadera para todo tipo de tiranía y matanza dentro de los estados árabes.  Comienza a cambiar el mapa de la región, pero esto no sucederá de un día a otro.  Hay fuerzas radicales en la región que quieren que este acuerdo fracase y que se alimentan de una alianza de extremismo y guerra.

Medio Oriente, una vivencia personal

P: ¿Cómo ha sido su vivencia en la región y con la región? Es que estar en su posición en MEMRI es un pronunciamiento y me imagino que detrás de ello debe haber algo interesante.

R: Siempre he sido una anomalía en el servicio diplomático.  Me interesaba Oriente Medio y  la lengua árabe desde mi juventud.  Empecé a aprender árabe a la edad de 18 años en el Ejército de los Estados Unidos.  Soy un especialista en Oriente Medio que también es cristiano y que siempre ha sido pro-Israel.  Esa es una extraña combinación para el Departamento de Estado de Los Estados Unidos.  Pero siempre he sido un contrario y no tengo miedo de hablar mis puntos de vista, sin importar el costo.

Con la entonces Secretaria de Estado Hillary Clinton

 

P: Muy interesante.  Yo recuerdo cuando el Presidente de Estados Unidos era  Barack Obama , con una política de tono muy conciliador, y me parecía increíble que el tono del lado árabe o musulmán, no necesariamente era mucho más abierto respecto a Estados Unidos. ¿Cree que parte del problema es también una política de Estados Unidos en la zona, un mensaje que irradia? En otras palabras…¿ha habido o hay situaciones o actitudes en las que usted, siendo norteamericano, decía “nos estamos equivocando”?

R: Sí, fui notorio cuando en 2006 mientras aparecía en la televisión árabe y decía que había habido arrogancia y estupidez por parte de los Estados Unidos en Irak.  Por supuesto, esto fue cierto y esto fue una vez sentencia en una discusión de treinta minutos en la que en realidad estaba defendiendo a la Administración sobre Iraq y la región, pero todavía causó controversia. Algunos bromearon hizo bromas que para un diplomático un «error» es cuando dice la verdad.  Pero esto me dio credibilidad en la región que todavía tengo y sé  bien por mis cientos de apariciones en la televisión en árabe hablando sobre temas controvertidos.  Ser un portavoz oficial puede ser arriesgado.

 

P: ¿Podría enumerar los principales problemas de Oriente Medio hoy en día?

R: Los principales problemas de la región son la desastrosa gobernanza de la región y la falta de respuestas reales en los grandes retos.  Estos retos incluyen el aumento de la escasez de agua, de la tierra cultivable, del empleo, de la educación, del desafío del cambio climático.  Se trata de una región que carece de esperanzas realistas de un futuro mejor.  Es una región gobernada por cárteles políticos en su mayoría cuyos únicos éxitos se aferran al poder.  Tenga en cuenta que el conflicto árabe israelí no es uno de los mayores problemas de la región. Es un problema serio, pero no es EL problema.

 

P: ¿Cómo ve el futuro de Líbano? Para Israel es un serio problema, un país secuestrado de hecho por una organización terrorista que es el brazo de Irán. ¿Ve la posibilidad de revertir la situación?

R: Líbano está en una batalla por la supervivencia que puede perderse.  El país está estrechamente controlado por Hezbolá, que no es sólo un brazo de Irán, es el brazo derecho de Irán en la región. Desafortunadamente, la única esperanza para el Líbano es la caída del régimen en Teherán.  No veo que las cosas mejoren en ningún momento en un futuro cercano.

Trump y la relación Israel-EEUU

P: Quisiera hacerle una pregunta sobre la administración Trump. Los palestinos lo perciben como  su enemigo. Me permito decir que aunque está claro que es muy amigo de Israel, no es en absoluto enemigo de los palestinos. Ha cambiado sí ciertos paradigmas, diciendo verdades que otros no han dicho, pero eso es otra cosa. ¿Cómo lo ve usted?

R: Es cierto que parte de la actual dirección palestina ve negativamente al presidente Trump.  Pero en realidad ha tratado de hacer algo muy positivo que es tratar de romper el atollismo que ha existido en el proceso de paz durante muchos años.  Y este liderazgo palestino corrupto y cínico ha estado en contra de los Estados Unidos durante décadas.  Solían ocultarlo.   En general, creo que las acciones de la Administración Trump en la región han sido positivas.  Y a diferencia de los dos últimos presidentes estadounidenses, no ha lanzado una nueva guerra en Oriente Medio.

 

P: Usted tiene raíces latinas. Conoce bien seguramente la problemática de la percepción en la izquierda latinoamericana de Israel en términos negativos, por su relación tan cercana con Estados Unidos. ¿Qué le contestaría a un latinoamericano que le increpa eso a un israelí?

R: Yo diría que hay más diversidad política, étnica y religiosa en Israel que en muchos países latinoamericanos.   Pero tendría poco que decir a la izquierda latinoamericana que excusa la tiranía existente en las Américas mientras critica el estado de Israel, que es una democracia real.

P: ¿Se anima a aventurar qué pasará en noviembre?

R: Nadie lo sabe.  Esta es probablemente la elección más volátil en Estados Unidos en muchos años, más que en 2016.  El presidente Trump podría ganar fácilmente y podría ser derrotado fácilmente.  Todo es posible entre ahora y el día de las elecciones e incluso en los días posteriores a los días de las elecciones.  ¡Que Dios proteja a nuestro país!

Las raíces

P: Si me permite, para terminar, me gustaría tocar algo personal. ¿Estaría dispuesto a contarme un poco su historia familiar, personal? Creo que es interesante saber de dónde salió uno y cómo lo criaron para entender lo que es hoy.

R: Soy un refugiado cubano. Mi familia huyó de la revolución en 1959 cuando tenía 18 meses y crecí en Miami.  Mi abuelo murió como preso político en la Cabaña  en 1968.  Tres de mis tío-abuelos lucharon en Bahía de Cochinos en 1961. Así que, para mí, a pesar  que mi carrera es la de un experto en Oriente Medio, soy un producto del exilio cubano.  Y estoy orgulloso de eso.

P: Muchas gracias Embajador. Un privilegio conversar con usted.

R: Gracias a usted.

 

Semanariohebreojai

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.