Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles agosto 10, 2022

El avance contra el cáncer de los científicos de la Universidad Ben Gurion podría cambiar la forma en que tratamos la enfermedad

Su descubrimiento se centró en un péptido natural de la región no codificante del ARNm.


Prof. Etta Livneh
(crédito de la foto: SHAY SHMUELI / BGU)
Los científicos de la Universidad Ben-Gurion del Negev han hecho un descubrimiento potencialmente revolucionario con respecto a la función biológica de un péptido anticanceroso como inhibidor de la proteína quinasa.
Los péptidos son cadenas cortas de aminoácidos unidas por enlaces peptídicos. Las moléculas largas hechas de unidades peptídicas son lo que conocemos como proteínas, y las proteínas quinasas son enzimas que pueden cambiar la función de una proteína. El descubrimiento de los investigadores, que se centró en un péptido natural de la región no codificante del ARNm, podría contribuir en gran medida a cómo tratamos el cáncer en el futuro.
El ARNm, o ácido ribonucleico mensajero, desempeña muchas funciones clave en la biología humana, incluida la codificación de proteínas, cada una de las cuales tiene funciones diferentes. Alrededor del 40% del ARNm en una región particular contiene secuencias que codifican péptidos cortos, aunque hasta hace poco los científicos creían que la región era lo que se denomina «no codificante» y no sabían si los péptidos cortos tenían una función.
En su investigación, los científicos pudieron aislar y confirmar que uno de los péptidos cortos actúa como inhibidor de la quinasa, lo que significa que inhibe la progresión del cáncer entre las etapas del desarrollo de las células cancerosas a través de la metástasis. Las proteínas envían señales a las células que les proporcionan ciertas instrucciones, y los investigadores de BGU demostraron por primera vez que los inhibidores podían bloquear los mensajes transmitidos por la quinasa que les indicaba a las células cancerosas que se dividieran.
«Demostrar claramente el papel de este péptido es solo la punta del iceberg», explica Etta Livneh, profesora y miembro de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Ben Gurion. «Ahora que sabemos que al menos algunos péptidos tienen una función biológica, podemos comenzar a descubrir las funciones de muchos más».

Universidad Ben Gurion (crédito: WWW.PIKIWIKI.ORG.IL)Universidad Ben Gurion (crédito: WWW.PIKIWIKI.ORG.IL)

El profesor Livneh colaboró ​​en esta investigación con los profesores Esti Yeger-Lotem y Moshe Elkabets. Los investigadores adicionales incluyeron a Divya Ram Jayaram, Sigal Frost, Chanan Argov, Vijayasteltar Belsamma Liju, Nikhil Ponnoor Anto, Amitha Muraleedharan, Assaf Ben-Ari, Rose Sinay, Ilan Smoly, Ofra Novoplansky, Noah Isakov, Dr. Debra Toiber, Chen Keasar.

La investigación fue apoyada por The Israel Science Foundation (subvención No. 2368/19).

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron, Beer Sheva
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.