Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles junio 19, 2024

Por aquel Iom Kipur, hace 50 años, es muy difícil perdonar

Fotos: Ariel Jerozolimski


Duelo interminable, junto a la tumba de un caído en el 73 (Foto: Ariel Jerozolimski)

Desde hace 50 años, Iom Kipur es no sólo la fecha más solemne y sagrada del calendaro judío, con un fuerte componente religioso central, sino también una de las fechas más trágicas del calendario nacional de Israel. Desde aquel nefasto Iom Kipur de 1973, que ese año fue el 6 de octubre – recordemos que el calendario hebreo es lunar y de ahí derivan las diferencias de fechas- Iom Kipur recuerda el estallido de la guerra que lleva ese nombre. Este año, se cumple el cincuentenario.

 

50 años desde que Egipto y Siria atacaron a Israel en su día más sagrado. Fue en aquel Iom Kipur terrible que comenzaron a sonar las sirenas anti aéreas cuando el pueblo de Israel estaba orando en las sinagogas de todo el país.

“Miles salían de las sinagogas y yo comprendí que aquí estaba por estallar una guerra, ya antes de la sirena que rompió el silencio de Iom Kipur”, escribió el famoso cantante israelí Shlomo Artzi años atrás en el suplemento especial de “Yediot Ahronot” dedicado a Iom Kipur, recordando cómo se vivió aquel momento…con qué espíritu se iba al frente, dejando a su esposa y pequeña hija  en casa.

Los agresores tendrían que pedir perdón. Y no lo merecerían, muy especialmente cuando se leen los testimonios de los israelíes que cayeron prisioneros de guerra en manos de Egipto y fueron torturados con crueldad. Pues perdón, es difícil dar, pero Israel como país, sin olvidar, quiso seguir adelante, y cuando el Presidente de ese mismo Egipto, el mismo que se lanzó a aquella guerra, Anwar el-Sadat, llegó pocos años después a Jerusalem y dijo “no more war” ( “no más guerras”)  lo recibieron con entusiasmo y felicidad. Y se abrió el camino hacia la paz.

También deben pedir perdón las máximas autoridades de Israel que atrapadas en una concepción determinada, quizás demasiado arrogantes para lograr leer las señales de advertencia que llegaban desde el terreno, no se prepararon debidamente y se dejaron sorprender. Los expertos del Servicio de Inteligencia, encargados de recabar las piezas del rompecabezas de lo que estaba sucediendo alrededor de Israel, lo decían claramente: “están por atacarnos”.  Las señales lo indicaban..El problema fue lo que el gobierno de entonces hizo, o mejor dicho no hizo, con la información. Pero también la falta de preparación de los altos mandos en el terreno, lo cual incidió directamente en el sentimiento de las tropas en la frontera con Siria y en el sur, frente a Egipto.

 

La combinación del odio de Egipto y Siria, con los graves errores de la cúpula israelí, fue letal: más de 2200 muertos y de 7200 heridos (del lado israelí), además de 301 prisioneros de guerra, 248 de ellos en Egipto y el resto en Siria . Claro que la sensación de victoria con la que quedó Egipto, hizo posible que años después el Presidente Sadat, tal como ya señalamos, optara por viajar a Jerusalem e intentar la paz.Pero los muertos ya no estaban para disfrutarla.

Y a medida que pasan los años y uno va conociendo más y más gente..más comprende cómo se traducen los números fríos en historias personales..como la de una mujer a la que conocemos hace años, que siempre habla de su hija y sus nietas..y nunca de su esposo……Tiene ya algo más de 70 años …tenía 20 cuando estalló la guerra y su esposo fue llamado al frente. Su hija tenía sólo dos años ..se había casado muy joven y a los 18 años ya era madre..Pero a los 20, ya era viuda. Y nunca se quiso casar de nuevo. Cuánto puede encerrar ese resumen..cuántas vidas habrían sido diferentes..de no ser por el odio..y por la exagerada autosuficiencia.

Junto a la tumba de un caído en aquella guerra, en el Monte Herzel de Jerusalem (Foto: Ariel Jerozolimski)

 

Por eso,justamente por eso, el hoy político clave en la oposición, ex Ministro de Defensa  y x jefe de las Fuerzas de Defensa de Israel Beni Gantz, que en aquella guerra era un adolescente , declaró ya años atrás cerca de Iom Kipur que “aquellos días me dejaron una lección: que hay que estar prontos siempre, como si mañana fuera a estallar una guerra”.

Es que también él habrá visto, como todos los años, a esas mujeres que llegaron a los cementerios militares, colocaron flores y besaron las lápidas…A las mayores de todas que quizás necesitaban ayuda para caminar…pero que seguían honrando la memoria de sus hijos caídos…que permanecieron jóvenes para siempre…y a aquellas también ya maduras, pero con unos años menos que las primeras, que fueron a visitar, una vez más, a quien había sido su amor y su sueño…hasta que llegó la guerra…y se los llevó para siempre.

 

Realmente, este Iom Kipur, como todos desde aquel trágico octubre de 1973, muchos tienen mucho  por  que pedir perdón.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.