Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles abril 21, 2021
donativo

SHEMINI 5781


B’H

 

Levítico 9:1-11:47

En el octavo día luego de los “siete días de inauguración” Aarón y sus hijos comienzan a oficiar como Kohanim (sacerdotes); un fuego Divino aparece para consumir las ofrendas del Altar y la Presencia Divina viene a morar en el Santuario.

Los dos hijos mayores de Aarón, Nadav y Avihú ofrecen “un fuego extraño frente a Di-s, que Él no les ordenó” y mueren en el Santuario. Aarón permanece en silencio frente a la tragedia. Moshe y Aarón están en desacuerdo al respecto de un punto específico de una ley de las ofrendas, pero Moshe da la razón a Aarón.

Di-s entrega las leyes de cashrut – comida apta para ser consumida, identificando las especies de animales que pueden ser consumidas y aquellas que no. Los animales terrestres están permitidos sólo si tienen las pezuñas partidas y son rumiantes; los peces deben tener escamas y aletas; una lista de aves no casher es dada, y una lista de insectos casher (cuatro tipos de langostas).

También son dadas algunas leyes de pureza ritual, incluyendo el poder de purificación de la mikve (una pileta de agua con características especiales) y de los manantiales. Con lo cual el pueblo judío recibe el mandamiento de “diferenciar entre los impuro y lo puro.”

 

Cómo mantener la cordura cuando el mundo parece estar fuera de control

Por Eliezer Shemtov

Es muy difícil no angustiarse cuando las cosas alrededor de uno parecen estar fuera de control. Cuanto más uno se expone a las noticias, más angustia le provoca.

¿Cómo se hace para lidiar con esto?

Empecemos por rever la premisa: ¿están las cosas fuera de control?

Yo diría que no cambió nada. Lo único que cambió es la sensación de predictibilidad. Todo sigue igual, ni antes estaba ni ahora está bajo nuestro control, cosa que no quiere decir que las cosas están fuera de control. Todo está bajo control; simplemente no bajo la nuestra.

¿No será motivo de más angustia aún?

¡Al contrario! Es un gran alivio.

Imagínate si todo estuviera bajo nuestro control. Sería una carga y una responsabilidad imposibles. ¿Cómo podríamos dormir de noche? Ahora que sé que todo está bajo control y no del mío, puedo dejar de preocuparme de lo que no depende de mí y ocuparme de las cosas que sí.

Uno de los fundamentos del judaísmo es el concepto de la Providencia Divina, o sea que todo lo que ocurre en el mundo está bajo control de Di-s. Absolutamente todo.

Si es así, ¿por qué ocuparme de las cosas? Igual, ¡Di-s hace y deshace lo que quiere, haga yo algo al respecto o no!

La respuesta es que si bien Di-s hace lo que quiere, una de las cosas que quiere es que nosotros hagamos nuestra parte. Arar y sembrar depende de nosotros; llover y crecer depende de Di-s. Si Di-s manda lluvia y uno no aró su campo y no lo sembró, tendrá nada más que un gran charco.

Las leyes de la naturaleza no compiten con Di-s; son Su creación y son las herramientas por medio de las cuales Él mismo obra. Una vez que Le hiciste caso e hiciste lo que la naturaleza indica, confía en que todo saldrá como Di-s quiere y tus esfuerzos se coronarán de éxito.

De hecho, esa precisión y detalle de la Providencia Divina no es tan evidente. Hay grandes pensadores judíos que no hablaron de la Providencia Divina sobre cada detalle de la existencia, sino de una providencia más general sobre las especies y únicamente en cuanto al género humano había una providencia individual sobre los quehaceres de cada individuo. El fundador del Jasidismo, el Baal Shem Tov enseñó que cada detalle, inclusive cada hoja que cae del árbol en otoño y donde llega a parar está guiada por Di-s y cumple una función específica. No existen las casualidades.

¿En qué se basa esa idea?

Rabí Schneur Zalman, autor del Tania y fundador de Jabad, señala que esta filosofía está claramente delineada miles de años antes del Baal Shem Tov, en el Talmud1 , en referencia al cormorán, una especie de ave mencionada en la lectura de esta semana, Sheminí , donde lista las especies de aves no Kasher.

El Talmud cuenta que cada vez que el sabio Rabí Iojanán se cruzaba con un cormorán citó el versículo de salmos que dice: “Tus juicios se extienden al inmenso abismo”.

¿Qué tiene que ver el cormorán con los juicios de Di-s en el abismo?

El exégeta Rashi explica que Di-s manda el cormorán para zambullirse a las profundidades del mar a pescar los peces que les toca morir.

Aquí vemos la idea de que hasta la muerte de un pez específico y el ave que lo va a pescar es orquestada por Di-s. Podemos deducir que esta providencia se hace extensiva también a todo lo que acontece con cualquier animal, planta y materia inerte y ni hablar con cada ser humano.

Al tener presente esta idea, que nada pasa por casualidad, y que nadie muere antes de su tiempo si no se expone al peligro en forma irresponsable esperando milagros, ayuda en gran medida a mitigar la ansiedad. Como dice el refrán: el dolor no depende de uno; el sufrimiento por la aparente injusticia, sí.

Así que la herramienta de esta semana es: ocúpate de lo que depende de ti; deja que Di-s se preocupe y ocupe del resto. Como dice mi colega el Rabino Aron Moss, cuando lavas las manos, acuérdate que estás en buenas manos. (www.es.chabad.org)

 

FACEBOOK: bit.ly/2NPF3YF

YOUTUBE: bit.ly/2OV485i

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.