Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles febrero 8, 2023

¿Qué acabó con la solución de dos estados? Saludos y dinero en efectivo para los terroristas

La administración Biden y los grupos de izquierda insisten en que Israel allane el camino para la soberanía palestina. Pero el amplio apoyo al terrorismo antijudío explica por qué es un fracaso.


En su conversación telefónica inicial con el nuevo ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Eli Cohen, para felicitarlo a él y al resto del gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu por asumir el cargo, el secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, transmitió dos mensajes contradictorios.

 

Como lo ha hecho su jefe, el presidente Joe Biden, en los últimos dos años, Blinken aseguró que la administración estaba comprometida con la seguridad de Israel y la alianza con Washington. También habló de boquilla sobre el deseo de “promover los intereses mutuos”, incluida una mayor integración de Israel en el Medio Oriente y la necesidad de abordar la amenaza de un Irán nuclear, dos puntos en los que las políticas de Biden en realidad han socavado los intereses del Estado judío.

Luego llegó al propósito real de la llamada: “enfatizar el compromiso continuo de Estados Unidos con una solución de dos estados y la oposición a las políticas que ponen en peligro su viabilidad”.

Esto es más que una oposición a la presencia de los judíos en el corazón de su patria histórica en Judea y Samaria, y a los derechos de los judíos en todo Jerusalén, incluidos sus lugares sagrados, como el Monte del Templo. Es una mentalidad política que empodera aún más a fuerzas como Hamas y la Autoridad Palestina supuestamente “moderada”, grupos cuyo objetivo final es la destrucción, no la coexistencia, con Israel.

Este es el mismo mensaje que los israelíes han estado recibiendo tanto de la izquierda como de los principales grupos y líderes judíos estadounidenses que dan la bienvenida a regañadientes al nuevo gobierno de Netanyahu. Todavía se aferran a la ilusión  que la frase “solución de dos estados” es una fórmula mágica que debe ser apoyada a pesar de la evidencia de las últimas tres décadas  que los palestinos no tienen ningún interés real en ella.

Esto está en marcado contraste con la opinión pública en Israel, donde incluso la mayoría de los que votaron por la coalición liderada por Yair Lapid que fue derrotada por el bloque religioso/derechista de Netanyahu no quieren formar parte del tipo de políticas favorecidas por Biden y los judíos liberales. en el extranjero.

Lapid puede haber asentido a una solución de dos estados como un ideal teórico, pero ni él ni sus aliados políticos hicieron campaña sobre el tema, centrándose en cambio en un esfuerzo fallido para persuadir a la mayoría de los votantes de que Netanyahu era un criminal y su coalición un paquete de extremistas irresponsables. Aparte de los partidos de extrema izquierda como Meretz, que no lograron obtener suficientes votos para ganar escaños en la Knesset, el “proceso de paz” con los palestinos es letra muerta en la política israelí. Aún así, pocos liberales judíos estadounidenses, para quienes este tema es un artículo de fe, parecen dispuestos a comprender que sus homólogos israelíes han descartado en gran medida la fe en el mito de los dos estados.

a liberación el jueves de la cárcel de Karim Younis, el preso de seguridad de Israel con más años de prisión, es un ejemplo de un incidente que tiene un profundo impacto en la opinión pública israelí, pero que no deja huella en los estadounidenses.

El árabe israelí de 65 años de un pueblo cerca de Haifa fue uno de los tres terroristas que, en 1980, secuestraron y mataron a las FDI Cpl. Avraham Bromberg, de 20 años, cuando estaba de licencia y hacía autostop para que lo llevaran a casa.

Los tres miembros de la familia Younis fueron condenados por asesinato y sentenciados a muerte, pero sus sentencias fueron conmutadas por cadena perpetua. Uno de ellos, el primo de Karim, Sami, que había dado instrucciones a sus dos parientes más jóvenes para que cometieran el asesinato, fue liberado en 2011 como parte del acuerdo para liberar al soldado israelí secuestrado Gilad Shalit del cautiverio de Hamás en Gaza.

Las sentencias de Karim y Maher Younis fueron reducidas en 2012 a 40 años de prisión por el entonces presidente israelí Shimon Peres a instancias del secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry. La medida pretendía ser un gesto de buena voluntad hacia la Autoridad Palestina como parte de los muchos intentos fallidos de la administración Obama de negociar un acuerdo de dos estados.

Si bien se espera que Maher sea liberado en unas pocas semanas, Karim tuvo la distinción de ser el terrorista que cumplió más tiempo consecutivo en una prisión israelí. Cualquiera que esperara que este último emergiera después de 40 años en la cárcel como un hombre cambiado y arrepentido por su cruel crimen, o que su liberación fuera ignorada por otros árabes avergonzados de su conducta, no sabe nada sobre la sociedad palestina.

De hecho, se mostró desafiante tras su liberación, expresando orgullo por su malvado acto y afirmando que le habría gustado dar otros 40 años por la causa palestina. A pesar de los esfuerzos de las autoridades israelíes para garantizar que el evento fuera un asunto de bajo perfil, Karim Younis fue recibido como un héroe en su pueblo donde, envuelto en una bandera palestina, fue llevado sobre los hombros de sus muchos admiradores.

Cabe señalar que su ciudad natal no se encuentra en los territorios en disputa, sino dentro del Israel anterior a 1967. Sin embargo, él y los que vitoreaban su regreso hablaron como si ellos también estuvieran “ocupados”. Además, como señaló esta semana el director de Palestina Media Watch, Itamar Marcus , no solo ha sido honrado y recompensado financieramente por el liderazgo en Ramallah, sino que fue el foco de una campaña reciente, organizada en las escuelas de la Autoridad Palestina, en la que 40.000 estudiantes escribieron cartas de bienvenida. casa y alabándolo como un modelo a seguir.

Este no es un caso aislado, como mostró un artículo sorprendentemente sesgado publicado la semana pasada en The New York Times , la sociedad palestina está obsesionada con honrar a los “mártires” que murieron tratando de matar y herir a israelíes y judíos. El concepto de la pieza se centró en las afirmaciones que las Fuerzas de Defensa de Israel han estado matando a un número creciente de civiles y que 2022 había sido el “año más mortífero” desde 2005 para los palestinos. Pero los esfuerzos para difamar a las FDI se ven socavados por el hecho de que la mayoría de las bajas palestinas de tales encuentros son atribuidas a Hamás, la Jihad Islámica o grupos terroristas, como la Brigada de los Mártires de Al Aqsa, asociada con el Partido Fatah que dirige la Autoridad Palestina.

Como señaló Honest Reporting , el 90% de los asesinados por las FDI estuvieron involucrados en incidentes violentos, el 60% participó en ataques armados contra civiles y fuerzas de seguridad israelíes, y el resto participó en disturbios. La afirmación de asesinatos selectivos de civiles palestinos inocentes por parte de las FDI es peor que un mal informe por parte de un periodista sesgado contra Israel, como señaló CAMERA en un artículo sobre el corresponsal del Times , Raja Abdulrahim; es un libelo de sangre.

Dejando a un lado las mentiras sobre las acciones israelíes, un hecho crucial que se omite repetidamente en la mayor parte de la cobertura del conflicto es que las facciones que compiten por la popularidad entre los palestinos entienden que la forma de ganar influencia política es jugar un papel en el terrorismo y derramar sangre judía. El problema no es solo que la Autoridad Palestina se involucre en un esquema de pago por muerte que recompensa a Younis y a los de su calaña con salarios y pensiones. Es que tal incentivo es tan popular que ni el líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, ni ninguno de sus posibles sucesores se atreverían a ponerle fin.

La valorización del terror es un elemento integral de la cultura palestina. Es parte integral de la forma en que su identidad nacional está indisolublemente ligada a la guerra centenaria contra el sionismo.

De hecho, las protestas palestinas no están motivadas por quejas sobre las políticas israelíes o las aspiraciones de un Estado. Más bien, se trata de rechazar la legitimidad de un estado judío, sin importar dónde se dibujen sus límites. Es por eso que Abbas y su predecesor, Yasser Arafat, rechazaron numerosos compromisos y ofertas de paz, desde la administración de Bill Clinton, que habrían resultado en el establecimiento de un estado palestino independiente.

Esto deja a Israel en una situación anómala en la que no debe renunciar al control de la seguridad sobre Judea y Samaria (Cisjordania), aun cuando la población palestina está gobernada en la mayor parte de la zona por Fatah y por Hamas en Gaza, que ha funcionado como un Estado palestino independiente en todo menos en el nombre desde el golpe de Estado de 2007 que marcó el comienzo del gobierno del grupo islamista radical.

Todo lo anterior explica por qué los votantes israelíes dieron la espalda a los partidos que apoyan una solución de dos estados y llevaron al poder a una coalición que ha declarado su determinación de no tolerar más terrorismo palestino.

A menos y hasta que los estadounidenses reconozcan la realidad del conflicto y la naturaleza de la política palestina, la desconexión entre los dos países sobre dos estados continuará. Lo que tanto la administración como los judíos liberales necesitan entender finalmente es que si su codiciada solución está muerta, no fue asesinada por los llamados israelíes de línea dura. Fue asesinado por alegría palestina y dinero en efectivo para los terroristas.

Jonathan S. Tobin es editor en jefe de JNS (Jewish News Syndicate). 

Traducido para Porisrael.org  por Dori Lustron

JNS.org

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.