Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes octubre 25, 2021

Compañías israelíes se suben a la ola que las lleva a Wall Street

La pandemia de COVID-19 ayudo a que el ecosistema local madure y siga siendo exitoso. En este momento desafiante muchas empresas están cambiando para siempre. Para bien.


Las empresas israelíes se subieron a la ola que las lleva a Wall Street. Foto: LoLo/Unsplash

Este es un momento clave para las empresas israelíes en Wall Street. Un número significativo de compañías se está haciendo público y esto tiene importantes ramificaciones para de todo el ecosistema.

Si bien gran parte de la economía global continúa peleando con el COVID-19, Israel está en camino de convertirse en un país con 100 unicornios, es decir empresas privadas valoradas en más de 1.000 millones de dólares.

En la actualidad hay al menos 85 unicornios en el país, un número superior a los más de 40 países de Europa juntos. Esta situación cubre todas las verticales pero, significativamente, más de un tercio de los unicornios de ciberseguridad en todo el mundo son israelíes.
No es necesario buscar más que la reciente OPI de SentinelOne, la OPI de ciberseguridad más grande de la historia.

En 2020, el capital de riesgo continuó fluyendo, incluso durante el peor momento de la pandemia. Hoy, con un futuro algo más seguro (al menos aprendimos a convivir con el virus), muchas empresas decidieron salir a bolsa.

En ese sentido, no es a pesar del COVID-19 que Israel pudo capitalizarse y tener éxito sino que es debido a este momento desafiante que muchas compañías locales pudieron alcanzar este punto de referencia.
Israel, con su rápido y eficaz plan de vacunación, se convirtió en una de las economías que más avanzó a pesar de los retos globales.

La pandemia no hizo más que acelerar las tendencias que han llevado a esta actualidad en Wall Street porque los buenos emprendedores nunca desperdician una crisis.
Algunas compañías murieron durante la pandemia pero aquellas que emergieron más fuertes hoy cosechan las recompensas.

Una imagen de las tendencias

Hay varios y diferentes factores que crearon esta tormenta perfecta para las compañías de Israel que eligen cotizar en bolsa.

Tal como escribí en un artículo anterior, las SPAC – compañías creada por un grupo de inversores que tienen dos años para utilizar el dinero recaudado para fusionarse con una empresa privada – ganaron legitimidad y popularidad en Wall Street como una forma menos riesgosa para que las empresas de tecnología consigan liquidez.
Estas, se ve, continuarán siendo un camino popular para las empresas israelíes.

Un mayor uso y dependencia de productos y servicios digitales durante la pandemia, en muchos casos soluciones cibernéticas y de fintech, ayudó a las empresas locales a progresar.

En el transcurso de 2020, muchas industrias tuvieron que someterse a transformaciones digitales en un período de tiempo extremadamente corto y acelerado.
Esto abrió un frente de oportunidades para que las compañías como como Monday.com, enfocadas en ayudar a los equipos remotos a administrar los flujos de trabajo, se convirtiesen en herramientas cruciales durante la pandemia.

Pero hay algo en esta época que es diferente: se trata de un hueste de empresas en crecimiento y verticales más nuevas en fintech como Melio, Payoneer y Riskified.

Sí, la “Startup Nation” se está convirtiendo no solo en “Scale-Up Nation” (la nación de las empresas que han crecido un 20 por ciento anual) sino en un verdadero contendiente global solo superado por Silicon Valley

El tiempo también influyó ya que las numerosas compañías que nacieron en la última década llegaron a la instancia en que salir a bolsa es el siguiente paso práctico.
La proliferación de SPACs y la sensación general de que el COVID-19 llegó para quedarse les da confianza a las compañías buscar hoy liquidez ahora.

De este modo, las oportunidades juegan un rol importante.

“En 2013, como primeros inversores de la empresa teníamos claro que la oportunidad de revolucionar la industria de los antivirus dependería en gran medida de la nueva inteligencia artificial y la tecnología de comportamiento, donde SentinelOne ofrece hoy una diferenciación de vanguardia. En el viaje de ocho años hacia la OPI, los fundadores ejemplificamos el espíritu de innovación pero también destacamos los valores de resiliencia y tenacidad en la construcción de una verdadera empresa líder en su categoría con más de 1.000 empleados en todo el mundo”, dijo Shuly Galili, socio cofundador de Upwest Labs que emitió el primer cheque para SentinelOne.

¿Por qué justo ahora?

A lo largo de los últimos años, muchos artículos lamentaron el hecho de que el ecosistema israelí necesitaba crecer pero a medida que crece, madura y más corporaciones globales se entrelazan en el ecosistema, el país no solo dejará dejar atrás la idea de una Startup Nation rudimentaria sino que subirá de nivel como un actor global significativo.

Para ello va a ser necesario un cambio de mentalidad, a medida que los recursos continúen llegando al ecosistema. Ese cambió propiciará trabajar junto con el entorno corporativo de las grandes empresas de tecnología que definirán el panorama empresarial.

De forma general, se acepta que la Startup Nation se haya convertido en uno de los principales productores de empresas emergentes del mundo debido a factores combinados como talento, servicio militar, “jutzpá“ y pensamiento innovador.

El coronavirus también jugó un rol importante al acelerar tendencias como la digitalización que se estaban gestando desde hace tiempo.

“Ese es el siguiente paso natural en el ciclo de vida de varias de estas compañías de tecnología de Israel con alto crecimiento que se han mantenido privadas durante al menos una década o más. Estas recaudaron cientos de millones de dólares en capital de riesgo de modo que, con las condiciones actuales del mercado, es de esperar una oferta pública inicial”, indicó Brian Rosenzweig, socio de Janvest Capital Partners e inversor de riesgo activo en el ecosistema israelí durante muchos años.

Rosenzweig cree que las condiciones del mercado están jugando un papel importante en este momento en Wall Street. “La mayor parte de la actividad ocurre cuando el mundo comienza a abrirse otra vez. Hay menos preocupación en el mercado de que suba y baje por lo que éste es el momento adecuado para las empresas israelíes”, remarcó el inversionista.

La generación que viene

Este también fue un momento vertiginoso en el que se está acuñando la próxima generación de millonarios tecnológicos.

En las calles de Tel Aviv se dice que “nacieron” más de 230 nuevos millonarios como resultado de la fusión de una SPAC con ironSource.
Si ya existían grandes disparidades en los salarios en la economía tecnológica frente a la economía no tecnológica, esto acelerará aún más la división.
Israel ya ocupa el segundo lugar después de EEUU en términos de desigualdad de riqueza.

Además de eso, el país sumas récord de dinero de inversores globales, capitalistas de riesgo corporativos y similares que continúan vertiéndose en el ecosistema y lanzan una espiral ascendente.
No hace falta ver más allá de la cantidad de autos Tesla en las carreteras de Israel, la proliferación de restaurantes caros y de desarrollos inmobiliarios de lujo que están floreciendo en Tel Aviv.

“Como resultado de esto, un mayor capital conducirá a adquisiciones de empresas israelíes por parte de compañías locales. La compra de Vdoo por JFrog es un ejemplo”, explicó Yoni Argaman, vicepresidente de marketing de Salto, una empresa emergente en crecimiento que ofrece desarrollo de software y conceptos de DevOps y herramientas para los equipos de operaciones comerciales.

Sin embargo, Argaman dijo que cree que esta nueva generación seguirá apoyando al ecosistema. “Hay más puestos de trabajo aquí, sobre todo para los que no son ingenieros, lo que provoca que el talento con experiencia israelí regrese a Israel”, destacó.

¿Qué depara la actualidad para el futuro?

Galili explicó que el creciente flujo de capital puede ayudar a mejorar la sociedad israelí. “No hay duda de que el impacto parece muy poderoso ya que el ecosistema tecnológico muestra una increíble madurez, lo cual es positivo. Para sostener este crecimiento y competitividad, es clave que el país aumente su inversión en talento humano e infraestructura. No solo es bueno hacer esto para la economía sino como factor social”, expresó

Con esto sobre la mesa, seguirá habiendo empresas israelíes que busquen negociar públicamente a través de SPAC en los próximos meses pero hay algo más que eso: a la vuelta de la esquina está la próxima generación de empresas como Wix, Fiverr y Waze que provienen de emprendedores que crecieron en la cultura de los unicornios israelíes.
Estas desarrollaron habilidades trabajando en compañías de tecnología globales y hoy se aventurando a construir sus nuevas empresas en crecimiento mientras acceden al talento y la financiación locales.

Debido a esto, Argaman indicó que “muchas personas que trabajan para los numerosos unicornios que tenemos aquí están aprendiendo y obteniendo una experiencia increíble de clase mundial que les ayudará a construir la próxima generación de unicornios. Pero para que tengan éxito, todo depende de nosotros, del ecosistema. Tenemos que asegurarnos de que más personas se unan a los círculos tecnológicos donde puedan capacitarse para ser empleados de clase mundial y puedan participar en este éxito nacional”, manifestó.

*Jonathan ‘Yoni’ Frenkel dirige el programa “Partnerships” en Atento Capital con sede en Tulsa, EEUU. Además lidera la tarea de ayudar a las empresas estadounidenses e israelíes a contratar trabajadores remotos altamente calificados en Tulsa. Puede ser contactado en LinkedIn.

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.