Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes octubre 25, 2021

El costo de Kamala para validar el discurso del ‘genocidio israelí’

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, validó a un estudiante que acusó a Israel de genocidio étnico. Que la vicepresidente no solo guarde silencio cuando se enfrenta a mentiras, sino que elogie al estudiante es extremadamente perjudicial para todos aquellos que luchan activamente por la verdad sobre cualquier tema


Las redes sociales explotaron con un video viral de la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris a la que una estudiante yemení-iraní de la Universidad George Mason le hizo una pregunta en la que acusó a Israel de «genocidio étnico» y otras exageraciones flagrantes que a menudo se utilizan para difamar injustamente a Israel.

 

Si bien la propia Harris sabe más, y de hecho ha sido una abierta defensora de Israel, su respuesta, o la falta de ella, sorprendió a muchos. En lugar de corregir educadamente al estudiante, Harris lanzó una respuesta digna de vergüenza sobre cómo «nadie puede suprimir su verdad». Esto resultó ser un error costoso para la vicepresidente, ya que provocó un alboroto masivo

.

Desde entonces, su oficina ha entrado en modo de control de daños, intentando distanciar a  la vicepresidente de los comentarios del estudiante.

 

El problema, sin embargo, es mucho más profundo que la información falsa que el estudiante repitió como un loro, sino, más bien, que vivimos en una era en la que las mismas mentiras utilizadas para justificar los actos de asesinato contra judíos son reconocidas, incluso alabadas, por la vicepresidente de los Estados Unidos como la versión de la «verdad» de ese estudiante en particular.

Hay opiniones y luego hay mentiras descaradas. Acusar a Israel de un «genocidio étnico» es descaradamente falso, y etiquetarlo como «tu verdad» que «debe ser escuchada» es obsceno. No hay nada de cierto en los comentarios de los estudiantes: hay desagradables insultos antisemitas inventados por aquellos que se niegan a reconocer el derecho judío a la autodeterminación y desean ver la destrucción del Estado de Israel.

El simple hecho de mirar el contexto de la conversación en primer lugar prueba esto. Harris se dirigió a los estudiantes para el Día Nacional de Registro de Votantes y habló sobre la importancia de las demostraciones y el poder de organizarse para el cambio. La estudiante yemení-iraní aprovechó esa oportunidad para cambiar la conversación para que se tratara de Israel, incluso insinuando que la financiación reciente para la Cúpula de Hierro exclusivamente defensiva estaba relacionada de alguna manera con el «genocidio de los palestinos».

 

Que la vicepresidente no solo guarde silencio cuando se enfrenta a mentiras, sino que elogie al estudiante es extremadamente perjudicial para todos aquellos que luchan activamente por la verdad sobre cualquier tema. Pretender que los hechos reales no existen perjudica a todos y nos impide poder abordar los problemas reales en cualquier debate.

Esta mentalidad cada vez más popular  que los hechos son subjetivos es uno de los principales contribuyentes a la profunda división política que se produce en muchas democracias occidentales de todo el mundo, en particular en Estados Unidos.

Por un lado, tienes todo tipo de movimientos que hablan sobre sus experiencias, que son válidas y deben ser escuchadas, y por otro lado, tienes actores deshonestos que se aferran a estos movimientos para promover una agenda y son intencionalmente engañosos.  Como resultado, la otra parte desconfía del movimiento que habla sobre sus experiencias. Al final, ambos lados están cada vez más polarizados.

Hace varios años, lo vimos con la Marcha de las Mujeres, que es una causa absolutamente necesaria y justa. Sin embargo, en lugar de poder hacer crecer el movimiento y ganar aliados en la lucha contra la agresión sexual y el acoso sexual, las cofundadoras de la Marcha de las Mujeres dañaron la credibilidad del movimiento al hacer múltiples comentarios incendiarios y antisemitas, que francamente no tienen nada. que ver con la lucha por la igualdad de las mujeres.

Vimos un fenómeno similar con Black Lives Matter insertando posiciones antiisraelíes basadas en mentiras descaradas en su agenda.

Desafortunadamente, estos son solo algunos de los muchos ejemplos de cómo los intereses antiisraelíes han hecho un esfuerzo concertado para arrojar a Palestina sobre cualquier causa posible, insertando el tema en debates que no tienen absolutamente ninguna asociación con Israel y los palestinos o incluso el Medio Oriente. Estos esfuerzos polarizan discusiones importantes que deberían tener lugar en la sociedad, ya sean desigualdades raciales, feminismo o derechos de voto.

Que la vicepresidente de los Estados Unidos caiga en la trampa de etiquetar las mentiras descaradas como “tu verdad” establece un terrible ejemplo para el resto de la sociedad de un líder que lo sabe absolutamente mejor.

Si bien su oficina ha aclarado su posición, señalando que «la vicepresidenta está en total desacuerdo con la caracterización de Israel por parte de los estudiantes», es demasiado poco, demasiado tarde. Su respuesta ya dio legitimidad a las mentiras antiisraelíes cuando tuvo la oportunidad perfecta para dar el ejemplo y defender la verdad como debería hacerlo cualquier líder.

El escritor es el director ejecutivo de Social Lite Creative LLC.

Traducido para Porisrael.org y Hatzadhasheni.com por Dori Lustron

https://www.jpost.com/opinion/the-cost-of-kamala-validating-israeli-genocide-speech-opinion-681043

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.