Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles noviembre 30, 2022

De Hitler a Putin: la costumbre palestina de apoyar siempre al ‘bando equivocado’


En los grandes conflictos internacionales, los dirigentes palestinos han optado a menudo, si no siempre, por apoyar al bando equivocado. A Adolf Hitler y a Sadam Huseín, y ahora al presidente ruso, Vladímir Putin, con quien se ha alineado el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los palestinos se enfrentaron a la tesitura de apoyar al Eje o a las grandes potencias aliadas. Eligieron al Reich nazi alemán. Su entonces líder, el muftí Haj Amín al Huseini, pasó toda la guerra en Berlín, y al parecer aconsejó a Hitler que acabara con todos los judíos del mundo árabe. Las comunidades árabes locales se extasiaron cuando el general nazi Erwin Rommel invadió Egipto y puso rumbo a Palestina.

Al Huseini rechazó el Plan de Partición de las Naciones Unidas para Palestina, lo que condujo a la Nakba, también conocida como la Catástrofe Palestina. En la década de 1960, el entonces líder de la OLP, Ahmad Shukeiri, conspiró con Jordania, Siria y Egipto para expulsar a los judíos, lo que condujo a su derrota en la Guerra de los Seis Días de 1967.

Un empresario árabe que conocí en Dubai me dijo que su padre nunca dejó de donar dinero a la causa palestina, pues creía que su lucha formaba parte de una identidad cultural común. Las donaciones cesaron cuando el entonces líder palestino, Yaser Arafat, decidió apoyar la invasión de Irak a Kuwait, en 1990. En lo que respecta al mundo árabe, los palestinos mordieron la mano que les daba de comer.

Cuando grupos terroristas islámicos perpetraban ataques terroristas en Estados Unidos, los palestinos lo celebraban de la misma manera que lo hacen cuando matan a civiles israelíes aquí, en nuestro país. Pero algo ha empezado a cambiar, poco a poco, en la forma en que el mundo árabe ve a los palestinos; de lo contrario, no se habrían firmado los Acuerdos de Abraham (2020).

Esto nos lleva a la última decisión de los palestinos de apoyar a Moscú frente a las potencias occidentales en la invasión rusa de Ucrania. Un periodista palestino de alto nivel dijo en mayo: «Ucrania y su pueblo están acabados. El ganador es Irán». Entonces, parecía que sólo él lo creía, pero ahora está claro que la naturaleza destructiva de los palestinos se ha impuesto una vez más.

Recientemente se celebró en Astana, capital de Kazajistán, la Conferencia sobre Interacción y Medidas de Confianza en Asia, promovida por Rusia. Sólo dos dirigentes árabes asistieron a la cumbre: el líder de Kuwait, que patrocina entidades asociadas a los Hermanos Musulmanes, y Mahmud Abás.

No importa cuán cálido sea el abrazo de la Administración Biden, o cuántos miles de millones le envíe la Unión Europea: Abás opta por respaldar a un dictador despiadado como el muftí respaldó a Hitler y Arafat a Sadam.

 
Comentarios

Movérse siempre desde la radicalidad, y en funccion de la hostilidad manifiesta de sus sócios de ocasion hacia Israel … ése parece ser el unico «requisito» exigido por parte «palestina» a la hora de trabar aliancias ayer como hoy …en ellos se cumple pues el dicho según el cual ; «quienes se asemejan, se asocian» …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.