Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| viernes julio 12, 2024

Los Acuerdos de Oslo: cómo fracasó la comunidad de inteligencia israelí


Firma de los Acuerdos de Oslo el 13 de septiembre de 1993

Los fracasos de la comunidad de inteligencia israelí en la guerra de Yom Kippur en 1973 y de la comunidad de inteligencia estadounidense el 11 de septiembre de 2001 han sido ampliamente discutidos. Pero hubo otra falla por parte de la comunidad de inteligencia israelí que merece atención: durante más de dos años después de la firma de los Acuerdos de Oslo el 13 de septiembre de 1993, sus expertos no lograron detectar la amenaza planteada por la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) de Yasser Arafat. El clima político que prevaleció en Israel a principios de la década de 1990 tuvo un efecto negativo en la evaluación de la situación por parte de la comunidad de inteligencia israelí, y hay una lección general que aprender de estos acontecimientos. Este artículo tratará en primer lugar los principales fracasos de la comunidad de inteligencia de Israel durante estos años, y luego evaluará el papel desempeñado en estos fracasos por el clima político contemporáneo en el país.

.

Las intenciones del líder de la OLP, Yasser Arafat, fueron claras desde el principio. En Washington, D.C., el 13 de septiembre de 1993, firmó la Declaración de Principios, conocida como el Acuerdo de Oslo I, mientras vestía uniforme militar (también había insistido en llevar su pistola pero tuvo que renunciar a ello), y mientras todavía se estaba celebrando la ceremonia, hizo que un canal de televisión jordano transmitiera un discurso suyo grabado en el que explicaba que el acuerdo es sólo una fase del Plan por Fases de la OLP de 1974, que era una versión suave de la Carta de la OLP: «Oh, Queridos míos, no olviden que el Consejo Nacional Palestino aprobó la resolución en 1974 […] Este es el momento del regreso, el momento en que izamos nuestra bandera en la primera parcela de tierra palestina liberada… Este es un paso importante, crítico y básico. ¡Viva Palestina, libre y árabe!»

En El Cairo, el 4 de mayo de 1994, Arafat firmó con Israel el Acuerdo Gaza-Jericó, por el cual se transfirió el control de Gaza y Jericó a la OLP. Seis días después, en un discurso en una mezquita de Johannesburgo, Arafat explicó: «Considero que este acuerdo no es más que el firmado entre nuestro profeta Mahoma y la tribu de los Quraysh». Este acuerdo fue firmado por Mahoma en el año 628 d.C. en un momento en el que era militarmente débil, pero después de hacerse fuerte, lo violó y mató a los miembros de la tribu Quraysh. En 1993, siendo políticamente débil, Arafat se comprometió por escrito a que «la OLP abandona el uso del terrorismo y otras actividades violentas», pero más tarde, al igual que el Profeta, violó su compromiso.

La retórica incitante de Arafat y los dirigentes de la OLP que siguió a la firma de los acuerdos demostró que se apegaban a los objetivos originales de la OLP (tal como se definen en sus estatutos) y al uso del terrorismo contra Israel –indirectamente a través de Hamás o, a veces, incluso en forma directa. Por ejemplo, el 1 de enero de 1995, en el 30º aniversario de la facción Fatah de la OLP, Arafat dijo en Gaza: «Todos buscamos el camino del martirio, y en nombre de los mártires que aún están vivos, les digo a los mártires que ya han dado sus vidas: Nuestro compromiso permanece, y seguimos siendo leales a este compromiso, de continuar la revolución». Arafat se hizo eco de este tema en varias ocasiones, de modo que el máximo funcionario de Hamás en Gaza, Mahmoud Al-Zahhar, se dirigió una vez a él, con admiración: «Señor presidente, como usted dice en todos sus discursos, todos buscamos el camino del martirio».

En agosto de 1995, la Dirección de Inteligencia Militar de las Fuerzas de Defensa de Israel publicó un análisis de los discursos de Arafat desde la firma de los Acuerdos de Oslo dos años antes. El documento ultrasecreto se titulaba «Las expresiones de Arafat ante audiencias palestinas: importancia» y decía: «El término ‘jihad’, en su sentido amplio, se refiere a la dedicación de recursos y esfuerzos especiales – diversos medios de lucha, políticos, económicos, psicológicos, etc. – hacia un objetivo determinado, sin la intención de llegar a una guerra violenta. Es razonable, según el contexto de sus declaraciones, que ésta sea efectivamente la intención de Arafat, pero está claro que es consciente del doble significado de estas expresiones.» Los expertos en inteligencia concluyeron: «Un examen de las características de sus actividades y expresiones, públicas y no públicas, no respalda la suposición de que Arafat no esté comprometido con los Acuerdos [de Oslo] y con el proceso de paz con Israel». Un mes después de que se emitiera este mensaje tranquilizador, el gobierno israelí dio el siguiente paso en la implementación de los Acuerdos de Oslo y decidió entregar las ciudades árabes de la Margen Occidental a la OLP.

Cuando firmó los Acuerdos de Oslo, el gobierno israelí asumió que la OLP combatiría eficazmente a Hamás y evitaría ataques terroristas contra los israelíes. Sin embargo, un mes antes de la entrada de la OLP a Gaza y Jericó, el primer ministro Yitzhak Rabin advirtió en un discurso en la Knesset el 18 de abril de 1994: «Deseo aclarar que cualquier arreglo o acuerdo de facto hecho por la OLP con Hamás respecto de la continuación del terrorismo de Hamás impedirá cualquier acuerdo [con Israel], así como su implementación». De hecho, se trataba de una directiva dirigida a la comunidad de inteligencia para que examinara constantemente si existía dicho acuerdo entre la OLP y Hamás, ya que el destino de los Acuerdos dependía ahora de esta cuestión.

Las señales ominosas fueron claras desde el principio, tan pronto como la OLP entró en Gaza y Jericó. El Acuerdo Gaza-Jericó de mayo de 1994 establecía: «A excepción de la policía palestina a que se refiere este artículo y las fuerzas militares israelíes, no se establecerán ni operarán otras fuerzas armadas en la Franja de Gaza o en la zona de Jericó». Sin embargo, unos días después, el comandante de las fuerzas de seguridad de la OLP en Jericó, Jibril Rajoub, declaró: «El Acuerdo de El Cairo no satisface las exigencias mínimas de nuestro pueblo. Si hay quienes se oponen al acuerdo, son libres de intensificar el conflicto armado. Con respecto a las armas de posesión nacional, es decir, las armas que están en manos de las facciones nacionales y que están dirigidas contra la ocupación, las santificamos y nos reconciliamos con ellas por responsabilidad nacional».

De manera similar, en enero de 1995, después de un ataque terrorista de Hamás en Beit Lid que dejó 22 israelíes muertos, el líder de la facción militante Tanzim de la OLP, Marwan Barghouti, dijo a NBC News: «Nuestro compromiso de detener la lucha armada es vinculante sólo en las áreas controladas por la Autoridad Palestina. En otras áreas, este es un derecho legítimo». Arafat, por su parte, no reprendió a Hamás por el ataque; más bien, adoptó el enfoque práctico de criticar a Hamás por elogiar a los perpetradores, ya que esto llevó a Israel a tomar medidas contra la Franja de Gaza. El líder palestino exclamó: «¡Pero sus cuerpos fueron destrozados! ¿Por qué revelaste sus nombres?» Un mes después, dijo en un discurso que «Hamás es una oposición legítima».

 

De acuerdo con esta perspectiva, en julio de 1995 los dirigentes de la OLP presentaron a Hamás un proyecto de acuerdo (que fue publicado en el diario Al-Nahar en octubre de ese año) con una modesta solicitud para el «cese de las operaciones militares en o desde áreas [de la Autoridad Palestina] » – pero no de otras áreas – «o cualquier declaración de esas operaciones». En diciembre de 1995, después de dos días de deliberaciones en El Cairo, la OLP y Hamás publicaron una declaración conjunta en la que los dirigentes de Hamás aceptaban este principio: «No es objetivo de Hamás avergonzar a la Autoridad [Palestina]». En una conferencia de prensa el 29 de diciembre de 1995, el jefe de la delegación de la OLP, Salim Za’anun, describió el acuerdo y afirmó: «No somos protectores de Israel».

Sin embargo, los servicios de inteligencia de Israel se negaron a reconocer el hecho de que, efectivamente, había, en palabras del primer ministro Rabin, un «acuerdo de facto entre la OLP y Hamás respecto de la continuación del terrorismo de Hamás». En las reuniones de enero de 1996 del Comité de Asuntos Exteriores y de Seguridad de la Knesset, un representante del Servicio General de Seguridad de Israel («Shin Bet») afirmó que se trataba de «una cuestión de interpretación», y un representante de la Dirección de Inteligencia Militar explicó cuidadosamente: «De las conversaciones entre la OLP y Hamás en El Cairo, se puede entender que Hamás no llevará a cabo ataques terroristas, pero también es posible interpretar la declaración de otra manera». Arafat, sin embargo, fue bastante claro al respecto. En marzo de 1996, después de una serie de ataques terroristas en ciudades israelíes en los que murieron decenas de israelíes, dijo en una conferencia de prensa en Gaza: «Es cierto que llegamos a un acuerdo [con Hamás]. Hubo un diálogo en El Cairo, y esto fue aceptable para el gobierno israelí».

No fue hasta marzo de 1996 que un alto funcionario de la Dirección de Inteligencia Militar admitió durante una reunión del Comité de Asuntos Exteriores y de Seguridad de la Knesset: «El entendimiento alcanzado en diciembre de 1995 en El Cairo por las delegaciones de la OLP y Hamás tal vez no se haya convertido en un acuerdo oficial», pero en la práctica ha servido de base para el comportamiento de Hamás y de la Autoridad Palestina desde entonces». Y agregó: «Un examen minucioso del comportamiento de Arafat y su pueblo revela claramente que ésta no es una política que comenzó en los últimos meses. Esta es una perspectiva que lo ha guiado desde que entró en la zona en mayo de 1994». Mejor tarde que nunca.

La mala interpretación de los objetivos de la OLP por parte de las agencias de inteligencia sería comprensible si estos objetivos se ocultaran, pero no fue así en absoluto. Los analistas de inteligencia de Israel persistieron en malinterpretar la estrategia y las tácticas de la OLP durante más de dos años después de la firma de los Acuerdos de Oslo, mientras que los dirigentes de la OLP daban a conocer sus intenciones a diario en palabras y hechos. Este grave fracaso profesional requiere una explicación, ya que estos analistas eran oficiales diligentes y conocedores y habían sido educados en universidades por renombrados expertos en asuntos de Oriente Medio.

En un intento por comprender el origen de este fracaso, recurrimos a acontecimientos ocurridos cinco años antes de los Acuerdos de Oslo, cuando algunos académicos habían detectado signos de moderación en las posiciones de la OLP frente a Israel. Un indicador clave fue la «Declaración de Independencia» de la OLP de noviembre de 1988, que contenía esta complicada declaración: «A pesar de la injusticia histórica cometida contra los pueblos árabe y palestino, que ha resultado en su dispersión y la negación de su derecho a la autodeterminación, tras la Resolución 181 de 1947 de la Asamblea General [de Naciones Unidas] que dividió Palestina en dos estados, uno árabe y otro judío, esta resolución proporciona, no obstante, las condiciones para una legitimidad internacional que promete el derecho de los árabes y palestinos a la soberanía y la independencia nacional». Algunos expertos interpretaron esta vaga declaración como el reconocimiento por parte de la OLP del Plan de Partición de Palestina de 1947 de Naciones Unidas, y atribuyeron gran importancia al hecho de que la declaración mencionara al Estado judío en este contexto.

Un mes después, en una conferencia de prensa en Ginebra, Arafat declaró que «todas las partes en el conflicto de Oriente Medio tienen derecho a existir en paz y seguridad, incluidos Palestina e Israel», y agregó que renunciaba al terrorismo. Para los expertos, esto era una fuerte evidencia de que la OLP se estaba volviendo más moderada. Sin embargo, estos gestos en realidad no indicaban moderación, sino más bien pragmatismo, y al día siguiente las declaraciones de Arafat fueron recompensadas con el inicio de negociaciones directas («diálogo sustantivo») en Túnez entre Estados Unidos y la OLP.

Pero la comunidad de inteligencia de Israel parece haber confundido el término «pragmático» con «moderado». Por ejemplo, en una entrevista de 2002, un ex alto funcionario de inteligencia dijo (Itálica agregada): «Dijimos que Arafat representa el campo pragmático entre los palestinos, en contraste con Hamás, pero que apoyaría a Hamás cuando sus intereses se superpusieran con los suyos… Siempre hemos enfatizado [que]… mientras [Arafat] avance en sus objetivos, moderados como [Muhammad] Dahlan, [Jibril] Rajoub y [Marwan] Barghouti tendrán ventaja». (Melman, Haaretz, 16 de agosto de 2002). Cabe señalar que desde 2004 Barghouti cumple cinco cadenas perpetuas más 40 años de prisión en Israel por su participación en ataques terroristas contra israelíes. En cuanto a Dahlan y Rajoub, nunca han demostrado ser moderados.

En ese momento, la mayoría del público israelí estaba a favor de la paz ofrecida por los Acuerdos de Oslo, y los analistas de inteligencia de Israel no eran inmunes al espíritu de la época. Ya en la antigüedad, Julio César señaló que «los hombres creen rápidamente lo que desean que sea verdad», eliminando así ciertos mecanismos de defensa, como el análisis objetivo de la realidad. El discurso público sobre las declaraciones de Arafat y otros altos funcionarios de la OLP fue limitado, ya que se consideraba que plantear dudas sobre las verdaderas intenciones de Arafat socavaba el gran ideal de paz que supuestamente se estaba haciendo realidad.

De hecho, la mala interpretación de las acciones de Arafat y su significado se reforzó socialmente. Quienes plantearon públicamente la cuestión de la incitación de los dirigentes de la OLP contra Israel fueron acusados de estar motivados únicamente por su posición política. Además, a los ojos del público israelí surgió una falsa simetría entre el lado israelí y el lado palestino: los oponentes israelíes de Oslo eran considerados oponentes de la paz, y el gobierno israelí un defensor de la paz; por lo tanto, dado que Hamás se oponía a la paz, debía resultar que la OLP también era un defensor de la paz, como el gobierno israelí.

Durante mucho tiempo, el público israelí llegó incluso a explicar el comportamiento radical de la OLP y su afiliación con el terrorismo con el lema «La paz se hace con los enemigos», y esto sirvió de excusa para el hecho de que los dirigentes de la OLP habían violado constantemente sus acuerdos con Israel. Siguiendo esta lógica, mientras se acumulaban pruebas de que Arafat y su grupo estaban violando flagrantemente los Acuerdos, el público israelí estaba dispuesto a aceptar la extraña explicación de que estas violaciones eran en realidad necesarias por el bien de la paz: Israel firmó un acuerdo con Arafat; para implementar el acuerdo, Arafat debe sobrevivir políticamente entre su pueblo; para sobrevivir, debe violar los acuerdos. En otras palabras, el acuerdo entre Israel y la OLP sólo podría implementarse si se viola.

En aquel momento esto no parecía tan descabellado. Por ejemplo, el parlamentario Nissim Zvilli, miembro del Comité de Asuntos Exteriores y de Seguridad de la Knesset, explicó en una entrevista en 2002: «Recuerdo haber pronunciado discursos en Francia y haber explicado que hay que entender el doble discurso de Arafat. Ésta había sido nuestra tesis, y se demostró que no tenía fundamento. Arafat hablaba en serio en cada palabra que dijo, y nosotros éramos ingenuos y pensamos que lo hizo para superar la oposición a los Acuerdos dentro de su público». (Melman, Ha’aretz, 26 de julio de 2002)

Yaakov Amidror, quien dirigió la División de Investigación de la Dirección de Inteligencia Militar de las FDI en los años inmediatamente posteriores a la firma de los Acuerdos de Oslo, propuso una explicación parcial del fracaso profesional de la comunidad de inteligencia. Amidror explicó en 2003: «Las afirmaciones de que nosotros, como expertos en inteligencia, ignoramos algunas de las declaraciones abiertas de Arafat hechas inmediatamente después [del Acuerdo] de Oslo y durante su implementación son en gran medida válidas. Buscamos evidencia más allá del material abierto, y en retrospectiva, resultó que este material abierto que habíamos leído y reconocido simplemente era la pura verdad.» (Yediot Aharonot, marzo de 2003) Pero ¿por qué los analistas ignoraron este «material abierto»? La respuesta es simple: contradecía tan rotundamente la esperanza de que la paz estaba a las puertas que fue descartado sin una consideración seria y la severidad de las declaraciones fue ignorada y calificada como «palabras para consumo interno».

Es importante que las agencias de inteligencia reconozcan que este fracaso se produjo debido al ambiente social y político de la época. Esto es particularmente importante en la era actual de las redes sociales, en la que la opinión pública puede ser influenciada con bastante facilidad. El «espíritu de la época» pro paz dominó las universidades, la prensa, la arena política y a los altos funcionarios retirados y los funcionarios de la administración pública. En algunos círculos, incluso prevaleció en las conversaciones cotidianas entre amigos. Era difícil hablar en contra de ello, y esto tuvo su efecto en el pequeño grupo de analistas dentro de la comunidad de inteligencia de Israel que se ocupaban de este tema. Sus puntos de vista personales afectaron inconscientemente su interpretación profesional, y quizás algunos de ellos también temieron socavar un movimiento gubernamental histórico. Estos fracasos profesionales deberían enseñarse y estudiarse en las escuelas de inteligencia.

* Dr. Ze’ev B. Begin es un ex ministro israelí y miembro del Comité de Asuntos Exteriores de la Knesset (1988-99). Yigal Carmon, presidente y fundador de MEMRI, fue asesor para la lucha contra el terrorismo de los primeros ministros israelíes Yitzhak Shamir e Yitzhak Rabin entre junio de 1988 y marzo de 1993. Este artículo está basado en un artículo de opinión de los autores publicado en Ha’aretz en hebreo el 8 de septiembre de 2023.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.