Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
7 Tevet 5779 | sábado diciembre 15, 2018
donativo

Cien años tarde: Se reveló el protocolo de la reunión entre el Rey de Jordania y el liderazgo del Yishuv (Comunidad judía pre-independencia)


En la foto de portada, el Rey Abdallah al lado de Winston Churchill

En enero de 1924, se celebró una reunión secreta en Amman entre los líderes de la comunidad judía y el rey Hussein Ben-Alí. El objetivo: presentarle a los líderes árabes la visión del Yishuv judío para una vida compartida y pedirle ayuda al Rey para calmar los ánimos. El contenido de la reunión se encontró recientemente entre una enorme colección de cartas que dejó Jaim Yefet y que se revela por primera vez.

“Estoy dispuesto a darles a los judíos tierras de regalo, siempre que entren por la puerta y no estallen contra la pared para entrar. El futuro demostrará a los judíos que no tienen motivos para temerle a los árabes”. El portavoz… Hussein Ben-Alí, rey de Hajaz y padre de Abdallah I, en una reunión secreta en Amman con una delegación de líderes judíos llevada a cabo en enero de 1924. La reunión tenía como intención presentar a los líderes árabes la visión del Yishuv judío. Intentaban explicar el deseo de los judíos hacia un hogar nacional en la Tierra de Israel, y pedir la ayuda del Rey para calmar los ánimos en la Tierra de Israel en el contexto de la tensión con los árabes del país.

Fue una reunión fascinante entre el liderazgo del Comité Nacional o Vaad Leumi (judío) en la Tierra de Israel y el líder árabe y su hijo, el Emir Abdallah I, quien más tarde se convirtió en el Rey de Jordania. La reunión presentó los puntos de vista de los líderes judíos y la manera en que las partes ven el futuro, y su propósito fue disipar los temores mutuos: “Influir en los árabes de la Tierra de Israel para eliminar el malentendido existente y alcanzar una unidad”. Los informes sobre la reunión se publicaron por aquellos días en la prensa hebrea, pero el contenido de la reunión se mantuvo en secreto durante casi 100 años y hoy se revela por primera vez.

El acta de la reunión secreta, escrita por David Yellin, jefe del comité ejecutivo del Comité Nacional o Vaad Leumi, se encontró recientemente entre una gran colección de cartas dejada por Jaim Yefet, un activista sionista que por entonces era secretario del Comité Nacional y más tarde se desempeñó como director general adjunto del Ministerio de Bienestar. Formaban parte de cientos de cartas enviadas por su abuelo a su familia que se quedó en Bialystok, Polonia, y ese nieto se sorprendió al encontrar un documento oficial del Vaad Leumi, que contenía el acta de la reunión en Amman. Como alguien que sabe muy bien cómo apreciar la importancia de un registro histórico, el nieto de Yefet comprendió de inmediato que era un tesoro.

“Estimado miembro”, escribió Yellin al frente del documento, “nos sentimos honrados de presentar los detalles del viaje de la delegación judía a Amman, que es confidencial y no puede publicarse, ni en los periódicos ni contar a otras personas. ¡Prohibida su publicación!

Veinticuatro años después de la firma del tratado de paz con Jordania, y en el contexto de su dramático anuncio que los anexos del acuerdo que firmó con Israel serían revocados junto con la demanda de devolver territorios alquilados, es fascinante leer lo que pensaban las partes sobre el futuro común de los pueblos de la región si solo reconocieran los derechos “históricos y legales” de ambos lados: “Los judíos que ahora regresan de la diáspora a su tierra, y los árabes que estaban asentados en la misma tierra”.

Iton

Informe de la reunión con el Rey Hussein en el diario “Doar Hayom” del 29 de enero 1924. El protocolo de la reunión nunca se había publicado.

La delegación judía en Ammán incluyó a David Yellin, presidente del Comité Ejecutivo del Comité Nacional para los Judíos de Israel Eretz; El coronel Frederic Kisch, director del Departamento Político del Ejecutivo sionista en Jerusalén, y el rabino Ya’akov Meir, rabino jefe de la Tierra de Israel. En el protocolo, Yellin describió cómo los tres llegaron al cuartel general del ejército en Amman, donde los hombres de la caballería los esperaban para acompañarlos al palacio del rey. A su llegada al palacio, fueron recibidos por la guardia de honor del ejército: “Los militares estaban parados a dos filas de la casa que sirve como residencia del rey. Cuando pasamos, levantaron sus armas y entramos. Fuimos recibidos por el Emir Abdallah”.

Además del rey Hussein Ben-Ali y su hijo, el Emir Abdallah, también Fuad al-Khatib, asesor de asuntos exteriores del rey, y John Philby, representante de la administración británica en Transjordania, asistieron a la reunión. La reunión comenzó con un saludo. El rabino Meir Hefetz estaba a punto de hablar, a pesar que el rey Hussein le pidió que se sentara, “diciendo que si tiene que pronunciar sus palabras de pie, también estoy obligado yo a hacerlo. Pero el rabino insistió. Los dos se levantaron y el rabino bendijo a Hussein con bendiciones reservadas para los reyes: “Parte de su honor proviene de la carne y la sangre” y continuó con la bendición de ser el “Dador de salvación”.

El rey respondió con un gesto propio. Su hijo, Abdallah, salió de la habitación y regresó poco después con la Medalla de Honor Istiqlal, que le entregó al Rabíno Meir. “Le agradezco en nombre de la Organización Sionista, representante de los 15 millones de judíos en todos los países”, le dijo Kisch a Abdallah sobre su conmovedor gesto hacia el Gran Rabino.

Abdallah

El Rey Hussein Ben-Alí

Entonces Yellin tomó la palabra y se dirigió hacia el rey: “Nosotros, los judíos, que vivimos en la Tierra de Israel y regresamos a ella, todos queremos desarrollar la tierra en un trabajo conjunto con los árabes, porque los dos pueblos son hermanos de un padre, Abraham”.

Señaló que los judíos y los árabes se han unido en el pasado para el progreso del mundo y lo hicieron juntos. “Nuestro trabajo juntos fue excelente, especialmente en la Edad Media, los días de oscuridad en Europa, cuando judíos y árabes trabajaron juntos para difundir la sabiduría y la ciencia, y ahora que regresamos para revivir nuestro país, solo una emoción llena nuestros corazones: que podamos trabajar la resurrección junto con nuestros hermanos árabes”. .

El rey respondió: “Dios dijo en su libro: ‘Ayúdense unos a otros con buenas y justas acciones’, y este es nuestro deber, y el pueblo árabe siempre está dispuesto a ayudar a los que desean trabajar con él”.

El Coronel Kisch presentó al Rey un rollo de una resolución del Congreso Sionista. “El rollo fue escrito en hebreo con una traducción al árabe, y fue colocado en un archivo de dinero”, señaló Yellin en un memorando. El consejero del rey, al-Kibit, se levantó y leyó en voz alta. “Objetos Expresamos nuestra creencia de que los dos grandes pueblos semitas de la antigüedad comprenderán en este momento de su renacimiento nacional la necesidad de compartir sus intereses vitales comunes mediante un esfuerzo especial.

“El pueblo judío aspira a vivir con los pueblos árabes en una vida de hermandad y respeto mutuo y trabajar junto con ellos para hacer de la patria común una tierra fértil cuya supervivencia garantizará un desarrollo nacional ininterrumpido para cada nación y gente que vive allí”.

Protocolo

Actas de la reunión con el rey Hussein y el Emir Abdallah. Encontrado en la colección de cartas personales de Jaim Yefet

El anuncio de los representantes judíos ante el rey también incluyó una cita de la decisión del Congreso Sionista de 1923 que “el Congreso ve en los pueblos del este como uno de los factores más importantes para construir las ruinas del mundo. El pueblo judío aspira a unirse con este nuevo mundo”.

“Deseamos elevar hacia el corazón de Su Majestad un hecho indiscutible: La Tierra de Israel ocupa un lugar especial en el corazón del pueblo judío, en la naturaleza de los lazos históricos y debido a su amor por esta tierra y su aspiración de construirla. Creemos que la armonía nacional entre nosotros y el pueblo árabe en la Tierra de Israel será un factor importante para restablecer la felicidad de los países vecinos”.

Al final de la lectura del pergamino, el rey Hussein declaró que “los árabes siempre apoyarán la rectitud”. Le dijo a la audiencia que los árabes se habían rebelado contra los turcos solo para proteger sus derechos. “Los judíos deben ayudar a los árabes a defender sus derechos, y todos los rumores en Europa sobre los objetivos árabes son ficticios, los árabes solo quieren defender sus derechos nacionales y están preparados para aceptar la ayuda de los judíos para este propósito”.

Reunion

Desde el lado derecho: Coronel Frederick Kisch y en el centro inferior Jaim Weitzmann

Hussein argumentó que no distinguía entre judío y no judío, y agregó que el temor de los judíos era injustificado. “Mi corazón y mi tierra están abiertos a aceptar a los judíos, estoy dispuesto a darles la tierra a los judíos como regalo, siempre que entren por la puerta y no estallen contra la pared para entrar. El futuro les demostrará a los judíos que no tienen razón para temer a los árabes”.

Al final de la reunión con el rey, los participantes tomaron un almuerzo con la participación de Emir Abdallah y el Alcalde de Amman. El Coronel Kish le pidió al rey que ayudara a los judíos yemenitas: “El Coronel Kisch le pidió a su majestad que usara toda su influencia para influir en el Imam Yahya, por el hecho que los judíos fueran perseguidos en Yemen”. El rey respondió a Kisch que, según el informe secreto, sus datos no eran ciertos y prometió intervenir en el asunto si se le presentaría información detallada sobre el tema.

De allí, los representantes del Comité Nacional continuaron con una reunión con el Emir Abdallah, que parecía menos diplomático que su padre. Yellin le pidió a Abdallah que influya en los árabes de la Tierra de Israel y que “regule el malentendido actual”. Abdallah le respondió que había discutido el asunto con otros líderes sionistas, incluidos Jaim Weizmann, pero “los sionistas aparentemente no son tan buenos en lo que dicen, y cree que los sionistas tienen metas ocultas”. Kisch le respondió a Abdallah que “los judíos no tienen metas ocultas, solo aspiran a regresar a la Tierra de Israel y renovar sus vidas nacionales sin dañar los derechos de los árabes”.

“¿Y cuál es el significado de la Declaración Balfour?”, le preguntó Abdallah. “La Declaración Balfour es un reconocimiento de los hechos históricos”, respondió Kisch. El tercer hecho es que los judíos nunca perdieron su reconocimiento nacional de la Tierra de Israel como su patria nacional, y la Declaración Balfour reconoce estos hechos y los derechos que se derivan de ellos para los judíos”.

Entonces Abdallah le respondió: “Si bien los derechos de los hebreos en la Tierra de Israel solo tienen valor histórico, también son legales, pero los derechos de los árabes son en realidad los derechos de un pueblo que vive en su tierra, y los judíos están en todos los países”.

Yellin no pudo evitar responder. “Hay una gran diferencia entre los demás pueblos y los judíos”, respondió al rey. “Aunque están dispersos en todos los países, siempre sintieron que no había otro país para ellos, no encontraron satisfacción en ninguna parte, y en sus oraciones y anhelos siempre recordaron su tierra natal, mientras que otras naciones encontraron satisfacción en sus vidas”.

La reunión, celebrada hace 94 años, concluyó con la necesidad de llegar a un acuerdo rápidamente, ya que según él, el tiempo jugaba en contra de ambos lados. “Abdallah dijo que comprende los sentimientos del pueblo hebreo que anhela su tierra natal y su país, y se sentiría muy satisfecho si no hubiera sido expulsado de su tierra hace dos mil años, pero los derechos políticos del pueblo árabe deben tomarse en consideración en la Tierra de Israel. Y si los judíos pudiesen declarar tal reconocimiento a los derechos, podrán regresar a la tierra de Israel y desarrollarla en toda libertad”.

Prometió que “si se preservan los derechos políticos de los árabes, darán la bienvenida a los judíos no solo en la Tierra de Israel sino también en los demás países árabes”, y subrayó la urgencia de resolver esta cuestión.

Yefet

Foto de Jaim Yefet

El diputado Yoav Kisch, del Likud, nieto de Frederic Kisch, se emocionó al escuchar el protocolo que se reveló ahora: “Mi abuelo emigró de Inglaterra y vio la misión de construir un puente entre los judíos y los árabes de la región”. Vino con muchas buenas intenciones, pero cinco años después de esta reunión, sufrió los disturbios de 1929 y concluyó que este intento probablemente no tendría éxito y, por lo tanto, entendió que debemos liderar el movimiento nacional por nuestra cuenta”.

El coronel Kisch fue asesinado durante su servicio como oficial de ingeniería en el ejército británico durante la Segunda Guerra Mundial, cuando abordó una mina terrestre en Túnez en abril de 1943. Fue enterrado en el cementerio militar británico al sur de Túnez, y fue honrado con el poblado de Kfar Kisch en la Baja Galilea, que fue establecido por soldados que sirvieron bajo su mando.

El príncipe Abdallah I se convirtió en rey de Jordania en 1946 y fue asesinado en Jerusalén por un asesino palestino en 1951 por los rumores que tenía la intención de firmar un tratado de paz con Israel. Su nieto Hussein fue herido en el asesinato, pero dijo que fue salvado gracias a una medalla en su pecho que repelió la bala del asesino. Más tarde se convirtió en el Rey Hussein y firmó el tratado de paz con Israel en 1994. Fue firmado desde el lado israelí Itzjak Rabin, quien un año después, como el Rey Abdallah, también fue asesinado en el altar de la paz en el Medio Oriente.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.