Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes mayo 16, 2022

El eje del autoritarismo Rusia-China: 1a. parte

Poniendo a prueba la determinación occidental en Ucrania y Taiwán


Imagen: Muchos observadores coinciden en que China está observando de cerca la respuesta de Estados Unidos a las actividades de Rusia en Ucrania y que los desafíos planteados por Rusia y China son una prueba de la credibilidad estadounidense. Si no se consigue disuadir a Rusia y China se asestaría un golpe potencialmente devastador al orden liberal internacional. En la imagen: El presidente chino, Xi Jinping, se reúne con el presidente ruso, Vladimir Putin, en Moscú el 5 de junio de 2019. (Fuente de la imagen: kremlin.ru)
  • «La aparente indiferencia de Putin hacia las advertencias occidentales es comprensible. Ha estado escuchando las mismas promesas vacías de acción decisiva, generalmente acompañadas de expresiones de grave preocupación, desde la invasión rusa de Georgia en 2008…. «La reciente lista de demandas de seguridad de Putin deja en claro que busca reafirmar la dominación rusa en todo el espacio pos soviético. Esto mejorará las afirmaciones de Rusia sobre el estatus de superpotencia, al tiempo que expone la incapacidad de las potencias occidentales para cumplir sus promesas.» — Tinatin Khidasheli, exministro de Defensa de Georgia.
  • «Para Beijing, el éxito se traduciría en una posición estratégica dominante en Asia, lo que socavaría la seguridad de Japón y Corea del Sur y le permitiría a China proyectar su poder en el Pacífico occidental…. Para la alianza estadounidense, la toma de control de Taiwán por parte de China sería un golpe devastador. De un momento a otro, Estados Unidos perdería su condición como potencia preeminente en Asia, según la mayoría de los expertos militares estadounidenses y regionales. Si Estados Unidos no estuviera dispuesto o capaz de defender a Taiwán, su red de aliados en Asia-Pacífico que incluye a Tokio, Seúl y Canberra, de la noche a la mañana serían mucho más vulnerables a la coerción militar y económica de China.» — David Lague y Maryanne Murray, «La batalla por Taiwán», Reuters.
  • «Vladimir Putin ha invadido a dos vecinos democráticos en poco más de diez años. Permitir que lo haga por tercera vez haría que el sistema global retrocediera décadas. El apaciguamiento no funciona mejor ahora de lo que funcionó para Neville Chamberlain a finales de la década de 1930. China estará observando el apoyo de Estados Unidos a Ucrania, y eso informará sus cálculos con respecto a Taiwán». — James Stavridis, almirante retirado de la Marina de los Estados Unidos y excomandante supremo aliado de la OTAN, en una entrevista con The New York Times.
  • «Insto encarecidamente al presidente Biden a que no haga concesiones a expensas de nuestro socio estratégico Ucrania en respuesta al provocador aumento militar del régimen de Putin. Esto no solo no reduciría las tensiones, sino que también envalentonaría a Vladimir Putin y a sus compañeros autócratas al demostrar que Estados Unidos se rendirá al ruido de sables. Particularmente después de la desastrosa retirada de Afganistán y la capitulación acerca del Nord Stream 2, la credibilidad de Estados Unidos desde Kiev hasta Taipéi no puede soportar otro golpe de esta naturaleza». — Mike McCaul, representante estadounidense por el estado de Texas y el republicano de mayor rango en el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes.
  • «Ucrania y Taiwán muestran cuán fácilmente la debilidad de Estados Unidos —o incluso la mera percepción de debilidad— podría desentrañar las redes y alianzas tensas que respaldan el orden mundial estadounidense y marcar el comienzo de una nueva era de conflicto e inestabilidad global…. Los Putin y Xis del mundo están examinando esas debilidades, observando los resultados y calculando su próximo movimiento». — Michael Schuman, Atlantic Council, académico especializado en China.

 

********************************************************************************

Mientras Rusia continúa acumulando tropas a lo largo de la frontera con Ucrania, China ha aumentado notablemente su actividad militar cerca de Taiwán. Los dos focos de tensión geopolítica, separados por 8.000 kilómetros (5.000 millas), aumentan la preocupación de que Rusia y China puedan coordinar o llevar a cabo ofensivas militares simultáneas que podrían ser difíciles de detener por parte de Estados Unidos y sus aliados.

Si no se consigue disuadir a Rusia y China (la disuasión, especialmente con un preposicionamiento militar cerca del área amenazada, es la forma menos costosa de evitar la guerra) se asestaría un golpe potencialmente devastador al orden liberal internacional. Ese sistema —cuyos principios y normas, incluida la adhesión al estado de derecho, el respeto de los derechos humanos y la promoción de la democracia liberal, así como la preservación de la santidad de la soberanía territorial y las fronteras existentes— ha regulado la conducta de las relaciones internacionales durante casi 80 años.

Algunos analistas advierten que la crisis en Ucrania, que China presumiblemente está observando de cerca, puede representar un punto de inflexión en la política mundial. Una invasión a Ucrania abriría la puerta para que Rusia extienda sus tentáculos militares a los países del Báltico y Europa del Este. También podría animar a China a invadir Taiwán, lo que le permitiría a Beijing fijar su mirada en las potencias económicas de Japón y Corea del Sur, así como en otros aliados regionales de Estados Unidos.

A los observadores les preocupa que Rusia y China —las llamadas potencias revisionistas que buscan establecer un orden global posoccidental que exalte la autocracia sobre la democracia— puedan aprovechar el control sobre Ucrania y Taiwán para forjar esferas de influencia exclusivas en sus respectivas partes del mundo.

Si logran dividir el mundo en zonas de control exclusivo, Rusia y China colapsarán de manera efectiva el orden global occidental y restaurarán el inestable sistema de rivalidad entre las grandes potencias que existía antes de las dos guerras mundiales del siglo XX y que dio origen a ellas.

Los analistas están divididos sobre la cuestión de si Rusia y China finalmente usarán la fuerza militar para lograr sus ambiciones territoriales, pero casi todos concuerdan en que, si lo hacen, será porque Moscú y Beijing se sienten envalentonados por su percepción de que Occidente, liderado por los Estados Unidos y Europa, es más débil y está más dividido que en cualquier otro momento de la historia reciente.

Rusia y Ucrania

Una acumulación masiva de tropas rusas a lo largo de la frontera con Ucrania ha alimentado la especulación de una invasión inminente. En los últimos meses, Rusia ha desplegado al menos 100.000 soldados en la frontera oriental de Ucrania, según imágenes de satélite. Un documento de inteligencia estadounidense obtenido por el Washington Post evaluó que Rusia está planeando una ofensiva de múltiples frentes que involucraría a casi 200.000 soldados. El documento no clasificado, que incluía fotos satelitales, mostraba a las fuerzas rusas conglomeradas en cuatro lugares cerca de Ucrania. El ministro de Defensa de Ucrania, Oleksii Reznikov, advirtió que Rusia estará lista para invadir a finales de enero de 2022.

Los analistas están divididos en cuanto a lo que motiva a Putin. Algunos creen que está utilizando el problema de Ucrania para desviar la atención de los problemas internos, que incluyen una inflación desbocada y una presión divisiva respecto a los pasaportes de vacunación Covid. Otros dicen que Putin está obsesionado con restaurar el control ruso sobre Ucrania y otros antiguos miembros de la ex Unión Soviética.

En julio de 2021, Putin escribió un ensayo de 7.000 palabras —»Sobre la unidad histórica de los rusos y los ucranianos«— en el que describió la base de sus reclamos contra Ucrania. Cuestionó abiertamente la legitimidad de las fronteras de Ucrania y argumentó que la Ucrania actual ocupa «las tierras de la Rusia histórica». Y concluyó: «Estoy seguro de que la verdadera soberanía de Ucrania solo es posible en asociación con Rusia».

El ensayo de Putin se caracterizó de diversas formas como «un ultimátum final«, «una clase magistral de desinformación» y «un último paso antes de una declaración de guerra«.

El secretario de Defensa del Reino Unido, Ben Wallace, en un artículo contundente, describió los argumentos de Putin como «poco precisos y extensos en contradicciones». Y añadió:

«El artículo del presidente Putin ignora por completo los deseos de los ciudadanos de Ucrania, al tiempo que evoca el mismo tipo de etnonacionalismo que se desarrolló en toda Europa durante siglos, y que aún tiene el potencial de despertar las mismas fuerzas destructivas del antiguo odio».

El diputado ucraniano Oleksiy Goncharenko dijo:

«El artículo de Putin pretende ser acerca de la historia, pero en realidad se trata del futuro y no del pasado. Ucrania tiene la clave para los sueños de Putin de restaurar el estatus de gran potencia de Rusia. Es dolorosamente consciente de que, sin Ucrania, esto será imposible.

«El ensayo de Putin en realidad no contiene nada nuevo. De hecho, ya hemos escuchado estos mismos argumentos muchas veces antes. Sin embargo, su artículo ayuda a aclarar que el conflicto actual no se trata del control de Crimea o la región del Donbas en el este de Ucrania; es una guerra por la totalidad del país. Putin deja perfectamente claro que su objetivo es mantener a Ucrania afirmada dentro de la esfera de influencia rusa y evitar la integración euroatlántica de Ucrania».

Max Seddon, corresponsal en Moscú del Financial Timesescribió:

«Los analistas dicen que el deseo de Putin de librar a Ucrania de la influencia occidental está basado en la convicción de que es una parte inalienable del ‘mundo ruso’, una esfera de influencia centrada en Moscú arraigada en la Unión Soviética y el imperio zarista.

«Putin ha descrito el colapso de la URSS … como ‘la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX’ y ha cuestionado los motivos por los que Ucrania se separó de Rusia.

«Después de la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014, Putin comparó la península de Ucrania, donde Vladimir el Grande —el primer gobernante cristiano de Rus, un estado medieval gobernado desde Kiev— fue bautizado en 988 d.C., como el ‘Monte del Templo de Rusia’ — una noción sin ninguna base teológica, pero que presenta a Putin como el protector de los rusos en todas partes».

Pavlo Klimkin, exministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, agregó:

«Putin ha tomado como su misión el reinstalar un nuevo tipo de imperio. Está muy arraigado en su mente. Cualquier camino separado de Ucrania sería muy dañino para la mitología rusa».

Tinatin Khidasheli, exministro de Defensa de Georgia, advirtió:

«La aparente indiferencia de Putin hacia las advertencias occidentales es comprensible. Ha estado escuchando las mismas promesas vacías de acción decisiva, generalmente acompañadas de expresiones de grave preocupación, desde la invasión rusa de Georgia en 2008….

«Las declaraciones occidentales de condena, redactadas con firmeza, no disuadieron a Putin de apoderarse y anexionarse Crimea. Tampoco han logrado facilitar la retirada de las fuerzas rusas del este de Ucrania o Moldavia….

«Actualmente estamos presenciando la continuación lógica de este proceso histórico, con las ambiciones de Rusia extendiéndose ahora a todos los países del antiguo Pacto de Varsovia.

«La reciente lista de demandas de seguridad de Putin deja en claro que busca reafirmar la dominación rusa en todo el espacio pos soviético. Esto mejorará las afirmaciones de Rusia sobre el estatus de superpotencia, al tiempo que expone la incapacidad de las potencias occidentales para cumplir sus promesas. De manera crucial, también permitirá a Putin salvaguardar su propio futuro político….

«Nada de esto era inevitable. Como todos los matones, Putin retrocede cuando se enfrenta a una fuerza genuina y avanza sólo cuando siente debilidad…. Para reducir a Putin a su tamaño, todo lo que se necesita es que las acciones occidentales finalmente coincidan con las palabras occidentales».

El erudito sueco Anders Åslund concluyó:

«No se equivoquen: al negar el derecho de Ucrania a la independencia, Putin está preparando el escenario para la guerra. Occidente debe decidir rápidamente qué está dispuesto a hacer para evitarla».

China y Taiwán

Mientras Rusia ha estado amenazando a Ucrania, China ha aumentado significativamente su intimidación militar y diplomática a Taiwán, una isla que ha sido gobernada independientemente de China continental desde 1949.

Taiwán se considera un estado soberano, pero China dice que es una provincia disidente que será tomada por la fuerza si fuera necesario. En un discurso de octubre de 2021, el presidente chino, Xi Jinping, juro que Taiwán sería «reunificada» con China:

«Nadie debe subestimar la firme determinación, la firme voluntad y la fuerte capacidad del pueblo chino para defender la soberanía nacional y la integridad territorial. La tarea histórica de la reunificación completa de la patria debe cumplirse, y definitivamente se cumplirá».

En julio de 2021, en un discurso que marcó el centenario del gobernante Partido Comunista Chino, Xi prometió «aplastar» cualquier intento de independencia formal por parte de Taiwán:

«Resolver la cuestión de Taiwán y realizar la reunificación completa de la patria son las tareas históricas inquebrantables del Partido Comunista Chino y la aspiración común de todo el pueblo chino. Todos los hijos e hijas de China, incluidos los compatriotas de ambos lados del Estrecho de Taiwán, deben trabajar juntos y avanzar en solidaridad, aplastando resueltamente cualquier complot de ‘independencia de Taiwán'».

Anteriormente, Xi dijo que Taiwán «debe y será» reunida con China. También advirtió que China se reservaba el derecho de usar la fuerza para someter a Taiwán.

Beijing ha reforzado su retórica hostil enviando un número récord de aviones de combate y bombarderos con capacidad nuclear a la zona de identificación de defensa aérea (ADIZ) de Taiwán. Una ADIZ, que se extiende 12 millas náuticas desde la costa de un país, sirve como amortiguador entre el espacio aéreo internacional y el espacio aéreo territorial de un país. Una ADIZ permite a los países monitorear y responder a las aeronaves antes de que entren en su espacio aéreo.

La cantidad de incursiones a gran escala —la llamada guerra de zona gris, que implica el uso de tácticas irregulares para agotar a un enemigo sin recurrir al combate abierto— aumentó notablemente después de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, asumiera el cargo. Thomas J. Shattuck, subdirector del Programa de Asia del Foreign Policy Research Institute con sede en Estados Unidos, señaló:

«Después de que el presidente Joseph Biden asumió el cargo, las incursiones se volvieron más provocativas y el uso de aviones de combate y bombarderos con capacidad nuclear aumentó significativamente a lo largo de 2021. Durante los primeros días de Biden en el cargo, el Ejército Popular de Liberación de China realizó dos días consecutivos de ejercicios en la ADIZ del suroeste de Taiwán, simulando un ataque contra el cercano grupo de ataque del portaaviones USS Theodore Roosevelt. Este ejercicio de dos días, que incluyó 28 aviones, marcó el mayor número de aviones que ingresaron en la ADIZ de Taiwán desde septiembre de 2020. Durante el primer mes de Biden en el cargo, aviones de combate y bombarderos con capacidad nuclear se utilizaron en diez incursiones (un aumento significativo en su uso desde el año 2020)».

Los analistas están divididos respecto a si China invadirá Taiwán. Algunos argumentan que China aún no posee la capacidad naval y logística para lanzar con éxito una invasión total a través de las agitadas aguas del Estrecho de Taiwán, que crean un foso natural. Otros señalan que una invasión sería una táctica muy arriesgada; un fracaso dañaría el prestigio del Partido Comunista Chino y posiblemente conduciría a su caída.

En un extenso informe de Reuters —»La batalla por Taiwán«— los analistas David Lague y Maryanne Murray entrevistaron a dos docenas de planificadores militares de China, Taiwán, Estados Unidos, Japón y Australia para conocer sus puntos de vista acerca de cómo China puede tratar de apoderarse de Taiwán y cómo Estados Unidos podría detenerlo. El informe señaló:

«El control chino de Taiwán reforzaría dramáticamente el prestigio del Partido Comunista en el país y eliminaría la isla como una alternativa democrática al gobierno autoritario del Partido. También le daría a China un punto de apoyo en la llamada Primera Cadena de Islas, la línea que recorre la cadena de islas desde el archipiélago japonés hasta Taiwán, Filipinas y Borneo, que encierran los mares costeros de China.

«Para Beijing, el éxito se traduciría en una posición estratégica dominante en Asia, lo que socavaría la seguridad de Japón y Corea del Sur y le permitiría a China proyectar su poder en el Pacífico occidental. Pero Beijing también tiene un incentivo para ser cauteloso: si los Estados Unidos y sus aliados intervinieran contra un intento de toma de poder, podrían infligir grandes pérdidas a un ejército chino no probado que no ha disparado un tiro con ira durante décadas. La derrota podría debilitar el control del poder del Partido….

«Para la alianza estadounidense, la toma de control de Taiwán por parte de China sería un golpe devastador. De un momento a otro, Estados Unidos perdería su condición como potencia preeminente en Asia, según la mayoría de los expertos militares estadounidenses y regionales. Si Estados Unidos no estuviera dispuesto o capaz de defender a Taiwán, su red de aliados en Asia-Pacífico que incluye a Tokio, Seúl y Canberra, de la noche a la mañana serían mucho más vulnerables a la coerción militar y económica de China. Algunos podrían cambiar su lealtad a Beijing, dicen los analistas. Algunos podrían buscar armas nucleares para promover su propia seguridad».

Rusia y China

Muchos observadores coinciden en que China está observando de cerca la respuesta de Estados Unidos a las actividades de Rusia en Ucrania, y que los desafíos planteados por Rusia y China ponen a prueba la credibilidad estadounidense.

En una entrevista con The New York Times, James Stavridis, almirante retirado de la Marina de los Estados Unidos y excomandante supremo aliado de la OTAN, señaló:

«Vladimir Putin ha invadido a dos vecinos democráticos en poco más de diez años. Permitir que lo haga por tercera vez haría que el sistema global retrocediera décadas. El apaciguamiento no funciona mejor ahora de lo que funcionó para Neville Chamberlain a finales de la década de 1930. China estará observando el apoyo de Estados Unidos a Ucrania, y eso informará sus cálculos con respecto a Taiwán».

En un comunicado, Mike McCaul, representante estadounidense por el estado de Texas y el republicano de mayor rango en el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, dijo:

«Insto encarecidamente al presidente Biden a que no haga concesiones a expensas de nuestro socio estratégico Ucrania en respuesta al provocador aumento militar del régimen de Putin. Esto no solo no reduciría las tensiones, sino que también envalentonaría a Vladimir Putin y a sus compañeros autócratas al demostrar que Estados Unidos se rendirá al ruido de sables. Particularmente después de la desastrosa retirada de Afganistán y la capitulación acerca del Nord Stream 2, la credibilidad de Estados Unidos desde Kiev hasta Taipéi no puede soportar otro golpe de esta naturaleza».

El 15 de diciembre, Putin y Xi, en una videollamada, se comprometieron a defender los intereses del otro frente a Estados Unidos y sus aliados. Yuri Ushakov, asesor de política exterior de Putin, dijo que el presidente ruso le había contado a su «viejo amigo» Xi sobre las «crecientes amenazas a los intereses nacionales de Rusia por parte de Estados Unidos y el bloque de la OTAN, que mueven constantemente su infraestructura militar cerca de las fronteras rusas». Según los informes, Xi respondió que simpatizaba con Putin y «especialmente le manifestó su apoyo».

Ushakov agregó que Xi expresó que China y Rusia ahora tenían una relación mucho más fuerte que una alianza. Xi, según la televisión estatal china, dijo que «en la actualidad, ciertas fuerzas internacionales están interfiriendo arbitrariamente en los asuntos internos de China y Rusia bajo el pretexto de la democracia y los derechos humanos, y pisoteando brutalmente el derecho internacional y las normas de las relaciones internacionales».

Comentarios Selectos

En un informe —»¿Invadirá Rusia Ucrania? La amenaza de Moscú para la seguridad europea«— publicado por la Henry Jackson Society con sede en el Reino Unido, el experto en Ucrania, Taras Kuzio, advirtió:

«Una débil respuesta de Occidente a una invasión rusa de Ucrania enviaría una señal equivocada a China. Después de todo, ‘Putin habla del vínculo eterno de Moscú con Kiev casi de la misma manera en que los líderes chinos exigen la reunificación con Taiwán’. Dado que los rusos y los chinos consideran a Ucrania y Taiwán, respectivamente, como parte de sus países de origen, cualquier cosa que Occidente haga, o deje de hacer, en respuesta a una invasión rusa de Ucrania será observada con entusiasmo en Pekín. China apoya los ultimátum de Rusia. Un ‘potencial escenario de pesadilla’ en 2022 sería ‘Rusia invadiendo Ucrania y China lanzando una campaña militar para recuperar Taiwán'».

Michael Schuman del Atlantic Council, académico especializado en China, en su ensayo —»China está observando a Ucrania con mucho interés«— escribió que la crisis de Ucrania es una prueba crucial del poder global estadounidense, y que Estados Unidos enfrenta el «desafío más severo» a su primacía global desde la caída de la Unión Soviética:

«La forma en que Xi interprete (o peor, malinterprete) el resultado del enfrentamiento de Ucrania podría influir en si China intenta la reunificación con Taiwán y cómo lo hace, y por lo tanto tiene implicaciones para la seguridad y la estabilidad de Asia oriental….

«El destino de Ucrania se ha enredado íntimamente en esta competencia renovada entre las grandes potencias…. Lo que está en juego es el equilibrio de poder entre Estados Unidos y Rusia en Europa del Este. Sin embargo, el resultado podría repercutir mucho más allá de la región, y bien hacia el futuro, determinando si el poder estadounidense seguirá siendo lo suficientemente fuerte como para mantener la paz y promover la democracia, o si las autocracias del mundo recuperarán la influencia que perdieron hace décadas.

«Líderes como Putin y Xi pueden ver una oportunidad. ‘El problema para Biden es que su criterio es que deben ponerlo a prueba en todo momento, y lo hacen. Y hasta ahora no ha superado esas pruebas con ninguna distinción’. Danielle Pletka, investigadora del American Enterprise Institute, me dijo: ‘Este es un período muy importante’.

«Xi puede creer que Taiwán se está desviando en una dirección perjudicial para los intereses nacionales de China, al igual que Ucrania se ha alejado cada vez más de la órbita de Moscú. La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, de postura independiente, ha tratado de reducir la dependencia económica de China y fortalecer lazos con Estados Unidos y otros países. Washington también ha buscado vínculos más estrechos. Oficialmente, Estados Unidos aún mantiene una política de ‘una sola China’ y no reconoce formalmente al gobierno de Taipéi. Pero no es difícil discernir por qué Xi podría pensar lo contrario….

«A la luz de lo anterior, Xi examinará la situación en Ucrania en busca de inteligencia útil que le permita saber qué herramientas empleará Biden con el propósito de presionar a Rusia para que retroceda, cuánto está dispuesto a ceder en un posible compromiso con Putin, y la eficacia con la que el presidente estadounidense trabaja con sus aliados e incluso con sus propios diplomáticos. En otras palabras, el líder de China buscará medir el nivel de determinación de Estados Unidos….

«Ucrania y Taiwán muestran cuán fácilmente la debilidad de Estados Unidos —o incluso la mera percepción de debilidad— podría desentrañar las redes y alianzas tensas que respaldan el orden mundial estadounidense y marcar el comienzo de una nueva era de conflicto e inestabilidad global…. Los Putin y Xis del mundo están examinando esas debilidades, observando los resultados y calculando su próximo movimiento».

El analista Seth Cropsey, en su comentario —»La pelea de dos cabezas por Ucrania y Taiwán«— escribió que Rusia y China están trabajando juntas para cambiar el orden mundial existente:

«Aunque separados geográficamente, Ucrania y Taiwán ocupan posiciones similares en la experiencia estratégica y la imaginación histórica de Rusia y China. Capturarlos es esencial para todos los demás objetivos estratégicos. Para Rusia, tomar Ucrania aseguraría su control sobre el Mar Negro y abriría otros puntos de presión como Rumania y Bulgaria, miembros vulnerables de la OTAN. Para el Partido Comunista Chino, apoderarse de Taiwán, le permitiría superar la barrera de la Primera Cadena de Islas y llevar a cabo operaciones ofensivas contra Japón, Filipinas e incluso territorios estadounidenses en el Pacífico Central.

«Históricamente, la oligarquía gobernante de la Rusia pos soviética ha cultivado intensos agravios contra la Ucrania independiente. Es un recordatorio vivo de que los pueblos eslavos no necesitan vivir bajo una sola bandera. Taiwán es una prueba de que los pueblos de lengua china son totalmente capaces de gobernarse a sí mismos. El Partido Comunista moderno proviene de un régimen revolucionario brutal que devastó al pueblo chino, asesinando a millones a través de sus ambiciones mesiánicas y su pura incompetencia. Solo apoderándose de Taiwán, China puede confirmar su superioridad. Dado el capital político que el Partido Comunista ha invertido para someter a Taiwán, es posible que ya no tenga una manera de reducir la escalada, aunque lo quisiera.

«El obstáculo más claro para la escalada rusa y china son las afiliaciones de Ucrania y Taiwán con Estados Unidos y sus aliados….

«Operaciones ofensivas más o menos simultáneas en dos hemisferios sobrecargarían los recursos estadounidenses y de sus aliados…. Estados Unidos debe comenzar a pensar en sus desafíos estratégicos a nivel mundial, no en segmentos regionales. Esta es una competencia por Eurasia, y, por lo tanto, por el mundo».

Soeren Kern es miembro principal del Gatestone Institute, con sede en Nueva York.

 

 

 

Traducción del texto original: The Russia-China Axis of Authoritarianism: Part I

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.