Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 17, 2021
donativo

Mentiras en la guerra cognitiva contra Israel


En la guerra cognitiva contra Israel, los partidarios de lo que el historiador Bat Ye’or llamó “palestinismo” han llegado a aceptar el hecho de que Israel no será derrotado empleando las herramientas tradicionales de la guerra. En cambio, los enemigos del Estado judío, con la complicidad de las élites académicas y mediáticas de Occidente, han estado utilizando tácticas diferentes, pero igualmente peligrosas, para deslegitimar y finalmente destruir a Israel en una guerra cognitiva.

Al disfrazar los viejos odios contra los judíos y transformarlos en lo que constituye el “nuevo antisemitismo”, combinado con un supuesto objetivo de buscar la justicia social para los oprimidos y volver a empaquetar los feos prejuicios como erudición académica, los profesores, los grupos de activistas estudiantiles como Estudiantes por la Justicia en Palestina (SJP) y otros enemigos ideológicos de Israel han encontrado una forma eficaz, pero odiosa, de garantizar que el judío de las naciones, Israel, siga siendo acusado de ser:

  • -un racista, opresor del apartheid de un pueblo nativo;
  • -judíos europeos blancos sin conexión histórica con Tierra Santa que son usurpadores coloniales de tierras musulmanas;
  • -el principal impedimento para la paz en Oriente Medio;
  • -un brutal ocupante militar de tierras en las que se construyen “asentamientos” ilegales como forma de subyugar a una población inocente existente en la búsqueda de un Gran Israel que se trague aún más territorio al que los judíos no tienen ningún derecho legítimo.

Esta es la narrativa actual en lo que Melanie Phillips ha llamado “el mundo al revés”, una inversión de la verdad y la ficción, calumnias y mentiras dirigidas al Estado judío en un esfuerzo por elevar la causa árabe palestina, deslegitimar a Israel y convertirlo en un paria en la comunidad mundial.

Esta narrativa se basa en una presentación de mentiras, una serie de tropos repetidos sobre la malignidad e ilegalidad de Israel que tiene poco que ver con los hechos, la historia o la razón. Estas mentiras se repiten promiscuamente hasta que se aceptan como un hecho, una tradición tipo Goebbel que crea una nueva verdad a través de la repetición implacable de la falsedad, la falta de sinceridad y las distorsiones de la realidad.

Lo que sigue son algunos de los principales tropos que, en conjunto, sirven para perpetuar la falsa narrativa sobre Israel:

La mentira del racismo y el apartheid

En lo que se ha convertido en un perverso y recurrente rito de primavera, y en una prueba más de que las universidades se han convertido, como las ha descrito Abigail Thernstrom, en “islas de represión en un mar de libertad”, en los campus de Estados Unidos y Canadá los grupos estudiantiles virulentos antiisraelíes, los camisas pardas en la guerra cognitiva contra Israel, patrocinan lo que se llama la Semana del Apartheid Israelí.

Durante estos festivales de odio, los estudiantes se enfrentan a falsos “muros del apartheid”, a vitriólicos oradores invitados que difaman a Israel, y a carteles, manifestaciones y otros materiales en los que se omiten, tergiversan o alteran los hechos reales sobre el conflicto israelí-palestino para promover la falsa narrativa sobre la ideología racista fundamental de Israel (y del sionismo), su ilegalidad como usurpador colonial de Palestina, su brutal opresión y ocupación, y su limpieza étnica de un pueblo indígena.

Incluso antes de la muerte de George Floyd la pasada primavera en Minneapolis, los campus estaban obsesionados con la cuestión de la raza, y los grupos pro-palestinos han sido muy estratégicos a la hora de posicionar el conflicto entre el Estado judío y los palestinos como algo que, en el fondo, tiene que ver con la raza. Aquellos que llamaron a boicotear a Sudáfrica por su verdadero sistema inhumano de apartheid, ahora establecen comparaciones entre Israel y Sudáfrica, afirmando falsamente que Israel ha construido un sistema análogo de subyugación racial.

En los actos de la Semana del Apartheid Israelí, los patrocinadores radicales se refieren a la barrera de seguridad israelí como un “muro del apartheid”, y la describen como si fuera una estructura masiva e ininterrumpida que divide cruelmente las zonas palestinas, equiparando falsamente las restricciones raciales bajo las que vivían los negros en Soweto con la sociedad abierta de Israel, en la que los árabes israelíes tienen más derechos que en cualquier Estado árabe y sólo se les pide que no asesinen a los judíos en su entorno.

La verdad es que los ciudadanos no judíos de Israel, que constituyen una quinta parte de su población total, pueden disfrutar de todos los derechos civiles y humanos de los que gozan los ciudadanos judíos, incluido el de poder formar parte de la Knesset y ocupar otros puestos gubernamentales y profesionales.

Pero en los campus universitarios, los judíos han sido exitosamente presentados como blancos, y, según la calumnia, el sionismo en sí mismo es fundamentalmente racista, por lo que la supremacía blanca y el sionismo son convenientemente, aunque falsamente, confundidos. En el capítulo del SJP de la Universidad de Illinois, Urbana-Champaign, por ejemplo, esta ideología de odio se puso de manifiesto cuando, en una publicación de Facebook de septiembre de 2017, el grupo anunció que, dado que “no hay lugar para fascistas, supremacistas blancos o sionistas en la UIUC”, habían organizado una manifestación llamada “Aplastando el fascismo”: Resistencia radical contra la supremacía blanca”.

Y esta suposición es peligrosa porque, desde que es aceptada ampliamente por la multitud que odia a Israel, ha significado que, como la ONU logró infamemente en 1975, el sionismo volverá a ser equivalente al racismo, y cualquier partidario de Israel puede por tanto ser condenado y arrojado a ese cubo ideológico de supremacistas blancos, racistas y neonazis que ahora parecen animar tanto la imaginación de los demócratas, los liberales y las minorías marginadas y oprimidas.

La mentira de que el terrorismo contra la ocupación israelí está justificado

En las manifestaciones antiisraelíes es frecuente encontrar a manifestantes que gritan cánticos de rabia, portan pancartas y vociferan el tan escuchado lema “Palestina libre, libre” o, como suelen gritar, “Palestina será libre, desde el río hasta el mar”. Esa frase sugiere la misma situación que una Intifada reavivada ayudaría a provocar, a saber, que, si la nación ficticia de “Palestina” es “liberada”, es libre, no habrá, por supuesto, ningún Israel entre el río Jordán y el Mediterráneo, y ningún judío.

Otro coro mortal emana a menudo de los manifestantes durante estas nocivas fiestas de odio: “Cuando un pueblo está ocupado, la resistencia está justificada”.

La verdad: se trata de una noción falsa y repetida a menudo de que los terroristas apátridas tienen algún derecho humano reconocido a asesinar a civiles cuyo gobierno ha ocupado supuestamente su territorio. Eso no es cierto en Judea y Samaria y claramente no es el caso de Gaza, donde todos los judíos fueron expulsados en 2005 y donde hay un bloqueo en vigor para evitar la entrada de armas, pero claramente no hay ocupación o, como comúnmente se dice, un “asedio”.

Puede ser reconfortante para los enemigos ideológicos de Israel racionalizar el asesinato de judíos alegando algún derecho internacional para hacerlo con impunidad y un sentido de rectitud. Sin embargo, por desgracia, como los expertos legales han señalado inconvenientemente, los activistas que expresan esta ambición y sus apologistas que apuestan por el terror en otros lugares están completamente equivocados sobre la legitimidad del asesinato como parte de la “resistencia” a una fuerza de ocupación.

El artículo IV de la Tercera Convención de Ginebra, el estatuto que define a los combatientes y a los objetivos legítimos en la guerra, es muy específico sobre quién puede matar y quién puede ser asesinado, y no permite el asesinato de civiles israelíes -o de soldados- por parte de terroristas árabes palestinos psicópatas que no llevan uniformes militares identificativos y no siguen las reglas aceptadas de las guerras.

Por lo tanto, cuando los activistas pro-palestinos y los críticos de Israel repiten la afirmación de que los palestinos tienen de alguna manera un “derecho” legal reconocido internacionalmente para resistir la ocupación a través de medios violentos, están legitimando ese terror y ayudando a asegurar que su uso letal por parte de los enemigos de Israel continuará sin disminuir.

Aquellos que prestan su apoyo moral al terrorismo, y que continuamente ven la existencia de la “violencia basada en el agravio” como una herramienta justificable de los oprimidos, han contribuido a introducir un relativismo moral enfermizo en los debates sobre el islamismo radical y el palestinismo, por no hablar del derecho de Israel a proteger a sus ciudadanos de ser masacrados. Y la idea de que Israel no puede, o no debe, tomar represalias contra estos ataques con cohetes hasta que un número suficiente de israelíes haya sido asesinado es igualmente grotesca.

Y cuando los activistas antiisraelíes se refieren descuidadamente a la “violencia y el control del Estado” al describir el comportamiento de Israel hacia los terroristas y otros que intentan asesinar a sus ciudadanos, es posiblemente el resultado de décadas de terror árabe contra el Estado judío, no la llamada “ocupación” o la presencia de judíos en Judea y Samaria.

De hecho, como ha señalado correctamente el historiador Efraim Karsh, no fue la “ocupación” lo que causó el terrorismo árabe contra Israel, en absoluto; de hecho, la agresión histórica y crónica contra Israel y el deseo de borrarlo de la tierra y de expulsar a todos los judíos al mar precipitaron la guerra defensiva de 1967 que precipitó la ocupación en primer lugar.

Los puestos de control, la barrera de seguridad, la presencia militar y otros elementos tácticos de autodefensa existen, no por la crueldad de Israel y su deseo de ser opresor al azar, sino porque estas medidas han sido necesarias, entre otras cosas, por los 20.000 cohetes y morteros enviados a los barrios del sur de Israel desde Gaza por Hamás durante la última década, psicópatas con chalecos suicidas, cuchillos, piedras, pistolas y vehículos utilizados como armas contra las FDI y los ciudadanos israelíes, y las políticas declaradas públicamente por Hamás de un deber sagrado de asesinar a los judíos dondequiera que se encuentren y de no aceptar nunca tratados, planes de paz o autodeterminación judía de ningún tipo.

Mentiras sobre la llamada “ocupación” y los “asentamientos”

Cuando los pro-palestinos, la ONU, los diplomáticos y otras élites anti-israelíes hacen repetidas referencias a “Cisjordania” y Gaza, así como a Jerusalem Este, como tierras “árabes”, se imaginan el putativo estado palestino en espera, obstaculizado sólo por la opresión israelí, la temida ocupación y esos molestos colonos.

Esta noción generalizada de que los judíos europeos, sin ninguna conexión con la Palestina histórica, colonizaron tierras árabes y desplazaron a la población palestina autóctona es, por supuesto, una parte clave de la falsa narrativa contra Israel; sirve al perverso propósito de validar los derechos territoriales árabes sobre Judea y Samaria, partes de Jerusalem y Gaza y, lo que es más importante, presenta a los israelíes como ocupantes ilegales que han expropiado tierras que no son legal o moralmente suyas.

La verdad: La confirmación de la legalidad de los asentamientos por parte del secretario de Estado Mike Pompeo en 2019 sirvió para revertir los supuestos históricos erróneos y la mala interpretación de la ley que ha animado el debate sobre los asentamientos, principalmente el hecho de que no solo toda la tierra que comprende el actual Israel, sino también Gaza y “Cisjordania”, es parte de la tierra concedida a los judíos como parte del Mandato de Palestina de la Sociedad de Naciones, que reconocía el derecho del pueblo judío a un “asentamiento cercano” en una parte de esos territorios ganados tras la desintegración del Imperio Otomano después de la Primera Guerra Mundial.

La Guerra de los Seis Días de 1967, en la que Israel reconquistó Gaza y “Cisjordania”, incluida Jerusalem, dio lugar a que se asignara a Israel otro pérfido papel: además de usurpador colonial de tierras árabes, el Estado judío fue descrito como un brutal “ocupante” de la Palestina árabe, tierras a las que presumiblemente los judíos no tenían derecho y que ahora ocupaban, en opinión de muchos en la comunidad internacional, de forma ilegal.

¿Cuándo se convirtieron Judea y Samaria, Gaza y Jerusalem Este en tierras palestinas? La respuesta es: nunca.

De hecho, cuando Israel adquirió “Cisjordania” y Gaza y otros territorios en 1967 tras ser atacado por Egipto, Siria y Jordania, el Estado judío obtuvo un título legalmente reconocido sobre esas zonas. En la Guerra de Independencia de Israel de 1948, Egipto, como se recordará, se anexionó ilegalmente Gaza al mismo tiempo que Jordania se anexionaba ilegalmente “Cisjordania”, acciones que no fueron reconocidas por la mayor parte de la comunidad internacional como legítimas para establecer sus respectivas soberanías.

Mientras que los que buscan la condición de Estado árabe palestino pasan convenientemente por alto los derechos legales de los que todavía gozan los judíos y que les permiten ocupar todas las zonas de la Palestina histórica, también han utilizado otro argumento muy citado, pero defectuoso, al acusar a Israel de violar el derecho internacional al mantener los “asentamientos” en “Cisjordania”, que, desde la Guerra de los Seis Días, Israel ha llevado a cabo una “ocupación beligerante”.

La verdad: Como el profesor Julius Stone discutió en su libro, Israel y Palestina, el hecho de que “Cisjordania” y Gaza fueron adquiridas por Israel en un “vacío de soberanía”, es decir, que había una ausencia de Alta Parte Contratante con derecho legal a las áreas, significa que, en este caso, la definición de un ocupante beligerante en inválida. Así que, significativamente, la ausencia de cualquier soberanía en los territorios adquiridos en una guerra defensiva -como fue el caso de la Guerra de los Seis Días de 1967- significa que es incorrecto caracterizar la presencia de Israel en Judea y Samaria como una ocupación, beligerante o no.

La cuestión de la violación por parte de Israel del artículo 49 del Cuarto Convenio de Ginebra es una cuestión que ha sido utilizada con regularidad, y de forma poco sincera, como parte de la guerra cognitiva por aquellos que desean criminalizar la creación de barrios judíos en “Cisjordania” y demonizar a Israel por un comportamiento que supuestamente viola el derecho internacional. Afirma que al permitir que sus ciudadanos (los temidos colonos) se trasladen a los territorios ocupados, Israel viola el artículo 49, que estipula que “la Potencia ocupante no podrá deportar ni trasladar a parte de su propia población civil al territorio que ocupa”.

La verdad: El uso de este Convenio de Ginebra en particular parece especialmente grotesco en el caso de Israel, ya que se elaboró después de la Segunda Guerra Mundial específicamente para evitar que se repitieran las acciones de los nazis al limpiar a Alemania de sus propios ciudadanos judíos y deportarlos a los países ocupados por los nazis para que trabajaran como esclavos o fueran exterminados. Claramente, la intención de la Convención era impedir que los beligerantes trasladaran por la fuerza a sus ciudadanos a otros territorios, con fines malignos -algo completamente diferente a que el gobierno de Israel permita a sus ciudadanos reubicarse voluntariamente, construir barrios para sus familias y asentarse en territorios sin ninguna soberanía actual, a los que los judíos tienen derecho legal desde hace mucho tiempo y, tanto si la zona puede convertirse en un futuro Estado palestino como si no, debería ser ciertamente un lugar donde cualquier persona pudiera vivir, incluso si es judía.

La interseccionalidad y la mentira de que Israel es un opresor

La obsesión con Israel y sus diversos modos percibidos de “opresión y brutalidad” hacia un grupo de víctimas supuestamente débiles e inocentes es coherente con la visión del mundo de muchos académicos de las humanidades y las ciencias sociales que cada vez más encuentran un vínculo al tratar de afirmar los derechos de las víctimas y nombrar a los villanos responsables de esta opresión. Se piensa que cuanto más se puedan relacionar casos de opresión aparentemente no relacionados, mayor será la capacidad de enfrentarse a estos opresores y neutralizar el efecto negativo que tienen en la sociedad en general.

Esta tendencia se denomina “interseccionalidad” y ha supuesto que alguien que es profesor de estudios de género, o teórico de la homosexualidad, o experto en estudios americanos pueda, sin ningún conocimiento real o experiencia sobre Oriente Medio, pontificar fácilmente sobre las muchas patologías sociales de Israel, basándose en su papel percibido como opresor racista y colonial de una población indígena inocente de víctimas árabes. Para estos que odian a Israel, conocer a un grupo de víctimas es conocer a cualquier grupo de víctimas, siendo Israel un objetivo tentador y habitual de su oprobio.

La idea de una opresión brutal y militarizada por parte de Israel sobre las víctimas palestinas totalmente inocentes es, por supuesto, fundamental para la falsa narrativa que impulsa el activismo antiisraelí en los campus donde el SJP y otros grupos antiisraelíes tienen presencia, y la actual obsesión por criticar y desmantelar las fuerzas policiales nacionales se combina muy bien con una discusión sobre la forma en que las depredaciones de Israel se perciben como equivalentes al comportamiento racista y opresivo de los agentes de policía estadounidenses blancos en su interacción con los negros y otros grupos marginados y “gente de color”.

La campaña Intercambio Mortal, nombre que la Voz Judía por la Paz y otros grupos antiisraelíes han dado a estos programas de formación de la policía, lleva la acusación de racismo un paso más allá, convirtiéndola en parte de una campaña global y continua para calumniar y deslegitimar a Israel atribuyéndole las peores características morales, incluyendo, específicamente, la acusación más grave e imperdonable: el racismo.

Y no sólo proporciona otra oportunidad para que los activistas antiisraelíes pregonen las depredaciones del Estado judío, para subrayar una vez más el supuesto racismo, el apartheid y la subyugación étnica de los palestinos árabes, sino que también puede desprestigiar a Israel con otra acusación aún más siniestra: no sólo ha perfeccionado Israel su brutalidad y opresión hacia los palestinos, sino que ahora, gracias a estos programas de formación cooperativa con el personal de las fuerzas del orden de EE.UU., Israel ahora se ha convertido en un país de la región. Gracias a estos programas de formación en cooperación con las fuerzas del orden estadounidenses, Israel exporta ahora su depravación moral y su crueldad, y su racismo puede hacer metástasis también en las comunidades minoritarias de Estados Unidos.

Las pancartas que se ven en las protestas desde hace años, en las que se lee “De Ferguson a Palestina”, se hacen eco de ese mismo tema, pretendiendo que las injusticias raciales que experimentan los negros en Estados Unidos se reflejan en la experiencia de los palestinos que sufren bajo el racismo y la opresión similares de Israel.

El hecho de que Israel se haya convertido en la encarnación del mal, que su racismo, militarismo y opresión sean ahora tan poderosos que traspasen las fronteras e infecten a las comunidades minoritarias de Estados Unidos, y que el Estado judío pueda ahora ser considerado responsable de la intolerancia en campus alejados de sus propias fronteras, indica lo poderosa que se ha vuelto la narrativa anti-israelí, y cómo el odio obsesivo de los activistas contra el Estado judío asegura que el odio más antiguo se muestre en otra permutación odiosa.


El doctor Richard L. Cravatts, becario de periodismo del Freedom Center en materia de libertad de expresión académica y presidente emérito de Scholars for Peace in the Middle East (SPME), es el autor de Dispatches From the Campus War Against Israel and Jews.

Traducido por Noticias de Israel

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.