Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 1, 2021

Los 100.000 combatientes de Hezbollah son una mentira simbólica

La exageración de Nasrallah estaba destinada a evitar hablar de una "guerra civil" después que miembros de Hezbollah afirmaron que les dispararon durante una protesta reciente.


Hezbollah se jactó esta semana de tener 100.000 combatientes. La cifra es una gran exageración, pero simboliza cómo Hezbollah ya no siente la necesidad de pretender ser un pequeño movimiento de «resistencia», sino que se jacta de tener más fuerzas que el ejército libanés y, de hecho, ha convertido al Líbano dentro del gran imperio de Hezbollah en una colonia. 
El experto en Líbano Hanin Ghaddar, que trabaja en el Instituto Washington para la Política del Cercano Oriente, escribió que el líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, había dado la cifra de 100.000 y señaló en Twitter que era una exageración, “incluso si incluyes a los reservistas. Además, la cantidad es una cosa, pero la calidad de sus combatientes se ha visto afectada por largas guerras, cambios presupuestarios y reclutamiento de emergencia durante el conflicto en Siria  … «
La exageración de Nasrallah estaba destinada a evitar que se hablara de una «guerra civil» después  que miembros de Hezbollah afirmaron que les dispararon durante una protesta reciente en la que el grupo terrorista estaba tratando de derrocar a un juez que investigaba una explosión masiva en Beirut que probablemente fue causada por el nitrato de amonio de Hezbollah. Ha señalado con el dedo al líder cristiano Samir Geagea y sus Fuerzas Libanesas, diciéndoles que no calculen mal.
El contexto aquí es importante. En la década de 1970, estalló una guerra civil libanesa. Enfrentó a las milicias cristianas contra musulmanas y drusas, así como a grupos palestinos. En ese momento, no había Hezbollah, pero había milicias chiítas y el movimiento Amal. Sin embargo, los chiítas eran un pequeño grupo minoritario marginado. Los cristianos y los musulmanes sunitas dominaban el Líbano.
Después de la invasión de Israel en 1982 y los grupos terroristas palestinos que abandonaron el Líbano, la guerra civil del país continuó. Los sirios también habían invadido el país en la década de 1970; un acuerdo negociado por Arabia Saudita en 1989 finalmente ayudó a poner fin a la guerra.
El resultado fue que el poder oficial de los cristianos se redujo ligeramente, un poder cimentado a través de la demografía y el sistema de elección del parlamento que garantizaba el poder de los cristianos en la presidencia. Una presidencia debilitada llevó a un primer ministro musulmán sunita más fuerte. Los chiítas obtuvieron el puesto de presidente del parlamento.
Hezbollah no deriva su poder, sin embargo, del presidente del parlamento Nabih Berri, quien ha ocupado su cargo desde 1992. En cambio, tiene su poder debido a que después  que las milicias sunitas, cristianas y drusas depusieran sus armas a raíz, según el acuerdo de 1989, Hezbollah conservó sus armas, alegando estar «resistiendo a Israel».
Cuando Israel abandonó el Líbano en 2000, Hezbollah mantuvo su arsenal enormemente ampliado, alegando que debido a que el estado judío tenía algunos dunams en una montaña en la frontera, necesitaba recuperar esta pequeña área. Lo que realmente sucedió es que Hezbollah trazó su camino para controlar el Líbano. Asesinó al ex primer ministro sunita, Rafic Hariri, en 2005.
Cuando las protestas hicieron que Siria abandonara el país a raíz del asesinato, Hezbollah conspiró para atacar a Israel con el apoyo directo de Irán y su secuaz Qasem Soleimani . Soleimani, Nasrallah e Imad Mughniyeh conspiraron y estalló una guerra en 2006. Cuando terminó, Hezbollah utilizó la destrucción que provocó para aumentar el poder sobre la construcción, la vivienda y su propia red telefónica y de telecomunicaciones. Cuando el parlamento intentó quitarle la red de telecomunicaciones, Hezbollah invadió áreas en Beirut en 2008 y mostró sus nuevos músculos.
Pronto, impidió que se nombrara un nuevo presidente, lo que obligó a los cristianos a tomar una decisión: perder el poder que les quedaba o aliarse con el grupo islamista. Michael Aoun eligió trabajar con Hezbollah y consiguió la presidencia. Otros cristianos como Samir Geagea no estaban de acuerdo y tampoco los sunitas como Saad Hariri.
Hezbollah asesinó sistemáticamente a rivales e intelectuales como Lokman Slim. También envió combatientes a Siria durante la guerra civil y amplió su arsenal de 13.000 cohetes a 150.000 cohetes, misiles y drones. También envió fuerzas al Golán para prepararse para expandir la guerra contra Israel.
Todo esto es una forma muy larga de decir que el poder real de Hezbollah es ahora estrangular el parlamento y la presidencia y dirigir la política exterior y militar del Líbano. Ahora incluso importa gas.
Pero no tiene 100.000 combatientes. Esto se debe a que la comunidad chiíta en general a la que recurre Hezbollah para obtener apoyo está dividida, y muchos respaldan al aliado de Hezbollah, Amal. Para tener 100.000 combatientes se necesitarían varios millones de partidarios chiítas de Hezbollah. ¿Dónde están esas personas? ¿Dónde están los luchadores entrenados? ¿Cómo alimentarías a todos esos hombres?
El hecho es que a pesar  que Hezbollah es un poderoso ejército terrorista, tiene armas guiadas de precisión, drones, búnkeres y su propia red de comunicaciones, y distribuye drogas en todo el mundo, almacena nitrato de amonio, destruye ciudades, lleva al Líbano a la bancarrota y le roba su futuro. – su cifra de 100.000 está solo en la imaginación de Nasrallah.
Traducido para Porisrael.org y Hatzadhasheni.com  por Dori Lustron
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.