Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes septiembre 21, 2021

Lentes de sol inteligentes le dicen adiós a los multifocales

En primera persona, Brian Blum cuenta cómo funcionan los lentes 32 ° N de DeepOptics. Para él, usuario de anteojos desde hace mucho, son un milagro.


Estoy sentado en el “Bistró”, la sala preparada para demostraciones en las oficinas de DeepOptics, junto a Alex Alon, científico jefe de la compañía, que me dice: “Desliza el dedo aquí al costado del del marco”.

Cuando paso el dedo por el lado táctil del grueso marco negro de las gafas de sol y miro a través de la ventana del “Bistró”, claramente puedo ver el edificio al otro lado del estacionamiento.
Hago otro movimiento y la escena distante se vuelve borrosa pero como por arte de magia, puedo leer una página en el Kindle de Alon.

Nuevamente, deslizo mi dedo hacia adelante y hacia atrás, cambiando las distancias. Para mí, un usuario de lentes multifocales desde hace muchos años, los lentes de marca 32 ° N de DeepOptics son ni más ni menos que un milagro adictivo y adaptativo.

Es que DeepOptics desarrolló una tecnología de lentes que cambia sin problemas entre la visión de lejos y de cerca reorientando los píxeles en el cristal de cada anteojo.

He aquí la diferencia: cuando uso lentes multifocales siempre hay algo de distorsión mientras que con los 32 ° N ese efecto desaparece.
Por otro lado, en vez de limitarme a una pequeña franja donde puedo ver claro y leer -inclinando incómodamente la cabeza para mirar hacia abajo-, con DeepOptics todo el lente está disponible y claro en todo momento.

Algo más: el precio también es bueno. Por unos 820 shekels (USD 250) puedo conseguir un par. Cuando me hago lentes multifocales nuevos, el costo en Israel puede superar fácilmente los 3.900 shekels (UDS 1.200).

 

En estos momentos, los lentes de sol de DeepOptics se pueden reservar (con descuento) como parte de una campaña de Kickstarter y se estima que el envío será en unos diez meses.

¿Cómo funcionan las gafas?

Las gafas de sol DeepOptics tienen capas de cristal líquido que se dividen en pequeños píxeles y que son capaces de girar en cada punto del píxel.

Cuando el usuario desliza su dedo, un pequeño procesador incrustado en la sien calcula la prescripción personal del usuario y ordena a millones de pequeños píxeles dentro de la lente que modifiquen su estado eléctrico para enfocar los objetos cercanos.

Jody Blum se prueba los lentes de sol DeepOptics 32 ° N en las oficinas de la compañía en Petaj Tikva. En la foto, junto a Alex Alon, CSO de la empresa. Foto: Brian Blum

En estos lentes no hay partes móviles ni peso extra. La pequeña batería recargable dura un día completo pero si se agota, las gafas vuelven a su forma predeterminada en la configuración “plano” (sin corregir), por lo que todavía es posible usarlos para la distancia.

DeepOptics comenzó primero con los lentes de sol ya que conoce bien las frustraciones que la presbicia, un envejecimiento natural con el que los ojos pierden la capacidad de cambiar de enfoque con facilidad, produce en las personas mayores de 45 años.
La presbicia afecta a unos 1.800 millones de personas y es la principal razón por la que la gente de mediana edad pueden necesitar gafas para leer de un día para el otro.

Justamente para ese público, los lentes de sol representan un problema. Cuando alguien con presbicia quiere mirar su teléfono celular, tiene que quitarse las gafas de sol.
Debido a que un individuo promedio mira su teléfono hasta 58 veces al día, el factor molestia en este caso no es para soslayar.

Luego del lanzamiento exitoso de los 32 ° N, DeepOptics planea dos productos más: un par de lentes con prescripciones separadas para distancia y cierre (la versión que se vende en Kickstarter tendrá plano para distancia) y uno que funciona para todo tipo de armazones y no únicamente como gafas de sol.

“Este último producto no estará listo hasta dentro de un par de años”, le dijo Yariv Haddad, director ejecutivo de DeepOptics, a ISRAEL21c en Español.
Esos lentes incluirán un rastreador ocular integrado para que los usuarios no tengan que deslizar el dedo para cambiar al modo de lectura y viceversa.

El software “verá” dónde miran los usuarios y en consecuencia rotará los píxeles.

El pivote clave

La empresa nació hace una década con la meta de crear lentes que funcionasen con televisores 3D.
Haddad afirmó que el mercado de estos aparatos nunca despegó pero el hecho de usar la misma tecnología para corregir la visión era una oportunidad mucho más grande y válida.

“Las gafas ajustables de forma dinámica son el Santo Grial de los anteojos”, indicó el ejecutivo.

Hasta ahora, unas pocas empresas intentaron la hazaña. La compañía PixelOptics quebró y su socio japonés TouchFocus compró la tecnología y vende su propia versión de gafas adaptables por software por casi 10.000 shekels (USD 3.000 el par).

El precio es muy alto porque los lentes fabricados en Japón tienen que estar codificados a medida para la vista de cada persona.
Si comparamos eso con lo que ofrece DeepOptics -un producto listo para usar que es el mismo para todos cuando se saca de la caja-, la respuesta es clara.

El uso de software también indica que mientras los ojos se deterioran aún más con el tiempo -otro “efecto secundario” del envejecimiento-, los usuarios no tienen que comprar un nuevo par de lentes sino que basta con marcar la nueva prescripción en la aplicación para iPhone o Android de DeepOptics, que se conecta a las gafas a través de Bluetooth.

Para tener una receta correcta se requiere alguna configuración extra pero esta es una sola y está lista. Incluso es posible compartir un par de 32 ° N con otra persona (de hecho el software para teléfonos móviles de DeepOptics puede tener varios usuarios).

En el futuro, dijeron en la empresa, los lentes reconocerán el teléfono más cercano y elegirán el perfil correcto sin la intervención del usuario.

DeepOptics fue creada por Haddad, Alon e Yoav Yadin, hoy director de tecnología de la empresa.
El emprendedor e inversor en serie Saar Wilf fue uno de los primeros patrocinadores de la empresa y al que se le ocurrió la idea.
Por ello se acercó a Haddad y los demás para crear lo que se convertiría en DeepOptics.

De izquierda a derecha, el equipo de DeepOptics: Yariv Haddad, Yoav Yadin, Alex Alon y Saar Wilf. Foto cortesía de DeepOptics

Haddad y Yadin ya habían trabajado en la puesta en marcha anterior de Alon, una empresa llamada Dblur, que creó una tecnología de software para cámaras de teléfonos móviles, sistemas de seguridad y dispositivos médicos.

“Tratar con la visión humana era algo nuevo para nosotros”, admitió Haddad.

Hoy, DeepOptics emplea a 15 personas y cuenta con el respaldo de Samsung Ventures y el grupo Essilor International, que en 2011 adquirió el 50 por ciento de Shamir Optics de Israel.
Dan Katzman, director ejecutivo de Shamir Optics de Israel, es asesor de la compañía.

El modelo de negocio actual de DeepOptics es la venta directa al público aunque eso no excluye posibles asociaciones con empresas de inversiones.

En la mira de Apple

Hay un fuerte rumor que indica que Apple estaría trabajando en gafas inteligentes AR como su próximo producto asesino. “Apple dominará este mercado y tendrán que darle una receta a los usuarios”, expresó Haddad.

El directivo reconoció estar preocupado por Apple pero indicó: “Eso significa que estamos en un buen lugar”. Y sugirió que el producto de DeepOptics llegará al mercado mucho antes que el de Apple.

Mi tiempo en el ”Bistró” estaba llegando a su fin así que me quité los lentes de demostración y a regañadientes volví a ponerme mis gafas clásicas.
Sin embargo, tenía conmigo una pregunta más para Haddad: ¿por qué le han puesto ese nombre?

Resulta que 32 ° N es la latitud de Israel. “Esa latitud significa saber qué hace sol. Todas las ciudades a 32 ° N son soleadas y nosotros, claro, hacemos lentes de sol”, dijo entre risas Haddad.

Para saber más sobre cómo DeepOptics puede cambiar nuestra forma de ver, clic aquí.

Para más información sobre la campaña de DeepOptics en Kickstarter, clic aquí.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.