Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| viernes mayo 24, 2024

La guerra de sucesión palestina

Un activismo irracional que es pasto del antisemitismo moderno que se refugia de lleno en la causa árabe-palestina.


Poco o nada se dice sobre la tormenta que se está gestando en el mundo árabe e Israel. La guerra de sucesión, que puede acelerarse durante el mes de Ramadán, hace saltar las alarmas sobre el impacto que tendrá también sobre los civiles árabes bajo el poder del liderazgo palestino.

Muchos más árabes palestinos están cansados ​​de la guerra perpetua que les imponen los líderes de las facciones armadas que, mientras envían a sus hijos a morir en un ataque contra civiles o fuerzas de seguridad israelíes, viven una vida cómoda en Qatar.

 

Desde la firma del Proceso de Oslo (incluida la división territorial de septiembre de 1995) ni la Autoridad Palestina en Judea y Samaria ni Hamás ni la Yihad Islámica Palestina han colaborado en sofocar el germen violento que se ha pregonado durante décadas. Lejos de extinguirla, muchos se esfuerzan por sostener una retórica fuertemente antisemita y abogan por la desaparición del Estado de Israel, atacando así a un Estado miembro de la ONU que es ejemplo de convivencia democrática, pluralista y diversa en una región que no suele propiciar estos valores

Si bien es un error de Occidente pretender que los palestinos tienen un estado nación concebido bajo los términos de Westfalia, es la falta de un sistema político que garantice una elección pluralista y un liderazgo alejado de la cleptocracia que hoy abunda en los palestinos que perpetúa, en gran medida, una guerra prolongada y angustiosa.

Dentro del liderazgo político palestino existe una pluralidad excluyente de cosmovisiones y su relación con Israel: hay líderes que se han quedado en la guerra de exterminio de 1948, otros que siguen viviendo en la Declaración de Jartum de 1968, otros que se han interesado en la firma de los Acuerdos de Oslo en 1993, y otros que ni siquiera piensan, pero se aferran a un activismo irracional que es pasto del antisemitismo moderno que se refugia de lleno en la causa árabe-palestina.

Hablar de liderazgo palestino no es hablar de un ente unificado, sino de un enfrentamiento permanente de facciones que hora tras hora se disputan su pertenencia política y territorial: Judea y Samaria, en los territorios también conocidos como Cisjordania, la Autoridad Palestina está integrado por líderes que buscan la colaboración con Israel en materia de seguridad, principalmente en el Área B, para evitar el crecimiento de Hamás o la Yihad palestina, que son vínculos con Irán.

En el interior de Yenín, territorio no ocupado pero bajo mando palestino, se han formado varios batallones y brigadas insurgentes que ya escapan al control de la propia Autoridad Palestina y que en los últimos meses han estado perpetrando ataques contra civiles o fuerzas de seguridad israelíes.

También está Nablus, donde Lion’s Den, un escuadrón compuesto por jóvenes palestinos insatisfechos con la Autoridad Palestina y peligrosamente seducidos por Hamas, está comenzando a establecer una base.

Israel en Judea y Samaria está haciendo lo que los palestinos se comprometieron a hacer en los Acuerdos de Oslo: proporcionar seguridad.

Al frente de la Autoridad Palestina durante muchos años ha estado Mahmoud Abbas, el líder de 87 años de edad que ha estado en el poder durante casi dos décadas y que continúa bloqueando cualquier convocatoria de elecciones en Judea y Samaria para evitar una repetir lo sucedido en la Franja de Gaza en 2007 cuando, tras una victoria electoral legislativa, Hamás expulsó y ejecutó a funcionarios de la Autoridad Palestina y de Fatah.

Abbas, paradójicamente, es lo que está conectando una expansión de Hamas en territorios densamente poblados donde la Autoridad Palestina ya no puede, no quiere o no puede controlar. El terrorismo se ha convertido en un canto de sirena para la frustración, la necesidad y la deshumanización de los menores.

Como cualquier rasgo de una cleptocracia, dentro de la Autoridad Palestina no ha habido intención de asegurar una transición ordenada o un proyecto alternativo que aleje a los palestinos de las visiones radicales que buscan guiarlos: Hamás, aunque es una facción sunita, está fuertemente vinculada a la República Islámica de Irán y la Hermandad Musulmana en Egipto. Por si esto fuera poco, también existe la posibilidad de que la facción de Gaza esté consolidando (tras una serie de viajes a Beirut) una operación conjunta con Hezbolá en el sur de Líbano que tiene una mayor capacidad de daño.El explosivo colocado por un posible terrorista libanés en Meggido a principios de este mes planteó la posibilidad de una infiltración desde el país de los cedros o un supuesto lobo solitario al servicio de Arouri, el representante de Hamás en los territorios controlados por la Autoridad Palestina.

El mes de Ramadán, un mes que comienza tranquilo hasta que la convergencia con Pesaj saca a relucir las armas que los grupos armados recogen en Al Aqsa y utilizan para atacar a los judíos, es a menudo escenario de rupturas en las relaciones con Israel.

Cohetes desde la Franja de Gaza, ataques terroristas en Judea y Samaria y posibles interferencias de misiles de Hezbolá presagian semanas difíciles en las que Israel no debe verse arrastrado a una disputa incendiaria entre facciones árabes.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.