Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes enero 18, 2022

La máxima prioridad de Israel: la confiscación inmediata de armas ilegales entre los árabes israelíes


Rifles de asalto y pistolas robados que fueron recuperados por la Policía de Israel en mayo de 2021. (Fuente de la imagen: Policía de Israel)

La tarea más importante y más inmediata que enfrenta Israel después de la guerra de Gaza es la confiscación de las decenas de miles de armas ilegales en poder de los ciudadanos árabes del país, especialmente las bandas criminales, para que no se utilicen en una insurrección nacionalista / islamista.

No se equivoque al respecto: entre los muchos desafíos urgentes que enfrenta Israel después de la guerra de Gaza, el objetivo más importante e inmediato debe ser confiscar, con la fuerza si es necesario, las decenas de miles, si no cientos de miles, de armas que poseen los ciudadanos árabes del país.

Lo que acabamos de presenciar en las ciudades de Lod, Ramle, Jaffa, Haifa y Acre, durante mucho tiempo consideradas vitrinas de la coexistencia árabe-judía, es un presagio de eventos destructivos por venir si estas armas no son confiscadas. Esta vez la violenta erupción terminó con el incendio de al menos diez sinagogas e innumerables autos y departamentos; cientos de ataques a ciudadanos judíos; el bloqueo de las carreteras principales, la ruptura de localidades judías y la huida de familias judías de sus hogares por temor a perder la vida.

En la próxima erupción inevitable (con suerte en un futuro más remoto), es probable que veamos las ciudades mencionadas, así como las rutas de transporte clave (en particular, Wadi Ara) y las áreas adyacentes a las ciudades y pueblos árabes se convertirán una vez más en importantes campos de batalla por la enemistad centenaria entre árabes y judíos, si no se confiscan las armas

Esto es lo que sucedió en la erupción violenta de 1936-39 en todo el Mandato Palestino, cuando bandas criminales árabes unieron fuerzas con militantes islamistas, los antepasados ​​ideológicos de Hamas y el Movimiento Islámico de Israel, para asesinar a unos 450 judíos, junto a 180 soldados y policías británicos y miles de arabes palestinos.

En la próxima ronda, el crimen árabe organizado bien puede unir fuerzas con los Camisas Negras (miembros del Movimiento Islámico del Norte proscrito) para producir el tipo de potencia de fuego con la que las FDI encontrarán difícil lidiar, y esto después de las masacres masivas de sus compatriotas judíos ( y muchos ciudadanos árabes que desean convivir pacíficamente con los judíos, como sucedió en 1936-39). Esto producirá inevitablemente el mayor baño de sangre de judíos desde el Holocausto.

Los líderes de Israel, de derecha, centro e izquierda, deben actuar de manera unida y resuelta para confiscar el arsenal letal que posee la minoría árabe, ante todo las bandas criminales. Tal movimiento por sí solo no resolverá el problema de seguridad de los judíos que viven en lugares cerrados, quienes aún estarán expuestos a la violencia de algunos de sus vecinos árabes. Pero reducirá sustancialmente la letalidad de tales ataques y liberará a más fuerzas de seguridad para hacer frente a los ataques externos que habrán desencadenado la lucha interna (como lo hicieron ahora y en octubre de 2000), o buscarán aprovecharla.

Lidiar con el crimen organizado árabe y confiscar las armas es una tarea demasiado grande para la policía israelí, que no pudo hacer frente a los disturbios de esta ronda entre sus muchas otras funciones.

El poder judicial de Israel, los legisladores de la Knesset, las FDI y los demás cuerpos de seguridad del estado deben hacer una causa común para crear las modalidades operativas y legales necesarias que permitan la creación de una nueva fuerza de seguridad dedicada a la aplicación de la ley y el orden, así como a utilizar Unidades de infantería de élite de las FDI en esta confiscación masiva de armas.

Las FDI detestan acertadamente el uso de sus soldados para tareas policiales, lo que considera que denigra las habilidades de las fuerzas militares entrenadas. Esta percepción, sin embargo, podría resultar errónea con respecto a esta operación de aplicación de la ley a nivel nacional, que podría deteriorarse en complejos combates de guerrilla urbana. A pesar de todos sus posibles costos, una campaña efectiva iniciada de confiscación de armas, llevada a cabo en condiciones más o menos estables, es infinitamente mejor que enfrentarse a estas armas durante una lucha interna en toda regla.

Aquellos que puedan encontrar este escenario fantasioso no necesitan mirar más allá del proceso de «paz» de Oslo, que provocó miles de muertes y decenas de miles de bajas (surrealista eufemizado por PM Rabin como «víctimas de la paz»), y que radicalizó a los árabes israelíes hasta el punto de desatar una violencia generalizada contra sus compatriotas judíos en un momento en que Israel sufrió un ataque externo: en octubre de 2000 en apoyo de la guerra de terror recientemente librada por Arafat (eufemizada como “Intifada al-Aqsa”); en la guerra de Gaza de mayo de 2021 en apoyo de Hamas.

En la última guerra, Hamas utilizó la mentira ancestral “al-Aqsa está en peligro”, acuñada en la década de 1920 por el Mufti Hajj Husseini de Jerusalén para atraer el apoyo musulmán internacional y para impulsar a sus electores a masacres masivas de judíos. Ahora, como entonces, la evocación de la mentira produjo el resultado deseado. Sin embargo, la presencia de decenas de miles de armas ilegales en manos de bandas criminales árabes israelíes y de ciudadanos comunes podría intensificar los enfrentamientos futuros a niveles de letalidad hasta ahora desconocidos.

El momento de actuar es ahora. No hay un minuto que perder, por el bienestar de los ciudadanos judíos y árabes de Israel.

El Prof. Hillel Frisch es profesor de estudios políticos y estudios de Oriente Medio en la Universidad de Bar-Ilan e investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos.

Traducido para Porisrael.org y Hatadhasheni.com por Dori Lustron

BESA

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.