Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes octubre 7, 2022

¿Habrá 72 vírgenes esperando en el cielo a cada yihadista?


Un paraíso especial espera tras la muerte a quienes hayan dado su vida por Alá en el combate de la yihad, la guerra santa. Esta promesa explica en parte el éxito del reclutamiento de radicales por parte del Estado Islámico (EI) en los círculos más fundamentalistas del mundo musulmán. Y también el carácter arrollador de su ofensiva militar en Irak. Los combatientes del EI no temen la muerte porque muchos están convencidos del edén que les aguarda si caen bajo la insignia negra del autoproclamado califato.

Desde el siglo X hasta nuestros días, la doctrina tradicional de gran parte de los eruditos musulmanes coincide en señalar que Dios bendecirá de modo especial a los «mártires de la yihad» con siete señales o recompensas. Una de ellas es la concesión a los varones de 72 mujeres vírgenes («huríes»). Las mujeres, en cambio, recibirán en el paraíso un solo hombre «con el que estarán satisfechas».

En diversas colecciones de hadiz -relaciones de dichos y hechos del profeta Mahoma tal como fueron recogidos por sus discípulos- la figura de las vírgenes entregadas como recompensa a los justos tiene siempre claros perfiles sensuales y en ocasiones hasta eróticos. Los autores fundamentan sus promesas en textos del Corán. Una cita muy conocida describe el carácter voluptuoso de las huríes («Ciertamente para los justos habrá un cumplimiento de los deseos (del corazón); jardines encerrados y vides y mujeres voluptuosas de la misma edad». Corán, 78: 31-33). Otra sura subraya su estado virginal (Corán 55: 72-74). Otra, en fin, sus grandes y amorosos ojos (Corán 44: 54). A diferencia de la interpretación posterior dada por los hadiz, el Corán no especifica el número de doncellas que recibirá cada varón justo, ni limita esa recompensa a los combatientes de la yihad; pero no deja lugar a dudas sobre la entrega de muchas esposas vírgenes a los varones.

Algunos exégetas occidentales, que temen que este aspecto del islam dificulte el «diálogo de civilizaciones», optan por una versión metafórica de la presencia de vírgenes junto a los varones llegados al paraíso. Señalan, además, que en la iconografía cristiana también se representan alas y arpas en el cielo junto a los santos. Pero las escrituras sagradas son claras. No cabe en ellas ninguna ambigüedad sobre el carácter exclusivamente espiritual de la felicidad en el más allá, «porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino que serán como ángeles de Dios en el cielo» (Mateo 22:30).

 
Comentarios

Llama la atencion el carácter prosáico y banal de ese supuesto «paraiso» prometido en el coran para aquellos que entreguen su vida a la yihad …¿donde pues está la espiritualidad inherente a toda confesion de fé?
¿Como tomárse en sério en términos espirituales, tal «religion»?
¿no cabriá mas bien hablar de una ideologia falaz y sectária, en sus médios y objetivos, tendente a doblegar voluntades y someter toda disidencia? …
En la Biblia el propósito es el de alcanzar una eternidad en la Presencia de D-, un estado de plenitud permanente, disociado por completo de toda carnalidad y elemento terrenal, una dimension nueva por asi decírlo, que encaja con la idea mismo que de D- podemos hacérnos …
el contráste es pues evidente y notório, con la «vision» que el islam ofrece de todo ello …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.