Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles febrero 8, 2023

Por primera vez Israel desarrolla un proyecto de energía solar en tierras beduinas

Marom Energy dice que la empresa pretende instalar paneles solares en más de 150 acres de tierra de varias familias beduinas del desierto del Negev, que recibirán a cambio una renta anual.


Paneles Solares
(Foto: Danny Machlis, Universidad Ben Gurion)
Israel se encamina hacia una revolución de la energía verde, y parece que la comunidad beduina podría desempeñar un papel estelar.
Marom Energy, una pequeña empresa dirigida por la Fundación Gandyr de Judith Recanati, va a construir la primera central de energía solar Israeli en propiedad privada beduina.
a construcción, que comenzará el año que viene en el desierto del Néguev, en el sur de Israel, permitirá instalar plantas solares en 150 acres de terreno de varias familias beduinas.
«Decidimos apoyar a los beduinos y convertirlos en socios directos de sus tierras», declaró Amir Alshech, director general adjunto de Marom Energy. «Participan en el desarrollo, la construcción y la ejecución del proyecto. También son propietarios, así que reciben una renta anual».
Los beduinos son árabes musulmanes nómadas que viven en todo Oriente Medio y el norte de África. Más de 250.000 residen en Israel, la mayoría en la ciudad meridional de Rahat y en aldeas en el desierto del Néguev.
Con sede en la ciudad costera de Herzliya, Marom Energy ha declarado que se espera que los beduinos sean los principales beneficiarios del histórico proyecto y que sus hogares se abastezcan con la energía solar que allí se produzca durante el día.
«Les proporciona un importante incentivo económico porque es mucho más estable y rentable que la agricultura», afirma Alshech.
Aparte de su proyecto en tierras beduinas, Marom Energy también ha llamado la atención recientemente por la compra de una participación del 30% en la empresa marroquí Gaia Energy. El objetivo de la operación es impulsar las diversas iniciativas de energía renovable de Gaia en todo el Reino de Marruecos.
«Justo después de la firma de los Acuerdos de Abraham, tomamos un avión directamente a Marruecos», explicó Alshech. «La conexión entre israelíes y marroquíes tiene una larga historia. Aquí hay una gran población originaria de Marruecos».
Aunque actualmente sólo una pequeña parte de la energía de Israel procede de fuentes renovables, a principios de este año el gobierno anunció que aspiraba a duplicar la capacidad de energía solar del país para 2025.
En total, Israel espera que entre el 30% y el 40% de su electricidad proceda de fuentes renovables para 2030.
En la actualidad, la mayor central solar de Israel es la de Ashalim, en el desierto del Néguev, compuesta por tres parcelas independientes que funcionan con energía solar térmica, fotovoltaica y gas natural, respectivamente.
Más de 50.000 espejos rodean la torre de Ashalim, visible a kilómetros de distancia, que funciona con energía termosolar. La energía termosolar aprovecha la fuerza del sol utilizando espejos o lentes para generar calor.
Dorit Gerlitz, del centro de Agro-Investigación de Ramat Negev Desert, explica que, como el desierto es tan polvoriento, los espejos de Ashalim tienen que ser limpiados periódicamente por un gran equipo de trabajadores.
«La energía termosolar no es muy eficiente», explica Gerlitz. «En los últimos años, la tecnología fotovoltaica se ha abaratado mucho y es más eficiente».
Según Gerlitz, los paneles fotovoltaicos (que convierten la luz en electricidad utilizando semiconductores de materiales especiales) cuestan una décima parte de lo que cuestan las antiguas tecnologías termosolares.
Por eso, de las tres parcelas que están conectadas a la estación de Ashalim, sólo la parcela fotovoltaica C parece estar expandiéndose rápidamente.
«El tamaño del campo fotovoltaico acaba de duplicarse y pronto estará operativo», reveló Gerlitz. «En la actualidad, casi el 10% del consumo energético de Israel procede de fuentes renovables. De esta cifra, entre el 3% y el 4% procede de proyectos de energía solar en esta zona».
Limpia, disponible y fácil de producir: Podría parecer que el sol es la respuesta a todos los problemas energéticos de Israel, pero en el caso de la energía solar hay varios obstáculos que aún deben superarse.
«El mayor problema de la energía solar hoy en día es que no es posible almacenar la electricidad generada durante la noche», afirma Gerlitz. «Todavía no disponemos de la tecnología necesaria para almacenar la electricidad y hasta que no tengamos esta solución, la energía solar no podrá convertirse en una parte mayor del mercado energético».
Gerlitz habló con The Media Line durante la octava edición de la conferencia Drylands, Deserts, and Desertification, en la Universidad Ben-Gurion del Néguev en Sde Boker.
El artículo ha sido escrito por Maya Margit y reproducido con permiso de Media Line.  para Ynet
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.