Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo abril 21, 2024

El impacto negativo de la reforma judicial en la economía israelí

El economista jefe del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional explicó que "lo que ayer fue una advertencia hoy es una realidad". Manuel Trajtenberg asegura que apenas está transcurriendo la primera ola de impactos. "La segunda ola será un verdadero golpe para la alta tecnología", añadió.


Después de advertir, hace aproximadamente un mes, sobre las posibles consecuencias de la reforma judicial en la economía israelí, los cientos de economistas senior que publicaron la carta que alertaba sobre lo que está pasando afirman que «desde la publicación del informe, se han acumulado muchos indicios de que el daño a la economía puede realizarse con mayor intensidad y velocidad de lo que nosotros anticipamos». Uno de los economistas que firmó la segunda carta, que se publicó esta mañana (jueves) por primera vez en Ynet, es el profesor Manuel Trajtenberg, quien se desempeña como jefe del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS).
En la conversación con Ynet, Trajtenberg discutió exactamente lo que sucedió en el mes transcurrido desde la publicación de la carta de advertencia a la situación actual. «Los desarrollos tienden a ocurrir más rápido de lo que pensamos», señala Trajtenberg. «Lo que ayer fue una advertencia al otro día es parte de la realidad. Y vemos en cada contexto de la economía cómo reaccionan los mercados internacionales, cómo el sentimiento se convierte en declaraciones muy inusuales por parte de los bancos de inversión en los Estados Unidos, por los mejores medios económicos del mundo, el Financial Times, The Economist y una agencia de calificación que nos emitió una tarjeta amarilla-naranja, que si continuamos en este camino la calificación también bajará».
–¿Cuánto de esto sucedió debido a su carta anterior, que puede haber asustado al mundo?
–Me agradaría mucho que nosotros, los economistas, tuviéramos tanta influencia en la llamada economía real. Pero realmente se analizan en profundidad una serie de variables, algunas económicas pero otras no económicas: el estado de derecho, la independencia de los tribunales, la conducta del gobierno en muchos contextos, no sólo en el contexto económico. ¿Miran todo esto para qué? Porque hay que entender que la economía no es una burbuja que vive en sí misma, sino que todo lo que sucede a su alrededor tiene un impacto decisivo en ella. Somos muy conscientes del impacto de la seguridad en la economía porque es evidente, pero todos los demás parámetros también tienen un impacto. Te daré un pequeño ejemplo: la noticia de que el primer ministro tenía la intención de nombrar como jefe de la Oficina Central de Estadísticas a una persona que no conozco, todo lo que sé es que no tiene idea de qué son las estadísticas; esta noticia trascendió e influyó enormemente en la percepción de los bancos de inversión y también de las compañías de calificación, ¿Por qué? Porque todo el mundo recuerda muy bien lo que pasó en Argentina, cuando los datos de inflación fueron falsificados durante dos años. Y lo que sucedió en Turquía, cuando no en la misma medida, pero también donde los datos no eran reales. Es por eso que todo este conocimiento hace el trabajo, no –con el debido respeto– nosotros los economistas, no se debe a lo que decimos o no decimos.
–¿Qué tan molesto estás? ¿Crees que Netanyahu te escucha?
–Estoy molesto como no lo he estado en toda mi vida adulta. No lo digo a la ligera. Tengo hijos y nietos, y el Estado de Israel nunca ha estado en una situación tan difícil. Ayer celebramos la conferencia anual del Instituto de Investigación y Seguridad Nacional, y uno de los motivos que surgieron de todos ellos es que siempre lo más peligroso del país es una combinación de crisis, una combinación de amenazas. La situación más difícil que ha experimentado el Estado de Israel desde la Guerra de Yom Kippur fue durante la Segunda Intifada, cuando sucedieron dos cosas al mismo tiempo: el estallido palestino –que ya de por sí fue bastante difícil– y el estallido de la burbuja de las puntocom. Y esto dio como resultado en que el producto nacional de Israel se reduzca por primera vez en la historia. ¿Por qué? Porque una vez más es una combinación de procesos. ¿Cuál es la diferencia? La diferencia es que estos dos fenómenos, la Segunda Intifada y el estallido de la burbuja de las puntocom, eran externos a nosotros. Nosotros dentro de nosotros mismos nos hemos unido para hacer frente a estas dos amenazas. Hoy también tenemos combinaciones muy difíciles: lo que está sucediendo en Cisjordania, Irán que se está preparando para un programa nuclear frente a nuestros ojos, las relaciones con los Estados Unidos están siendo socavadas y estamos en una especie de espiral como en ningún otro momento.

Los 10 economistas que firmaron la carta que alertaba sobre esta situación.

Los 10 economistas que firmaron la carta que alertaba sobre esta situación.
(Ynet
–¿Cómo afectará al ciudadano común la crisis económica de la que hablas?
–El daño será amplio, porque lo que sucede no es una sola cosa. Comencemos con lo más simple. Si la calificación cae, el gobierno tendrá que pagar tasas de interés más altas sobre la deuda del Estado de Israel. ¿Estos pagos de intereses provienen de qué? Provienen del presupuesto estatal. Para pagarlo habrá menos educación, menos salud, menos transporte, y esto lo sentiremos de inmediato. En segundo lugar, si el fenómeno de los inversores que retiran sus inversiones de aquí, si los israelíes gastan el dinero de aquí y así sucesivamente, todo esto, por supuesto, conducirá a una presión muy fuerte sobre el dólar, y sabemos lo que sucede si el tipo de cambio sube. Los precios en Israel suben inmediatamente, porque importamos la mayoría de los productos que consumimos. Esto se refleja inmediatamente en el costo de vida. En tercer lugar, precisamente por la misma razón, el Banco de Israel se verá obligado a elevar la tasa de interés. El Banco de Israel aumentará la tasa de interés, luego las hipotecas se volverán más caras, y así sucesivamente. Esta es la primera ola. La segunda ola es aún más severa, porque si las inversiones no continúan fluyendo hacia el Estado de Israel, el sector de alta tecnología se verá gravemente perjudicado. Y éste es el motor de crecimiento de la economía, y por lo tanto lo que sucederá con el tiempo es que el crecimiento disminuirá y somos un país que está creciendo en población, por lo que para que el nivel de vida no disminuya necesitamos un crecimiento de más del 2% anual. Es posible que nos encontremos muy rápidamente en todos estos escenarios al mismo tiempo.
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.