Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
8 Tammuz 5779 | jueves julio 11, 2019
donativo

Encabezado de la Unión Internacional de Académicos Musulmanes: Las verdaderas víctimas del actual antisemitismo son el Islam y los musulmanes


Dr. Ahmed Al-Raissouni (fuente: Raissouni.ma)

El 25 de junio, 2019 el Dr. Ahmed Al-Raissouni, jefe de la Unión Internacional de Académicos Musulmanes (UIAM), publicó en el portal de la organización un artículo que este escribió en el año 2003 sobre el tema del antisemitismo. En este artículo, Al-Raissouni afirma que las acusaciones de antisemitismo se han convertido en un arma mortal en Occidente utilizada para reprimir la libertad de pensamiento, de expresión e investigación. Este explica que esta arma es usada contra figuras que critican a Israel o que critican varias «posturas occidentales y judías», lo que hace que sean difamados y a veces, incluso procesados ​​o despedidos de sus cargos. Como ejemplo, este menciona al Primer Ministro de Malasia Dr. Mahathir bin Mohamad, quien se enfrentó a una «campaña viciosa» basada en una «acusación de rutina» por cargos de antisemitismo. Esto es presumiblemente una referencia a las duras críticas en que incurrió bin Mohamad en el 2003 luego que dijo en una cumbre de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI) el 16 de octubre que «los judíos gobiernan este mundo a través de agentes» y «hacen que otros combatan y mueran por ellos» y agrega que «unos 1.300 billones de musulmanes no pueden ser derrotados por unos pocos millones de judíos», por lo que deben encontrar una manera de» elaborar estrategias y luego contraatacar».[1] Al-Raissouni también menciona al filósofo francés Roger Garaudy, quien en 1998 fue procesado bajo cargos de negación del Holocausto ante la ley francesa por cuestionar la veracidad del Holocausto en su libro de 1996 ‘Los mitos fundadores de la política israelí’.

El artículo continúa diciendo que, a pesar de los derechos, el estatus y la simpatía excesiva obtenida por los judíos como resultado de las acciones y hechos cometidos por los nazis, el movimiento sionista continúa haciendo acusaciones antisemitas en cada oportunidad que puede. Esto, a pesar del hecho de que el verdadero antisemitismo de hoy no va dirigido contra los judíos, sino más bien contra el Islam y contra los musulmanes, que son los que ahora enfrentan las campañas de odio y requieren de protección por estas.

Cabe señalar que la UIAM es apoyada no solo por Qatar sino también por Turquía. En una entrevista con Al-Raissouni en Al-Jazeera el 18 de noviembre, 2018 poco después de que reemplazara a Al-Qaradawi como jefe de la UIAM, este reveló que Qatar ha apoyado a la organización desde su creación y que Turquía ahora también la financia y dijo: «No hay nada de malo en ello y no lo ocultamos. Al contrario, estamos orgullosos de ello e instamos a todos los países a seguir los pasos de estos dos países».[2]

Lo siguiente son extractos del artículo de Al-Raissouni.[3]

«El Primer Ministro de Malasia Dr. Mahathir bin Mohamad, fue objeto de una campaña viciosa por parte de varios políticos y periodistas israelíes y occidentales, [solo] por criticar la agresiva política israelí contra el pueblo palestino y los países árabes y por criticar algunas posturas occidentales y judías hacia el Islam y los musulmanes.[4] La acusación de rutina dirigida al político malayo, siendo esta acusación la base de la campaña [contra él], fue la famosa acusación de «antisemitismo». El intelectual musulmán suizo Dr. Tariq Ramadan, fue sometido a una campaña hostil muy similar, a la que se unieron hace varios días algunos intelectuales y escritores franceses quienes le lanzaron la vieja acusación de antisemitismo por criticarlos a estos y a sus ideas que están manchadas por la estrechez mental, el sectarismo y el racismo.[5]

«En Occidente y especialmente en Francia, la acusación de antisemitismo se ha convertido en un arma mortal contra la libertad de expresión y del pensamiento, e incluso contra la libertad de investigación científica e histórica. Es una mancha sobre el modernismo, la libertad, el racionalismo y la democracia, para [observar] cuántos estudiosos, intelectuales e investigadores religiosos [existen] cuyos estudios han sido prohibidos y sus han ideas suprimidas. Algunos fueron [incluso] procesados, tales como el filósofo musulmán francés Roger Garaudy y otros fueron despedidos de sus cargos universitarios y la lista de víctimas sigue y se extiende.

«En el último año, varios intelectuales marroquíes intentaron aprobar una ley en Marruecos contra lo que estos llamaron antisemitismo. Es como si no pudieran soportar la idea de que existe algo en Francia, incluso algo vergonzoso – que estos no poseen en Marruecos…

«Sabemos que los judíos del mundo se han ganado un estatus, influencia y privilegio inigualables, no solo en Occidente, sino también en todos los países árabes y musulmanes. A veces estos disfrutan de privilegios, de protección y seguridad que ningún otro sector o secta en la sociedad disfruta, incluyendo los [sectores] que constituyen la gran mayoría…

«Dado el exaltado y cómodo estatus [de los judíos] en el mundo, uno esperaría que la noción de antisemitismo desapareciese. Esta noción surgió en respuesta al nazismo, el fascismo y a otras corrientes racistas europeas, que han sido reemplazadas por la tendencia de glorificar a los judíos y otorgarles privilegios y compensación financiera y moral, pero el movimiento sionista insiste en hacer esfuerzos inútiles para mantener a los judíos y a otros bajo su presión y a fin de cumplir sus planes junto a continuar blandiendo la espada del antisemitismo en la totalidad del mundo.

«La verdad es que el verdadero antisemitismo que vemos hoy día es el que va dirigido contra árabes y musulmanes y a cualquiera con características árabes, orientales o que sea del Medio Oriente. Hoy, estas características son motivo suficiente para tener un comportamiento hostil con estas personas, abusar de ellas, arrestarlas, provocarlos y expulsarlos. El antisemitismo de hoy día toma la forma de expulsar a mujeres estudiantes, maestras, administradoras e incluso a miembros del parlamento solo porque cubren su cabellera [con un hijab]. El antisemitismo de hoy [toma la forma de] odio por la fe semita, es decir, la religión del Islam… ¿No existe una gran ola de odio y hostilidad contra la religión semita y todo lo relacionado a esta? Si queda espacio en el mundo para los valores de la tolerancia, para la lucha contra la opresión y el racismo y para criminalizar al antisemitismo, estas deben ser utilizadas para proteger al Islam y a los musulmanes, quienes se han convertido en víctimas del odio, acusaciones y persecución [dirigidas] contra su religión, su código de vestimenta, sus intenciones, sus ideas y todos sus demás derechos. El antisemitismo existe hoy solo contra el Islam y los musulmanes. Es el odio contra la nación semita y la fe semita».


[1] Outlookindia.com, 18 de octubre, 2003.

[2] Aljazeera.net, 18 de noviembre, 2018.

[3] Iumsonline.org, 25 de junio, 2019. El artículo fue publicado originalmente en el portal de Al-Raissouni (raissouni.net) el 24 de octubre, 2003.

[4] La retórica antisemita del Primer Ministro de Malasia Dr. Mahathir bin Mohamad, no se limita a sus comentarios mencionados anteriormente en la conferencia en la OCI. En un libro escrito en 1970, este escribió que «los judíos no son simples narices aguileñas, sino que entienden el dinero instintivamente». Este declaró similarmente en una entrevista de la BBC en el 2018, en la que también disputó la cantidad de judíos asesinados en el Holocausto (theguardian.com, 2 de octubre, 2018). En publicaciones tipo blog en el 2012, este repitió la afirmación de que los judíos controlan el mundo y también acusó a Israel de mostrar «una crueldad al estilo nazi» no solo contra sus enemigos, sino incluso con cualquiera de sus aliados que critique su conducta hacia los palestinos (thejc.com 19 de enero, 2017).

[5] En 1999, Ramadan fue ampliamente criticado por escribir un ensayo en el que atacó a varios «intelectuales judíos franceses» – entre ellos Bernard-Henri Lévy, Alain Finkielkraut, Bernard Kouchner, André Glucksmann y Pierre-André Taguieff (quien de hecho no es judío) – sobre la base de que su identidad tribal como judíos les convirtió en defensores de Israel y, por ende, «relativizaron la defensa de los principios universales de igualdad y justicia» (nytimes.com, 4 de febrero, 2007).

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.