Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes enero 30, 2023

El nacimiento de Hezbollah. Brig. Gral (ret) Dr. Shimon Shapira


La mayoría de los estudios sobre Hezbollah, realizados en las últimas cuatro décadas, describen al movimiento radical chiíta libanés, y en particular a los factores que llevaron a su creación, concluyendo que fue motivado por la invasión israelí del Líbano en 1982.

En gran medida, esa tesis, que se aceptó como un hecho, se basó en un comentario hecho por el ex primer ministro israelí Ehud Barak, quien dijo: “Cuando entramos en el Líbano, Hezbollah no existía, nos recibieron con flores y arroz. Fue nuestra presencia allí lo que creó a Hezbollah”.

Se convirtió en un aspecto importante de la investigación sobre la historia de Hezbollah, y uno de sus principales defensores fue el profesor Augustus Richard Norton. Norton enseñó relaciones internacionales y antropología en la Universidad de Boston y se desempeñó como observador militar estadounidense con el rango de teniente coronel en la fuerza de la ONU en el sur del Líbano a principios de la década de 1980. Norton hizo su carrera académica en torno a la investigación sobre los chiítas en el Líbano.

Los hechos pintan una realidad diferente

La verdad histórica es diferente. La decisión de establecer Hezbollah se tomó en Teherán tres años antes de que Israel invadiera el Líbano. Durante los primeros meses del gobierno de Khomeini en Irán, su Consejo de la Revolución Islámica tomó la decisión de exportar la revolución al mundo árabe y fundar movimientos islámicos basados ​​en la ideología islámica iraní. Para implementar el programa, nombró al ayatolá Ali Akhbar Montazeri, a quien en ese momento le consideraba su eventual sucesor. Montazeri estableció una extensa red organizativa para construir y apoyar “movimientos de liberación islámica” en el mundo árabe: Hezbollah Hijaz en Arabia Saudita, Hezbollah en Bahrein, Hezbollah en Kuwait y Hezbollah en el Líbano.

En agosto de 1981, Ali Akhbar Mohtashami, uno de los aliados cercanos de Khomeini, fue enviado a Siria como embajador iraní en Damasco. Una de sus misiones era fundar un nuevo movimiento chiíta en el Líbano como alternativa a Amal.

El movimiento Amal había sido fundado en 1974 por dos iraníes, Musa al-Sadr y el Dr. Mostafa Chamran, quien más tarde fue nombrado primer ministro de defensa de la República de Irán. Irán necesitaba un nuevo movimiento porque Amal, sin darse cuenta, se encontró en medio de una lucha interna por el poder iraní y perdió sus seguidores en Teherán ante los clérigos radicales. Consideraban a Amal como un movimiento secular, que se negaba a reconocer el concepto de velayat-e faqih (la tutela del jurista islámico) y era leal al gobierno del Líbano, que Amal consideraba su verdadera patria.

Al llegar a Damasco en 1981, apenas un año antes de que Israel invadiera el Líbano, Mohtashami comenzó a formar el nuevo movimiento chiíta, Hezbollah. Trabajando desde la embajada iraní, estableció y operó a Hezbollah, estableció su Consejo Shura, que se llamó Consejo del Líbano y cuyos miembros eran esencialmente los líderes de Hezbollah. Mohtashami lo presidió hasta que terminó su mandato como embajador en 1986.

Fue reemplazado por Mohammad Hassan Akhtari, quien también lo reemplazó como jefe del Consejo del Líbano y Hezbollah. Cuando Khomeini murió en 1989, Subhi al-Tufayli fue nombrado primer secretario general de Hezbollah y se sentó con los embajadores iraníes en Damasco y Beirut en el consejo de liderazgo de Hezbollah.

En efecto, Mohtashami fue el arquitecto de Hezbollah. El movimiento pasó sus etapas formativas bajo su dirección: se determinaron y activaron los canales iraníes de apoyo, y el Cuerpo de Guardias Revolucionarios de Irán construyó su fuerza militar. El Cuerpo tomó el control del campamento Sheikh Abdallah, expulsó al ejército libanés, estableció su cuartel general y lo rebautizó como campamento Imam Ali. El Cuerpo brindó entrenamiento militar en campamentos en Baalbek en el valle de Beqa’a, envió combatientes a Irán para recibir entrenamiento adicional y le exportó armas. También construyeron instalaciones civiles auxiliares, incluidos jardines de infantes, escuelas primarias y secundarias, seminarios chiítas, un movimiento juvenil llamado Mahdi Scouts, clínicas y hospitales, supermercados e instituciones financieras, todo financiado por Irán.

La invasión de Israel al Líbano catalizó el crecimiento de Hezbollah

Sin duda, la presencia militar de Israel durante 18 años engrasó las ruedas de la revolución que Irán había exportado al Líbano y actuó como catalizador para impulsar el crecimiento del poder de Hezbollah. Proporcionó una justificación para la existencia de Hezbollah y facilitó el reclutamiento de chiítas para una yihad contra Israel.

Na’im Qassem, el segundo al mando de Hassan Nasrallah, describió la situación perfectamente cuando dijo que “la fundación de Hezbollah estuvo relacionada con la invasión israelí del Líbano, pero la invasión israelí del Líbano no fue la razón por la que se fundó Hezbollah”.

La lealtad de los líderes de Hezbollah a Irán ha sido total. La condición fundamental para unirse a Hezbollah es reconocer al Líder Supremo iraní como el veli-e faqihy fuente de autoridad. Irán aún determina y distribuye el presupuesto de Hezbollah y, para todos los efectos, lo financia por completo.

A lo largo de los cuarenta años de historia de Hezbollah, y especialmente en tiempos de crisis financiera en Irán y Líbano, Irán nunca ha dejado de financiar a Hezbollah, incluso en el punto álgido de las sanciones impuestas por Estados Unidos y la UE. Cuando la economía libanesa colapsó, Hassan Nasrallah comentó que mientras Irán tuviera dinero, Hezbollah tendría dinero. En la percepción de Teherán, Hezbollah es una parte integral del estado iraní, y la fuerza militar de Hezbollah está a disposición de Irán cuando lo convoca el Cuerpo de Guardias Revolucionarios de Irán y la Fuerza Qods. Cuando se le pidió que enviara fuerzas a Irak y Siria e instructores a Yemen, Hezbollah respondió rápidamente según lo requerido,

Irán ha construido una serie de misiles de largo alcance para Hezbollah, que se han vuelto más precisos y sofisticados a lo largo de los años y cuyo objetivo principal es disuadir a Israel de atacar los reactores nucleares de Irán.

Irán ha dado instrucciones a Nasrallah para que los use para atacar a Israel tan pronto como Israel ataque las instalaciones nucleares iraníes. Si eso ocurre, Nasrallah no tendrá voz en el asunto, como pretendió cuando dijo que si Israel atacaba a Irán, Hezbollah “deliberaría” su respuesta. Esa fue una charla ociosa. Sabe muy bien que sus poderes como “escudo del Líbano” son limitados y no se extienden a “deliberar” asuntos de interés estratégico iraní, que superan con creces cualquier consideración libanesa. De hecho, Nasrallah desarrolló fuertes relaciones personales con el líder supremo iraní Ali Khamenei, quien le ha mostrado comprensión y estrecha amistad. Esas relaciones se remontan a cuando Khamenei fue elegido presidente mientras Khomeini lo nombró responsable de Hezbollah y el Líbano, cuando Nasrallah dio sus primeros pasos para liderar Hezbollah.

Sin embargo, sería un error pensar que el cariño de Khamenei por Nasrallah y su comprensión de las necesidades especiales del Líbano no desaparecerían en el instante en que Nasrallah dejara de servir a los intereses iraníes. Nasrallah es plenamente consciente de la situación, ya que fue parte de la decisión de Qassem Soleimani, comandante de las Fuerzas Qods, de matar a Mustafa Bader al-Din, líder de Hezbollah en Siria, por no seguir las órdenes de Irán.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.