Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves diciembre 8, 2022

El Islam nunca ha tenido tolerancia por el estado judío

La gente asocia la relación judío-musulmana antes del establecimiento de Israel con la tolerancia y la igualdad.


Para los israelíes, el mes sagrado musulmán del Ramadán ha estado acompañado por una ola de ataques terroristas. Aunque no es un elemento teológico necesario en el islam, la síntesis del fervor religioso musulmán con la violencia antiisraelí y antisemita lamentablemente no es nada nuevo. 

A principios de la década de 1930, el predicador del renacimiento islámico Izz ad-Din al-Qassam dirigió cientos de guerrilleros que atacaron objetivos judíos en la Palestina del Mandato. A su muerte en 1935, Qassam fue inmediatamente declarado mártir. Décadas más tarde, Hamas nombró su ala militar y sus cohetes de corto alcance de producción propia en su honor.

Más conocido de ese período fue Amin al-Husseini, quien alcanzó la cima del movimiento nacional palestino al explotar su autoridad clerical como gran muftí de Jerusalén. La mezcla de militancia religiosa y nacionalista de Husseini lo llevó a rechazar cualquier compromiso con los judíos, sin que fueran aceptables ni la partición ni las soluciones binacionales. 

 

Al avanzar en sus objetivos, Husseini encontró una causa común con la Alemania nazi. No fue solo que se alineó con el enemigo del Eje del poder del Mandato, sino que Husseini abrazó de todo corazón la «solución final» de Hitler. Desde Berlín, transmitió propaganda nazi al Medio Oriente, reclutando simultáneamente musulmanes bosnios para las Waffen-SS. Murió en Beirut en 1974, pero el tipo de antisemitismo de Husseini sigue vivo.

La combinación de fundamentalismo, ultranacionalismo y antisemitismo de Hamás puede verse como una expresión contemporánea de este legado. La autoproclamada resistencia islámica sostiene que “no hay solución para la cuestión palestina excepto a través de la yihad”, y que es obligación de todo musulmán participar en una guerra santa donde todos los judíos son objetivos legítimos. Haciéndose eco de tropos reconocibles, Hamas respalda las teorías de la malevolencia judía, la mendacidad judía y la conspiración judía. 

Lamentablemente, este tipo de intolerancia se encuentra hoy en día en la Autoridad Palestina, en diferentes niveles de intensidad en el gran mundo musulmán sunita, y en el Islam chiíta, donde el régimen iraní y su representante Hezbolá la propagan activamente. Las comunidades musulmanas de Occidente tampoco son inmunes. 

Se ha sugerido que este antisemitismo musulmán es una aberración, la excepción a siglos de coexistencia pacífica entre judíos y musulmanes, y que esta animosidad contemporánea surge del choque moderno entre el nacionalismo árabe y el sionismo. 

Desde este punto de vista, fue el nacimiento y el crecimiento del movimiento nacional judío lo que energizó la enemistad islámica, alimentando eventos como el pogrom de Farhud en Bagdad en 1941, donde unos 180 judíos fueron asesinados, y la violencia en Libia en 1945, donde otros 140 judíos fueron asesinados. 

Además, el éxodo casi total posterior a la Segunda Guerra Mundial del millón de habitantes judíos del mundo islámico, que supuso la destrucción de las comunidades judías autóctonas cuya presencia en Oriente Medio precedió al Islam, no se explica por el antisemitismo difundido por Husseini y su calaña, sino por el intento fallido del mundo árabe de destruir el estado judío al nacer en 1948-49. 

AQUELLOS QUE celebran la armonía judío-musulmana pre-sionista apuntan a la España de la Edad Media, donde el control musulmán facilitó una “edad de oro” judía de vitalidad intelectual, cultural y económica. Esto se contrasta con la realidad paralela en la Europa cristiana, donde la omnipresente acusación de deicidio exigía constante retribución – manifestándose ferozmente durante las Cruzadas con la matanza masiva de comunidades judías europeas, y la masacre, expulsión e Inquisición que siguió a la Reconquista, el restablecimiento del dominio cristiano en España. 

Pero así como es importante no subestimar el antisemitismo cristiano, es crucial no exagerar la tolerancia musulmana. El historiador de Medio Oriente Bernard Lewis sugirió distinguir entre dos conceptos: persecución y discriminación

En referencia a lo primero, Lewis escribió que “la sociedad islámica clásica era de hecho tolerante tanto con sus súbditos judíos como cristianos, más tolerante quizás en España que en Oriente, y en ambos incomparablemente más tolerante que la cristiandad medieval”. 

Sin embargo, en lo que se refiere a la discriminación, “el Islam nunca fue ni pretendió ser tolerante, sino que, por el contrario, insistió en la superioridad privilegiada del verdadero creyente”. 

Si bien se reconoce que la violencia antisemita en el mundo islámico fue menos pronunciada que en la Europa cristiana, es incorrecto presentar una imagen idílica de las relaciones entre judíos y musulmanesLos judíos bajo el Islam fueron clasificados como dhimmis, y aunque sus vidas y propiedades estaban aparentemente protegidas, esa protección requería un estatus subordinado: una inferioridad social, política y legal incorporada. 

Muchos de los antisionistas de hoy se sorprenderán al saber que la discriminación de los judíos bajo el dominio islámico fue registrada nada menos que por Karl Marx. Escribiendo en 1854, aproximadamente medio siglo antes del surgimiento del sionismo político, Marx describió la situación de los judíos de Jerusalén bajo el dominio otomano: “Nada iguala la miseria y el sufrimiento de los judíos de Jerusalén, que habitan el barrio más sucio de la ciudad… [Son] objeto constante de opresión e intolerancia…” 

En las décadas que siguieron al artículo de Marx, la situación de los judíos en el Medio Oriente mejoró con la disminución de la histórica discriminación dhimmi. Pero como este proceso se inspiró en las ideas liberales europeas, trajo consigo una reacción antijudía, aumentando la asociación del judío indígena con el extranjero odiado. 

Paradójicamente, muchos musulmanes que rechazaron la influencia occidental todavía abrazaron con entusiasmo los tropos antisemitas europeos, incluido el libelo de sangre, el más famoso en Damasco en 1840, y la conspiración judía global, evidente en numerosas ediciones árabes de Los Protocolos de los Sabios de Sión. 

Sin duda, el nacimiento y desarrollo del sionismo contribuyó a la hostilidad islámica, basándose en actitudes perjudiciales de larga data. Porque mientras el islam tradicional estaba dispuesto a tolerar a los judíos cuyo estatus era seguramente inferior, las aspiraciones judías de autodeterminación nacional e igualdad entre las naciones iban en contra de siglos de enseñanza islámica establecida.

Mientras servía como embajador de Israel en Londres, experimenté mi primera comida iftar para romper el ayuno de Ramadán. Los grupos de convivencia judeo-musulmanes promueven eventos iftar conjuntos, pero generalmente el tema de Israel se deja cortésmente en la puerta, entendiendo que una discusión sobre el estado judío podría impactar negativamente en el ambiente deseado. Sin embargo, la embajada israelí también organizó una comida iftar anual, a la que asistió un pequeño grupo de musulmanes notables dispuestos a participar. 

Los acontecimientos recientes brindan cierto optimismo en cuanto a la trayectoria de las relaciones judeo-musulmanas. Los avances de los Acuerdos de Abraham son significativos e incluyen un diálogo interreligioso e intercultural de estado a estado diseñado para mejorar la comprensión. Y en Israel, MK Mansour Abbas está rompiendo estereotipos, demostrando que el Islam político no tiene que ser la hostilidad desenfrenada de la Hermandad Musulmana.

La coexistencia genuina entre musulmanes y judíos no es simple ni imposible, y requiere la expansión del compromiso del Islam con la tolerancia para incluir una apreciación del deseo de los judíos de no volver a su anterior estado de subordinación. 

Ramadán Kareem.

El escritor, exasesor del primer ministro, es miembro visitante principal del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional de la Universidad de Tel Aviv.

 

https://www.jpost.com/opinion/article-704723

 
Comentarios

El el coran, los judios son al parecer considerados como «mónos» y en una de sus súras, se invita al «buen musulman» a degollárles …de modo que SI cabe hablar de un determinismo teológico en el islam, a la hora de rechazárlos, e incluso, de abominárlos …
Cierto es que el antisemitismo islámico, no reposa solo en esos parámetros, pero es indudable que los táles siguen ejerciendo una influencia considerable en la percepcion que los musulmanes tienen de los judios …
En cuanto a la necesaria coexitencia por la que aqui se aboga, la tal solo tendrá lugar en términos de subordinacion hacia el islam, y núnca en pie de igualdad …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.