Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles febrero 8, 2023

¿Cómo puede Israel ganar el conflicto palestino?

El historiador estadounidense Daniel Pipes visitó Israel recientemente para reunirse con personas clave y también discutir sus visiones de la victoria de Israel en su conflicto actual. Que una resolución justa del conflicto requiere que los palestinos pierdan la esperanza. Solo cuando renuncien a su objetivo de guerra de eliminar a Israel, el conflicto llegará a su fin. Israel debe ganar y los palestinos deben perder


Con el nuevo gobierno de Israel instalado, el país se encuentra en una encrucijada. Después de un año y medio de un gobierno de centro-izquierda, ha llegado al poder una coalición de derecha, encabezada por Benjamin Netanyahu .

Netanyahu ha dirigido a Israel en el pasado, por lo que Israel puede terminar aplicando las mismas políticas que ha tenido en el pasado. Sin embargo, también existe la posibilidad que Israel dé nuevos pasos que cambiarían su trayectoria a largo plazo y también la de los palestinos.

Con este fin, el historiador estadounidense Daniel Pipes, quien ha sido presidente del Foro de Medio Oriente desde su fundación en 1994, está trabajando en un libro sobre el conflicto palestino-israelí. Recientemente visitó Israel para reunirse con personas clave y también discutir sus visiones para la victoria de Israel en su conflicto actual.

 

Dinos por qué estás en Jerusalén.

Conocí a un editor hace medio año que me sugirió que escribiera un libro sobre cómo poner fin al conflicto palestino-israelí. ¿Como podria decir que no? Lo comencé a fines de septiembre y espero tenerlo terminado dentro del año.

Estoy en Israel para hacer preguntas a una variedad de personas sobre las percepciones israelíes sobre este tema.

¿Cuál es tu argumento?

Que una resolución justa del conflicto requiere que los palestinos pierdan la esperanza. Solo cuando renuncien a su objetivo de guerra de eliminar a Israel, el conflicto llegará a su fin. Israel debe ganar y los palestinos deben perder.

Este argumento puede sorprender porque contradice precisamente la premisa de los Acuerdos de Oslo, que no promovieron la victoria sino una noción de esperanza y compromiso palestinos. Teorizaba que bonitos apartamentos, coches de último modelo, buenas escuelas y una excelente atención médica darían prosperidad a los palestinos, los desradicalizarían y los convertirían en verdaderos socios para la paz.

Pero, casi 30 años después, todas las encuestas y la interminable evidencia anecdótica indican que la mayoría de los palestinos conservan la fantasía de eliminar el estado judío. Ese objetivo hay que combatirlo haciéndolos abandonar, no alimentándolo de esperanza. Esto se ajusta a un patrón general, ya que las guerras buscan hacer que el enemigo desespere de sus esperanzas.

Los Acuerdos de Oslo de 1993 están desacreditados y casi olvidados, execrados tanto por palestinos como por israelíes. A pesar de eso, su objetivo central de enriquecer a los palestinos sigue muy vivo. Por ejemplo, el plan Trump Peace to Prosperity ofrece a los palestinos 50.000 millones de dólares a cambio de que dejen en paz a Israel. Acabo de reunirme con Avigdor Liberman, e incluso él habló de querer “reemplazar la jihad con prosperidad” y convertir a Gaza en “el Singapur de Medio Oriente”. El mismo enfoque también se extiende a los estados árabes, como lo demuestra la firma reciente de Israel de un acuerdo de límites marítimos tremendamente generoso con el Líbano.

¿Qué está mal con eso?

La generosidad hacia los enemigos va en contra de la historia y del sentido común. Históricamente, los enemigos se asediaban y se morían de hambre unos a otros, cortándose la comida, el agua y el material. Esta táctica continúa hoy al cortar los lazos económicos con Corea del Norte, Rusia y otros estados rebeldes. El sentido común lo confirma, ya que una pelea en el patio de la escuela continúa hasta que uno de los bandos se da por vencido. El enfoque tradicional de la guerra busca sensatamente derrotar, no mimar, al enemigo.

Pero, ¿No derrotó Israel ya a sus enemigos en la Guerra de los Seis Días de 1967?

Algunos de ellos, sí. Esa extraordinaria victoria en el campo de batalla, quizás la mayor en la historia humana registrada, dejó sin aliento a los estados árabes, que poco después abandonaron en gran medida su conflicto con Israel. Pero mientras lo hacían, los palestinos intervinieron y los reemplazaron. Aunque los palestinos son objetivamente mucho más débiles que los estados, al carecer de poder militar o económico, han demostrado ser mucho más decididos y persistentes. Para ellos, eliminar a Israel es una cuestión de identidad.

  • Comienza con el rechazo, la negativa palestina a aceptar cualquier aspecto del judaísmo, los judíos, el sionismo o Israel en Eretz Israel.

Esta ideología comenzó hace un siglo con el líder palestino Amin al-Husseini. Si bien el rechazo ha evolucionado y se ha fragmentado un poco, sigue siendo el consenso palestino y la tendencia dominante de la política palestina. La Autoridad Palestina y Hamas tienen diferentes tácticas y personal, pero comparten su objetivo, el de eliminar el estado judío. Esto explica por qué las muchas concesiones de Israel no tienen efecto.

Actualmente, el rechazo tiene dos frentes: el campo de batalla violento de embestidas, puñaladas, tiros y bombardeos; y el campo de batalla político de la deslegitimación a través de la educación, el cabildeo y el movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones.

El estratega israelí Efraim Inbar, centrado solo en la violencia, llama a los palestinos una “molestia estratégica”. Pero eso ignora su vasto territorio de apoyo, principalmente entre musulmanes e izquierdistas. Piense en Irán, Turquía, Jeremy Corbyn, Bernie Sanders y la Asamblea General de la ONU. La deslegitimación es peligrosa y creciente; es lo que espero abordar.

¿Cómo difiere la hostilidad?

Mientras que la hostilidad musulmana hacia Israel generalmente se opone a la existencia misma de un Estado judío, la hostilidad de la izquierda se basa mucho más estrechamente en Cisjordania, Gaza y Jerusalén. Para los izquierdistas, las circunstancias de los residentes en esas tres áreas son lo más importante, y no cuestiones como la acumulación nuclear iraní, las relaciones ashkenazi-sefardíes, el precio del requesón o el estatus de los ciudadanos musulmanes de Israel. Es invariablemente Cisjordania, Gaza y Jerusalén. La gran maquinaria publicitaria palestina convirtió un problema globalmente menor en un tema sumamente destacado.

Israel enfrenta una gama única de amenazas. Estos se pueden dividir en seis tipos: armas de destrucción masiva; guerra convencional; conflicto de baja intensidad (o terrorismo); demografía; ciencias económicas; y deslegitimación. Sorprendentemente, Israel ha despachado efectivamente las cuatro amenazas intermedias, dejándolo solo con la dualidad de armas de destrucción masiva y deslegitimación. La deslegitimación, y por lo tanto a los palestinos, amenaza a Israel no menos que la acumulación nuclear iraní.

¿Cómo debería responder Israel a la deslegitimación?

Al convertirlo en una prioridad no menor que la violencia, al darse cuenta que el rechazo no se desvanecerá por sí solo, sino que debe romperse.

Los gobiernos de Israel han fracasado espectacularmente en esto durante los últimos 30 años. De 1993 a 2000, siguieron una política de apaciguamiento, o “te doy lo que quieres y te callas”. Luego siguió, en 2000-07, una política aún más ruinosa de retiros unilaterales. Después de eso, y hasta el día de hoy, vino la política de no política, de simplemente apagar incendios forestales. Actualmente, no hay otro objetivo que «cortar el césped» o esperar posponer las peleas por unos años. Eso, obviamente, no es suficiente.

La política adecuada es convencer a los cisjordanos, habitantes de Gaza y musulmanes de Jerusalén que Israel es duro y permanente, que han perdido y deben abandonar la guerra contra Israel. El objetivo, siempre, es obligarlos a abandonar su fantasía de eliminar el estado judío de Israel.

Una vez que los palestinos acepten esta realidad, ellos también ganarán, quizás incluso más que los israelíes. Liberados de su obsesión irredentista, pueden escapar de su pobreza y opresión actuales para construir su política, economía, sociedad y cultura.

¿No pueden ambos lados ser prósperos sin ser derrotados? Estoy pensando en Irlanda del Norte.

Eso es completamente diferente porque todos en Irlanda del Norte son ciudadanos británicos. Un gobierno democrático no puede derrotar a su propia población. Al mismo tiempo, Israel no puede derrotar a sus ciudadanos musulmanes.

¿No fueron derrotados en gran medida los palestinos en la Segunda Intifada?

Israel controló ese aumento de la violencia, sí. Pero hacerlo no condujo a una sensación de derrota, solo a un cambio de táctica. Yasser Arafat se basó en la violencia para golpear la moral de los israelíes, hacer que emigraran y acabar con la inversión extranjera. Mahmoud Abbas no puso fin a la violencia cuando asumió el poder en 2004, sino que cambió el enfoque para deslegitimar a Israel a nivel internacional; recuerde su odiosa afirmación en Alemania sobre los palestinos que sufren “cincuenta holocaustos”. Esta campaña va bien, difundiendo el antisionismo.

¿Qué pasa con el rechazo?

Aunque ha dominado durante un siglo, alrededor de una quinta parte de los palestinos a lo largo de ese tiempo disintió y proporcionó a Israel una gama de servicios. En Army of Shadows: Palestine Collaboration with Zionism, 1917–1948, Hillel Cohen muestra la importancia crucial de la ayuda palestina al Yishuv [la comunidad judía anterior al estado en Eretz Israel]. Proporcionaron mano de obra, se dedicaron al comercio, vendieron tierras, vendieron armas, entregaron activos estatales, proporcionaron inteligencia sobre las fuerzas enemigas, difundieron rumores y disensiones, convencieron a otros palestinos para que se rindieran, lucharon contra los enemigos del Yishuv e incluso operaron detrás de las líneas enemigas.

Cohen no dice esto, pero yo sí: Israel no habría llegado a existir sin la ayuda de los palestinos cooperativos. Pero siempre fueron y son una minoría, siempre estuvieron y están amenazados.

¿Qué pasa con el nuevo gobierno? ¿No cree el primer ministro Netanyahu en la fuerza?

Sí, lo hace, pero la fuerza no es igual a ganar. Le hablé sobre la victoria de Israel y me apoyó, sin adoptar la idea. Entiendo que; Israel es objeto de constantes críticas. Si se implementara la victoria de Israel, suscitaría más problemas a corto plazo. Entonces es más fácil dejarlo en el camino y continuar con el statu quo de usar las fuerzas de seguridad para mantener la calma, desplegándolas como una fuerza policial más que como una fuerza militar . La policía no aspira a la victoria sino a la calma, a la no destrucción de bienes ni al perjuicio de las personas.

¿Qué pasa con otros en el nuevo gobierno?

Estoy aprendiendo sobre los nuevos corredores de poder. Por lo que veo, su enfoque no está en ganar sino en dos ideas terribles….

La anexión significa agregar un par de millones de ciudadanos palestinos de Israel o mantenerlos en una posición subordinada: dos recetas para el desastre. El impulso kahanista de expulsar a los palestinos no solo no resuelve nada sino que crea muchos problemas nuevos. Los expulsados ​​se vuelven más dedicados a destruir a Israel. La furia surge dentro de Israel, entre los judíos de la diáspora y en el mundo exterior en general. No ganas una guerra anexando o desplazando a tus enemigos. Ganas imponiendo tu voluntad sobre ellos.

¿Acepta la solución de dos estados?

Sí, es la solución menos mala a largo plazo. Pero hago hincapié en el largo plazo. Solo puede suceder después que los palestinos hayan renunciado a su guerra contra Israel, después de un período prolongado en el que los judíos que viven en Hebrón no enfrentan más peligros que los musulmanes que viven en Nazaret, y cuando Israel es solo otro miembro de las Naciones Unidas. Hasta que llegue ese feliz pero lejano día, prefiero que Jordania gobierne Cisjordania y que Egipto gobierne Gaza.

¿Los Acuerdos de Abraham y el enfoque en Ucrania y China cambian las cosas?

No realmente. Los Acuerdos de Abraham son geniales, tanto en sí mismos como porque lograron que Netanyahu en 2020 abandonara su plan de anexar partes de Cisjordania. Ucrania y China restan protagonismo al conflicto palestino-israelí, siempre algo bueno. Pero las prósperas relaciones de Israel con los Emiratos Árabes Unidos y otros estados apenas disminuyen la campaña palestina de deslegitimación. Y cada vez que la Autoridad Palestina o Hamás deseen que vuelva el centro de atención, lo harán al instante.

¿Cómo debería Israel manejar el centro de atención internacional?

Reconociéndola como un hecho de la vida y encontrando formas de lidiar con ella. Cuando Hamas decide lanzar misiles contra Israel, sabe que será golpeado militarmente pero obtendrá apoyo político internacional. Asimismo, Israel sabe que será golpeado internacionalmente, por lo que debería aprovechar la crisis para enviar un mensaje muy fuerte a la población de Gaza de que ha perdido la guerra. En última instancia, la cobertura de los medios importa menos que ganar sobre el terreno.

En términos prácticos, ¿Cómo gana Israel?

Prefiero postular la victoria de Israel como un objetivo político, sin entrar en estrategias y tácticas detalladas. Primero, es prematuro entrar en detalles. En segundo lugar, profundizar en estos temas distrae del establecimiento del objetivo de la política.

Dicho esto, Israel tiene una extraordinaria variedad de palancas debido a su poder mucho mayor que el de los palestinos, y no solo militar y económico.

Un ejemplo creativo: al príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman probablemente le encantaría agregar al-Aqsa a su colección de santidades islámicas, especialmente en un momento en que Teherán desafía el control saudí de La Meca y Medina. ¿Qué tal si Israel abre negociaciones sobre este tema con Riyadh, ofreciendo la joya de la corona de la Autoridad Palestina a cambio de relaciones diplomáticas plenas y un cambio en el statu quo en el Monte del Templo?

¿Puede Israel derrotar a Hamás sin volver a ocupar Gaza?

Una vez más, prefiero no hablar de estrategia y táctica. Pero, como usted pregunta, aquí hay una táctica: Israel anuncia que un solo ataque con misiles desde Gaza significa un cierre de la frontera de un día: no hay agua, alimentos, medicinas o combustible que crucen desde allí a Gaza. Dos misiles significan dos días, y así sucesivamente. Garantizo que esto mejoraría rápidamente el comportamiento de Hamás.

¿Pero el problema de la deslegitimación no es también una lucha contra los occidentales? ¿No tienen que ser derrotados?

Horrores, no. Además, eso sería imposible. Pero tampoco es necesario, pues son meros seguidores. Imagine que los palestinos reconozcan su derrota y acepten verdaderamente el estado judío; esto quitaría el tapete al antisionismo de izquierda. Mantener una postura más católica que el Papa es difícil de mantener. Israel tiene suerte de que su principal enemigo sea tan pequeño y débil.

Con el tiempo, ¿Los palestinos aceptaran cada vez más a Israel?

El ex ministro Yuval Steinitz me acaba de decir que el 75 % de los palestinos ha llegado a un acuerdo con el Estado de Israel y vive una vida normal, pero me pregunto. Una encuesta reciente del Centro Palestino para la Investigación de Políticas y Encuestas encontró que “el 72% del público (84% en la Franja de Gaza y 65% ​​en Cisjordania) dice que está a favor de formar grupos armados como Lions’ Den, que no reciben órdenes de la Autoridad Palestina y no forman parte de los servicios de seguridad de la Autoridad Palestina; El 22% está en contra de eso”.

Sí, hay una calma general. En el hotel donde nos reunimos, el Dan Jerusalem en el Monte Scopus, el personal palestino realiza su trabajo en silencio y no apuñala a nadie. Pero en un momento de crisis, digamos un ataque con cohetes de Hamas, evitaría este o la mayoría de los otros hoteles de Jerusalén.

El liderazgo anterior de Israel parece aceptar la idea de Micah Goodman de “reducir el conflicto”. ¿Tú?

No, lo veo como uno más en una larga lista de intentos de perfeccionar el difícil trabajo de lograr la victoria. Las ideas previas incluían expulsar a los palestinos ya sea por la fuerza o voluntariamente, el esquema Jordan-is-Palestine, erigir más cercas, encontrar un nuevo liderazgo palestino, exigir un buen gobierno, implementar la Hoja de Ruta, financiar un Plan Marshall, imponer un fideicomiso, establecer fuerzas de seguridad, dividir el Monte del Templo, arrendar la tierra, retirarse unilateralmente, etc. Ninguno funcionó; ninguno funcionará. La derrota y la victoria siguen siendo imperativas.

¿Qué pasa con Irán? Los grupos terroristas palestinos, como Hamás y la Yihad Islámica, obtienen apoyo de Irán. Si cae el régimen de Irán, ¿Importará eso?

El cambio de régimen en Irán tiene vastas implicaciones para el Medio Oriente, pero no tanto para la guerra palestina contra Israel. El derrumbe político de los mulás no acabará con la convicción de los palestinos de que el rechazo funciona, que prevalecerá la “revolución hasta la victoria”, que pueden eliminar el estado judío. Israel no puede subcontratar la victoria. 

Traducido para Porisrael.org y Hatzadhasheni.com por Dori Lustron

https://www.jpost.com/arab-israeli-conflict/article-726743

 
Comentarios

No existe un «método infalible» para alcanzar ese fin, y demasiadas son las preguntas formuladas, para ofrecer una única respuesta a todas ellas, que resulte eficaz …Israel es consciente a estas alturas, que no cuenta con un interlocutor válido con el cual debatir, y al cual hacer propuestas constructivas, suceptibles de hacer avanzar el proceso iniciado décadas atras, y a dia de hoy estancado, por no decir, fenecido …Tampoco puede ofrecer porciones de su territorio a modo de «contrapartida» so pena de «rifar» algo que por derecho de pertenece, y comprometer ademas la seguridad y el porvenir de su ciudadania, expuesta al úso que los «palestinos» y sus mentóres, harian de ellos, como sucedió entonces con la franja de Gaza, de triste recuerdo para todos …
Seriá ademas preciso conocer, que se proponen en verdad Abbas y sus adláteres, con sus revindicaciones, si el establecimiento de un hipotético estado palestino, o el simple debilitamiento de Israel a traves de su fragmentacion …Tengo para mi, que en tanto el conflicto permanezca «vivo» los tales seguiran ocupando sus cargos, pisando moquéta , y manteniendo una representatividad internacional, que de otro modo no tendrián …
todo se antoja muy confuso, y el cruce de intereses lo dificulta aun mas …Israel debe mantener firmeza y templaza a partes iguales, defendiendo su soberania y seguridad, en espera de acontecimientos, pues sabido es, que en politica como en la vida, quien resiste, gána …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.