Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo octubre 11, 2020
donativo

Abraham convoca a sus hijos a la reconciliación

Todo es Humor histórico del Director General de Radio Jai


El dicho dice, que cada familia es un mundo. Surgen en ella grandezas y miserias, amores y rencores. La familia de Abraham no podría ser una excepción. El hombre presto a los amores tuvo varias mujeres, la amada, la amante que le da su primogénito y algunas otras que luego aparecieron. Todo eso no podría estar ausente de algún drama. Ya sabemos que los celos entre mujeres pueden ser terribles.

En estos días de Rosh Hashaná volveremos a releer el relato. Saráh que era muy bella pero estéril no tuvo reparo en que Hagar le diera un hijo a su amado esposo. Claro las cosas cambiaron cuando en una jugada impensable del destino ella se convierte en madre de Itzjak en su vejez. ¿Vieron que la mujer cambia con la maternidad? Ahí la otra, Hagar y su hijo Ishmael se transforman en una presencia incómoda. “No los quiero ver” le dice a Abraham, échalos de nuestro country y él como sumiso hombre, que como siempre prefiere evitar el conflicto y la responsabilidad le hace caso y los manda al desierto sin siquiera preocuparse del sustento del chico y su amante.

Los pobres hijos siempre son las víctimas de las miserias de los padres, cargan con historias y matrices complicadas. Nada fácil salir de las experiencias y emociones heredadas. Sólo con mucho trabajo, ayuda de terceros y madurez, se logra romper con un pasado doloroso. Se logra entre otras cosas cuando cada hijo reconoce que también el otro ha tenido su sufrimiento. Ishmael y su forzado destierro, Itzjak y esa atadura traumática donde pensó que era sacrificado.

Los niños se criaron como si fueran hijos únicos, no tuvieron ese gratificante vínculo de hermanos. Incluso intentaron negar la existencia del otro. Se perdieron la posibilidad de aprender y disfrutar el uno del otro comprendiendo que en el mundo siempre hay lugar para los dos.

Por peor padre y madre que te hayan tocado, son los que tenemos, y cuando nos convocan asumiendo con honestidad el drama del dolor generado y buscan con coraje reparar daños, encontrarán a sus hijos si estos pudieron crecer y madurar con corazones predispuestos a la reconciliación.

Sabemos que los caminos de D.s son extraños. Para reencontrar a los hermanos tuvo que aparecer una plaga que no distingue fronteras, nacionalidades, colores, creencias ni riquezas e intervenir un nieto que no ha sido justamente un santo pero que no participó del conflicto original.Persiguió y aniquiló durante siglos a los descendientes de su padre y ahora sufre matanzas por parte de los hijos descarriados de su tío.

Vivimos épocas donde se caen estructuras y paradigmas viejos. Tal vez finalmente comprendamos que toda la especie humana es una gran familia y es en las diferencias y similitudes donde aparece la belleza.

Ayer en la Casa Blanca los hijos de Abraham firmaron un acuerdo de convivencia pacífica, saben que son distintos, que han tenido vivencias, traumas y dolores diferentes, pero que por ser hermanos y vecinos deben buscar los caminos para tender puentes que los favorezcan y enriquezcan a ambos. Por ahí, quien te dice que en el tiempo se den cuenta, que tener un hermano que desconocían y con otros mundos, resulta una posibilidad complementaria y potenciadora de su propia vida.

Se inicia un nuevo año para toda la humanidad y con él sus desafíos y posibilidades. Que sepamos encontrar nuestras mejores virtudes para superar los obstáculos y lograr que verdaderamente sea dulce y bueno.

Shaná Továh Umetuká.

 

                                                                                                                                  

 
Comentarios

Por aquello de ser justos con el téxto bíblico (y tambien rigurósos) conviene recordar, que Abraham no écho a Ishmael de su presencia, atendiendo unicamente al deseo de su espósa Sarah, sino tambien (y sobre todo) el mandamiento manifestado por D-, segun el cual, no heredariá el hijo de la sierva con el hijo de la libre (legítima) de modo que si «En Iztjak te será contada descendencia» tal como fue dicho por D-, a nuestro padre Abraham, la permanencia de Ishmael junto a él, no hallaba ya justificacion … posteriormente al referise a Iztjak, D-le dice al patriarca «Tu hijo, tu Unico»

Mas allá de todo ello, bueno es sin embargo que los descendientes de aquellos pueblos que entonces ocupaban la tierra de Canaan, se reunan para estrechar lázos, y dejar atras, prejuicios y disputas , ya que de la concordia entre los pueblos, nace la paz ..ésa paz tan anhelada y necesaria, que hace florecer aún el territorio mas desértico, la tierra mas hostil …

!! SHANÁ TOVÁ!! para [email protected], en este 5781, que tantos augúrios inciertos parece presagiar, pero del que sin embargo aguardamos tambien grandes momentos, que empezamos apenas ya a percibir …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.