Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes octubre 7, 2022

Reflexiones sobre el Holocausto

PARTE ii


    

Hace cerca de un par de años había analizado la conmemoración del

Día del  Holocausto (exterminio industrial masivo de judíos por parte del nazismo,

para ser más explícito) que había tenido lugar , esencialmente, en la primera mitad de la

década del 40 del siglo pasado.

 

En dicho artículo había señalado que lo que denominamos usualmente como

“Holocausto” no era, ni más ni menos, que la abundante cosecha,

en muy pocos años, de aproximadamente veinte centurias consecutivas con una

incesante siembra de odio, legalizada muy rápidamente a través de diversas instituciones

oficiales (imperios, monarquías, repúblicas de diversas ideologías ,califatos y variadas

entidades religiosas cristianas y musulmanas de todo tipo y color) a lo largo de la

Historia. Y que el  llamado Holocausto había sido el gran colofón de tanta inmundicia

moral contra el pueblo judío, más o menos disimulada, según las circunstancias históricas ,

geográficas y culturales que hubiesen tenido lugar .

 

Ello tan sólo demostraba que el deseo  (no importaba cuán sincero se manifestara) de

asimilarse al medio gentil  circundante  se había mostrado notoriamente insuficiente en

eliminar el veneno que se había inoculado durante tantos siglos .

 

Dicha asimilación pretendió ser muchas veces  un salvoconducto, no una respuesta ética

individual en la que constantemente se pudiera contrastar la actitud  presente a adoptar

comparada con la que había tenido lugar en el pasado , sea por tradiciones heredadas ,

por mandatos familiares o sociales en el lugar de residencia , o meramente por una

obstinada ( y cómoda ) ceguera o miedo a enfrentar una realidad que conmovía a ciertas

mentes  atribuladas, tanto judías como cristianas .

 

La aparición del sionismo significó una conmoción que afectó, en su momento, tanto a

gentiles como a los judíos de la diáspora, provocando un rechazo infundado, y no sólo

por subestimar dicho movimiento, sino también por imaginarlo como una salvaje

revancha contra los opresores de larga data pergeñada , en sus comienzos , por socialistas

en gran número ,“ todos ellos bolcheviques “ . Muchos judíos temieron que dicho

movimiento, además de “utópico”, pretendiera no sólo eliminar la cultura yiddish, sino

también gran parte del acervo cultural que primaba en una importante porción de la grey

judía . Resucitar una lengua “muerta” como el  hebreo constituía una mezcla de “utopía y

herejía”.

 

El establecimiento del  Estado de Israel, después de un sinfín de amargos avatares (entre

ellos, el rechazo mundial muy evidente a la inmigración judía a cualquier parte , que ya

había comenzado a manifestarse a comienzos de la década del 30 del siglo pasado, antes

del exterminio masivo) , entre ellos   la ramificación del nazismo en gran parte del Medio

Oriente, supuso una nueva realidad.

 

Ya el término antisemitismo, luego de 1945, fue considerado palabra non sancta. Y el de

nazismo corrió la misma suerte.

Sin embargo, un original  huevo de la serpiente irrumpía, ahora en la Unión Soviética.

La especulación de dicho país en apoyar la creación del Estado de Israel (en contra del

pensamiento de  los propios mandamases del Pentágono de los EEUU, y aún de medios

periodísticos tan influyentes como el New York Times, periódico cuyo CV en lo que

respecta a su ética periodística durante 1939- 1945 acerca de la poca tinta derramada

sobre la mención del Holocausto, constituye un monumento a la infamia ) se dio de bruces

con la realidad del nuevo estado en cuanto a la esperanza de que abrazara el comunismo,

supuesta alternativa excluyente por el mero hecho de ser la víctima propiciatoria del

nazismo.

 

El alejamiento del nuevo estado recientemente creado de dicha ideología (que en ese

entonces ya había regado el mundo con varias decenas de millones de víctimas , judíos

incluidos) , aceitó  un engranaje típico del comunismo : opresores  versus oprimidos .

Dicha ideología no explotó en los 90, sino que tan sólo provocó una implosión y una

metamorfosis buscando “opresores blancos”, y “oprimidos” en todo tipo de minorías

que cuajaran con dicha estrategia.

 

Y desde comienzos de la década del 50 del siglo XX, dicho esquema, tan burdo y abyecto

como efectivo, puso al Estado de Israel en el bando de los explotadores. Luego en el de los

racistas . Y, últimamente, en el de los genocidas. Las comprobaciones históricas de dichas

aseveraciones constituyen verdaderos tabúes. La ONU, la UNESCO y muchas ONGS

participan de dichas farsas históricas. Tan sólo su antisionismo acendrado las justifica,

además  del mantenimiento económico de dichas organizaciones por…. nuestros más

“comprensibles” e  hipócritas aliados.

 

La mayoría de los países de Europa Occidental adhieren a dicho principio, más o menos

suavizado, pero siempre apiadándose de los árabes de Judea, Samaria , Gaza y el este

de Jerusalem , para que conformen un estado palestino inviable, cuyo único mapa oficial,

aún hoy, es la Palestina desde el  Jordán hasta el  Mediterráneo. Y, a falta de una historia

permanente, las actuales autoridades palestinas elaboran un relato  burdamente apócrifo,

que es absorbido (y lo que es peor, aplaudido) por una parte nada desdeñable de la

intelectualidad occidental  (que también incluye, lamentablemente, a no pocos judíos )

que relacionan al Estado de Israel  con un estado blanco, racista y  opresor.

Si Goebbels viviera, no lo hubiera hecho mejor.

 

Por lo anteriormente expuesto, quedan bastantes incógnitas a develar  sobre qué es lo

que se conmemora, en realidad, en el mundo gentil que rodea al actual estado judío en

este nuevo 27 de enero. ¿Lágrimas por los 6.00.000 de muertos ( porque están muertos )

y desprecio por 7.000.000 de judíos vivos en Israel ¿

Contemplando en la actualidad  el políticamente correcto antisionismo que se expande

con aires de superioridad , como la  voluntaria ceguera y un  resentimiento que los

amamanta , sin importar que también no pocos judíos formen  parte de dicho festival

reaccionario .

 

No ser antisemita pero ser”antisionista” conforma el nuevo grito de la moda de los

ignorantes por doquier, que proyectan en cierto prójimo(el Estado de Israel o quienes lo

apoyan) lo que ellos mismos no pueden reconocer: su acendrado odio hacia todo lo que

dicho país representa en la actualidad , por causas que están mucho más allá de la razón.

 

Parte I

https://porisrael.org/2020/07/17/a-proposito-del-holocausto/

 

 
Comentarios

Los judios «molestan» porque núnca pueblo alguno indagó mas y mejor acerca del álma humana, ni su aportacion a las ciencias y el saber, fue mas extensa y excelsa …»molestan» por su singularidad, y su capacidad para sobreponérse a circunstancias adversas, sin por ello perder un ápice de la misma …molestan porque estan el el origen e incluso a veces en el embrion, de todas las corrientes de pensamiento que hicieron avanzar a la humanidad a traves de los tiempos, «molesta» su perednidad en el tiempo, y facultad para alcanzarla excelencia en distintas materias …son «molestos» porque representan lo mejor de la espécie humana, y éso no todo el mundo está en disposicion de saber «digerírlo» …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.