Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes junio 4, 2021

La traición de John Kerry


Kerry y Zariff

La semana pasada nos encontramos con la revelación de que el ex secretario de Estado estadounidense John Kerry compartió información sobre las operaciones encubiertas de Israel contra Irán con el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Javad Zarif.

Según las cintas de audio de un proyecto de historia oral realizado en Irán el año pasado que fueron obtenidas por el canal de noticias Iran International, con sede en el Reino Unido, y luego publicadas por The New York Times, Zarif afirma que Kerry le informó sobre “al menos” 200 ataques israelíes contra objetivos iraníes en Siria. “¿No lo sabía?”, pregunta el entrevistador en dos ocasiones. A lo que Zarif respondió: “No, no”, en ambas ocasiones.

Lamentablemente, este informe sobre Kerry divulgando secretos de seguridad a Zarif es francamente creíble. Tanto si Zarif dice la verdad como si no, y si esto ocurrió antes de que los ataques de Israel fueran de dominio público (lo que convertiría las acciones de Kerry en traición) o sólo después, la historia apesta. Es plausible, por desgracia, porque la tortuosidad caracteriza a Kerry y ha estado dispuesto a congraciarse con los adversarios para demostrar su propia sabiduría poderosa mientras castigaba a Israel.

Cuando se convirtió en Secretario de Estado por primera vez, la opinión desde Jerusalén era que John Kerry era un buen chico ingenuo. Su ardiente entusiasmo por unas conversaciones de paz básicamente imposibles entre Israel y la corrupta y extremista Autoridad Palestina se consideraba una diplomacia provisional o una tontería.

Pero en una entrevista televisiva de 2013 a reporteros de la televisión israelí y palestina, apareció un Kerry diferente: desagradable, amenazante, unilateral, ciego ante la mala conducta y la falta de fiabilidad de los líderes palestinos, y peligrosamente oblicuo ante la situación explosiva que él mismo estaba creando.

Advirtió del “próximo aislamiento” de Israel y de una tercera intifada a menos que Israel permitiera rápidamente la aparición de una “Palestina completa” y pusiera fin a su “ocupación militar perpetua” de Judea y Samaria. No se trataba sólo de una presión inamistosa. Kerry básicamente expuso la aceptación de la administración Obama de la campaña para deslegitimar y aislar a Israel. Estaba comerciando traicioneramente con una fea profecía autocumplida, dando a los palestinos una excusa para la violencia y para la renovación de su guerra contra Israel en los foros internacionales.

Por supuesto, Kerry no tenía ninguna advertencia similar para los palestinos. No hizo ningún esfuerzo para desengañar a los palestinos de la idea de que pueden recurrir a falsas demandas maximalistas como su línea de fondo inflexible. No hizo ningún esfuerzo por presionar a la Autoridad Palestina para que cerrara la “brecha de la paz” aceptando los lazos históricos del pueblo judío con la Tierra de Israel y la legitimidad de la existencia de Israel en Oriente Medio como Estado judío, o para que dejara de glorificar a los terroristas suicidas palestinos contra la población civil de Israel.

En su lugar, Kerry optó por lanzar un ataque en toda regla contra Netanyahu, y contra todos los israelíes que (en palabras de Kerry) se sienten obstinadamente “seguros hoy en día” y “sienten que les va bastante bien económicamente”. Expuso las consecuencias para Israel de desobedecer a Estados Unidos (- no seguridad y no prosperidad); pero no expuso ninguna consecuencia similar para los palestinos si siguen siendo intransigentes.

De hecho, Kerry y su jefe, el entonces presidente estadounidense Barack Obama, fueron los responsables de dar forma al contexto incendiario más amplio que generó la ola de terror palestino contra Israel en 2014. Esencialmente, alentaron al líder palestino Mahmoud Abbas en su campaña de mentiras descaradas, confrontación violenta y ataque diplomático contra Israel.

Kerry comentó insensiblemente que “no iba a entrar en la asignación de culpas por el ciclo de violencia” en la región, y que “ambas partes” estaban planteando “desafíos” a la solución de dos estados. A continuación, sugirió con cobardía que había una justificación para los ataques palestinos, explicando que “se produce esta violencia porque hay una frustración que crece entre los palestinos que no ven ningún movimiento diplomático”.

Kerry no tuvo ningún comentario crítico cuando Abbas sugirió que los “asquerosos pies israelíes” estaban “profanando” las mezquitas del Monte del Templo o cuando Abbas negó los Templos del antiguo Israel como un hecho histórico.

En 2014, Kerry volvió al tema de “oy-vey-Israel-va-a-ser-boicoteado”, una vez más fingiendo preocupación por el carácter judío y democrático de Israel, y luego amenazando su prosperidad económica.

“Con toda seguridad, se lo prometo al cien por cien, el statu quo actual no puede mantenerse. No es sostenible. Es ilusorio”, advirtió apocalípticamente Kerry. “Para Israel hay una creciente campaña de deslegitimación que se ha ido acumulando. La gente es muy sensible a ella, se habla de boicot y de otro tipo de cosas”.

En cambio, Kerry no advirtió públicamente ni una sola vez a los dirigentes palestinos de que ésta era su última oportunidad para crear un Estado palestino. Nunca advirtió a Abbas de que la AP perdería su generosidad internacional y su “prosperidad económica” si él (Abbas) no “demostraba liderazgo” aceptando las propuestas de Kerry.

Y al final, Kerry culpó a Netanyahu y a los asentamientos israelíes de echar por tierra sus heroicos esfuerzos de pacificación. Hasta sus últimas horas en el cargo, gritó un asesinato sangriento sobre Judea y Samaria, refiriéndose insolentemente a un inexistente aumento de la construcción israelí “masiva e ilegal” en la cuna bíblica de la civilización judía.

Para rematar, Kerry añadió con arrogancia que “no habrá una paz avanzada y separada con el mundo árabe sin el proceso palestino y la paz palestina. Todo el mundo tiene que entenderlo. Esa es la dura realidad”.

“He oído a varios políticos prominentes en Israel afirmar a veces, bueno, el mundo árabe está en un lugar diferente ahora, sólo tenemos que llegar a ellos, y podemos trabajar algunas cosas con el mundo árabe, y nos ocuparemos (después) de los palestinos. No, no, no y no”, concluyó Kerry con su habitual y pomposa seguridad en sí mismo.

Cuando estaba (¡afortunadamente!) fuera de su cargo, Kerry advirtió que Oriente Medio “explotaría” si la administración Trump trasladaba la embajada estadounidense a Jerusalén. Luego advirtió que el asesinato por parte de Trump del líder del CGRI, Qassem Soleimani, provocaría también “una explosión absoluta en toda la región”.

Kerry se equivocó en todos los aspectos: que rechazar sus propuestas de paz llevaría al aislamiento internacional de Israel; que Abbas estaba preparado para la paz mientras que Netanyahu no; que ningún país árabe haría la paz con Israel antes de la creación de un Estado palestino; que Oriente Medio “explotaría” si se abriera una embajada de EE.UU. en Jerusalén; y que se produciría una “guerra absoluta” por el ataque al cerebro terrorista Soleimani.

Pero esto no ha enfriado la ridícula autoestima de Kerry como oráculo moral y profeta político.

La brújula diplomática malograda de Kerry y su pretenciosidad también jugaron un papel en la venta del acuerdo nuclear de Obama con Irán (el JCPOA). “No hay mejor acuerdo con Irán”, juró Kerry en 2015, tras ser embaucado por su homólogo negociador, Javad Zarif. “El acuerdo ha eliminado la amenaza de un Irán con un arma nuclear”, declaró ostentosamente. Al igual que Obama, a continuación, calificó a los opositores al acuerdo, como Netanyahu, de “belicistas”.

Más tarde, Kerry emprendió una campaña internacional para hacer grandes negocios para los mulás de Teherán. Recorrió Estados Unidos y Europa en su jet oficial del gobierno para persuadir a los directores ejecutivos de las empresas de la lista Fortune 500 de que invirtieran en Irán; para asegurarse de que Irán obtuviera sus dividendos de “paz”, aparte de los miles de millones de dólares en activos iraníes que Obama liberó para las arcas del régimen.

Una vez fuera de su cargo, Kerry fue pillado de nuevo en connivencia con Zarif. En una serie de reuniones en 2018, Kerry aconsejó a Zarif que esperara a Trump y esperara a que fueran elegidos demócratas más dóciles en 2020.

Y entonces llega la nueva historia, sugiriendo que hace años Kerry avisó a los iraníes sobre operaciones israelíes encubiertas. De nuevo, puede que esto no sea cierto. Pero uno debe preguntarse: ¿Qué otros secretos, estadounidenses o israelíes, podría haber revelado Kerry a los iraníes?

Peor aún, la revelación de esta semana se ajusta a un patrón de insensibilidad de la administración Obama, y ahora de frialdad de la administración Biden, hacia Israel. Se produce en el contexto de las crecientes tensiones entre Washington y Jerusalén por el sabotaje (supuestamente israelí) del programa nuclear iraní y los ataques contra objetivos de la IRGC en Siria y el Mar Rojo; ataques que parecen haber sido “sacados a la luz” por la administración.

Hay que preguntarse: ¿Hasta dónde llegarán los nombramientos de Biden para socavar los esfuerzos diplomáticos y militares de Israel contra Irán? Por despecho con Israel, ¿podría la administración Biden (en la que John Kerry actúa como enviado climático con rango de gabinete, y los protegidos de Kerry supervisan la política de Irán) “castigar” a Israel por su decidida postura contra Teherán negando el apoyo diplomático a Israel en otros frentes? ¿Podría la administración aplicar la vinculación entre la política de Irán y, por ejemplo, el apoyo de Estados Unidos a Israel en la CPI y otros foros internacionales (en los que se ataca a Israel)?

David M. Weinberg es vicepresidente del Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalén .

Traducido por Israelnoticias.com

Israel Hayom

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.