Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| martes junio 18, 2024

KI TETZÉ 5783


B’H

Deuteronomio 21:10-25:19

Setenta y cuatro de los 613 preceptos (mitzvot) de la Torá se encuentran en la sección Ki Tetzé. Estos incluyen las leyes de una cautiva bella, los derechos de herencia del primogénito, el hijo rebelde y descarriado, entierro y dignidad de los muertos, la devolución de un objeto perdido, el envío del ave del nido antes de tomar a sus pichones, la responsabilidad de construir un cerco de seguridad en el techo de una casa, y las varias formas de kiláim (híbridos prohibidos entre plantas o entre animales).

También son recontados los procedimientos judiciales y las penas por adulterio, por la violación o seducción de una joven soltera, y por un esposo que acusa falsamente a su mujer de infidelidad. Los siguientes no pueden casarse con una persona de linaje judío: un bastardo, un varón de descendencia moabita o amonita, una primera y segunda generación de edomita o egipcio.

Esta sección también incluye las leyes de la pureza del campamento militar; la prohibición de entregar un esclavo que se escapó; la obligación de pagar a un trabajador a tiempo y de permitir a cualquier animal o persona que trabajan para uno, «comer mientras trabaja»; la forma correcta de tratar a un deudor y la prohibición de cobrar interés por un préstamo; las leyes de divorcio (de donde son derivadas muchas de las leyes de matrimonio); la pena de 39 latigazos por la trasgresión de una prohibición de la Torá; y los procedimientos de Ibum («matrimonio por levirato») de la mujer de un hermano fallecido que no tuvo hijos o jalitzá («quitado del zapato») en el caso que el cuñado no desee casarse con ella.

Ki Tetzé concluye con la obligación de recordar «lo que Amalek te hizo en el camino, cuando salían de Egipto».

 

SILENCIANDO LAS DUDAS INTERNAS

Vino Amalek y peleó contra Israel en Refidim. Exodo 17:8

El ataque físico de la nación de Amalek fue la manifestación externa del ataque espiritual del Amalek interno del pueblo, su duda con respecto al cuidado e intervención de Di-s en sus vidas.

Este Amalek interno continúa asediándonos hoy en día, intentando sembrar dudas y enfriar nuestro fervor religioso. Reconoce que Di-s existe pero intenta convencernos que Di-s es demasiado grande como para preocuparse por los detalles de nuestra observancia judía. Una duda lleva a la otra y eventualmente nuestro Amalek interno nos convence que Di-s no está involucrado para nada en la vida humana. Esto, a su vez, causa que abandonemos nuestra búsqueda de Divinidad y espiritualidad.

De este modo, así como el Éxodo de Egipto ocurre nuevamente en cada generación y en cada día, también lo hace la guerra con Amalek. Todos los días, debemos silenciar la voz de duda que busca detener nuestro progreso espiritual. Una vez que dejamos nuestro Egipto interno exitosamente y nos sobreponemos a nuestro Amalek interno, estamos prontos para recibir la Torá nuevamente y entrar en nuestra Tierra Prometida. Implementar exitosamente este proceso de crecimiento espiritual a nivel individual acelerará su implementación colectiva, llevando al mundo a su Redención Mesiánica.

 

Yendo y viniendo

Siempre que hacemos algo, estamos tanto yendo como viniendo…

Por Yanki Tauber

 

«Cuando salgas a la guerra contra tus enemigos…» (Deuteronomio 21:10) (versículo de apertura de la Parashá de esta semana)

«Cuando entres a la tierra…» (Deuteronomio 26:1) (primer versículo de la Parashá de la semana próxima)

 

Siempre que hacemos algo, estamos tanto yendo como viniendo

Cuando salimos, es para hacer la guerra. Cada vez que salimos de nuestro lugar —desde el dónde y qué de nuestro momento y estado actual —efectuamos algún cambio en el exterior. Puede ser un cambio extremadamente violento, o uno que apenas se siente. Puede ser un cambio para mejor, o, Di-s no lo quiera, para peor. Pero cada vez que actuamos sobre el mundo exterior, le hacemos algo. Y el cambio es la guerra.

El enemigo puede ser un antagonista armado con armas y odio. Puede ser una conspiración de ignorancia y apatía. O puede ser simplemente el status quo, la forma en que «son las cosas». Todos somos guerreros, ya que cada uno de nosotros alberga la convicción de que hemos nacido para hacer una diferencia.

Pero no todo momento de la vida es un momento para salir. También hay momentos en que entramos.

También hay momentos en los que volvemos la flecha de la vida hacia el interior de nuestro propio centro y esencia, y al centro y la esencia de las personas, objetos y fenómenos en nuestras vidas. Cuando desistimos de la búsqueda para «hacer una diferencia» y buscamos, en cambio, descubrir la esencia interior —la esencia inmutable que siempre ha estado ahí y siempre estará, y que no requiere ninguna acción para hacerse realidad, sólo asentarse tranquilamente en su núcleo.

«Hay un tiempo para la guerra» dijo el más sabio de los hombres «y un tiempo para la paz».

Hoy en día, la mayor parte de nuestra vida se consume con el empeño de salir —para causar el cambio, para mejorar el mundo. Nuestros momentos de «entrar» son pocos y alejados entre sí, raras islas de visión y tranquilidad en la guerra de la vida. Hoy, sin embargo, es sólo un preludio de «un día que es totalmente Shabat y descanso para la vida eterna» —el día en que entremos a la tierra. (www.es.chabad.org)

Mitos y Verdades Sobre el Divorcio Judío

Por Eliezer Shemtov

 

¿Qué diferencia hay entre el divorcio civil y el Guet?

Tanto el divorcio civil como el Guet tienen como objetivo disolver el matrimonio. Es ahí donde termina su similitud, ya que el matrimonio civil y el matrimonio religioso operan en dos planos diferentes; se producen por medio de dos sistemas diferentes y se disuelvan por medio de dos procesos totalmente diferentes e incompatibles. El divorcio civil puede disolver los lazos creados por medio del matrimonio civil. Son lazos creados por el hombre y es el hombre quien los puede deshacer. En el matrimonio que se realiza bajo la Jupá la pareja se casa en base a normas divinas. No puede disolverse si no es por medio de un proceso basado en las mismas normas divinas, delineadas en la Biblia. Dicho proceso es conocido como el Guet. Es únicamente por medio del Guet que es posible disolver el matrimonio realizado en base a las normas divinas.

 

 ¿Cuán importante es tener el Guet si uno ya tiene el divorcio civil?

Según la Halajá (ley judía), hasta que la mujer no reciba el Guet de su marido está considerada casada con él, por más que tenga el divorcio civil. Convivir con otro hombre antes de haber recibido el Guet es considerado adulterio y los hijos producidos de esa unión están considerados mamzerim, o bastardos. ¿Qué debe hacer una mujer judía cuando quiere divorciarse? Cuando una pareja llega a la conclusión de que no le queda otra opción que divorciarse, deben consultar con su rabino para organizar el Guet. El rabino se encarga de recabar la información y los datos necesarios para realizar el Guet, que consiste básicamente en todos los nombres y apodos de las dos partes y sus respectivos padres, ya que el Guet viene a separar entre ellos en todos los planos terrenales y espirituales y por todos los variantes de sus nombres y apodos. Por ejemplo: si ‘david’ y ‘sara’ que se llaman también ‘dudu’ y ‘rita’ quieren divorciarse, y en el Guet aparecen solamente los nombres formales de ‘sara’ y ‘david’, resultaría que solo ‘david’ y ‘sara’ se divorciaron, pero ‘dudu’ y ‘rita’ siguen juntos… El objetivo del Guet es desligarlos en todos los posibles puntos de conexión.

 

¿Cualquier rabino puede llevar a cabo un divorcio?

Cualquier rabino puede organizar el Guet. De hecho no hace falta ser rabino para organizar el Guet. Cualquiera lo puede organizar. Son las normas referentes a la ejecución y entrega del Guet las que son complicadas y requieren de una capacitación rabínica especial. No todos los rabinos son habilitados para realizar divorcios religiosos. Si hay algún detalle que se le escapó al rabino, puede ser motivo para invalidar el Guet y la pareja seguiría casada.

 

¿Cuánto tiempo demora un guet con consentimiento de ambas partes?

Técnicamente, no debe demorar más de una hora. Prácticamente, depende del calendario del tribunal rabínico. El procedimiento es muy sencillo. Consiste en los siguientes pasos: _ El rabino recaba la información necesaria y fija una fecha para realizar el Guet. _ Llegado el momento, el marido se presenta ante el tribunal rabínico y pide que escriban un Guet para su esposa. _ El Rabino escribe el Guet a mano. _ Una vez terminada su escritura (proceso que puede llevar una hora), el rabino entrega el documento al marido quien subsecuentemente, en un acto muy dignificado y sereno, lo entrega a su esposa en presencia del tribunal. Al llegar el Guet a las manos de la mujer, están considerados divorciados.

 

 ¿Qué ocurre si el marido no está de acuerdo con dar el Guet?

No se puede obligar a una persona convivir en pareja en contra de su voluntad. Si la mujer quiere divorciarse, el marido está obligado a entregarle su Guet. Puede discutir las responsabilidades económicas para con ella; pero no puede negociar su libertad. El hombre que se niega a darle un Guet a su esposa cuando ella se lo pide, es tratado como un paria social, negándole honores en la sinagoga y ejerciendo otros tipos de presiones sociales y personales hasta que cumpla con su deber y le entrega el Guet.

 

 ¿Qué ocurre si la esposa no está de acuerdo con recibir el Guet?

El gran sabio Rabeinu Gershom Meor Hagolah (c. 960 -1028) instituyó la ley que prohíbe la poligamia y prohíbe divorciar a una mujer en contra de su voluntad. Si la mujer rehúsa recibir el Guet para extorsionar al marido o vengarse, o si está mentalmente incompetente, el Tribunal tiene facultades para permitirle al marido volver a casarse sin Guet.

¿Qué sucede desde el punto de vista halájico con los hijos de una pareja que uno de los miembros no tiene el Guet del matrimonio anterior?

En el caso que es la mujer quien se casa con otro sin recibir el Guet del primero, si llega a producir hijos, serán considerados Mamzer(im) o bastardo(s) y no podrán casarse sino con otro Mamzer. En el caso que es el hombre quien tuvo hijos con otra mujer sin haber entregado el Guet a su esposa, el status de sus hijos no se ve afectado. (www.es.chabad.org)

 

FACEBOOKbit.ly/2NPF3YF

YOUTUBEbit.ly/2OV485i

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.