Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves abril 29, 2021
donativo

El ataque con cohetes desde Gaza contra Israel: los vecinos huelen la debilidad


En la última década y media, Israel ha disfrutado de una estabilidad de seguridad sin precedentes que, a su vez, ha permitido una prosperidad económica y tecnológica que lo convirtió en una potencia de clase mundial. Hay cada vez más indicios de un cambio en esta realidad, y el reciente ataque con cohetes desde la Franja de Gaza es uno de ellos.

En la noche del 23 al 24 de abril, los terroristas dispararon 36 cohetes contra Israel desde la Franja de Gaza. Este ataque no fue un solo incidente que pueda definirse como un error de lanzamiento accidental y ciertamente no un mal funcionamiento después de una tormenta eléctrica pasajera, a la que se han atribuido varios ataques con misiles anteriores. Fue un movimiento calculado por las «fuerzas de resistencia», y tuvo lugar en la realidad surrealista en la que  existe una hudna (tregua) no declarada entre Israel y Hamas en condiciones que permiten que el dinero de Qatar fluya hacia la Franja de Gaza. Esta financiación le da a Hamas la capacidad de mantener su dominio en la Franja sin dificultad, a pesar de la crisis del coronavirus.

Pero ahora ha quedado claro cuán relevante es la parábola clásica sobre la tortuga que lleva un escorpión en la espalda de una orilla a otra de un río. El escorpión pica a la tortuga a pesar  que sabe que al hacerlo los matará a ambos, simplemente no pudo evitarlo, ya que esa es su naturaleza. Hamas, como el resto de las «fuerzas de resistencia» en el Medio Oriente, siente el debilitamiento percibido de su némesis israelí. Esa percepción hizo que el grupo se deshiciera de las ataduras impuestas a sus actividades en los últimos años y se comportara, una vez más, como el escorpión del barrio.

El ataque con cohetes es el siguiente de una serie de manifestaciones violentas que Israel ha estado viendo en las últimas semanas, en particular la violencia generalizada en Jerusalén con el apodo inofensivo de «la Intifada de TikTok». Otro catalizador de la violencia ha sido el anuncio de la Autoridad Palestina de su intención de celebrar elecciones generales en mayo a pesar de la aparente ausencia de cualquier razón sociopolítica para este “brote democrático” en este momento particular.

En el despiadado vecindario de Oriente Medio, las «fuerzas de resistencia» son muy conscientes de la inestabilidad política en Israel y huelen la sangre en el agua. También interpretan la posible salida del primer ministro Benjamin Netanyahu, quien dio forma en gran medida al orden geoestratégico existente, como un signo de debilidad. Desde su posición ventajosa, esta es una oportunidad para desafiar a Israel. Los vecinos de Ramallah tampoco son los únicos que leen las señales. El mensaje también fue recibido por el régimen islamista de Teherán, que se embarcó de forma segura en el camino hacia el umbral nuclear con el apoyo tácito de la administración Biden y la UE.

La conexión entre el liberalismo progresista de los demócratas en Washington y Europa y la oportunidad que se presenta a las «fuerzas de resistencia» se comprende bien no solo en el Medio Oriente sino también en China, Corea del Norte, Rusia y, por supuesto, los pasillos de la Internacional Criminal Tribunal de La Haya. El mapa político cambiante en los Estados Unidos está trayendo consigo una inestabilidad estratégica para Israel y el Medio Oriente en general.

La crisis del coronavirus también ha tenido un gran impacto. La crisis enseñó a las «fuerzas de resistencia» —no por primera vez— una lección clave sobre la fragilidad de las sociedades occidentales, que lucharon, a diferencia de las sociedades centralizadas y colectivas de Asia, para hacer frente a la pandemia y sus repercusiones. La crisis expuso la debilidad de las democracias occidentales y su incapacidad para unir a sus sociedades hedonistas y malcriadas detrás de una causa nacional, incluso en el momento de una crisis espantosa.

Irónicamente, Israel se está deslizando rápidamente hacia una profunda crisis en un momento en que entra en una realidad pospandémica en la que se espera un regreso a la normalidad. Esto recuerda la dolorosa desilusión de Israel tras el estallido de la guerra de terror palestina en septiembre de 2000 (eufemizada como la «Intifada de al-Aqsa»), los disturbios concomitantes entre los ciudadanos árabes de Israel el mes siguiente y la Segunda Guerra del Líbano de 2006, cuando la opulenta y ablandada sociedad israelí, dividida por diferencias políticas y encabezada por un liderazgo débil e inexperto, chocó con la violenta realidad política del Medio Oriente. El Israel de hoy no se encamina hacia la normalidad sino hacia su opuesto: una agenda mucho menos estable, mucho menos progreso económico y un entorno de seguridad mucho más volátil.

 

Esta es una versión editada de un artículo publicado en Israel Today , 25 de abril de 2021.

El Dr. Doron Matza, investigador asociado del Centro BESA, ocupó anteriormente cargos de alto nivel en el sistema de inteligencia israelí .

Traducido para Porisrael.org y Hatzadhasheni.com

BESA 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.