Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado junio 20, 2020
donativo

El futuro de la agricultura está en el desierto de Israel

El país les enseña a agricultores de muchas naciones a cultivar en condiciones cada vez más cálidas y secas. Y los resultados locales y en el exterior son soprendentes.


Doctor Tamir Klein junto a los estudiantes de investigación Yael Wagner e Ido Rog en el Laboratorio de Árboles del Instituto de Ciencia Weizmann. Foto cortesía

Los agricultores de las zonas áridas de la India no tienen que convencerse de que el clima cambia delante de sus narices porque sus ingresos se agotan y sus pozos de agua subterránea se secan.

Mientras que esto se vuelve cada vez más común, tienen la suerte de contar con la ayuda brindada por el Laboratorio de Desarrollo Sustentable Nitsan de la Universidad de Tel Aviv. La entidad es dirigida por Ram Fishman, experto en pequeños agricultores y cambio climático.

El equipo de Fishman analiza los problemas de agricultura, agua y energía en zonas rurales de Asia y África y busca (y halla) tecnologías israelíes para resolverlos.

El personal del Laboratorio de Desarrollo Sostenible Nitsan de la Universidad de Tel Aviv les muestra a agricultores de la India el uso correcto de las bandejas israelíes Tal-Ya que reducen el uso del agua de forma drástica. Foto: Ram Fishman

«Muchos agricultores de diferentes sitios del mundo ven a Israel como un exitoso modelo de gestión y prosperidad en condiciones de escasez de agua y un clima cálido y seco», le dijo Fishman a ISRAEL21c.

Esto es tan así que Eso es cierto tanto en las economías desarrolladas como en desarrollo. Por ejemplo, el Instituto Zuckerberg de Investigación del Agua de la Universidad Ben-Gurion del Néguev y los Institutos Jacob Blaustein para la Investigación del Desierto trabajan con socios en varios estados de EE. UU.

Sin embargo, Fishman ve el potencial para hacer la mayor diferencia en los países en desarrollo. Cientos de millones de pequeños agricultores en África y Asia sirven a mercados enormes pero no tienen los recursos para comprar e implementar soluciones israelíes tan fácilmente como los agricultores estadounidenses y europeos.

Agricultores de la India descubren la tecnología israelí en una feria comercial. Foto: Ram Fishman

“En África y Asia, ven a Israel como la fuente de soluciones. A veces tienen nociones exageradas de lo que Israel puede hacer y cómo se maneja sin suficiente agua. Pero incluso si se exagera un poco, hay mucha verdad en esa noción”, afirmó Fishman. Y añadió: “Tenemos una increíble cantidad de conocimiento y experiencia de agrónomos, agricultores, empresas y centros de investigación y desarrollo. El propósito de nuestro laboratorio es ser un puente entre estos pequeños agricultores y la experiencia y tecnología israelíes».

Los veranos, cada vez más calurosos

Desde su fundación en 1948, Israel nunca ha dejado de inventar tecnologías agrícolas que mejoran en gran medida la agricultura en todas partes.

La continua innovación en tecnología agrícola permite a los agricultores utilizar el agua y los fertilizantes de manera más eficiente, cultivar cultivos resistentes a enfermedades y sequías, y aprovechar los datos sobre y bajo tierra para aumentar la calidad y la cantidad.

El científico de plantas Tamir Klein, investigador principal en el Laboratorio de Árboles del Instituto de Ciencia Weizmann, se especializa en silvicultura en tierras secas. Él escucha mucha preocupación sobre cómo los huertos frutales enfrentarán condiciones más cálidas y secas en todo el mundo.

«No pasa un solo día cuando no estoy respondiendo preguntas de colegas del extranjero», le dijo Klein a ISRAEL21c.

«Si el mundo se vuelve cada vez más cálido y seco y si ya tenemos éxito en la agricultura en esas condiciones, el mundo puede ver nuestros aciertos y errores y decidir cómo seguir adelante. Los veranos son cada vez más calurosos. El dióxido de carbono está calentando el planeta y tenemos más sequía y por ello estamos tratando de buscar en todas partes para pensar fuera de la caja y encontrar soluciones», manifestó el científico.

El desierto de Néguev y el bosque de Yatir de Israel proporcionan laboratorios vivos perfectos para su investigación.

“El Néguev es parte del cinturón del desierto del Sahara-Arabia y es uno de los lugares más áridos de la Tierra. El desierto en los Estados Unidos es más húmedo y fresco; parece un jardín en comparación», explicó Klein.

El Bosque Yatir, plantado por el Fondo Nacional Judío para proporcionar trabajo a los nuevos inmigrantes en la década de 1950, se ha convertido en uno de los únicos bosques completamente funcionales del mundo en condiciones cálidas y semiáridas. El mentor de doctorado de Klein, Dan Yakir, recibió un Premio Israel 2019 por descubrir mecanismos que permiten que los árboles sobrevivan allí.

“En la silvicultura de tierras secas, estamos haciendo contribuciones importantes. Lo que tenemos en Israel es el bosque más seco del mundo”, aseguró Klein.

Almendras y limones

Su equipo descubrió almendros nativos silvestres que florecían en un cauce seco cerca del monte Ramón en el Néguev. «Esto es sorprendente en un paisaje tan seco», dijo Klein.

El almendro Ramón. Foto: Ori Fragman-Spair

Al cultivar plántulas de almendras Ramon en condiciones controladas de invernadero, los científicos de Weizmann aprendieron que debido a su capacidad para resistir embolias, pequeñas burbujas de aire que bloquean los vasos de agua de los árboles, estos árboles toleran la sequía mucho mejor que los almendros en huertos comerciales.

«Lo que hemos descubierto sobre la resistencia a la embolia podría ayudar a los productores de almendras de todo el mundo. Podemos usar la almendra Ramon como un portainjerto futuro en el futuro más seco y cálido que nos espera», describió el especialista.

Miembros del Laboratorio de Árboles del Instituto Weizmann recogen muestras de almendros Ramon en el Néguev. Foto: Tamir Klein

El laboratorio también estudia el efecto del aumento de los niveles de CO2 en la atmósfera debido a la actividad humana, como el transporte y el aire acondicionado. Esto, según Klein, causa calentamiento y duras sequías.

Con sus colegas del Centro de Investigación Gilat de la Organización de Investigación Agrícola Volcani Center en el Néguev, su laboratorio descubrió que los limoneros allí cierran sus estomas, como los poros de nuestra piel, después de absorber suficiente carbono, evitando la sobrecarga de CO2 y la pérdida de agua.

“Sí, el clima será más cálido y seco. Pero las especies que pueden cerrar sus estomas pueden sobrevivir a la sequía porque tienen este sistema de regulación incorporado”, explicó Klein. Pero agregó que eso no significa que los árboles puedan manejar CO2 elevado sin ningún problema ya que necesitan los nutrientes y la luz adecuados. “Lo que sabemos ahora podría afectar la forma en que hacemos predicciones de los efectos de CO2 en los árboles en el futuro», agregó.

Aprender de los errores

Un campo de maní en la reserva de desarrollo e investigación de la Aravá sur es regado con agua de diferente calidad en diferentes horarios. Foto: Alon Ben-Gal

El físico ambiental Alon Ben-Gal investiga la eficiencia del agua de riego en Gilat.

«Israel está por delante del mundo en ser extremadamente eficiente con el agua porque el agua es escasa y valiosa y queremos fomentar la agricultura, por lo que estamos a la vanguardia de las tecnologías y técnicas», le dijo Ben-Gal a ISRAEL21c.

Para el especialista, «el riego por goteo es la tecnología principal, pero también consideramos el mejoramiento de semillas, la elección de cultivos, el uso de agricultura protegida en invernaderos y casas de redes, y la programación del riego en función de los datos recopilados de muchas maneras diferentes».

De acuerdo con Ben-Gal, “todas esas cosas son geniales y el resto de los países también lo aplican cuando pueden permitírselo. Un gran problema es que somos una economía del mundo desarrollado y gran parte del planeta, que necesita esta tecnología, no lo es «.

Como resultado, los agricultores en muchos lugares todavía usan riego por inundación derrochador e ineficiente. «India y China están comenzando a implementar el riego por goteo, pero no siempre va acompañado de una gestión inteligente», afirmó Ben-Gal. Y agregó: “Estoy en contacto constante con otros países para trabajar junto con ellos en el uso de esas tecnologías mejor. Pasé seis meses el año pasado en Etiopía buscando enfoques académicos para cerrar las brechas en el conocimiento a fin de avanzar en la agricultura como lo hago en Israel”.

Este riego por aspersión de maíz en el Centro de Investigación Gilat en el Néguev usa datos para la toma de decisiones de precisión. Foto: Alon Ben-Gal

Ben-Gal interactúa regularmente con sus pares en Europa, Estados Unidos y China, haciendo investigaciones similares.

Según Ben-Gal, un error sorprendente es reciclar las aguas residuales municipales para su uso en la agricultura, irónicamente, una práctica que muchos países quieren emular debido a su éxito en Israel.

Pero se está haciendo evidente que las sales agregadas a los campos agrícolas al aplicar aguas residuales tratadas pueden disminuir el rendimiento y dañar el medio ambiente con el tiempo. Lo mismo ocurre con el uso de agua salobre natural para cultivar productos en las tierras altas de Néguev y el valle de Aravá.

«Estamos empezando a ver que no es sustentable», dijo Ben-Gal.

Un estudio controlado del efecto de la salinidad inducida por el riego en las aceitunas en el Centro de Investigación Gilat del Centro Volcani. Foto: Alon Ben-Gal

Él cree que la mejor y más barata solución para la agricultura es el agua de mar desalada, aguas residuales y subterráneas. El agua de mar desalinizada ya abastece a la mayoría del agua potable de Israel.

“Estamos compartiendo, y deberíamos compartir, nuestro conocimiento sobre el uso del riego por goteo. En el uso de agua de baja calidad, debemos compartir nuestras lecciones aprendidas”, dijo Ben-Gal.

Cada gota cuenta

El riego por goteo de precisión israelí, y las tecnologías de análisis de datos asociadas, son herramientas críticas para los agricultores que enfrentan un mundo más seco y cálido.

«Si bien muchos agricultores en la India han adoptado el riego por goteo, el desafío es encontrar un modelo comercial creativo que pueda hacer que esta y otras tecnologías sean accesibles y asequibles para los pequeños agricultores», manifestó Fishman de la Universidad de Tel Aviv.

Otro desafío es que el riego por goteo se usa con mayor frecuencia para vegetales y frutas, no para cultivos de campo como el arroz, el trigo y el maíz que se cultivan con mayor frecuencia en los países en desarrollo.

Con ese problema en mente, la empresa pionera de riego israelí Netafim ha desarrollado sistemas de riego por goteo para productores de arroz, pilotados en California en 2016 y recientemente en India en cooperación con la Universidad Agrícola Tamil Nadu.

Según Netafim, «el arroz cultivado con riego por goteo no solo produce arroz con cáscara convencional, sino que también usa un 70% menos de agua, disminuye las emisiones de metano a casi cero y reduce la absorción de arsénico hasta en un 90%».

 

Fishman explicó que la implementación generalizada de este sistema cambiaría el juego desde la perspectiva del clima y el agua. Eso no sucederá a menos que sea asequible.

Algunas soluciones costosas de tecnología agrícola israelíes que se adoptan fácilmente en el mundo occidental deben estar disponibles en versiones «sin lujos» para millones de pequeños agricultores en Asia y África.

“Están comenzando desde cero, por lo que incluso un modelo básico con menos funcionalidad tendrá un gran impacto. Todos nuestros colegas en India están hablando de eso ”, dijo el científico Fishman. Y añadió: «Soy un creyente apasionado del potencial de la tecnología israelí para permitir que Israel tenga un impacto desproporcionado en la agricultura sostenible en el mundo en desarrollo. Las necesidades e intereses de los agricultores son infinitas».

Los expertos, las empresas o los estudiantes que buscan información sobre el programa de Nitsan Lab pueden obtener más información aquí o aquí.

Tamir Klein predice un camino difícil por delante. “Mis colegas y yo sentimos la presión. La sociedad nos está buscando para resolver estos problemas y no será fácil. Abróchense el cinturón: será un viaje lleno de baches», finalizó.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.