Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 7, 2022

Antisemitismo no es una palabra suficientemente fuerte


Los partidarios del movimiento BDS contra Israel afirman que no son antisemitas. He llegado a la conclusión de que tienen razón en el sentido de que la palabra “antisemitismo” es demasiado débil para captar su depravación.

No es necesario entrar en la miríada de ejemplos de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto para definir “antisemitismo”, la palabra significa odio a los judíos. Muchas personas y grupos odian a los judíos y lo han hecho durante siglos. Más recientemente, surgió una nueva forma de antisemitismo en la que “Israel” o “sionista” se usa como eufemismo para “judíos”. Los BDS ciertamente hacen esto, pero referirse a ellos como antisemitas es inadecuado porque los hace indistinguibles de otros antisemitas que, por ejemplo, no se preocupan por Israel.

Cualquiera que haya pasado algún tiempo escuchando a los defensores de BDS o leyendo su propaganda puede ver que no tienen ningún interés por la paz, una solución de dos estados o cambiar la política israelí. No deben confundirse con críticos legítimos que cuestionan la sabiduría de las políticas del gobierno israelí hacia los territorios en disputa y los palestinos, pero no su derecho a existir.

Los BDS persiguen a los judíos que no viven en Israel pero que simplemente tienen afinidad con Israel y sus instituciones. Tienen un objetivo primordial: la destrucción de la patria del pueblo judío. Esto no es mera intolerancia; es una campaña para fomentar el genocidio.

Entonces, ¿cómo podemos describir de manera única este nivel de malevolencia?

Consideré referirme a ellos como los “nuevos nazis”, pero eso los confundiría con neonazis que, como Klansman y otros supremacistas blancos, tienen todo un menú de odios. Los BDS son decididos; todo se trata de los judíos. Podrían llamarse “Holocausticos”. Pero cuando haces comparaciones con Hitler, los nazis o el Holocausto, terminas discutiendo sobre la singularidad de la Solución Final, y se convierte en una distracción.

Hace unos años, sugerí que una descripción más apropiada sería “Negadores de Israel”. Desde entonces, Cary Nelson ha escrito un libro, “La negación de Israel: antisionismo, antisemitismo y la campaña de la facultad contra el Estado judío”, que captura la idea. Los partidarios de BDS niegan que los judíos sean un pueblo y, por lo tanto, no tengan derecho a la autodeterminación en Israel, que también rechazan como la patria de los judíos porque la tierra pertenece a los indígenas palestinos. Esperaba que el término se popularizara para que los negadores de Israel fueran tratados con el mismo desprecio que los negadores del Holocausto. Por desgracia, no fue así, y ahora veo que ese término también es inadecuado porque los BDS no solo niegan que los judíos reclamen su patria; quieren destruirlos.

Los BDS a veces se denominan deslegitimadores, pero eso tampoco logra capturar su objetivo más amplio de la aniquilación de los judíos. La palabra tampoco es apropiada.

La profesora de UCLA, Judea Pearl, sugirió que nos refiramos a su malignidad como “sionofobia”. Una fobia es un miedo irracional. Uno podría argumentar que su demonización de los judíos y el doble rasero de tratar a los judíos de manera diferente a cualquier otro pueblo los hace irracionales, pero los BDS no temen a los judíos; su odio se basa en un deseo asertivo de eliminar al pueblo judío como castigo por sus crímenes.

Hay algunos “judeofóbicos”, pero en su mayoría son teóricos de la conspiración. Si bien algunos BDS pueden suscribirse a algunas de estas ficciones, no se sienten impulsados ​​por ellas. BDS no es una extensión de QAnon.

Un término apropiado sería “limpiadores étnicos”, pero eso es un poco incómodo. Los antisemitas comunes y corrientes se distinguen nuevamente de los BDS ya que no insisten en la limpieza étnica del Estado de Israel. Irónicamente, también son los defensores de los dos estados los que quieren limpiar étnicamente un futuro estado palestino de judíos. Tal como están las cosas, su actitud hacia los asentamientos es esencialmente antisemita porque insisten en que hay un lugar en la tierra donde no se debe permitir que los judíos vivan a pesar de que es parte de su tierra natal. Imagine la reacción si alguien estuviera de acuerdo en que debería haber dos estados y que a los palestinos no se les debería permitir residir en uno de ellos.

Los BDS y otras personas de ideas afines, como los islamistas, pertenecen a la misma categoría que los réprobos que han tratado de exterminar a un grupo particular de personas. Podríamos llamarlos “liquidadores”, pero eso suena demasiado convencional, como una tienda que cierra. “Exterminadores” encaja pero está demasiado asociado con el control de plagas. Los BDS generalmente tampoco tienen la visión hitleriana de los judíos como alimañas, al menos no que ellos admitan. “Terminators” te hace pensar en Arnold Schwarzenegger, pero aunque sus objetivos son aterradores, los BDS en sí mismos no dan ni un poco de miedo (Schwarzenegger, por cierto, es un ávido partidario de Israel).

Mejores términos serían “genocidistas” o “genocidas”. Aun así, debemos distinguirlos de Pol Pot, Stalin, los ruandeses u otros asesinos en masa que no atacaron específicamente a los judíos.

Referirse a los BDS como “antisemitas” es demasiado bueno para ellos. Son judeocistas.

Mitchell Bard es un analista de política exterior y una autoridad en las relaciones entre Estados Unidos e Israel que ha escrito y editado 22 libros, incluidos The Arab Lobby, Death to the Infidels: Radical Islam’s War Against the Jewish y After Anatevka: Tevye in Palestine

 
Comentarios

Un mal que a duras penas se sostendriá en el tiempo, sin no contára con apóyos subreptícios, justificaciones inadmisibles, y no viniera fagocitado desde diferentes ámbitos, por grupos sociales, mediáticos y politicos, tras el disfraz falaz de apoyo al «pueblo palestino» …la lista es larga, y abarca desde supuestas «ONG» hasta facciones politicas instaladas en el radicalismo y la algarrada , que colaboran activamente a retroalimentar un ódio cerril hacia «lo judio» valiendose para ello del Estado de Israel, al que sin cesar pretenden demonizar , haciendo recaer sobre él, acusaciones de «apartheid» «genocidio» y otras lindeza de ese tipo, todas ellas infundadas y calúmniosas …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.